Decla­ra­ción Públi­ca FARC-EP

Escri­to por Secre­ta­ria­do de las FARC-EP
Declaración Pública FARC-EPEs abso­lu­ta­men­te fal­so que las FARC-EP haya­mos empren­di­do algún tipo de cam­pa­ña terro­ris­ta. Nada más lejano de nues­tras con­vic­cio­nes que las accio­nes indis­cri­mi­na­das con­tra la pobla­ción civil. Nues­tros úni­cos obje­ti­vos mili­ta­res son las fuer­zas arma­das del Esta­do colom­biano y las ban­das cri­mi­na­les a su ser­vi­cio. Ellas tie­nen a su car­go la gue­rra y son por tan­to nues­tro blan­co.
En el recien­te asal­to al cerro de San­ta­na en el Cau­ca, los inte­gran­tes de la Poli­cía Nacio­nal encar­ga­dos de la segu­ri­dad de las ins­ta­la­cio­nes, empren­die­ron la hui­da al reco­no­cer la supe­rio­ri­dad de la fuer­za gue­rri­lle­ra. Ese com­por­ta­mien­to habi­tual, obli­ga a la insur­gen­cia a pene­trar a los pobla­dos a fin de gol­pear­los.

Allí, rodea­dos de la pobla­ción que usan como escu­do, y res­guar­da­dos por las tro­pas del Ejér­ci­to que patru­llan los alre­de­do­res, sien­ten que nin­gún bra­zo jus­ti­cie­ro pue­de alcan­zar­los. La acti­vi­dad de inte­li­gen­cia que les per­mi­te, según se ufa­nan, dar de baja a un alto núme­ro de insur­gen­tes o ence­rrar en pri­sión miles de lucha­do­res socia­les, no les pare­ce repro­cha­ble ni cri­mi­nal.

El gra­do des­pro­por­cio­na­do de vio­len­cia y horror que hace llo­rar de ale­gría a San­tos cuan­do pro­du­ce la muer­te de revo­lu­cio­na­rios y demó­cra­tas, no mere­ce nin­gún tipo de res­pues­ta por par­te del pue­blo indig­na­do. Los amos del capi­tal y de la tie­rra, su apa­ra­to de terror y sus apo­yos extran­je­ros se nie­gan a admi­tir que su acti­tud ase­si­na es la úni­ca cau­san­te de esta gue­rra.

Gue­rra que pue­de ser regu­la­ri­za­da con acuer­dos de can­je de pri­sio­ne­ros y de con­duc­tas con la pobla­ción no com­ba­tien­te y los com­ba­tien­tes heri­dos o cap­tu­ra­dos. Y que pue­de ser ter­mi­na­da con una sali­da dia­lo­ga­da, polí­ti­ca, sin impo­si­cio­nes arro­gan­tes, que atien­da a la solu­ción de las cau­sas ori­gi­na­rias del con­flic­to. Con ame­na­zas y calum­nias no vamos a nin­gu­na par­te.

Las cons­truc­cio­nes mediá­ti­cas repe­ti­das miles de veces por las cade­nas de radio, tele­vi­sión y la gran pren­sa escri­ta, apun­tan a des­vir­tuar la natu­ra­le­za polí­ti­ca y social de nues­tra lucha ante un pue­blo que sufre las gra­ves con­se­cuen­cias de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, socia­les y mili­ta­res de cor­te neo­li­be­ral desa­rro­lla­das por la actual admi­nis­tra­ción.

Ellas reve­lan el mie­do del Esta­ble­ci­mien­to al esta­lli­do social por los cam­bios, la paz, el diá­lo­go y la demo­cra­cia. Colom­bia no es el país más feliz del mun­do que pre­ten­den hacer­nos creer a todos des­de las altu­ras del poder. Aquí hay gran­des masas incon­for­mes, millo­nes de seres que espe­ran un futu­ro mejor y que no tar­da­rán en sacu­dir los pila­res de este podri­do régi­men.

Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, 6 de febre­ro de 2012.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *