Blo­keo­ren kon­tra eta Kuba­re­kin bat Bil­bon. Con Cuba y con­tra el blo­queo en Bil­bo- Aska­pe­na

70 lagun baino gehia­gok par­te har­tu zuten atzo Bil­bon Blo­keo­ren kon­tra eta Kuba­re­kin elkar­ta­su­nez izan­da­ko elka­rre­ta­ratzean.

Aska­pe­nak, Eus­ka­di-Cuba Elkar­teak eta Komi­te Inter­na­zio­na­lis­tak egi­ni­ko deial­dian, blo­keo kri­mi­na­la­ren gai­ne­tik Kuba aurre­ra dihoa­la adie­ra­zi eta Kuba­ko herria­re­ki­ko eta iraul­tza­re­ki­ko kon­pro­me­zua berretsi izan dugu mili­tan­te inter­na­zio­na­lis­tek Bil­bo­ko erdi­gu­nean.

Bai­na Bil­bo­ko ez da atzo­ko egu­nean Eus­kal Herrian izan­da­ko elkar­ta­su­nez­ko kei­nu baka­rra, Gas­teiz­ko sar­bi­dee­tan, blo­keoa­ren kon­tra­ko pan­kar­ten bidez egoe­ra sala­tu baitzu­ten Aska­pe­na­ko mili­tan­te­ek.

Leer artícu­los sobre el blo­queode opi­nión publi­ca­dos en Gara

Escu­char entre­vis­ta rea­li­za­da en el pro­gra­ma «Kale gorrian» de Info 7 Irra­tia sobre la con­vo­ca­to­ria.

Entzun Eus­ka­di Irra­tian egi­ni­ko elka­rriz­ke­tak

Berrian argi­ta­ra­tu­ta­ko arti­ku­lua

Mas de 70 per­so­nas toma­ron par­te en la con­cen­tra­ción rea­li­za­da en la Pla­za Ciru­lar de Bil­bo para denun­ciar el cri­mi­nal blo­queo que cum­ple 50 años con­tra la rebel­de Isla del Cari­be y para reno­var el com­pro­mi­so y la soli­da­ri­dad con Cuba. Orga­ni­za­da por Aska­pe­na, Eus­ka­di-Cuba y Komi­te Inter­na­zio­na­lis­tak, la lla­ma­da tuvo el obje­ti­vo de recor­dar que pese a todos las difi­cul­ta­des Cuba va pa´lante y que no está sola en la resis­ten­cia con­tra el impe­ria­lis­mo.

Sin embar­go el de Bil­bo no ha sido el úni­co ges­to soli­da­rio del dia de ayer rea­li­za­do en Eus­kal Herria (recor­dar que se cum­plían 50 años des­de la apli­ca­ción del blo­queo con­tra Cuba), ya que en dife­ren­tes puen­tes de entra­da a Vito­ria-Gas­teiz se colo­ca­ron pan­car­tas recor­da­to­rias.

50 años del blo­queo a Cuba

Con la entra­da vic­to­rio­sa del ejer­ci­to gue­rri­lle­ro en la Haba­na el pri­me­ro de enero 1959 se abría en Amé­ri­ca Lati­na un nue­vo ciclo de luchas en el que la revo­lu­ción cuba­na cum­pli­ría un papel tras­cen­den­tal al demos­trar en la prác­ti­ca la posi­bi­li­dad de poner en jaque al impe­ria­lis­mo y esta­ble­cer un mode­lo alter­na­ti­vo al depre­da­dor e injus­to sis­te­ma capi­ta­lis­ta. En efec­to, la Revo­lu­ción Cuba­na, ins­pi­ra­da por el pode­ro­so lega­do teó­ri­co y polí­ti­co mar­tiano, supo esta­ble­cer des­de sus ini­cios que una ver­da­de­ra inde­pen­den­cia, es decir una ver­da­de­ra sobe­ra­nía popu­lar, impli­ca no sola­men­te el derro­ca­mien­to de los gobier­nos títe­res de turno (la dic­ta­du­ra de Batis­ta en el caso cubano) sino tam­bién y sobre todo la erra­di­ca­ción del apa­ra­to de esta­do y de la estruc­tu­ra socio-eco­nó­mi­ca en la que se asien­ta la depen­den­cia estruc­tu­ral de los pai­ses de la peri­fe­ria capi­ta­lis­ta. Así es como el socia­lis­mo fue asu­mi­do por le pue­blo tra­ba­ja­dor cubano como herra­mien­ta estra­té­gi­ca para lograr la segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia.

En una región que des­de la Doc­tri­na Mon­roe era con­si­de­ra­da por EE.UU como su patio tra­se­ro, o como bien remar­ca­ba el che gue­va­ra como «su reta­guar­dia estra­té­gi­ca», que una peque­ña isla sin gran­des recur­sos natu­ra­les como Cuba logra­ra alcan­zar altos nive­les de bien­es­tar social, que un peque­ño pue­blo pue­da lle­var ade­lan­te una prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta genui­na impli­cán­do­se sin con­ce­sio­nes en los pro­ce­sos de libe­ra­ción de otros pue­blos, con­ver­tía a la Revo­lu­ción cuba­na en un ejem­plo con­tra­he­ge­mo­ni­co dema­sia­do peli­gro­so para el sis­te­ma domi­nan­te. La con­tra­ofen­si­va del amo del nor­te no se hizo espe­rar. Así es como des­de sus ini­cios la Revo­lu­ción cuba­na ha dete­ni­do que hacer fren­te al duro cas­ti­go que el impe­ria­lis­mo le reser­va a los pue­blos que osan poner en cues­tión su hege­mo­nía y que optan por desa­rro­llar su pro­pio mode­lo social, eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y polí­ti­co. Des­de un inten­to de inva­sión, pasan­do por ata­ques terro­ris­tas, bac­te­rio­ló­gi­cos y una con­ti­nua pre­sión diplo­má­ti­ca e into­xi­ca­ción mediá­ti­ca, el impe­ria­lis­mo yan­qui vie­ne actuan­do des­de los albo­res del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en todos y cada uno de los fren­tes para inten­tar sofo­car cuan­do no des­truir la mayor expe­rien­cia eman­ci­pa­do­ra lati­no­ame­ri­ca­na. Es en este afán de dete­ner al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que EE.UU esta­ble­ció, hace ya 50 años, lo que fue y siguien­do su prin­ci­pal herra­mien­ta de coac­ción: el blo­queo.

Si bien par­cial­men­te esta­ble­ci­do a par­tir de 1960, fue en febre­ro del 1962 cuan­do Ken­nedy le dio al blo­queo comer­cial, eco­nó­mi­co y finan­cie­ro su carác­ter inte­gral y en 1992 y 1996 cuan­do los gobier­nos de Bush y Clin­ton, con las lla­ma­das leyes Torri­ce­lli y Helms-Bur­ton res­pec­ti­va­men­te, pro­fun­di­za­ron en las medi­das extra­te­rri­to­ria­les que lo carac­te­ri­zan. En efec­to, el blo­queo comer­cial, eco­nó­mi­co y finan­cie­ro no se limi­ta a cor­tar de raíz las rela­cio­nes entre Cuba y EE.UU, sino que el gobierno esta­dou­ni­den­se impo­ne tam­bién san­cio­nes y per­se­cu­ción extra­te­rri­to­rial a ciu­da­da­nos, ins­ti­tu­cio­nes y empre­sas de ter­ce­ros paí­ses que esta­blez­can o se pro­pon­gan esta­ble­cer rela­cio­nes eco­nó­mi­cas, comer­cia­les, finan­cie­ras o cien­tí­fi­co-téc­ni­cas con Cuba. En un fla­gran­te ejer­ci­cio de inje­ren­cia en las deci­sio­nes de esta­dos inde­pen­dien­tes, EE.UU redu­ce el espa­cio eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal en el que Cuba pue­de ope­rar, difi­cul­tan­do, enca­re­cien­do cuan­do no impo­si­bi­li­tan­do la obten­ción de los recur­sos nece­sa­rios para el desa­rro­llo de la isla (salud, edu­ca­ción, etc) habien­do­le oca­sio­na­do has­ta aho­ra unas per­di­das equi­va­len­te a la suma de dos pla­nes Marshall. A pesar de estar infrin­gien­do sis­te­ma­ti­ca­men­te la legis­la­ción inter­na­cio­nal y de las reite­ra­das mani­fes­ta­cio­nes de recha­zo y con­de­na adop­ta­das por amplia mayo­ría en la asam­blea de la ONU, EE.UU se empe­ci­na en man­te­ner el blo­queo como arma de cas­ti­go y de chan­ta­je ante la deci­sión sobe­ra­na del pue­blo cubano de seguir mate­ria­li­zan­do su pro­pio pro­yec­to de socie­dad.

Por todo ello, por­que Cuba fue y sigue sien­do el mayor expo­nen­te de dig­ni­dad y rebel­día fren­te al impe­rio, por­que Cuba, a pesar de todos los obs­tácu­los, ha logra­do mate­ria­li­zar un pro­yec­to polí­ti­co a favor de las mayo­rías popu­la­res, por­que Cuba es la prue­ba vivien­te de que el socia­lis­mo es tan posi­ble como nece­sa­rio, por­que Cuba ha demos­tra­do que el inter­na­cio­na­lis­mo es una prac­ti­ca sus­tan­cial de cual­quier pro­yec­to eman­ci­pa­dor, y final­men­te por­que el nue­vo ciclo de luchas boli­va­riano abier­to en Lati­no­ame­ri­ca­na no hubie­se sido ni sería posi­ble sin el ejem­plo y la par­ti­ci­pa­ción acti­va de la Revo­lu­ción cuba­na, nos soli­da­ri­za­mos con ella y exi­gi­mos el fin del blo­queo cri­mi­nal que EE.UU le impo­ne.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *