Cuan­do el Che enten­dió- Un grano de Maíz

La unión de la Revo­lu­ción Cuba­na y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na no es un asun­to buro­crá­ti­co, de núme­ros, se tra­ta de la tarea polí­ti­ca y del reto más impor­tan­te de los revo­lu­cio­na­rios hoy.

Foto: Marcelo García/ MINCI, Venezuela

Cuan­do el Che se apro­xi­mó a la expe­rien­cia del Socia­lis­mo Sovié­ti­co, nutri­do con la extra­or­di­na­ria expe­rien­cia de la Revo­lu­ción Cuba­na y dota­do de un ins­tru­men­tal teó­ri­co inmen­so que comen­zó a cons­truir con lec­tu­ras des­de su infan­cia, inme­dia­ta­men­te cap­tó la des­via­ción que allí ocu­rría.

En ese momen­to den­tro de él hay un for­ce­jeo entre la expe­rien­cia de la Revo­lu­ción Cuba­na y la Sovié­ti­ca, se le mez­clan, se com­ple­men­tan y se recha­zan. Al final le sur­ge níti­da una inter­pre­ta­ción de la nue­va reali­dad.

No fue fácil la com­pren­sión, el camino de la Revo­lu­ción mun­dial no es lineal, hay mean­dros, retro­ce­sos, extra­víos. La ima­gen que se tenía de la Unión Sovié­ti­ca, des­con­cer­ta­ba.

El cora­je teó­ri­co de la Revo­lu­ción Cuba­na pudo supe­rar el esco­llo y ela­bo­rar una expli­ca­ción: “El sis­te­ma eco­nó­mi­co emplea­do en épo­ca de emer­gen­cia, de penu­ria, el haber hecho de for­ma­cio­nes tác­ti­cas, ver­da­des estra­té­gi­cas, era la fuen­te de la des­via­ción que tar­de o tem­prano con­du­ci­ría el ensa­yo al fra­ca­so.”

La Revo­lu­ción Cuba­na, en su situa­ción, gra­cias a la cali­dad del camino que había reco­rri­do, don­de la con­cien­cia era lo prin­ci­pal, apo­ya­da en el extra­or­di­na­rio tem­ple revo­lu­cio­na­rio de sus líde­res, de su líder, la res­pues­ta deci­di­da de aquel pue­blo pudo supe­rar a la expe­rien­cia Sovié­ti­ca y seguir el camino Revo­lu­cio­na­rio. Es así, toda Revo­lu­ción es hija iné­di­ta de las Revo­lu­cio­nes que la pre­ce­die­ron.

En pala­bras de Fidel, pode­mos resu­mir el pen­sa­mien­to de la Revo­lu­ción Cuba­na, su apor­te a la teo­ría revo­lu­cio­na­ria mun­dial: …”Crear rique­za con la con­cien­cia, no pre­ten­der crear con­cien­cia con la rique­za”.

Este pen­sa­mien­to es el fun­da­men­to de toda la Revo­lu­ción Cuba­na, guía todas sus accio­nes, des­de el Mon­ca­da has­ta los médi­cos inter­na­cio­na­lis­tas.

Cuba hoy, con lo que ha hecho, está ins­cri­ta en la his­to­ria como el esca­lón más ele­va­do del pen­sa­mien­to y la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. Ese pue­blo tie­ne el inmen­so honor de ser la socie­dad que ha demos­tra­do al mun­do el camino para la sal­va­ción de la espe­cie, demos­tró que se pue­de vivir en comu­ni­dad, que se come­ten erro­res y se extra­vían rum­bos, pero lo impor­tan­te es con­ti­nuar, per­sis­tir, resis­tir. Nada jus­ti­fi­ca aban­do­nar, o entre­gar­se en los bra­zos del capi­ta­lis­mo, del egoís­mo, de la sali­da indi­vi­dual, tome ésta la for­ma que tome.

Noso­tros en Vene­zue­la esta­mos lla­ma­dos a con­ti­nuar el sen­de­ro, tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de for­ta­le­cer­lo, de man­te­ner el fue­go y la espe­ran­za. Es nece­sa­rio robus­te­cer los lazos polí­ti­cos con Cuba y con los revo­lu­cio­na­rios del mun­do.

Si el río de la reden­ción mun­dial, que se ori­gi­na con Cris­to y Espar­ta­co, del que la Unión Sovié­ti­ca, Cuba y aho­ra Vene­zue­la son par­te, si se trun­ca o pier­de su con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca, enton­ces la huma­ni­dad que­da­rá sin espe­ran­za, ya no será posi­ble recons­truir los puen­tes, la espe­cie y la vida pla­ne­ta­ria que­da­rá sumer­gi­da en un labe­rin­to del que será impo­si­ble salir, todos sus cami­nos con­du­ci­rán a la extin­ción.

La unión de la Revo­lu­ción Cuba­na y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na no es un asun­to buro­crá­ti­co, de núme­ros, se tra­ta de la tarea polí­ti­ca y del reto más impor­tan­te de los revo­lu­cio­na­rios hoy.

¡Cuba y Vene­zue­la!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *