Posi­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta Sirio ante los ata­ques impe­ria­lis­tas

El movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal ára­be se colo­ca en pri­me­ra línea con­tra el impe­ria­lis­mo glo­bal. El impe­ria­lis­mo, y sobre todo su fuer­za de ata­que que es el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, ha reci­bi­do gol­pes dolo­ro­sos de las fac­cio­nes del movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal ára­be, des­de la agre­sión sio­nis­ta de Israel con­tra Líbano en 2006 has­ta una serie de levan­ta­mien­tos popu­la­res con­tra los regí­me­nes ára­bes reac­cio­na­rios fie­les a Esta­dos Uni­dos y que man­tu­vie­ron rela­cio­nes estre­chas con el sio­nis­mo, como los regí­me­nes egip­cio y tune­cino, cuyas cabe­zas han caí­do, aun­que los pue­blos egip­cio y tune­cino toda­vía tie­nen que hacer más para pro­fun­di­zar y desa­rro­llar su libe­ra­ción y su revo­lu­ción nacio­nal.
El impe­ria­lis­mo glo­bal lan­za hoy un feroz con­tra­ta­que con­tra el movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal ára­be. El ros­tro más visi­ble de este ata­que, en tér­mi­nos de obje­ti­vos de expan­sión, es la agre­sión de la OTAN con­tra Libia en ple­na coor­di­na­ción con los regí­me­nes reac­cio­na­rios ára­bes. Ha habi­do un inten­to de cubrir esta agre­sión con una facha­da de pala­bras mani­das y esló­ga­nes fal­sa­rios como «difun­dir la demo­cra­cia» y «dere­chos huma­nos».
La fina­li­dad prin­ci­pal de la vio­la­ción de Libia y su bru­tal saqueo es apun­ta­lar la inte­gri­dad del impe­rio, que vaci­la bajo el emba­te de las derro­tas y las con­ti­nuas frus­tra­cio­nes.
Lo mis­mo se pue­de decir del cre­cien­te ata­que, per­fec­ta­men­te pro­gra­ma­do, con­tra Siria. Un país que tie­ne una pos­tu­ra cla­ra con­tra el impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo y sus pla­nes expan­sio­nis­tas en la región, un país que apo­ya los movi­mien­tos de resis­ten­cia y de libe­ra­ción, a dife­ren­cia de todos los regí­me­nes ára­bes reac­cio­na­rios, del océano al Gol­fo. Los paí­ses impe­ria­lis­tas, así como los regí­me­nes auto­crá­ti­cos trai­do­res del Gol­fo, dedi­can gran­des recur­sos, uti­li­zan­do los méto­dos más insi­dio­sos y sucios, para derro­car el régi­men sirio antim­pe­ria­lis­ta.
El Par­ti­do Comu­nis­ta Sirio lle­va tiem­po aler­tan­do sobre este peli­gro. En el infor­me polí­ti­co de la XI Con­fe­ren­cia del par­ti­do, cele­bra­da en el mes de octu­bre de 2010, se afir­ma tex­tual­men­te: «Cada vez está más cla­ro que este ata­que con­tra Siria ―con sus múl­ti­ples aspec­tos de pre­sio­nes polí­ti­cas, ame­na­zas mili­ta­res, sabo­ta­je eco­nó­mi­co y cons­pi­ra­cio­nes― pre­ten­de lle­var a cabo trans­for­ma­cio­nes radi­ca­les para cam­biar el ros­tro nacio­nal de Siria, inclu­yen­do el derro­ca­mien­to del pre­sen­te régi­men, que depen­de de una amplia alian­za nacio­nal y cuyo prin­ci­pal obje­ti­vo es pro­te­ger y for­ta­le­cer la sobe­ra­nía nacio­nal».
En lo que res­pec­ta a la situa­ción actual en Siria, cabe des­ta­car los siguien­tes aspec­tos:
– Los pla­nes del impe­ria­lis­mo y la reac­ción inter­na para derro­car el régi­men sirio antim­pe­ria­lis­ta median­te amplias rebe­lio­nes popu­la­res gene­ro­sa­men­te sufra­ga­das por los regí­me­nes reac­cio­na­rios del Gol­fo, han fra­ca­sa­do, por­que la mayo­ría de las masas popu­la­res, sobre todo en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país, no se ha deja­do lle­var por ese camino. Por el con­tra­rio, en Damas­co, Ale­po y muchas ciu­da­des sirias ha habi­do mani­fes­ta­cio­nes masi­vas para con­de­nar la cons­pi­ra­ción y gri­tar con­tra el impe­ria­lis­mo, el sio­nis­mo y los ára­bes reac­cio­na­rios.
– Des­pués de este fra­ca­so, las fuer­zas reac­cio­na­rias han opta­do por nue­vos méto­dos de natu­ra­le­za cri­mi­nal, como ase­si­na­tos selec­ti­vos, en algu­nos casos matan­zas colec­ti­vas de carác­ter sec­ta­rio y actos de sabo­ta­je (como poner bom­bas en las vías férreas e inten­tos de incen­diar las fábri­cas, sobre todo las que per­te­ne­cen al sec­tor públi­co). Es de des­ta­car que los ase­si­na­tos selec­ti­vos apun­tan sobre todo a hom­bres de cien­cia y de cul­tu­ra (inves­ti­ga­do­res, médi­cos, etc.), así como a mili­tan­tes de gran expe­rien­cia, como los pilo­tos, para debi­li­tar la capa­ci­dad de la defen­sa nacio­nal. Las matan­zas colec­ti­vas per­pe­tra­das por los terro­ris­tas han sido indis­cri­mi­na­das, sin res­pe­tar a niños, muje­res y vie­jos, para pro­vo­car sen­ti­mien­tos de odio y soca­var cual­quier posi­bi­li­dad de esta­bi­li­dad.
– En para­le­lo con la cre­cien­te pre­sión sobre Siria, ejer­ci­da des­de hace tiem­po por los Esta­dos y cen­tros impe­ria­lis­tas o por los regí­me­nes ára­bes reac­cio­na­rios vin­cu­la­dos a estos cen­tros, uti­li­zan­do la Liga de los Esta­dos Ára­bes, los reac­cio­na­rios ára­bes des­plie­gan una acti­vi­dad fre­né­ti­ca que brin­de un pre­tex­to al Con­se­jo de Segu­ri­dad y otros órga­nos de las Nacio­nes Uni­das para tomar deci­sio­nes agre­si­vas con la cober­tu­ra de la lla­ma­da legi­ti­ma­ción ára­be, que es com­ple­ta­men­te fal­sa. Ade­más, los regí­me­nes del Gol­fo han sufra­ga­do gene­ro­sa­men­te todos los movi­mien­tos reac­cio­na­rios que ope­ran en Siria.
Tur­quía ―que es el bra­zo de la OTAN en la región― desem­pe­ña un papel fun­da­men­tal en el ejer­ci­cio de toda cla­se de pre­sio­nes sobre Siria, des­de las polí­ti­cas, pasan­do por las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas, has­ta el res­pal­do direc­to a las orga­ni­za­cio­nes arma­das terro­ris­tas y la aco­gi­da en este país a los jefes de dichas orga­ni­za­cio­nes.
El régi­men de Siria ha apro­ba­do muchas leyes y regla­men­tos para la expan­sión de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas en el país. Pero todas estas aper­tu­ras han cho­ca­do con el recha­zo dog­má­ti­co de las fuer­zas reac­cio­na­rias. Estas fuer­zas están tra­tan­do de derri­bar el régi­men, en cola­bo­ra­ción con los infil­tra­dos del impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo. Mien­tras Siria man­ten­ga su pos­tu­ra antim­pe­ria­lis­ta, los pla­nes expan­si­vos impe­ria­lis­tas no podrán apli­car­se ple­na­men­te en el Medi­te­rrá­neo Orien­tal, en par­ti­cu­lar el nue­vo gran pro­yec­to para Orien­te Pró­xi­mo o, dicho de otro modo, el gran pro­yec­to sio­nis­ta.
La posi­ción de Par­ti­do Comu­nis­ta Sirio es cla­ra: luchar con­tra los pla­nes impe­ria­lis­tas y res­pal­dar al régi­men nacio­nal y su pos­tu­ra con­tra los pla­nes del impe­ria­lis­mo, así como defen­der las refor­mas demo­crá­ti­cas, que en líneas gene­ra­les se apro­xi­man a las indi­ca­cio­nes del pro­gra­ma de nues­tro par­ti­do en este ámbi­to. Así como la lucha cons­tan­te para cam­biar la orien­ta­ción eco­nó­mi­ca libe­ral y todas las leyes que la ampa­ran. No olvi­de­mos nun­ca que esta orien­ta­ción es lo que ha abo­na­do el terreno a la labor sub­ver­si­va de las fuer­zas reac­cio­na­rias. Su rec­ti­fi­ca­ción for­ta­le­ce­rá la pos­tu­ra anti­co­lo­nial de Siria y la adhe­sión de las masas a esta polí­ti­ca.
Cuan­do con­si­de­ra­mos la situa­ción de Siria debe­mos tener en cuen­ta que las fuer­zas de opo­si­ción no cons­ti­tu­yen una alter­na­ti­va demo­crá­ti­ca. La fuer­za de cho­que reac­cio­na­ria es la orga­ni­za­ción de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, que ha come­ti­do matan­zas en estre­cha alian­za con el impe­ria­lis­mo y los regí­me­nes ára­bes reac­cio­na­rios, mien­tras los libe­ra­les de todos los pela­jes son usa­dos como cor­ti­na de humo por estas fuer­zas oscu­ran­tis­tas.
Pre­pa­re­mos a nues­tro pue­blo para cual­quier even­tua­li­dad, inclui­da la lucha con­tra una agre­sión mili­tar. Esta­mos segu­ros de que si esta agre­sión se mate­ria­li­za, Siria será una tum­ba para los agre­so­res. El pue­blo sirio tie­ne un gran acer­vo nacio­nal de lucha con­tra el colo­nia­lis­mo. No en vano uno de los repre­sen­tan­tes más inte­li­gen­tes del impe­ria­lis­mo fran­cés, Char­les de Gau­lle, dijo: «Es ilu­so­rio pen­sar que se pue­de some­ter a Siria»; sí, «Siria no se arro­di­lla».
Tra­duc­ción: Juan Vivan­co
Fuen­te: http://​www​.solid​net​.org/​s​y​r​i​a​-​s​y​r​i​a​n​-​c​o​m​m​u​n​i​s​t​-​p​a​r​t​y​-​k​b​/​2​402 – 13-imcwp-con­tri­bu­tion-of-the-syrian-cp-ar

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *