Posi­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta Sirio ante los ata­ques imperialistas

El movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal ára­be se colo­ca en pri­me­ra línea con­tra el impe­ria­lis­mo glo­bal. El impe­ria­lis­mo, y sobre todo su fuer­za de ata­que que es el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, ha reci­bi­do gol­pes dolo­ro­sos de las fac­cio­nes del movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal ára­be, des­de la agre­sión sio­nis­ta de Israel con­tra Líbano en 2006 has­ta una serie de levan­ta­mien­tos popu­la­res con­tra los regí­me­nes ára­bes reac­cio­na­rios fie­les a Esta­dos Uni­dos y que man­tu­vie­ron rela­cio­nes estre­chas con el sio­nis­mo, como los regí­me­nes egip­cio y tune­cino, cuyas cabe­zas han caí­do, aun­que los pue­blos egip­cio y tune­cino toda­vía tie­nen que hacer más para pro­fun­di­zar y desa­rro­llar su libe­ra­ción y su revo­lu­ción nacional.
El impe­ria­lis­mo glo­bal lan­za hoy un feroz con­tra­ta­que con­tra el movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal ára­be. El ros­tro más visi­ble de este ata­que, en tér­mi­nos de obje­ti­vos de expan­sión, es la agre­sión de la OTAN con­tra Libia en ple­na coor­di­na­ción con los regí­me­nes reac­cio­na­rios ára­bes. Ha habi­do un inten­to de cubrir esta agre­sión con una facha­da de pala­bras mani­das y esló­ga­nes fal­sa­rios como «difun­dir la demo­cra­cia» y «dere­chos humanos».
La fina­li­dad prin­ci­pal de la vio­la­ción de Libia y su bru­tal saqueo es apun­ta­lar la inte­gri­dad del impe­rio, que vaci­la bajo el emba­te de las derro­tas y las con­ti­nuas frustraciones.
Lo mis­mo se pue­de decir del cre­cien­te ata­que, per­fec­ta­men­te pro­gra­ma­do, con­tra Siria. Un país que tie­ne una pos­tu­ra cla­ra con­tra el impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo y sus pla­nes expan­sio­nis­tas en la región, un país que apo­ya los movi­mien­tos de resis­ten­cia y de libe­ra­ción, a dife­ren­cia de todos los regí­me­nes ára­bes reac­cio­na­rios, del océano al Gol­fo. Los paí­ses impe­ria­lis­tas, así como los regí­me­nes auto­crá­ti­cos trai­do­res del Gol­fo, dedi­can gran­des recur­sos, uti­li­zan­do los méto­dos más insi­dio­sos y sucios, para derro­car el régi­men sirio antimperialista.
El Par­ti­do Comu­nis­ta Sirio lle­va tiem­po aler­tan­do sobre este peli­gro. En el infor­me polí­ti­co de la XI Con­fe­ren­cia del par­ti­do, cele­bra­da en el mes de octu­bre de 2010, se afir­ma tex­tual­men­te: «Cada vez está más cla­ro que este ata­que con­tra Siria ―con sus múl­ti­ples aspec­tos de pre­sio­nes polí­ti­cas, ame­na­zas mili­ta­res, sabo­ta­je eco­nó­mi­co y cons­pi­ra­cio­nes― pre­ten­de lle­var a cabo trans­for­ma­cio­nes radi­ca­les para cam­biar el ros­tro nacio­nal de Siria, inclu­yen­do el derro­ca­mien­to del pre­sen­te régi­men, que depen­de de una amplia alian­za nacio­nal y cuyo prin­ci­pal obje­ti­vo es pro­te­ger y for­ta­le­cer la sobe­ra­nía nacional».
En lo que res­pec­ta a la situa­ción actual en Siria, cabe des­ta­car los siguien­tes aspectos:
– Los pla­nes del impe­ria­lis­mo y la reac­ción inter­na para derro­car el régi­men sirio antim­pe­ria­lis­ta median­te amplias rebe­lio­nes popu­la­res gene­ro­sa­men­te sufra­ga­das por los regí­me­nes reac­cio­na­rios del Gol­fo, han fra­ca­sa­do, por­que la mayo­ría de las masas popu­la­res, sobre todo en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país, no se ha deja­do lle­var por ese camino. Por el con­tra­rio, en Damas­co, Ale­po y muchas ciu­da­des sirias ha habi­do mani­fes­ta­cio­nes masi­vas para con­de­nar la cons­pi­ra­ción y gri­tar con­tra el impe­ria­lis­mo, el sio­nis­mo y los ára­bes reaccionarios.
– Des­pués de este fra­ca­so, las fuer­zas reac­cio­na­rias han opta­do por nue­vos méto­dos de natu­ra­le­za cri­mi­nal, como ase­si­na­tos selec­ti­vos, en algu­nos casos matan­zas colec­ti­vas de carác­ter sec­ta­rio y actos de sabo­ta­je (como poner bom­bas en las vías férreas e inten­tos de incen­diar las fábri­cas, sobre todo las que per­te­ne­cen al sec­tor públi­co). Es de des­ta­car que los ase­si­na­tos selec­ti­vos apun­tan sobre todo a hom­bres de cien­cia y de cul­tu­ra (inves­ti­ga­do­res, médi­cos, etc.), así como a mili­tan­tes de gran expe­rien­cia, como los pilo­tos, para debi­li­tar la capa­ci­dad de la defen­sa nacio­nal. Las matan­zas colec­ti­vas per­pe­tra­das por los terro­ris­tas han sido indis­cri­mi­na­das, sin res­pe­tar a niños, muje­res y vie­jos, para pro­vo­car sen­ti­mien­tos de odio y soca­var cual­quier posi­bi­li­dad de estabilidad.
– En para­le­lo con la cre­cien­te pre­sión sobre Siria, ejer­ci­da des­de hace tiem­po por los Esta­dos y cen­tros impe­ria­lis­tas o por los regí­me­nes ára­bes reac­cio­na­rios vin­cu­la­dos a estos cen­tros, uti­li­zan­do la Liga de los Esta­dos Ára­bes, los reac­cio­na­rios ára­bes des­plie­gan una acti­vi­dad fre­né­ti­ca que brin­de un pre­tex­to al Con­se­jo de Segu­ri­dad y otros órga­nos de las Nacio­nes Uni­das para tomar deci­sio­nes agre­si­vas con la cober­tu­ra de la lla­ma­da legi­ti­ma­ción ára­be, que es com­ple­ta­men­te fal­sa. Ade­más, los regí­me­nes del Gol­fo han sufra­ga­do gene­ro­sa­men­te todos los movi­mien­tos reac­cio­na­rios que ope­ran en Siria.
Tur­quía ―que es el bra­zo de la OTAN en la región― desem­pe­ña un papel fun­da­men­tal en el ejer­ci­cio de toda cla­se de pre­sio­nes sobre Siria, des­de las polí­ti­cas, pasan­do por las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas, has­ta el res­pal­do direc­to a las orga­ni­za­cio­nes arma­das terro­ris­tas y la aco­gi­da en este país a los jefes de dichas organizaciones.
El régi­men de Siria ha apro­ba­do muchas leyes y regla­men­tos para la expan­sión de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas en el país. Pero todas estas aper­tu­ras han cho­ca­do con el recha­zo dog­má­ti­co de las fuer­zas reac­cio­na­rias. Estas fuer­zas están tra­tan­do de derri­bar el régi­men, en cola­bo­ra­ción con los infil­tra­dos del impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo. Mien­tras Siria man­ten­ga su pos­tu­ra antim­pe­ria­lis­ta, los pla­nes expan­si­vos impe­ria­lis­tas no podrán apli­car­se ple­na­men­te en el Medi­te­rrá­neo Orien­tal, en par­ti­cu­lar el nue­vo gran pro­yec­to para Orien­te Pró­xi­mo o, dicho de otro modo, el gran pro­yec­to sionista.
La posi­ción de Par­ti­do Comu­nis­ta Sirio es cla­ra: luchar con­tra los pla­nes impe­ria­lis­tas y res­pal­dar al régi­men nacio­nal y su pos­tu­ra con­tra los pla­nes del impe­ria­lis­mo, así como defen­der las refor­mas demo­crá­ti­cas, que en líneas gene­ra­les se apro­xi­man a las indi­ca­cio­nes del pro­gra­ma de nues­tro par­ti­do en este ámbi­to. Así como la lucha cons­tan­te para cam­biar la orien­ta­ción eco­nó­mi­ca libe­ral y todas las leyes que la ampa­ran. No olvi­de­mos nun­ca que esta orien­ta­ción es lo que ha abo­na­do el terreno a la labor sub­ver­si­va de las fuer­zas reac­cio­na­rias. Su rec­ti­fi­ca­ción for­ta­le­ce­rá la pos­tu­ra anti­co­lo­nial de Siria y la adhe­sión de las masas a esta política.
Cuan­do con­si­de­ra­mos la situa­ción de Siria debe­mos tener en cuen­ta que las fuer­zas de opo­si­ción no cons­ti­tu­yen una alter­na­ti­va demo­crá­ti­ca. La fuer­za de cho­que reac­cio­na­ria es la orga­ni­za­ción de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, que ha come­ti­do matan­zas en estre­cha alian­za con el impe­ria­lis­mo y los regí­me­nes ára­bes reac­cio­na­rios, mien­tras los libe­ra­les de todos los pela­jes son usa­dos como cor­ti­na de humo por estas fuer­zas oscurantistas.
Pre­pa­re­mos a nues­tro pue­blo para cual­quier even­tua­li­dad, inclui­da la lucha con­tra una agre­sión mili­tar. Esta­mos segu­ros de que si esta agre­sión se mate­ria­li­za, Siria será una tum­ba para los agre­so­res. El pue­blo sirio tie­ne un gran acer­vo nacio­nal de lucha con­tra el colo­nia­lis­mo. No en vano uno de los repre­sen­tan­tes más inte­li­gen­tes del impe­ria­lis­mo fran­cés, Char­les de Gau­lle, dijo: «Es ilu­so­rio pen­sar que se pue­de some­ter a Siria»; sí, «Siria no se arrodilla».
Tra­duc­ción: Juan Vivanco
Fuen­te: http://​www​.solid​net​.org/​s​y​r​i​a​-​s​y​r​i​a​n​-​c​o​m​m​u​n​i​s​t​-​p​a​r​t​y​-​k​b​/​2​402 – 13-imcwp-contribution-of-the-syrian-cp-ar

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.