Chi­na y los Esta­dos Uni­dos: ¿riva­les, enemi­gos, socios?- Imma­nuel Wallerstein

Las rela­cio­nes chi­nas-esta­dou­ni­den­ses son un tema mayor para los pro­fe­sio­na­les de la char­la­ta­ne­ría (blo­gue­ros, medios, res­pon­sa­bles polí­ti­cos, buró­cra­tas inter­na­cio­na­les). El aná­li­sis se cen­tra gene­ral­men­te en tér­mi­nos de rela­ción entre una super­po­ten­cia en decli­ve, los EE.UU. y un país rápi­da­men­te con­ver­ti­do en “emer­gen­te”, la Chi­na. En el mun­do occi­den­tal esta rela­ción se con­si­de­ra gene­ral­men­te nega­ti­va, en la que se ve a Chi­na como una “ame­na­za”. ¿Pero una ame­na­za para quién y en qué sentido?

Algu­nos ven en el “ascen­so” de la Chi­na la vuel­ta a una posi­ción cen­tral que ocu­pó en el mun­do y aho­ra recu­pe­ra. Otros ven algo nue­vo: el papel que jue­ga este país en la recom­po­si­ción de las rela­cio­nes geo­po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas mun­dia­les en el moderno sistema-mundo.

Des­de media­dos del siglo XIX, las rela­cio­nes entre los EE.UU. y Chi­na han sido ambi­guas. Por un lado, en el trans­cur­so de ese perío­do los EE.UU. comen­za­ron a desa­rro­llar sus rutas comer­cia­les con Chi­na. Fue tam­bién en esa épo­ca cuan­do comen­za­ron a enviar sus pri­me­ros misio­ne­ros cris­tia­nos. A comien­zos del siglo XX pro­cla­ma­ron la polí­ti­ca de “puer­tas abier­tas” menos diri­gi­da a Chi­na que hacia las otras poten­cias euro­peas. Los EE.UU. que­rían su par­te en la tor­ta. Sin embar­go poco tiem­po des­pués par­ti­ci­pa­ron, jun­to a otros paí­ses occi­den­ta­les, en el aplas­ta­mien­to de la revuel­ta de los boxers con­tra los extran­je­ros acu­sa­dos de acti­tu­des impe­ria­lis­tas (1). Al mis­mo tiem­po en los EE.UU., el gobierno (y los sin­di­ca­tos) tra­ta­ban de impe­dir la inmi­gra­ción chi­na a terri­to­rio estadounidense.

Por otro lado, implí­ci­ta­men­te exis­tía una espe­cie de res­pe­to por la civi­li­za­ción chi­na. El Extre­mo Orien­te (Chi­na y Japón) eran el terreno favo­ri­to de evan­ge­li­za­ción de los misio­ne­ros, fren­te a la India y al Áfri­ca. Por­que se juz­ga­ba más “alta” la civi­li­za­ción chi­na Esto ten­dría pro­ba­ble­men­te que ver con el hecho de que Chi­na –como Japón– no había sido colo­ni­za­da direc­ta­men­te en lo esen­cial y que por lo tan­to nin­gu­na poten­cia colo­nial euro­pea podía con­si­de­rar­la terreno veda­do para el proselitismo.
Lue­go de la revo­lu­ción chi­na de 1911 Sun Yat-sen –que había vivi­do en los EE.UU.- se con­vir­tió en una per­so­na apre­cia­da en el dis­cur­so de los esta­dou­ni­den­ses. En la Segun­da Gue­rra Mun­dial se con­si­de­ró a Chi­na un alia­do en la lucha con­tra Japón. Fue­ron los EE.UU. los que insis­tie­ron para que Chi­na ten­ga un lugar per­ma­nen­te en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das. Pero cuan­do Chi­na con­ti­nen­tal fue con­quis­ta­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta Chino y se esta­ble­ció la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, ambos paí­ses se con­vir­tie­ron en enemi­gos fero­ces. Duran­te la gue­rra de Corea cada uno estu­vo en un ban­do opues­to y fue la acti­va par­ti­ci­pa­ción mili­tar de Chi­na jun­to a Corea del Nor­te lo que per­mi­tió que la gue­rra ter­mi­na­ra en un impas­se.

Sin embar­go, poco tiem­po des­pués el pre­si­den­te Nixon reali­zó su famo­sa visi­ta a Pekín para entre­vis­tar­se con Mao Tse-tung y esta­ble­cer una alian­za de hecho con­tra la Unión Sovié­ti­ca. La esce­na polí­ti­ca se encon­tró tras­to­ca­da. Como par­te del acuer­do con la Chi­na comu­nis­ta, los EE.UU. rom­pie­ron rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Tai­wan (aun cuan­do con­ti­nua­ran pos­tu­lán­do­se como garan­tía con­tra una inva­sión de Chi­na comu­nis­ta por los estre­chos) Y cuan­do Deng Xiao­ping enca­be­zó el gobierno del país, este comen­zó una len­ta aper­tu­ra hacia la eco­no­mía de mer­ca­do y de inte­gra­ción a las corrien­tes comer­cia­les de la eco­no­mía del mun­do capitalista.

Cuan­do el hun­di­mien­to de la Unión Sovié­ti­ca hizo per­der sen­ti­do a la alian­za chi­na-esta­dou­ni­den­se cam­bió en la rela­ción entre ambos paí­ses. Al con­tra­rio, se vol­vie­ron más estre­chas. La situa­ción en la que se encuen­tra actual­men­te el mun­do se carac­te­ri­za por el hecho de que Chi­na posee una balan­za de pagos con­si­de­ra­ble­men­te exce­den­ta­ria con res­pec­to a la de los EE.UU. inver­ti­da en gran par­te en bonos del Teso­ro esta­dou­ni­den­se. Hacién­do­lo finan­cia la capa­ci­dad guber­na­men­tal de los EE.UU. de seguir gas­tan­do sin cuen­ta en sus múl­ti­ples acti­vi­da­des mili­ta­res por todo el pla­ne­ta (espe­cial­men­te en Orien­te Medio) per­mi­tién­do­le ser un buen clien­te de sus exportaciones.

De tan­to en tan­to en tan­to, la retó­ri­ca actual­men­te usa­da por ambos paí­ses para refe­rir­se uno al otro es cier­ta­men­te un poco dura, pero nada com­pa­ra­ble a la que pre­si­día la rela­ción entre los EE.UU. y la URSS en la Gue­rra Fría. Pero a fin de cuen­tas no se debe pres­tar mucha aten­ción a la retó­ri­ca: en los asun­tos inter­na­cio­na­les solo sir­ve para obte­ner un efec­to polí­ti­co interno y no para defi­nir la ver­da­de­ra polí­ti­ca con rela­ción al país a que se refiere.

Más vale pres­tar aten­ción a las accio­nes con­cre­tas de los dos paí­ses. Vea­mos: en 2001 (pre­ci­sa­men­te antes del 11‑S) dos aero­na­ves, una chi­na y otra esta­dou­ni­den­se coli­sio­na­ron en la isla de Hai­nan. La de EE.UU. pro­ba­ble­men­te rea­li­za­ba tareas de espio­na­je sobre Chi­na. Los res­pon­sa­bles polí­ti­cos esta­dou­ni­den­ses pidie­ron una res­pues­ta mili­tar. El pre­si­den­te Geor­ge W. Bush mani­fes­tó su des­acuer­do. Y pre­sen­tó, más o menos, sus excu­sas a los chi­nos, obte­nien­do final­men­te el regre­so de la máqui­na y de los 24 avia­do­res cap­tu­ra­dos. En todos sus inten­tos por lograr el apo­yo de las Nacio­nes Uni­das a sus ope­ra­ti­vos, los EE.UU han encon­tra­do a menu­do el des­acuer­do chino. Pero jamás han usa­do su veto con­tra algu­na reso­lu­ción apa­dri­na­da por los EE.UU. Más allá de la retó­ri­ca pare­ce pri­mar la pru­den­cia de ambas par­tes en cuan­to a defi­nir la rela­ción entre los dos países.

Y actual­men­te, ¿dón­de esta­mos? Chi­na, como todas las gran­des pon­ten­cias en la actua­li­dad, lle­va a cabo una polí­ti­ca exte­rior de enfo­ques múl­ti­ples y tra­ba­ja con todas las regio­na­les del mun­do. La cues­tión es cono­cer cuá­les son sus prio­ri­da­des. Yo creo que su prio­ri­dad núme­ro uno es la con­cer­nien­te a sus rela­cio­nes con Japón y las dos Coreas. Chi­na es fuer­te, pero lo sería cier­ta­men­te mucho más si un día per­te­ne­cie­ra a la con­fe­de­ra­ción del nores­te asiático

Chi­na y Japón se nece­si­tan mutua­men­te, en prin­ci­pio como socios eco­nó­mi­cos y lue­go para ase­gu­rar­se de que no haya una con­fron­ta­ción mili­tar. A pesar de algu­nas oca­sio­na­les lla­ma­ra­das de nacio­na­lis­mo, ambos paí­ses han evo­lu­cio­na­do visi­ble­men­te en esa direc­ción. El ges­to más recien­te ha sido la deci­sión de comer­ciar entre ellos en sus pro­pias mone­das, cor­tan­do así los lazos con el uso del dólar y pro­te­gién­do­se de las fluc­tua­cio­nes, cada vez más fre­cuen­tes, de la divi­sa esta­dou­ni­den­se. Japón por su par­te sope­sa actual­men­te la pers­pec­ti­va de que el para­guas esta­dou­ni­den­se no va a durar eter­na­men­te y de que debe lle­gar a un enten­di­mien­to con China.

Corea del Sur enfren­ta los mis­mos dile­mas que Japón, a los que debe agre­gar su espi­no­sa rela­ción con Corea del Nor­te. Para Corea del Sur, Chi­na repre­sen­ta un fac­tor deter­mi­nan­tes sobre los nor­co­rea­nos. Y para Chi­na, la ines­ta­bi­li­dad de Corea del Nor­te repre­sen­ta­ría una inme­dia­ta ame­na­za a su pro­pia esta­bi­li­dad. Chi­na, para Corea del Sur, pue­de jugar el papel que los EE.UU. ya no están en con­di­cio­nes de asu­mir. Por otra par­te, en el mar­co de los difí­ci­les acuer­dos a los que debe­rán lle­gar Chi­na y Japón para lograr la cola­bo­ra­ción que desean, Corea del Sur (o una putati­va Corea reuni­fi­ca­da) pue­de jugar un papel esen­cial en el equi­li­brio de sus relaciones.

Dado que los EE.UU. per­ci­ben la exis­ten­cia de esta evo­lu­ción, ¿no sería aca­so razo­na­ble supo­ner que bus­can lograr un acuer­do con esta espe­cie de con­fe­de­ra­ción del nor­des­te asiá­ti­co en cons­truc­ción? Los ges­tos mili­ta­res de los EE.UU. en el nores­te, el sur­oes­te y el sur de Asia se podrían ana­li­zar no como una estra­ta­ge­ma mili­tar sino como una estra­te­gia de nego­cia­ción en el jue­go polí­ti­co que está tra­tan­do de armar para las pró­xi­mas décadas.

¿Son riva­les Chi­na y EE.UU.? Sí, has­ta cier­to pun­to. ¿Son enemi­gos? No, en abso­lu­to. ¿Son socios? Lo son ya bas­tan­te aun­que no quie­ran admi­tir­lo y lo serán aún más a medi­da que la déca­da avance.

Nota del editor:

(1) (Fuen­te Wiki­pe­dia): La revo­lu­ción de los boxers (1899−1901) fue ini­cia­ta por los Puños de la Jus­ti­cia y de la Con­cor­dia, una socie­dad secre­ta chi­na cuyo sím­bo­lo era un puño cerra­do, de allí el nom­bre de boxers que se dio en occi­den­te. Este movi­mien­to, ini­cial­men­te opues­to tan­to a las refor­mas, a los extran­je­ros y a la dinas­tía man­chú de los Qing que gober­na­ba enton­ces Chi­na. Fue uti­li­za­do por la empe­ra­triz Cixi solo con­tra los extran­je­ros median­te un sitio, que se pro­du­jo a par­tir del 20 de junio de 1900, ante todas las lega­cio­nes extran­je­ras exis­ten­tes en Pekín. Este epi­so­dio de los “55 días de Pekin” que ter­mi­nó con la vic­to­ria de ocho nacio­nes alia­das con­tra Chi­na (Aus­tria-Hun­gría, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ita­lia, Japón, Rusia, Rei­no Uni­do y Esta­do Uni­dos). Des­pués de la gue­rra chi­na-japo­ne­sa de 1894 – 1895, que había per­di­do Chi­na, esta nue­va derro­ta fue una eta­pa suple­men­ta­ria en el com­ba­te que enfren­tó al con­ser­va­du­ris­mo con el refor­mis­mo en la Chi­na del siglo XIX y que ter­mi­nó con la caí­da de la dinas­tía Qing en 1912.

Fuen­te: http://​www​.mede​lu​.org/​C​h​i​n​e​-​e​t​-​E​t​a​t​s​-​U​n​i​s​-​r​i​v​a​u​x​-​e​n​n​e​mis

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *