El movi­mien­to Herri­ra nace en Donos­tia con el fin de traer a casa a [email protected][email protected]

EgunHori01.jpg
'Herrira' se compromete a apoyar a los «presos y huidos» de ETA
Gara

El tra­ba­jo de Egin Deza­gun Bidea y la masi­va movi­li­za­ción del 7 de enero han pues­to un jalón sobre el que asien­ta el nue­vo movi­mien­to que se ha pre­sen­ta­do en Donos­tia con el fin de «lle­nar las sillas vacías que hay en Eus­kal Herria». La cita ha sido tam­bién un nue­vo paso en la denun­cia de la actual polí­ti­ca carcelaria.

  • Docu­men­to fun­da­cio­nal de Herri­ra (pdf) euesfr
aur.jpg

El Kur­saal de Donos­tia ha sido el esce­na­rio que han ele­gi­do los impul­so­res de Herri­ra para pre­sen­tar el nue­vo movi­mien­to que tra­ba­ja­rá para la vuel­ta a casa de pre­sos y exi­lia­dos polí­ti­cos vascos.

En un acto diná­mi­co y ágil, que ha inter­ca­la­do actua­cio­nes musi­ca­les –Xabi Solano (Esne Bel­tza) y Eñaut Elo­rrie­ta (Ken 7) – , emi­sio­nes de vídeo, dan­za e inter­ven­cio­nes de los miem­bros del nue­vo movi­mien­to, Herri­ra ha naci­do en Donos­tia para «lle­nar las sillas vacías» que hay en Eus­kal Herria, ha ase­gu­ra­do al ini­cio del acto Amaia Zurutuza.

Herri­ra nació, tal y como han recor­da­do hoy sus pro­mo­to­res, tras el deba­te que Egin Deza­gun Bidea anun­ció tras la movi­li­za­ción que rom­pió récords el 7 de enero. Aque­lla cita, han seña­la­do, se ha con­so­li­da­do como una «refe­ren­cia cla­ra» para poner la cues­tión de los pre­sos «en el cen­tro del deba­te polí­ti­co» y refle­jar la «volun­tad mayo­ri­ta­ria» de la ciu­da­da­nía vasca.

Denun­cia de la polí­ti­ca carcelaria

Fran Bal­da, Nago­re Gar­cía y Gar­bi­ñe Era­so, en eus­ka­ra, cas­te­llano y fran­cés, res­pec­ti­va­men­te, se han pro­nun­cia­do en nom­bre de los herri bil­gu­nes –prin­ci­pa­les ejes de actua­ción de Herri­ra, foca­li­za­dos pue­blo a pue­blo y barrio a barrio– para des­ta­car que la solu­ción del con­flic­to polí­ti­co requie­re la «supera­ción de sus cau­sas y sus consecuencias».

Como pri­mer paso, han recla­ma­do la des­ac­ti­va­ción de las medi­das de excep­ción que se apli­can a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos y han exi­gi­do cam­bios en la actual polí­ti­ca car­ce­la­ria, pidien­do así la libe­ra­ción de aque­llos pre­sos que han cum­pli­do sus con­de­nas, de los que están aque­ja­dos de gra­ves enfer­me­da­des o de aque­llos ence­rra­dos de mane­ra «pre­ven­ti­va».

Por ello, se pre­ten­de orga­ni­zar «la amplia volun­tad» de la ciu­da­da­nía vas­ca y estruc­tu­rar un movi­mien­to «popu­lar y abier­to» que «faci­li­te la vuel­ta a casa de pre­sos y exi­lia­dos» para que pue­dan «par­ti­ci­par en el pro­ce­so democrático».

Docu­men­to fundacional

El docu­men­to fun­da­cio­nal del cita­do movi­mien­to, deba­ti­do en los herri bil­gu­nes, deja cla­ro que no se tra­ta de una ini­cia­ti­va coyun­tu­ral, sino enfo­ca­da a un obje­ti­vo ambi­cio­so y «labo­rio­so»: «El reto que asu­mi­mos es la vuel­ta a casa de pre­sos y hui­dos. Lo con­si­de­ra­mos un come­ti­do histórico».

La nece­si­dad de este sal­to cua­li­ta­ti­vo había sido cons­ta­ta­da por la ini­cia­ti­va Egin Deza­gun Bidea, tras su «gran aco­gi­da» reci­bi­da en «el nue­vo con­tex­to polí­ti­co abier­to en Eus­kal Herria en los últi­mos meses». El éxi­to de la movi­li­za­ción de enero fue una señal defi­ni­ti­va. Tras ello, se puso en mar­cha un deba­te en los herri bil­gu­nes des­ti­na­do a valo­rar qué nue­va herra­mien­ta se pue­de ofre­cer a las dece­nas y dece­nas de miles de per­so­nas dis­pues­tas a tra­ba­jar por los repre­sa­lia­dos en par­ti­cu­lar y la reso­lu­ción del con­flic­to en gene­ral. El resul­ta­do de esta refle­xión es Herri­ra, que apun­ta que «no sur­ge como suce­sor» del movi­mien­to que ha actua­do his­tó­ri­ca­men­te en favor de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, ni de los agen­tes que lo han impul­sa­do. «Tam­po­co tie­ne voca­ción de sus­ti­tuir­los», precisa.

Se tra­ta de una ini­cia­ti­va emi­nen­te y exclu­si­va­men­te ciu­da­da­na, sin depen­den­cia de par­ti­dos ni orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, que no se enca­si­lla en un pro­yec­to o ideo­lo­gía con­cre­ta, y que tam­po­co bus­ca hacer polí­ti­ca. Su úni­co obje­ti­vo es traer a casa a pre­sos y exiliados.

El docu­men­to fun­da­cio­nal tie­ne sie­te pági­nas en las que se resu­men sus aspi­ra­cio­nes de fon­do y sus for­mas de actua­ción, lo que deja cla­ro el tra­ba­jo de sín­te­sis rea­li­za­do. La cla­ve de Herri­ra estri­ba en el capí­tu­lo titu­la­do «Prin­ci­pios y misión», y en este párra­fo con­cre­to que resu­me su filo­so­fía ori­gi­nal: «La cla­ve para evi­tar las con­se­cuen­cias del con­flic­to resi­de en la solu­ción de sus fun­da­men­tos. Las garan­tías para que no haya más pre­sos y hui­dos las ofre­ce­rá la solu­ción de las razo­nes del con­flic­to. Esto se reco­ge en el con­cep­to de amnis­tía, ya que con­tex­tua­li­za la vuel­ta a casa de pre­sos y hui­dos en la supera­ción de las razo­nes que los han lle­va­do a esta situa­ción. Por lo tan­to, la amnis­tía es nues­tro hori­zon­te, y nues­tra misión, con­se­guir que los y las pre­sas y hui­das vuel­van a casa».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *