[Fotos] Fidel pre­sen­ta sus memo­rias: “El deber nues­tro es luchar has­ta el últi­mo minu­to”

Fidel Castro en la presentación de "Guerrillero del tiempo", de Katiuska Blanco. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro en la pre­sen­ta­ción de «Gue­rri­lle­ro del tiem­po», de Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cubadebate

Fotos: Rober­to Chi­le

Para des­car­gar la gale­ría de imá­ge­nes en alta reso­lu­ción, pin­che aquí

“Bue­nas”, salu­dó ale­gre­men­te Fidel al audi­to­rio, y con esa pala­bra mági­ca se abrió en una de las sali­tas del Pala­cio de las Con­ven­cio­nes la pre­sen­ta­ción del libro de memo­rias del líder de la Revo­lu­ción cuba­na, Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po, dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co.

En el mis­mo tono risue­ño, Fidel aler­tó: “Van a hablar­les de dos libros de los que uste­des ni han teni­do noti­cia”. Son, en efec­to, dos tomos que abren con los pri­me­ros recuer­dos de la infan­cia del líder y cie­rran en diciem­bre de 1958, pre­vio al Triun­fo de la Revo­lu­ción. Suman casi mil pági­nas en las “que yo tuve algu­na par­ti­ci­pa­ción”, bro­mea el Coman­dan­te, y ese tono dis­ten­di­do ani­mó todo el encuen­tro, que se pro­lon­gó por casi seis horas y al menos una con el Coman­dan­te en pie salu­dan­do per­so­nal­men­te a un buen núme­ro de asis­ten­tes, entre ellos vie­jos com­pa­ñe­ros de lucha del Mon­ca­da y el Gran­ma, y los fami­lia­res de los Cin­co cuba­nos pre­sos en los Esta­dos Uni­dos.

Fidel vis­te con un lige­ro sué­ter depor­ti­vo negro sobre una cami­sa a cua­dros pre­do­mi­nan­te­men­te azu­les. La expre­sión de su ros­tro refle­ja las emo­cio­nes que le ins­pi­ran las pala­bras y anéc­do­tas que van recons­tru­yen­do los pre­sen­ta­do­res de cada tomo de esta edi­ción, Abel Prie­to, Minis­tro de Cul­tu­ra, y Miguel Bar­net, Pre­si­den­te de la Unión de Escri­to­res y Artis­tas de Cuba. A veces levan­ta las cejas y le bri­llan los ojos, como cuan­do Abel recuer­da pasa­jes de la infan­cia en Birán, o se ríe sin más preám­bu­lo, por ejem­plo, al evo­car Bar­net las pala­bras del Che Gue­va­ra sobre el des­em­bar­co del Gran­ma: “Fue un nau­fra­gio”.

En reali­dad la razón por la que esté aquí, y lo repe­ti­rá de diver­so modo en el encuen­tro, res­pon­de a una úni­ca pre­gun­ta: “¿En qué más pue­do ayu­dar?”. Y si hubie­ra que esco­ger una sola fra­se que dé una idea de a dón­de nos lle­va­rá este libro ‑una joya de la edi­ción y la impre­sión de la Casa Edi­to­ra Abril y la Impren­ta Fede­ri­co Engels, con foto­gra­fías y dibu­jos de Ernes­to Ran­ca­ño, a quien se debe la portada‑, qui­zás ayu­de esta que en algún momen­to de las con­ver­sa­cio­nes le dice a Katius­ka: “Pre­fie­ro el vie­jo reloj, los vie­jos espe­jue­los, las vie­jas botas, y en polí­ti­ca, todo lo nue­vo”.

Mien­tras Katius­ka pre­sen­ta bre­ve­men­te las edi­cio­nes e inter­vie­nen los pre­sen­ta­do­res, por momen­tos Fidel se mues­tra tan emo­cio­na­do como noso­tros, como si de pron­to, tras aquel via­je apre­ta­do por las pági­nas de los dos libros, vie­ra en su con­jun­to, “como en una pelí­cu­la en ter­ce­ra dimen­sión” ‑diría Barnet‑, su pro­pia vida. “Es que resal­ta todo el valor de lo que se hizo, pero lo que más me intere­sa es ser útil.”

Comen­ta que lee cien­tos de des­pa­chos de agen­cias todos los días. Lite­ral­men­te devo­ra toda la infor­ma­ción que le lle­ga. Sigue con par­ti­cu­lar deta­lle la situa­ción en Vene­zue­la, que este 4 de febre­ro con­me­mo­ra­rá el 20 ani­ver­sa­rio de la Rebe­lión mili­tar coman­da­da por Hugo Chá­vez: “Nun­ca nadie hizo más por el pue­blo vene­zo­lano, que el Movi­mien­to Boli­va­riano”, comen­ta.

De muchas cosas habló Fidel con entu­sias­ta dis­po­si­ción al diá­lo­go a par­tir de los comen­ta­rios y pre­gun­tas del audi­to­rio: de las admi­ra­bles luchas que hoy libran los estu­dian­tes lati­no­ame­ri­ca­nos y del mun­do por sus dere­chos; de su pro­fun­da opo­si­ción a la ense­ñan­za paga­da; de su fir­me creen­cia en que los cono­ci­mien­tos adqui­ri­dos y desa­rro­lla­dos en nues­tro país pue­den mul­ti­pli­car las pro­duc­cio­nes, los bie­nes y el nivel de vida de la socie­dad, inclu­so en la agri­cul­tu­ra; de lo equi­vo­ca­dos que está­ba­mos todos al creer que en el socia­lis­mo los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos esta­ban resuel­tos; de los Nobel que rara­men­te pre­mian a los que creen en un sis­te­ma social más jus­to; de las sor­pren­den­tes nove­da­des de la cien­cia y la tec­no­lo­gía: del ries­go­so gas esquis­to y las fabu­lo­sas pers­pec­ti­vas de la nano­tec­no­lo­gía; de las visi­tas de líde­res mun­dia­les y la impre­sión que le han cau­sa­do; de Las Mal­vi­nas, “ese peda­zo de tie­rra arre­ba­ta­do a Argen­ti­na”, don­de aho­ra los bri­tá­ni­cos pre­ten­den extraer petró­leo y, por supues­to, de las terri­bles ame­na­zas que se cier­nen sobre Siria e Irán, mien­tras Esta­dos Uni­dos y Euro­pa pre­ten­den con­ven­cer a Rusia con la ridí­cu­la idea de que el escu­do anti­mi­si­les es para pro­te­ger a ese país de las ame­na­zas de Irán y Corea del Nor­te.

Es para él impres­cin­di­ble seguir al tan­to de los acon­te­ci­mien­tos, y reco­no­cer que “ya no hay espa­cio solo para los intere­ses nacio­na­les, si no están enmar­ca­dos en los intere­ses mun­dia­les… El deber nues­tro es luchar has­ta el últi­mo minu­to, por nues­tro país, por nues­tro pla­ne­ta y por la huma­ni­dad”.

Hablan­do de los Cin­co y con los Cin­co

En dos oca­sio­nes, Fidel habló de Juan Cris­tó­bal, de Romain Rolland como una de sus lec­tu­ras favo­ri­tas. La pri­me­ra fue al des­cu­brir en la fila detrás de sus com­pa­ñe­ros mon­ca­dis­tas, a las madres de los Cin­co. Aque­lla nove­la estu­vo entre sus lec­tu­ras en pri­sión. Fue una de las que sobre­vi­vió a la cen­su­ra del jefe de la cár­cel, un “tipo odio­so, imbé­cil, ladrón…” Tan­to que le prohi­bió libros como el Sta­lin de Trotsky y en cam­bio dejó pasar El Capi­tal, de Car­los Marx.

“Aquí esta­mos vien­do a los fami­lia­res de los Cin­co. Hay que ver lo que han resis­ti­do esos hom­bres”, excla­mó con admi­ra­ción. Y aun­que dijo que no había com­pa­ra­ción entre los casi dos años en que per­ma­ne­ció pre­so con los 13 que lle­van con­fi­na­dos Gerar­do, Ramón, Fer­nan­do, Anto­nio e inclu­so René ‑al que no le per­mi­ten vol­ver a Cuba- se le sin­tió par­ti­cu­lar­men­te intere­sa­do en la situa­ción actual de ellos.

“Aho­ra mis­mo esta­ba leyen­do lo que escri­bió Anto­nio, sobre el tras­la­do de pri­sión, ¿cómo está él?”, pre­gun­tó con mar­ca­do inte­rés aquel que como pre­so polí­ti­co tam­bién sufrió atro­pe­llos y has­ta ame­na­zas de muer­te.

Mir­ta, la madre de Tony, le expli­có que era un cam­bio al que tenía dere­cho y que él había pedi­do al redu­cir­se su con­de­na. El estu­vo 13 años en la pri­sión de máxi­ma de Flo­ren­ce, Colo­ra­do – tan dura que le lla­man el “Alca­traz de las Roco­sas”-, lo que obli­ga­ba a tomar tres avio­nes a sus fami­lia­res de visi­ta. Aho­ra está en Marian­na, Flo­ri­da, la mis­ma don­de estu­vo René has­ta su sali­da el 7 de octu­bre pasa­do.

“Ha resul­ta­do muy favo­ra­ble el cam­bio por el cli­ma y por­que aho­ra solo ten­go que tomar un avión y des­pués seguir por carre­te­ra”, expli­có la madre del poe­ta pri­sio­ne­ro, una admi­ra­ble mujer que este año cum­ple 80 de edad y ya esta­ba resin­tién­do­se de las ago­ta­do­ras jor­na­das de via­je para visi­tar a su hijo. En cuan­to a él, comen­tó que tie­ne muy buen áni­mo y que le pidió tras­mi­tir a todos las gra­cias por el apo­yo a la lucha por la cau­sa de los Cin­co que ha entra­do en una fase cru­cial y deci­si­va.

“Se man­tie­ne, como sus com­pa­ñe­ros, con la mis­ma fide­li­dad, resis­ten­cia, buen áni­mo y el deseo que por fin lle­gue la vic­to­ria”, dijo Mir­ta.

La visión ínti­ma de la His­to­ria

La escri­to­ra Gra­zie­lla Pogo­lot­ti, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Ale­jo Car­pen­tier, ini­ció la ron­da de pre­gun­tas. Uno de los pro­ble­mas del acer­ca­mien­to a la His­to­ria ‑así en mayús­cu­la- es que se sigue la secuen­cia de los gran­des acon­te­ci­mien­tos, pero casi nun­ca los reco­ve­cos, aque­llos deta­lles ínti­mos, la memo­ria, esas cosas que no solo tocan la men­te, sino el cora­zón. Pro­po­ne al líder de la Revo­lu­ción que siga escri­bien­do, que con­ti­núe esta saga tes­ti­mo­nial y que cuen­te más de su expe­rien­cia como lucha­dor y el inter­cam­bio con gran­des per­so­na­li­da­des del mun­do.

“Ten­go que apro­ve­char aho­ra, por­que la memo­ria se gas­ta”. Otra vez aflo­ra el mag­ní­fi­co humor de esta tar­de, y pro­me­te: “Estoy dis­pues­to a hacer todo lo posi­ble por trans­mi­tir lo que recuer­do bien… He esta­do expre­san­do todas las ideas que tenía y los sen­ti­mien­tos por los que atra­ve­sé”. Más ade­lan­te aña­de: “Tomo con­cien­cia de la impor­tan­cia de rela­tar todo eso para trans­mi­tir­lo, de modo que sea útil.”

Lla­mó la aten­ción sobre la enor­me revo­lu­ción que se ha pro­du­ci­do en el pen­sa­mien­to, en una épo­ca sig­na­da ade­más por avan­ces cien­tí­fi­cos inusi­ta­dos. “Inter­net es un ins­tru­men­to revo­lu­cio­na­rio que per­mi­te reci­bir y trans­mi­tir ideas, en las dos direc­cio­nes, algo que debe­mos saber usar”, y comen­tó sobre el enor­me poten­cial que tie­ne el país para par­ti­ci­par de estos desa­rro­llos. Por ejem­plo, solo la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Infor­má­ti­cas, entre estu­dian­tes, docen­tes y tra­ba­ja­do­res posee a 14 000 per­so­nas. “¿Esta­mos apro­ve­chan­do esos valo­res y recur­sos para trans­mi­tir ideas?”, se pre­gun­tó.

En diá­lo­go con Mirthia Bros­sard, pre­si­den­ta de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes de la Ense­ñan­za Media, dijo que “debe­mos apo­yar las ideas de la joven chi­le­na -Cami­la Valle­jo- en el sen­ti­do de luchar para que la edua­ción alcan­ce igual para todos. Que no sea solo una edu­ca­ción gene­ral y gra­tui­ta, sino preo­cu­par­nos por lo que se ense­ña”. Y aña­dió: “La edu­ca­ción es la lucha con­tra los ins­tin­tos. Los ins­tin­tos con­du­cen al egoís­mo, pero solo la con­cien­cia nos pue­de lle­var a la jus­ti­cia. Esta no es solo una fór­mu­la prác­ti­ca, sino teó­ri­ca­men­te la úni­ca acep­ta­ble.”

El pin­tor Ale­xis Ley­va Macha­do (Kcho) le comen­tó, ya casi al cie­rre del inter­cam­bio, que este libro pre­sen­ta al Fidel que se con­vir­tió en un líder de talla mun­dial no por la fuer­za, sino por su inte­li­gen­cia. Cuan­do el artis­ta le pidió que expre­sa­ra una reco­men­da­ción para bre­gar con este mun­do loco que nos ha toca­do en suer­te, el Coman­dan­te res­pon­dió: “Tú mis­mo lo has dicho, hace fal­ta más que un acto de valen­tía, un acto de inte­li­gen­cia.”

Lamen­tó el líder de la Revo­lu­ción que se ago­ta­ra el tiem­po, pero el encuen­tro cerró tal y como se había abier­to, con risas: “¡Qué lás­ti­ma, se va aca­bar esta reu­nión! Me he sen­ti­do muy feliz, pero yo soy un cola­bo­ra­dor de los médi­cos (que lo atien­den). Y cons­te que lo hago como un acto, no de valen­tía, sino de inte­li­gen­cia.”

Fidel Castro habla con René González. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro habla con René Gon­zá­lez. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te

Con­ver­sa­cio­nes al mar­gen

EL VALOR DE SARA

Dia­na Bal­boa, com­pa­ñe­ra de Sara Gon­zá­lez, cuyas ceni­zas serán lan­za­das este sába­do en la maña­na a las aguas de la Bahía de La Haba­na, subió al estra­do a pedi­do de Fidel, quien la abra­zó y elo­gió su con­sa­gra­ción al cui­da­do de la emble­má­ti­ca tro­va­do­ra cuba­na duran­te los inten­sos meses que duró su bata­lla con­tra el cán­cer.

“Sé que fuis­te muy valien­te”, le dijo Fidel, a lo que ella res­pon­dió: “Valien­te ella, Coman­dan­te. Ella se por­tó muy valien­te y mien­tras tuvo luci­dez, estu­vo preo­cu­pa­da por su tra­ba­jo, por su con­di­ción de cuba­na y patrio­ta y se fue tran­qui­la, no tuvo un final trá­gi­co.”

Mirán­do­se ambos a los ojos, Dia­na qui­so hacer­le saber al líder de la Revo­lu­ción que Sara fue muy feliz cuan­do supo por el direc­tor del CIMEQ y el pro­fe­sor Elliot, médi­co de cabe­ce­ra, de la per­ma­nen­te preo­cu­pa­ción per­so­nal de él por ella. “Yo solo que­ría saber que no le fal­ta­ba nada”, fue su res­pues­ta.

Lo demás, como todo lo esen­cial, no era visi­ble. Según Dia­na, “la con­ver­sa­ción estu­vo más en la ter­nu­ra que en las pala­bras. Yo sen­tí esa ter­nu­ra y una emo­ción muy pro­fun­da en su mira­da. Quién no sabe cuán­to se que­rían mutua­men­te Fidel y Sara.”

¿CON ANTONIO O CON RENÉ?

Ya se reti­ra­ban Fidel y los invi­ta­dos cuan­do entró una lla­ma­da de René al celu­lar de su espo­sa Olga que le pasó el telé­fono al líder de la Revo­lu­ción. Ini­cial­men­te él cre­yó que era Anto­nio. Su inter­lo­cu­tor le expli­có que no era el poe­ta por­que Fidel dijo ense­gui­da “Ah caram­ba, te había con­fun­di­do. Pen­sa­mos mucho en todos uste­des; vas a reci­bir dos libros que lee­rás en medio día”, le comen­tó entre otras cosas.

Jun­to a Fidel, todos tra­ta­ban de escu­char la voz del otro lado, pero solo alcan­za­mos a escu­char las últi­mas pala­bras de René: “Cuí­de­se, Coman­dan­te y nos vemos allá.”

“Un for­tí­si­mo abra­zo”, le dijo él. Des­pués inda­ga­ría con Olga si alguien lo acom­pa­ña en esta obli­ga­da reten­ción en terri­to­rio esta­dou­ni­den­se. Ella le comen­tó que lo visi­tan sus fami­lia­res que reci­ben visa, pero que en su “liber­tad vigi­la­da”, él tie­ne muchas res­tric­cio­nes, la peor de todas, la nega­ti­va a con­ce­der­le visa a ella para que pue­da acom­pa­ñar­lo.

“¿No te la han dado ni una sola vez?” qui­so saber. “Visa no, Coman­dan­te. Me la han nega­do siem­pre, des­de que me depor­ta­ron en el año 2000. Adria­na tam­po­co la ha reci­bi­do para visi­tar a Gerar­do des­de que está pre­so.”

Al des­pe­dir­las, Fidel insis­tió en su con­ven­ci­mien­to de que en la lucha por el regre­so de los Cin­co “vamos a tener éxi­to.”

Lea tam­bién:

Para des­car­gar la gale­ría de imá­ge­nes en alta reso­lu­ción, pin­che aquí

Fidel presentó el libro de memorias "Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo", dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco. Foto: Roberto Chile/ CubadebateCon­ver­san­do con René. Fidel pre­sen­tó el libro de memo­rias «Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po», dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te

Fidel presentó el libro de memorias "Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo", dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco. Foto: Roberto Chile/ CubadebateFidel pre­sen­tó el libro de memo­rias «Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po», dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te
Fidel presentó el libro de memorias "Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo", dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco. Foto: Roberto Chile/ CubadebateFidel pre­sen­tó el libro de memo­rias «Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po», dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te
Fidel presentó el libro de memorias "Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo", dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco. Foto: Roberto Chile/ CubadebateFidel pre­sen­tó el libro de memo­rias «Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po», dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te
Fidel presentó el libro de memorias " Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo", dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco. Foto: Roberto Chile/ CubadebateFidel pre­sen­tó el libro de memo­rias » Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po», dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te
Fidel presentó el libro de memorias "Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo", dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco. Foto: Roberto Chile/ CubadebateFidel pre­sen­tó el libro de memo­rias «Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po», dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te
Fidel presentó el libro de memorias "Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo", dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco. Foto: Roberto Chile/ CubadebateFidel pre­sen­tó el libro de memo­rias «Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po», dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te
Fidel presentó el libro de memorias "Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo", dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco. Foto: Roberto Chile/ CubadebateFidel pre­sen­tó el libro de memo­rias «Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po», dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te
Fidel presentó el libro de memorias "Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo", dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco. Foto: Roberto Chile/ CubadebateFidel pre­sen­tó el libro de memo­rias «Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del tiem­po», dos volú­me­nes de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con la escri­to­ra y perio­dis­ta Katius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile/​Cuba­de­ba­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *