Fidel Cas­tro, Gue­rri­lle­ro del tiem­po- Miguel Bar­net

Como dice Katius­ka Blan­co en la intro­duc­ción a Fidel Cas­tro Ruz: Gue­rri­lle­ro del Tiem­po, cuan­do ella se acer­có a él, ni su esta­tu­ra físi­ca ni su apa­rien­cia era lo que más le impre­sio­na­ba. “Pre­fie­ro el vie­jo reloj, los vie­jos espe­jue­los, las vie­jas botas, y en polí­ti­ca, todo lo nue­vo.” Habla­ba en susu­rro, tan­to, que daba la impre­sión de que todo era con­fi­den­cial. Y lo era.

Katius­ka ha teni­do el pri­vi­le­gio de com­par­tir par­te de esas con­fi­den­cias que cual­quier escri­tor, cual­quier perio­dis­ta hubie­ra que­ri­do poseer, aun­que fue­ra por unas horas.

¿Será ver­dad, se pre­gun­ta la escri­to­ra, que más de una sema­na des­pués del triun­fo de enero dor­mía con las botas pues­tas? Nadie pue­de cues­tio­nar lo inve­ro­sí­mil de tan­tas his­to­rias con­ta­das; tan­tas aven­tu­ras, tan­tas dis­qui­si­cio­nes filo­só­fi­cas y tan­tas y tan­tas esce­nas de inti­mi­dad en la vida del héroe. Este ha sido el des­ve­lo de la escri­to­ra quién nos ha entre­ga­do sen­dos volú­me­nes con entre­vis­tas que reve­lan al gue­rri­lle­ro en su más lumi­no­sa ima­gen, en su esta­tu­ra de hom­bre sen­ci­llo, fami­liar, ama­ble en la voz, y due­ño de un poder colo­quial que cam­bió el esti­lo del dis­cur­so polí­ti­co lati­no­ame­ri­cano.

Su pen­sa­mien­to, como expre­sa la auto­ra con cer­te­za, es inte­gra­dor. Es una sim­bio­sis de expe­rien­cias vivi­das, sue­ños y refle­xio­nes de futu­ro que se con­ju­gan armó­ni­ca­men­te.

Cues­ta mucho creer que el hom­bre que en poco más de medio siglo vió rea­li­za­da tan­tas qui­me­ras, ten­ga aun en su car­caj per­so­nal un arse­nal de ideas tan cau­da­lo­so y rico.

Fidel no des­can­sa. Su cabe­za no cesa en orga­ni­zar mun­dos, en hacer cre­cer en la ima­gi­na­ción de los otros his­to­rias vivi­das, sue­ños com­par­ti­dos, jui­cios cer­te­ros que reve­lan un pen­sa­mien­to joven y un carác­ter inmar­ce­si­ble.

Un cues­tio­na­rio muy com­ple­to y abar­ca­dor pro­pi­cia el acer­ca­mien­to más pro­fun­do y sen­si­ble al jefe de la Revo­lu­ción. Dos tomos que con­tie­nen los temas más disí­mi­les de la vida de Fidel, de los ava­ta­res de la Revo­lu­ción Cuba­na, de la Amé­ri­ca Nues­tra pro­cla­ma­da por José Mar­tí, de héroes del pasa­do y del futu­ro de la isla sos­te­ni­dos sobre nobles cau­sas de jus­ti­cia y crea­ción. Un cues­tio­na­rio inte­li­gen­te y son­dea­dor, que cata­li­za las expe­rien­cias más con­tro­ver­ti­das, los acon­te­ci­mien­tos más extra­or­di­na­rios que haya podi­do expe­ri­men­tar un líder polí­ti­co y que al final reve­lan la sen­si­bi­li­dad cin­ce­la­da por los gol­pes de la vida.

Gala de una memo­ria pro­di­gio­sa, con deta­lles insó­li­tos que van des­de la edad de dos años cuan­do aún no tenía idea de la muer­te, y había pre­sen­cia­do el tris­te velo­rio de un tío has­ta los hechos más recien­tes con­ta­dos con pre­ci­sión y vue­lo ima­gi­na­ti­vo.

Fuer­za de carác­ter, espí­ri­tu aler­ta, com­pren­sión hacia aque­llos fami­lia­res que, imbui­dos de ideas con­tra­rias, no pen­sa­ban como él; todo eso nos lo mues­tra Katius­ka en un pron­tua­rio que reve­la, ade­más, el ínti­mo y pro­fun­do diá­lo­go entre la escri­to­ra y Fidel. Ella supo inci­tar­lo a con­tar, él se sin­tió moti­va­do por la inte­li­gen­cia y pers­pi­ca­cia de ella. Cuan­do fal­ta­ba un dato ella lo pro­por­cio­na­ba, cuan­do un moti­vo no era sufi­cien­te para esti­mu­lar­lo ella uti­li­za­ba el recur­so psi­co­ló­gi­co y la habi­li­dad perio­dís­ti­ca para que él reac­cio­na­ra al momen­to.

Una luci­dez des­lum­bran­te y una pro­yec­ción diri­gi­da a la colec­ti­vi­dad, a los cam­bios socia­les y al futu­ro. Una pupi­la que ve al ser humano en su deve­nir, sin menos­ca­bo del pasa­do y sus leyes; esa mane­ra de enfo­car a la socie­dad des­de un huma­nis­mo pro­fun­do sin­gu­la­ri­za su filo­so­fía y los pos­tu­la­dos mar­tia­nos des­de los cua­les per­ci­bió el mun­do.

El tomo 2 de esta obra tan abar­ca­do­ra, cubre un dia­pa­són muy amplio que va, des­de el gol­pe de esta­do de Batis­ta, has­ta la ofen­si­va, la con­tra­ofen­si­va y el triun­fo revo­lu­cio­na­rio.

Cada uno de estos capí­tu­los va deve­lan­do el desa­rro­llo cre­cien­te de una men­ta­li­dad que en medio del fra­gor de los hechos polí­ti­cos y las con­tra­dic­cio­nes va incu­ban­do el más sóli­do pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio; el que daría al tras­te con la dic­ta­du­ra y el capi­ta­lis­mo depen­dien­te que vivía Cuba.

La uni­ver­si­dad y la fra­gua de ideas revo­lu­cio­na­rias que cho­ca­ron fren­te al dog­ma­tis­mo o la impro­vi­sa­ción, la géne­sis del Par­ti­do Orto­do­xo, la deca­den­cia del Par­ti­do Auten­ti­co de Grau; en fín, las tur­bu­len­cias carac­te­rís­ti­cas de un mun­do al revés; don­de mos­tra­ban su ore­ja pelu­da el opor­tu­nis­mo y la corrup­ción repu­bli­ca­na.

A todas esas situa­cio­nes ape­la Katius­ka Blan­co para pro­vo­car la memo­ria de Fidel y hacer­lo juz­gar la his­to­ria de Cuba antes del triun­fo revo­lu­cio­na­rio que él pro­pi­ció.

Par­ti­cu­lar­men­te dra­má­ti­cas son las decla­ra­cio­nes de Fidel, un joven enton­ces de poco más de vein­te años, cuan­do tie­ne lugar la muer­te de Eduar­do Chi­bás, pre­ce­di­da por un cúmu­lo de calum­nias a su per­so­na que con­tri­buían a debi­li­tar al Par­ti­do Orto­do­xo, úni­co fren­te enton­ces que cla­ma­ba por la hon­ra­dez y las vir­tu­des mar­tia­nas.

¨El ges­to heroi­co de Chi­bás, sacri­fi­cán­do­se volun­ta­ria­men­te en la cruz, es un inmen­so honor entre espi­nas de infa­mia e insul­tos fari­seos… expre­so Fidel des­pués de la muer­te del can­di­da­to a Pre­si­den­te por la Orto­do­xia y pro­si­guió citan­do a José Mar­tí: “Si hay muchos hom­bre sin deco­ro, hay otros que lle­van en sí el deco­ro de muchos hom­bres¨. Hacia mucho rato ya que Fidel soña­ba con la con­se­cu­ción de los gran­des des­ti­nos y los idea­les de una Cuba sobe­ra­na.

Hacía mucho rato que esbo­za­ba des­de sus cuar­te­les de refle­xión, una estra­te­gia para la toma del poder, que no podría con­tar en lo abso­lu­to con los res­tos, que como hilos des­hi­la­cha­dos, que­da­ban del Par­ti­do Orto­do­xo; como eran Rober­to Agra­mon­te y José Par­do Lla­da.

La expe­rien­cia de lo vivi­do lo ayu­dó siem­pre como expre­sa en el segun­do tomo a una com­pren­sión pre­coz de la reali­dad social y polí­ti­ca de la isla. Cono­cía bien al pue­blo, su psi­co­lo­gía y sus más puras aspi­ra­cio­nes.

Y no tenía com­pro­mi­sos con el pasa­do. He ahí la dife­ren­cia con los polí­ti­cos de turno en los pro­mis­cuos y con­vul­sos años que pre­ce­die­ron al triun­fo de la Revo­lu­ción.

Con pocos recur­sos mediá­ti­cos, sin dine­ro, pero con la habi­li­dad de un polí­ti­co de san­gre se sumer­gió en lo más genuino de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y lle­vó a cabo una vio­len­ta cam­pa­ña con­tra todas las ban­de­ras de la seu­do­re­pú­bli­ca, el gobierno de Car­los Prio, pri­me­ro y su fran­ca­che­la de sobor­nos, latro­ci­nio y vicios polí­ti­cos. Y más tar­de la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Batis­ta a la cual a par­tir del gol­pe de esta­do de 1952, que vis­lum­bró sagaz­men­te, le hizo una radio­gra­fía que deja­ba sin alien­to al más agu­do de los ana­lis­tas de la épo­ca.

Con­mo­ve­do­ras las pági­nas en que se cuen­tan las horas de sobre­sal­to que siguie­ron al gol­pe de esta­do de Batis­ta, total­men­te iné­di­tas y reve­la­do­ras de la valen­tía de Fidel, en momen­tos de caos, cuan­do denun­cia el zar­pa­zo, con un pri­mer mani­fies­to públi­co que enca­be­zó con la fra­se ¨Revo­lu­ción no, zar­pa­zo¨ y lo fir­ma­ba con su nom­bre. Fue, a mi jui­cio, como una luz que alum­bra­ba un nue­vo des­tino para Cuba y el naci­mien­to de un guía indis­cu­ti­ble.

A lo lar­go de estas pági­nas de his­to­ria viva de Cuba, ancla­da en lo más hon­do de sus raí­ces y latien­do con el pul­so de los tiem­pos, Fidel Cas­tro va des­gra­nan­do hechos y acon­te­ci­mien­tos vis­tos des­de una ópti­ca cón­ca­va y obje­ti­va. Nos da una visión que invi­ta a una rees­cri­tu­ra de la his­to­ria a par­tir de pun­tos de vis­ta per­so­na­les que ponen en sol­fa esque­mas tra­di­cio­na­les y enfo­ques par­cia­les que la han dis­tor­sio­na­do.

Abun­dan tam­bién en estas pagi­nas los cho­ques y las con­se­cuen­tes decep­cio­nes de Fidel y los ver­da­de­ros revo­lu­cio­na­rios que le siguie­ron en los pri­me­ros momen­tos como Abel San­ta­ma­ría y Jesús Mon­ta­né Oro­pe­sa, entre otros, fren­te a figu­ras de res­pe­to que no esta­ban dis­pues­tas a tomar las armas.

Embrión del asal­to al cuar­tel Mon­ca­da y al de Baya­mo, los pri­me­ros meses de 1953 con­so­li­da­ron a un gru­po de revo­lu­cio­na­rios supe­rior a todos los otros y mar­ca­ron el ini­cio de una eta­pa don­de la gene­ra­ción his­tó­ri­ca se iba fra­guan­do. Fidel Cas­tro en el cen­tro de los acon­te­ci­mien­tos es la úni­ca fuer­za, con sus hom­bres, que hará algo que cam­bie la his­to­ria defi­ni­ti­va­men­te. El Mon­ca­da, en su pro­pia voz, resur­ge con nue­vos des­te­llos ante los ojos del lec­tor.

Aun sin las lla­ma­das con­di­cio­nes obje­ti­vas o sub­je­ti­vas pero sí con un ejer­ci­to del pue­blo y como expre­sa Fidel a par­tir del patrio­tis­mo, la dig­ni­dad, las tra­di­cio­nes y las rebel­días de las masas y des­de lue­go el odio a la tira­nía se pudo ini­ciar la ver­da­de­ra lucha que lle­vó final­men­te a la vic­to­ria.

He aquí un Fidel Cas­tro sin ama­rras y des­inhi­bi­do que a par­tir de pre­gun­tas inte­li­gen­tes y opor­tu­nas emi­te jui­cios de valor sobre momen­tos cru­cia­les de su vida, y sobre per­so­na­jes de la polí­ti­ca de Cuba que nun­ca como aho­ra se ven some­ti­dos al tri­bu­nal de la his­to­ria.

Haber teni­do el pri­vi­le­gio de una lar­ga vida y de una memo­ria impe­ca­ble, así como el de con­tar con un inter­lo­cu­tor de la talla de Katius­ka Blan­co hacen de este libro un docu­men­to úni­co por su valor tes­ti­mo­nial.

No voy a rela­tar los inci­den­tes del asal­to al Mon­ca­da. Lo dejo a la dis­cre­ción y sus­pen­so de los lec­to­res pero sin dudas es uno de los capí­tu­los más inten­sos níti­dos y estre­me­ce­do­res de aque­lla heroi­ca acción.

Mere­ce, sin embar­go, des­ta­car el papel no sólo de Fidel y Raúl en la mis­ma si no el de todos y cada uno de los asal­tan­tes ya que, sin dudas, aque­lla ges­ta fue una de las pági­nas más dra­má­ti­cas de la epo­pe­ya revo­lu­cio­na­ria.

“Sen­tía­mos infi­ni­ta amar­gu­ra e irri­ta­ción, lue­go del duro revés”, con­fie­sa Fidel, pero la deci­sión de seguir luchan­do era inque­bran­ta­ble.

El ejer­ci­to mam­bí resur­gía, enton­ces, con nue­vos bríos e ideas liber­ta­rias. Fidel recuer­da la inte­gri­dad del tenien­te Pedro Sarría cuan­do le dice a los sol­da­dos batis­tia­nos ¨Las ideas no se matan¨ como quien enar­bo­la un prin­ci­pio o una ban­de­ra. Sarría fue un ángel de la guar­da baja­do del cie­lo. Capi­tu­lo estre­me­ce­dor digno de un fil­me que espe­ra su rea­li­za­ción.

La ínti­ma corres­pon­den­cia que el Coman­dan­te en Jefe, enton­ces sen­ci­lla­men­te el joven abo­ga­do Fidel Cas­tro, le envía a sus padres ya en la pri­sión es tam­bién una prue­ba de su ente­re­za moral y sus con­vic­cio­nes filo­só­fi­cas.

¨Ten­go la más com­ple­ta segu­ri­dad, escri­be, de que sabrán com­pren­der­me y ten­drán pre­sen­te que en la tran­qui­li­dad y con­for­mi­dad de uste­des está siem­pre nues­tro mejor con­sue­lo¨.

Y refi­rién­do­se a la idea de la patria, aña­de: ¨Cuan­do nos trae en el pre­sen­te horas de amar­gu­ra, es por­que nos reser­va para el futu­ro sus mejo­res dones¨.

Poder sen­tir la vibra­ción del rela­to del jui­cio del Mon­ca­da, con todos sus mati­ces y cali­brar el cora­je de Fidel y su intran­si­gen­cia que lo hacían desa­fiar todos los obs­tácu­los, es otro pri­vi­le­gio que nos da este segun­do tomo de Gue­rri­lle­ro del Tiem­po.

“La jus­ti­cia está enfer­ma”, expre­só el Coman­dan­te aquel 16 de octu­bre de 1953 en una sala peque­ñi­ta, casi sin públi­co, don­de pro­nun­ció su ale­ga­to ¨La his­to­ria me absol­ve­rᨠajeno a dog­mas y doc­tri­nas abs­trac­tas. El jui­cio pare­cía algo irreal. Quin­ce años de pri­va­ción de liber­tad pero la con­vic­ción de que su lucha abri­ría nue­vos cami­nos lo lle­vó a pro­nun­ciar aque­llas pala­bras ins­cri­tas en las pági­nas más glo­rio­sas de nues­tra his­to­ria.

A la sazón escri­be: en cuan­to a mí, se que la cár­cel será dura como no la sido nun­ca para nadie, pre­ña­da de ame­na­zas, de ruin y cobar­de ensa­ña­mien­to, pero no le temo, como no temo la furia del tirano mise­ra­ble que arran­có la vida a 70 her­ma­nos míos. Con­de­nad­me, no impor­ta, la his­to­ria me absol­ve­rá¨.

La cár­cel en Bonia­to, en noches sin luz, en una cama estre­cha, escri­bien­do con zumo de limón, negán­do­se a comer, desa­fian­do a los car­ce­le­ros… y lue­go el tras­la­do a Isla de Pinos pla­ga­do tam­bién de humi­lla­cio­nes, vic­ti­ma de baje­zas y mez­quin­da­des como aque­lla de las car­tas de amor con des­ti­na­ta­rios equí­vo­cos para crear un con­flic­to que tuvo serias con­se­cuen­cias. Car­tas de amor que encie­rran una espi­ri­tua­li­dad que lejos de que­bran­tar­se se hacia más fuer­te en la medi­da en que afron­ta­ba todo tipo de con­tin­gen­cias.

Gue­rri­lle­ro del Tiem­po, tomo dos, mues­tra la esta­tu­ra moral de un ser humano cuya dimen­sión como ha dicho Wil­fre­do Lames impo­si­ble de medir. En la últi­ma car­ta que escri­bió a su her­ma­na Lidia en mayo de 1955, des­de la cár­cel, con­fie­sa “Val­dré menos cada vez que me vaya acos­tum­bran­do a nece­si­tar más cosas para vivir, cuan­do olvi­de que es posi­ble estar pri­va­do de todo sin sen­tir­se infe­liz. Así he apren­di­do a vivir, y eso me hace tan­to más temi­ble como apa­sio­na­do defen­sor de un ideal que se ha reafir­ma­do y for­ta­le­ci­do en el sacri­fi­cio. Podré pre­di­car con el ejem­plo que es la mejor elo­cuen­cia”…

Libros solo he nece­si­ta­do y los libros los ten­go con­si­de­ra­dos como bie­nes espi­ri­tua­les…”

La auto­ra de esta lar­ga entre­vis­ta al Coman­dan­te lue­go de esta con­fe­sión expre­sa “sien­to her­mo­sa y espar­ta­na la acti­tud que guió sus luchas has­ta hoy”. Noso­tros, des­de lue­go, com­par­ti­mos ese sen­ti­mien­to.

Des­de la pri­sión Fidel y sus com­pa­ñe­ros diri­gían la bata­lla y el movi­mien­to cre­ció. Men­sa­jes, denun­cias, ins­truc­cio­nes ema­na­ban des­de lo más sór­di­do de la cár­cel y el apo­yo a la cau­sa se hizo mayor, a pesar del con­fi­na­mien­to y el velo de silen­cio impues­to por Batis­ta a los mon­ca­dis­tas. Final­men­te el tirano se vió obli­ga­do a decre­tar la amnis­tía para nor­ma­li­zar el país e ir segu­ro a las elec­cio­nes con­vo­ca­das.

Fidel ven­ce­dor de múl­ti­ples reve­ses, tuvo pacien­cia pero no acep­tó la con­di­ción impues­ta de aban­do­nar la lucha. Por el con­tra­rio se opu­so a la amnis­tía y en una car­ta públi­ca reve­la­do­ra tam­bién del carác­ter que iba a impri­mir­le a la revo­lu­ción triun­fan­te escri­bió “! No que­re­mos amnis­tía al pre­cio de la des­hon­ra. “Mil años de cár­cel antes que la humi­lla­ción” . Prin­ci­pio indo­ble­ga­ble que ha mar­ca­do los más de 50 años de revo­lu­ción fren­te al blo­queo nor­te­ame­ri­cano. “De todas las bar­ba­ri­da­des huma­nas, escri­bió tam­bién des­de la cár­cel, lo que menos con­ci­bo es el absur­do”

Y es pre­ci­sa­men­te el absur­do de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na hacia Cuba el que ha inten­ta­do demo­ni­zar a su per­so­na y sub­es­ti­mar las con­di­cio­nes mora­les de nues­tro pue­blo.

Fidel jamás se ame­dren­tó, jamás tuvo siquie­ra un ins­tan­te de vaci­la­ción o pesi­mis­mo. Ese tem­ple de estoi­cis­mo y con­fian­za lo ha impreg­na­do a su pue­blo y estoy segu­ro que ha sido un baluar­te de moral y espi­ri­tua­li­dad que nos ha sos­te­ni­do fren­te al opro­bio de las cam­pa­ñas más deni­gran­tes y el ais­la­mien­to mayor.

El mun­do podrá juz­gar­lo por acti­tu­des que no alcan­cen una cabal com­pren­sión, o por erro­res que él mis­mo se ha seña­la­do, pero nadie ten­drá el valor de dudar sobre su inte­li­gen­cia huma­na y su pro­ba­do cora­je ante todo los ries­gos que le ha toca­do com­par­tir con sus con­tem­po­rá­neos.

La lucha en Cuba no ofre­ce garan­tía algu­na para sus pla­nes. Y al pri­me­ro que envió a Méxi­co fue a su her­mano Raúl. Méxi­co era el país don­de siem­pre se habían refu­gia­do los revo­lu­cio­na­rios cuba­nos y Katius­ka recor­da­ba que José Mar­tí escri­bió, “Méxi­co es la tie­rra de refu­gio don­de todo pere­grino ha halla­do her­mano”.

Y allí tuvo que via­jar pero antes decla­ró a la pren­sa “De via­jes como este no se regre­sa, o se regre­sa con la tira­nía des­ca­be­za­da a los pies”

Y el ocho de enero de 1959 entró en La Haba­na como lo había anun­cia­do, con la tira­nía des­ca­be­za­da y con el pue­blo de Cuba jun­to a él.

Vic­tor Hugo habló una vez de una tem­pes­tad bajo el crá­neo, “noso­tros con­fie­sa el Coman­dan­te en Jefe, cuan­do lle­ga­mos a Méxi­co lle­vá­ba­mos la revo­lu­ción bajo el crá­neo”. Méxi­co reci­bió a los com­ba­tien­tes con sim­pa­tía y ellos actua­ban con cau­te­la en la ciu­dad azte­ca. Des­cri­be aquí el Coman­dan­te las difi­cul­ta­des y penu­rias que atra­ve­sa­ron en la ciu­dad capi­tal, los luga­res don­de se hos­pe­da­ron, la míti­ca casa de María Anto­nia y otras no menos hos­pi­ta­la­rias, el encuen­tro con el Che de carác­ter afa­ble, modes­to y noble, “nadie sabía enton­ces que iba a hacer des­pués lo que hizo y con­ver­tir­se en lo que es hoy: un sím­bo­lo uni­ver­sal”, la cuen­ta a su entre­vis­ta­do­ra.

Afian­za los lazos entra­ña­bles con Mon­ta­né, “jefe de vete­ra­nos” como lo lla­mó, con Mel­ba Her­nán­dez, con Cán­di­do Gon­zá­lez y Chu­chú Reyes, con todos los que iban de Cuba a la gran haza­ña del Gran­ma deno­mi­na­da por el Che como la Aven­tu­ra del Siglo.

Entre­na­mien­to dia­rio baja la direc­ción del legen­da­rio Alber­to Bayo, com­ba­tien­te de la repú­bli­ca espa­ño­la, la inapre­cia­ble ayu­da de Anto­nio Con­de, el Con­de, due­ño de una arme­ría y exper­to en muni­cio­nes y armas de miri­llas teles­có­pi­cas.

Lue­go, el aco­so de los espías de Batis­ta radi­ca­dos en Méxi­co y de la poli­cía secre­ta, la pri­sión tem­po­ral y los aza­res y con­tin­gen­cias pro­pias de un gru­po de hom­bres que vivían clan­des­ti­nos en un país que no era el suyo.

Admi­ra­ble la con­duc­ta del expre­si­den­te Láza­ro Cár­de­nas quien sin vaci­la­ción inter­ce­dió por los futu­ros expe­di­cio­na­rios y ayu­dó a neu­tra­li­zar la hos­ti­li­dad hacia ellos.

Pero el Gran­ma esta­ba a pun­to de poner proa hacia Cuba y nada iba a dete­ner a los com­ba­tien­tes. En su casa de Birán, cuen­ta Katius­ka, no exis­tía nin­gu­na duda de que el retorno del hijo pró­di­go era inmi­nen­te. Fidel se cre­ce como un gigan­te cuan­do hacien­do un des­co­mu­nal esfuer­zo acu­de a Car­los Prío en bus­ca de fon­dos para la cau­sa revo­lu­cio­na­ria por enci­ma de pro­fun­das dife­ren­cias polí­ti­cas y mora­les con el expre­si­den­te derro­ca­do por el más arte­ro gol­pe de esta­do de la his­to­ria cuba­na. Cru­za a nado el río Bra­vo para lle­gar a la otra ori­lla don­de se encuen­tra con Prío, tras ven­cer obs­tácu­los per­so­na­les, para cum­plir con la pro­me­sa de seguir ade­lan­te. Aquel dine­ro, cuen­ta “nos per­mi­tió cum­plir con nues­tra con­sig­na, lo que for­ta­le­ció la con­fian­za del pue­blo en la nue­va gene­ra­ción revo­lu­cio­na­ria”. ” Prío, aña­de, no corría nin­gún ries­go, me esta­ba espe­ran­do en un motel y era feliz de reu­nir­se con aquel jaco­bino que no que­ría tra­tos de nin­gu­na cla­se con el gobierno ante­rior”.

Final­men­te zar­pa des­de Tux­pan en medio de una adver­si­dad sin lími­tes. Por un lado el des­con­cier­to ante el des­am­pa­ro en que podría que­dar su hijo y lo tris­te de la muer­te de su padre en Birán dos meses antes.

El Gran­ma se con­vier­te en una ban­de­ra de lucha des­de la mis­ma madru­ga­da del 25 de noviem­bre en que los futu­ros héroes de Ale­gría de Pío se embar­can en él. Se cru­zan los des­ti­nos de la clan­des­ti­ni­dad y el peli­gro en un yate para 10 o 12 hom­bres que tras­la­dó a 82. Lue­go de ven­cer múl­ti­ples obs­tácu­los y bur­lar la guar­dia mari­na el Gran­ma entró en el mar. La tem­pes­tad levan­ta­ba olas gigan­tes­cas, pero la ale­gría de los tri­pu­lan­tes fue mayor. Can­ta­ron el Himno Nacio­nal, aun ven­cien­do el mareo. La tra­ve­sía fue infer­nal. El rui­do de los moto­res tala­dra­ba los oídos de los 82 hom­bres. El Jefe de la Revo­lu­ción con­ver­ti­do en mecá­ni­co se ocu­pa­ba de arre­glar los des­per­fec­tos de una nave, cali­fi­ca­da por él mis­mo como una cás­ca­ra de nuez.

La ansie­dad por lle­gar a las cos­tas cuba­nas hizo que le excla­ma­ra a Faus­tino Pérez “qui­sie­ra tener la facul­tad de volar” Tal era la ansie­dad de todos en lle­gar. Aque­lla excla­ma­ción de ale­gría, pese al tor­tuo­so des­em­bar­co cali­fi­ca­do por el Che como un ver­da­de­ro nau­fra­gio me recuer­da las emo­ti­vas pala­bras escri­tas en el dia­rio de José Mar­tí cuan­do lle­gó a Pla­yi­tas de Caja­gua­bo: Sal­to, dicha gran­de.

El 2 de diciem­bre la ale­gría de lle­gar a la isla, se empa­ña­ba con la infer­nal avia­ción sobre­vo­lan­do el bar­co. Pero la suer­te esta­ba echa­da. En el tomo dos de este Gue­rri­lle­ro del Tiem­po, como en los dia­rios de Raúl y del Che se pal­pa la his­to­ria que due­le en la piel y agi­ta el cora­zón con emo­cio­nes encon­tra­das.

Arse­nal de anéc­do­tas dra­má­ti­cas y fes­ti­vas, de ava­ta­res cer­ca­nos a la mís­ti­ca, de recuer­dos per­so­na­les y hechos que mos­tra­ban en las peo­res cir­cuns­tan­cias la pro­fun­da con­cien­cia de los com­ba­tien­tes, este tomo es no sólo un cua­derno de bitá­co­ra de la gue­rra, sino un idea­rio de los valo­res más altos que acom­pa­ña­ron a cada uno de ellos en los días más difí­ci­les de la gue­rra en las mon­ta­ñas. Y una mues­tra de un con­jun­to de injus­ti­cias exor­ci­za­das que le dan un sig­ni­fi­ca­do váli­do a la vida.

Frag­men­tos con­mo­ve­do­res del dia­rio de Raúl, men­sa­jes del llano, sig­nos de acción de Frank País y Celia Sán­chez, de Vil­ma, Mel­ba y Hay­dée; la pre­sen­cia opor­tu­na de Gui­ller­mo Gar­cía, en la Sie­rra, en fin, un docu­men­to úni­co ava­la­do por el tes­ti­mo­nio del Jefe de la Revo­lu­ción. Una chis­pa que encen­dió una lla­ma­ra­da inven­ci­ble exten­di­da, en el llano y en la Sie­rra Maes­tra, la Sie­rra Cris­tal, el Escam­bray y toda Cuba.

Esta saga está acom­pa­ña­do de un plie­go de foto­gra­fías que van des­de la déca­da del 50 has­ta el mis­mo triun­fo de la Revo­lu­ción y la entra­da vic­to­rio­sa a La Haba­na el 8 de enero de 1959.

Los sue­ños impo­si­bles se con­ver­tían en reali­dad. Y como dice el pro­pio Fidel “La his­to­ria abría sus puer­tas para siem­pre a una vida nue­va y dig­na para el pue­blo de Cuba”.

Todo lo demás, aña­de, depen­de­rá de noso­tros mis­mos. La vida nos otor­gó el pri­vi­le­gio de que el pro­ta­go­nis­ta de estos hechos, con su pro­ver­bial luci­dez y su memo­ria esté aún entre noso­tros. Sea­mos dig­nos de él. Gra­cias Fidel por haber deja­do el teso­ro de tu vida en estas pági­nas que son una lec­ción para futu­ras gene­ra­cio­nes. Y la cer­ti­dum­bre de que un mun­do nue­vo es posi­ble

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *