Con­fron­tar para avan­zar- Asier Imaz, Aran­tza Sara­so­la, Xabier Ugar­te­men­dia y Gar­bi­ñe Uranburu

La actual cri­sis nos está demos­tran­do que los dere­chos se pue­den per­der en un día por mucho esfuer­zo y lucha que cos­ta­ra con­se­guir­los. La cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca vie­ne res­pon­dien­do a la impo­si­ción que supo­nen las refor­mas labo­ra­les, y al robo de dere­chos en los cen­tros de tra­ba­jo, pero en LAB pen­sa­mos que es hora de supe­rar la fase de resis­ten­cia y de dotar­nos de ins­tru­men­tos para comen­zar a reco­rrer otro camino. Uno pro­pio que nos per­mi­ta res­pon­der a las nece­si­da­des de la socie­dad vas­ca en gene­ral y de las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res en particular.

La nego­cia­ción colec­ti­va debe ser una herra­mien­ta de dis­tri­bu­ción de la rique­za, es el espa­cio en el que las par­tes social y empre­sa­rial miden sus fuer­zas, y estas fuer­zas no se miden por igual en el ámbi­to del Esta­do y en Eus­kal Herria. Aquí un mode­lo sin­di­cal que apues­ta por la lucha como úni­ca for­ma de con­se­guir avan­ces en la nego­cia­ción colec­ti­va ha gene­ra­do mejo­res con­ve­nios, con mejo­res sala­rios y meno­res jor­na­das que los con­ve­nios fir­ma­dos en el Esta­do con­di­cio­na­dos por un sin­di­ca­lis­mo pac­tis­ta y ago­ta­do. Por lo tan­to, el resul­ta­do de la nego­cia­ción colec­ti­va en nues­tro ámbi­to no son «pri­vi­le­gios», como afir­ma la patronal.

¿Por qué es un pri­vi­le­gio que la media de la pro­duc­ti­vi­dad de las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res vas­cos esté por enci­ma de la media euro­pea, mien­tras la par­ti­ci­pa­ción de los sala­rios en el PIB ha per­di­do 7 puntos?

En Hego Eus­kal Herria el mode­lo de nego­cia­ción colec­ti­va tie­ne en el con­ve­nio pro­vin­cial sec­to­rial su base fun­da­men­tal y es la refe­ren­cia para la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, esta­ble­cien­do una base míni­ma. En este mode­lo el ámbi­to de empre­sa ha ser­vi­do para mejo­rar los dere­chos reco­gi­dos en el pro­vin­cial sec­to­rial. La últi­ma refor­ma y la que está en cur­so son un ata­que direc­to a este mode­lo. El ata­que se da des­de arri­ba, vacian­do de con­te­ni­do el ámbi­to pro­vin­cial a favor del ámbi­to esta­tal (reser­van­do al ámbi­to esta­tal la deci­sión sobre qué mate­rias com­pe­ten al ámbi­to pro­vin­cial), y des­de aba­jo, dotan­do a la nego­cia­ción en el ámbi­to de empre­sa capa­ci­dad de nego­ciar a la baja lo fija­do en el sec­to­rial (esto es, dejar­nos sin base míni­ma). Los obje­ti­vos de las refor­mas son dos principalmente:

-Anu­lar la capa­ci­dad de con­fron­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca, dilu­yén­do­la en la del Esta­do, don­de la posi­ción sin­di­cal es no confrontar.

-Dejar sin efec­to la garan­tía de míni­mos que supo­ne el con­ve­nio pro­vin­cial sec­to­rial y abrir su des­cuel­gue a la baja en la empresa.

Sus con­se­cuen­cias se miden en dere­chos per­di­dos, en meno­res suel­dos, en fle­xi­bi­li­dad y des­pi­dos. En nues­tra mano está evi­tar­lo. LAB se reafir­ma, hoy y aquí es posible.

La defen­sa del ámbi­to pro­pio, la defen­sa de los con­ve­nios pro­vin­cia­les, es una nece­si­dad del ámbi­to labo­ral en su con­jun­to. La com­pa­ra­ti­va de dere­chos es tan evi­den­te que el valor de la herra­mien­ta supera por sí mis­mo ideo­lo­gías y estra­te­gias sin­di­ca­les dife­ren­tes. Pero debe tener más valor si cabe para quien se con­si­de­re sobe­ra­nis­ta, ya que la nego­cia­ción colec­ti­va cons­ti­tu­ye uno de los pila­res de un mar­co pro­pio de rela­cio­nes labo­ra­les. Tam­bién debe­mos incluir a la cla­se empre­sa­rial vas­ca, que debe enten­der que la sali­da de la cri­sis no va a venir empeo­ran­do las con­di­cio­nes labo­ra­les y de vida de las y los tra­ba­ja­do­res vas­cos a tra­vés de la impo­si­ción de las medi­das neo­li­be­ra­les que les dic­tan des­de Madrid. Las con­di­cio­nes labo­ra­les de Eus­kal Herria deben ser acor­da­das aquí. Lo con­tra­rio nos lle­va­rá a la ruina.

Podría­mos hacer como el aves­truz y espe­rar los efec­tos de las refor­mas en el ámbi­to de empre­sa, pero a estas altu­ras afir­mar que des­de la con­fron­ta­ción en el ámbi­to de la empre­sa palia­mos las con­se­cuen­cias de las refor­mas es una renun­cia. Las nego­cia­cio­nes ya cerra­das en este ámbi­to así lo demues­tran. La ame­na­za de des­pi­dos colec­ti­vos y la ins­tru­men­ta­li­za­ción de las refor­mas por par­te de la patro­nal están tra­yen­do serios retro­ce­sos en los con­ve­nios de empresa.

LAB está tra­ba­jan­do el blin­da­je del ámbi­to pro­pio de nego­cia­ción des­de una pers­pec­ti­va inte­gral. Inte­gral por­que la pro­tec­ción del ámbi­to pro­pio de nego­cia­ción tie­ne desa­rro­llo en el ámbi­to sec­to­rial pro­vin­cial y en la empre­sa (garan­ti­zan­do base míni­ma sec­to­rial y mejo­ran­do las con­di­cio­nes de tra­ba­jo). Inte­gral por­que da cober­tu­ra a todos los y las tra­ba­ja­do­ras de Hego Eus­kal Herria.

Esta estra­te­gia debe dotar­se de ins­tru­men­tos para avan­zar. Uno de ellos pue­de ser un acuer­do inter­pro­fe­sio­nal en la CAV que, de con­se­guir­se, habi­li­ta­ría el espa­cio sec­to­rial pro­vin­cial como ámbi­to de nego­cia­ción pleno y autó­no­mo, sin que a cam­bio supon­ga intro­du­cir ele­men­tos inasu­mi­bles para la par­te sindical.

Quien nego­cia con LAB lo ha de tener cla­ro. Pero no es el úni­co camino posi­ble, ya que la pro­pues­ta que está pre­pa­ran­do LAB posi­bi­li­ta­rá con­fron­tar a la tota­li­dad de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, dan­do así tam­bién alter­na­ti­va a la defen­sa del ámbi­to pro­pio en Nafa­rroa, don­de no es posi­ble la nego­cia­ción de un acuer­do interprofesional.

La lucha con­tra la impo­si­ción y el robo de dere­chos es impres­cin­di­ble si que­re­mos avan­zar en el camino que debe hacer nues­tro país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *