La FIAT, el cla­sis­mo y las ense­ñan­zas de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria- Nes­tor Kohan

Con moti­vo del falle­ci­mien­to ayer del his­tó­ri­co diri­gen­te sin­di­cal Gre­go­rio «Goyo» Flo­res, a la edad de 76 años, La Hai­ne reedi­ta este artícu­lo publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en nues­tra web el 12 de agos­to de 2006.

FLo­res fue uno de los diri­gen­tes del Sitrac (Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de Fiat Con­cord), entre 1970 y 1971, sufrien­do un año de encar­ce­la­mien­to en el penal de Raw­son por su acti­vi­dad sin­di­cal. Apor­tó su expe­rien­cia y la de toda una van­guar­dia con sus libros.

Gre­go­rio Flo­res es vela­do en Cór­do­ba, en el local del Par­ti­do Obre­ro de Cata­mar­ca 374, Barrio Cen­tro. Sus res­tos serán tras­la­da­dos para su cre­ma­ción el día vier­nes 11, al cemen­te­rio “Los Ala­mos” camino a Colo­nia Tiro­le­sa a las 13hs, pro­vin­cia de Cór­do­ba.


FIAT: del con­se­jis­mo ita­liano al cla­sis­mo cor­do­bés

La FIAT cons­ti­tu­ye una empre­sa mono­pó­li­ca que ope­ra a nivel mun­dial. La rama indus­trial auto­mo­vi­lís­ti­ca ha sido has­ta aho­ra fun­da­men­tal en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo a tal pun­to que algu­nas escue­las socio­ló­gi­cas han ape­la­do a los tér­mi­nos de «for­dis­mo» ‑amplia­men­te uti­li­za­do por Grams­ci en sus Cua­der­nos de la cár­cel- o de «toyo­tis­mo» para desig­nar fases his­tó­ri­cas com­ple­tas del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. En ambos casos se adop­ta el nom­bre de una empre­sa de auto­mó­vi­les (Ford, de ori­gen esta­dou­ni­den­se; Toyo­ta, de ori­gen japo­nés) como sín­te­sis de toda una épo­ca social.

En su pro­pia his­to­ria la FIAT (de ori­gen ita­liano) fue imple­men­tan­do los dis­tin­tos modos de ges­tión capi­ta­lis­ta gene­ran­do, al mis­mo tiem­po, diver­sas moda­li­da­des y expe­rien­cias polí­ti­cas de resis­ten­cia obre­ra.

Duran­te las pri­me­ras déca­das del siglo XX los tra­ba­ja­do­res de la FIAT enca­be­za­ron en Turín una lucha emble­má­ti­ca. Se la cono­ció como el «bie­nio rojo». De la mano pre­ci­sa­men­te de Anto­nio Grams­ci y del perió­di­co L«Ordine Nuo­vo los obre­ros de FIAT con­for­ma­ron los con­se­jos, dan­do ori­gen a toda una corrien­te del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio a nivel mun­dial y fun­dan­do, en Ita­lia, el por enton­ces com­ba­ti­vo Par­ti­do Comu­nis­ta.

Más tar­de, en los «60, nue­vas cama­das de tra­ba­ja­do­res rebel­des vol­vie­ron a la car­ga con­tra la domi­na­ción patro­nal, tan­to en la rama auto­mo­vi­lís­ti­ca como en indus­trias afi­nes. Así nacie­ron las Bri­ga­das Rojas (prin­ci­pal­men­te en la fábri­ca Pire­lli de neu­má­ti­cos, apén­di­ce de las gran­des cor­po­ra­cio­nes de autos) y en for­ma para­le­la el obre­ris­mo ita­liano (1).

Aun­que muchas veces la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria ita­lia­na no lo supo com­pren­der a fon­do, o al menos no inten­tó tras­cen­der en la prác­ti­ca más allá de sus pro­pias fron­te­ras, las empre­sas con­tra las cua­les estas corrien­tes lucha­ban ejer­cían una domi­na­ción en esca­la inter­na­cio­nal. Nume­ro­sas luchas ita­lia­nas de los años «60 y «70, aun­que abne­ga­das, radi­ca­les y heroi­cas, no alcan­za­ron a cru­zar su lími­te pro­vin­ciano. Fue­ron úni­ca­men­te ita­lia­nas. No supie­ron o no pudie­ron tejer alian­zas con­cre­tas con las rebel­días revo­lu­cio­na­rias del Ter­cer Mun­do (2).

Por­que la FIAT no sólo ope­ra­ba en el nor­te ita­liano. Fiel expo­nen­te del capi­tal impe­ria­lis­ta, tam­bién actua­ba en la peri­fe­ria del mer­ca­do mun­dial don­de logra­ba extraer un plus­va­lor extra­or­di­na­rio basán­do­se en una super­ex­plo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo de las socie­da­des capi­ta­lis­tas depen­dien­tes, semi­co­lo­nia­les y peri­fé­ri­cas. En este sen­ti­do, el caso de la Argen­ti­na resul­ta emble­má­ti­co.

En este país, duran­te el pri­mer gobierno pero­nis­ta (1946−1952), exis­tía en la pro­vin­cia de Cór­do­ba ‑cen­tro de la región- la fábri­ca de avio­nes que tenía el nom­bre de Indus­trias Mecá­ni­cas del Esta­do (IME). Allí ade­más se fabri­ca­ban el auto­mó­vil Gra­cie­la y la moto­ci­cle­ta Puma. La pri­me­ra fábri­ca auto­mo­triz de capi­tal pri­va­do (y ori­gen nor­te­ame­ri­cano) se ins­ta­la en la pro­vin­cia de Cór­do­ba en 1953, duran­te el segun­do gobierno pero­nis­ta. Toma el nom­bre de Indus­trias Kai­ser Argen­ti­na (IKA), actual­men­te absor­bi­da por la empre­sa Renault de capi­ta­les fran­ce­ses. Ape­nas un año des­pués, se ins­ta­la la empre­sa FIAT Con­cord ‑que absor­be la empre­sa local de trac­to­res Pam­pa-. En sus comien­zos FIAT Con­cord se dedi­ca a la pro­duc­ción de trac­to­res FIAT. Lue­go esta empre­sa cre­ce e ins­ta­la la fábri­ca FIAT Mater­fer (que pro­du­ce mate­rial ferro­via­rio), la plan­ta de gran­des moto­res Die­sel (FIAT GMD) y la FIAT Case­ros. En 1964 FIAT Con­cord cons­tru­ye su plan­ta de auto­mó­vi­les y la plan­ta de For­ja.

A esos pri­me­ros impul­sos y bene­fi­cios otor­ga­dos a la FIAT (expor­ta­do­ra de capi­ta­les, no sólo de mer­can­cías, como toda empre­sa impe­ria­lis­ta) por el gobierno del gene­ral Perón, segui­rán las medi­das y pre­rro­ga­ti­vas del gobierno de Artu­ro Fron­di­zi (1958−1962). En ambos casos se exi­me a la empre­sa impe­ria­lis­ta de impues­tos, con el pre­tex­to de que «la pro­duc­ción de maqui­na­rias para el agro favo­re­ce el desa­rro­llo indus­trial». Una vez más ‑una cons­tan­te en la his­to­ria argen­ti­na- el Esta­do jue­ga en auxi­lio del capi­tal pri­va­do, sub­si­dian­do espe­cial­men­te al capi­tal mono­pó­li­co.

Se tra­ta de la eta­pa del capi­ta­lis­mo local don­de pene­tran a todo vapor una nue­va avan­za­da de capi­ta­les mono­pó­li­cos impe­ria­lis­tas que, alen­ta­dos y pro­te­gi­dos por la bur­gue­sía ver­ná­cu­la ‑mal lla­ma­da «bur­gue­sía nacio­nal» cuan­do sólo se toma en cuen­ta su retó­ri­ca y no su prác­ti­ca real‑, vie­nen a extraer una ren­ta gigan­tes­ca explo­tan­do, con apo­yo esta­tal, el tra­ba­jo ajeno. De este modo el empre­sa­ria­do local y sus cua­dros polí­ti­cos y mili­ta­res (tan­to los «nacio­na­lis­tas» como los desa­rro­llis­tas) inten­tan resol­ver la cri­sis de acu­mu­la­ción del capi­ta­lis­mo argen­tino basa­do has­ta poco tiem­po antes en el uso exten­si­vo de la fuer­za de tra­ba­jo y en el pre­do­mi­nio del capi­tal varia­ble sobre el capi­tal cons­tan­te. Las inver­sio­nes en la rama auto­mo­vi­lís­ti­ca dan una nue­va vuel­ta de tuer­ca a la cri­sis del capi­ta­lis­mo nati­vo cuyas prin­ci­pa­les frac­cio­nes de capi­tal venían recla­man­do, des­de el con­gre­so (pero­nis­ta) de la pro­duc­ti­vi­dad, el refor­za­mien­to de la explo­ta­ción obre­ra y la inten­si­fi­ca­ción de los rit­mos de tra­ba­jo.

En ese con­tex­to de «moder­ni­za­ción» del capi­ta­lis­mo argen­tino, com­ple­ta­men­te subor­di­na­do y depen­dien­te del capi­tal impe­ria­lis­ta mun­dial, la FIAT se ins­ta­la en la pro­vin­cia de Cór­do­ba. De este modo nacen las fábri­cas FIAT-Con­cord y FIAT-Mater­fer. Jus­ta­men­te en estas empre­sas se desa­rro­lla­rá una de las expe­rien­cias más sig­ni­fi­ca­ti­vas de la lucha de la cla­se obre­ra argen­ti­na.

El sin­di­ca­lis­mo cla­sis­ta

En tér­mi­nos gene­ra­les el con­cep­to de «cla­sis­mo» hace refe­ren­cia a la prác­ti­ca sin­di­cal y polí­ti­ca de aque­llas frac­cio­nes de la cla­se obre­ra y tra­ba­ja­do­ra que han logra­do cons­truir, a tra­vés de un pro­ce­so his­tó­ri­co de lucha y con­fron­ta­ción, una iden­ti­dad social, una estruc­tu­ra de sen­ti­mien­to y una con­cien­cia colec­ti­va de su anta­go­nis­mo irre­duc­ti­ble con las cla­ses explo­ta­do­ras, domi­nan­tes, hege­mó­ni­cas y diri­gen­tes.

En este sen­ti­do suma­men­te amplio del tér­mino, exis­ten nume­ro­sas expe­rien­cias de lucha de la cla­se obre­ra argen­ti­na ‑hege­mo­ni­za­das en su his­to­ria por anar­quis­tas, socia­lis­tas, comu­nis­tas, trots­kis­tas, maoís­tas, de diver­sas ver­tien­tes de la nue­va izquier­da, etc.- que han sido «cla­sis­tas». Siem­pre que la cla­se obre­ra vive, se pien­sa a sí mis­ma y actúa como cla­se para sí, es decir, como suje­to his­tó­ri­co autó­no­mo e inde­pen­dien­te fren­te al con­jun­to de la socie­dad, exce­dien­do su inte­rés inme­dia­to cor­po­ra­ti­vo, desa­rro­lla prác­ti­cas cla­sis­tas. Cuan­do logra com­bi­nar ese cla­sis­mo ‑cen­tra­do en la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se- con el acau­di­lla­mien­to de otras frac­cio­nes socia­les detrás de sus mis­mas ban­de­ras, la inde­pen­den­cia de cla­se se arti­cu­la con la hege­mo­nía socia­lis­ta. Lamen­ta­ble­men­te, la mayor par­te de las veces que ha podi­do desa­rro­llar expe­rien­cias cla­sis­tas de lucha, la cla­se obre­ra no ha sido hege­mó­ni­ca y cuan­do se esfor­zó por ser hege­mó­ni­ca, ha per­di­do o dilui­do su cla­sis­mo. Com­bi­nar ambas tareas, al mis­mo tiem­po, resul­ta el gran desa­fío pen­dien­te para tomar la ini­cia­ti­va polí­ti­ca y cons­ti­tuir­se como suje­to prin­ci­pal de la revo­lu­ción social. (Obvia­men­te que­da pen­dien­te la dis­cu­sión y abier­to el deba­te si pue­de haber cla­sis­mo y hege­mo­nía socia­lis­ta cuan­do la cla­se obre­ra se vive, pien­sa y actúa ‑inclu­so con un altí­si­mo gra­do de indis­ci­pli­na social, com­ba­ti­vi­dad y heroís­mo- como «colum­na ver­te­bral» de un movi­mien­to nacio­nal poli­cla­sis­ta que ella no diri­ge y al que se subor­di­na tác­ti­ca y estra­té­gi­ca­men­te. En ese caso la cla­se pue­de ser «colum­na ver­te­bral» del movi­mien­to, «car­ne», «ner­vio», «san­gre», «espal­da», inclu­so «cos­ti­lla», o «rodi­lla»… pero nun­ca cere­bro.

Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, has­ta que la cla­se tra­ba­ja­do­ra ‑o al menos sus seg­men­tos más orga­ni­za­dos, deci­di­dos y ague­rri­dos- no se viva, pien­se, se iden­ti­fi­que, sien­ta y actúe como cere­bro, es decir, como suje­to colec­ti­vo autó­no­mo fren­te al Esta­do, las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas, la buro­cra­cia sin­di­cal y los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les, la posi­bi­li­dad del cla­sis­mo se des­di­bu­ja y dilu­ye rápi­da­men­te. El heroís­mo y la com­ba­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res ‑demos­tra­dos mil veces en nues­tra his­to­ria- ter­mi­nan sien­do polí­ti­ca­men­te capi­ta­li­za­dos por otras cla­ses. Pero igual esa dis­cu­sión sigue abier­ta).

Aho­ra bien, en tér­mi­nos his­tó­ri­cos más res­trin­gi­dos, pre­ci­sos y deli­mi­ta­dos, por «cla­sis­mo» se entien­de una expe­rien­cia par­ti­cu­lar de la cla­se obre­ra argen­ti­na: la pro­ta­go­ni­za­da por los sin­di­ca­tos SITRAC (de FIAT-Con­cord) y SITRAM (de FIAT-Mater­fer) a comien­zos de la déca­da del «70.

Estos sin­di­ca­tos, impul­so­res cen­tra­les, jun­to a Tos­co, del «Vibo­ra­zo» en 1971 ‑rebe­lión popu­lar de masas en la pro­vin­cia de Cór­do­ba con­tra la dic­ta­du­ra mili­tar- cons­ti­tu­ye­ron par­te de la van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria del movi­mien­to social argen­tino duran­te aquel perío­do cru­cial de nues­tra his­to­ria. Se carac­te­ri­za­ron por recu­pe­rar para los tra­ba­ja­do­res la orga­ni­za­ción de los sin­di­ca­tos, has­ta ese momen­to en manos de la buro­cra­cia sin­di­cal (prin­ci­pal­men­te de la Unión Obre­ra Meta­lúr­gi­ca-UOM). Esa recu­pe­ra­ción impli­có un altí­si­mo nivel de con­fron­ta­ción con las patro­na­les, lle­gan­do en varias oca­sio­nes a la ocu­pa­ción de las plan­tas auto­mo­tri­ces y a la toma de rehe­nes ‑deci­di­das en asam­bleas masi­vas- de los prin­ci­pa­les direc­ti­vos de la empre­sa FIAT.

Reto­man­do y pro­fun­di­zan­do ante­rio­res expe­rien­cias his­tó­ri­cas de cla­se, con la emer­gen­cia del cla­sis­mo del SITRAC-SITRAM el sin­di­ca­to comien­za a recla­mar a la patro­nal muchí­si­mo más que el sala­rio, inclu­yen­do en sus ambi­cio­sos pro­gra­mas has­ta pro­ble­mas de sexua­li­dad de los tra­ba­ja­do­res moti­va­dos por la altí­si­ma explo­ta­ción fabril.

Jun­to a la amplia­ción de los recla­mos y a la radi­ca­li­za­ción de los pro­gra­mas, el cla­sis­mo del SITRAC-SITRAM se carac­te­ri­zó por el fun­cio­na­mien­to demo­crá­ti­co per­ma­nen­te en asam­blea. Su con­sig­na polí­ti­ca de cabe­ce­ra, en ple­na dic­ta­du­ra mili­tar, fue «Ni gol­pe, ni elec­ción… revo­lu­ción».

El SITRAC-SITRAM fue disuel­to por la dic­ta­du­ra mili­tar en octu­bre de 1971, cuan­do miles de efec­ti­vos de la Gen­dar­me­ría y la infan­te­ría de la poli­cía pro­vin­cial de Cór­do­ba irrum­pie­ron en las fábri­cas de FIAT y en la sede sin­di­cal. La repre­sión fue bru­tal. Fue­ron cesan­tea­dos de la FIAT 250 obre­ros y otros 200 fue­ron dete­ni­dos o tuvie­ron órde­nes mili­ta­res de cap­tu­ra. La empre­sa FIAT Con­cord «donó» 5.000.000 de pesos ($) al III Cuer­po del Ejér­ci­to argen­tino con asien­to en la pro­vin­cia de Cór­do­ba para esta ope­ra­ción.

El balan­ce madu­ro de la cla­se obre­ra com­ba­tien­te

Uno de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes his­tó­ri­cos del cla­sis­mo argen­tino (tan­to en el sen­ti­do amplio como en este sen­ti­do más deli­mi­ta­do y pre­ci­so del con­cep­to) es Gre­go­rio Flo­res. Tra­ba­ja­dor de FIAT Con­cord, diri­gen­te del SITRAC y pro­ta­go­nis­ta cen­tral de esa lucha heroi­ca con­tra la FIAT, con­tra la dic­ta­du­ra mili­tar de los gene­ra­les Onga­nía-Levings­ton-Lanus­se y con­tra toda la cla­se domi­nan­te (de ori­gen nati­vo y extran­je­ro), Flo­res ha escri­to y publi­ca­do recien­te­men­te sus memo­rias. Con mucha mesu­ra y nada de exa­ge­ra­ción, las ha titu­la­do Lec­cio­nes de bata­lla (3).

En esas pági­nas madu­ras pero apa­sio­na­das, diri­gi­das a «aque­llos jóve­nes de las nue­vas gene­ra­cio­nes que se están ini­cian­do en esta noble tarea como es la mili­tan­cia a favor de los opri­mi­dos y los explo­ta­dos», el autor acla­ra qué entien­de por «cla­sis­mo»: «una corrien­te cla­sis­ta debe tener una carac­te­ri­za­ción del Esta­do, del régi­men polí­ti­co y de los par­ti­dos polí­ti­cos popu­la­res que, como el PJ [Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta], la UCR [Unión Cívi­ca Radi­cal] y el PI [Par­ti­do Intran­si­gen­te], repre­sen­tan intere­ses de los patro­nes, que por cier­to son con­tra­rios a los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.123).

Los rela­tos y refle­xio­nes de Gre­go­rio Flo­res -«Goyo» Flo­res para sus ami­gos y com­pa­ñe­ros- son los recuer­dos y los balan­ces de un mili­tan­te madu­ro. Sin­te­ti­zan el apren­di­za­je polí­ti­co de un humil­de tra­ba­ja­dor que sufre en su pro­pio cuer­po y ya des­de su infan­cia toda la cruel­dad de un sis­te­ma per­ver­so de explo­ta­ción, exclu­sión y domi­na­ción: des­de el ham­bre, la mise­ria, la fal­ta de higie­ne y edu­ca­ción duran­te la infan­cia (que él narra en el pri­mer capí­tu­lo del libro), pasan­do por la explo­ta­ción fabril des­de su pri­me­ra juven­tud, la repre­sión patro­nal y buro­crá­ti­ca has­ta lle­gar a la pri­sión dic­ta­to­rial.

Su tra­yec­to­ria per­so­nal e indi­vi­dual resu­me la expe­rien­cia de un seg­men­to, qui­zás no mayo­ri­ta­rio pero sí impor­tan­tí­si­mo y alta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo del pro­le­ta­ria­do argen­tino y fun­da­men­tal­men­te de sus sec­to­res polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te más avan­za­dos. Es decir que, uti­li­zan­do un con­cep­to que hoy no está de moda ni goza de bue­na pren­sa en la Aca­de­mia y en los gran­des medios de (in)comunicación, el tes­ti­mo­nio de Flo­res sin­te­ti­za y expre­sa a un sec­tor espe­cí­fi­co de la van­guar­dia (4). Aque­llos que en su prác­ti­ca coti­dia­na de vida lle­ga­ron a viven­ciar y visua­li­zar que la lucha social nun­ca pue­de que­dar limi­ta­da a un mero aba­ni­co de rei­vin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas ‑por más avan­za­do, diver­so u ori­gi­nal que sea- sino que debe ir más allá, supe­rar sus lími­tes, «sacar los pies del pla­to» y enfren­tar­se con todos los medios posi­bles (orga­ni­za­ción sin­di­cal, lucha polí­ti­ca, dispu­ta ideo­ló­gi­ca e inclu­so con­fron­ta­ción polí­ti­co-mili­tar) al poder con­cen­tra­do de la cla­se capi­ta­lis­ta en su con­jun­to.

La pro­sa de Goyo Flo­res, sen­ci­lla, ame­na, cau­ti­van­te y direc­ta, no bro­ta de los papers de un pos­gra­do de una uni­ver­si­dad pri­va­da ni de un suple­men­to comer­cial de la pren­sa «seria». Sus pági­nas nacen de la expe­rien­cia vivi­da en la con­fron­ta­ción cuer­po a cuer­po con los dés­po­tas del mun­do con­tem­po­rá­neo y sus ser­vi­les ayu­dan­tes al inte­rior de los sin­di­ca­tos y fábri­cas.

Flo­res no copia esque­mas, slo­gans, con­sig­nas ni fra­ses hechas. Razo­na en voz alta. Este libro trans­mi­te, genui­na­men­te, una refle­xión con todas las letras. Por eso, inclu­so, con­tie­ne algu­nas ambi­va­len­cias, como quien rela­ta en voz alta o trans­fie­re al papel sus pro­pias dudas, aque­llo que «no le cie­rra» y los deba­tes que per­ma­ne­cen abier­tos. Escri­to des­de el pun­to de vis­ta inclau­di­ca­ble de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, el autor no habla des­de el pedes­tal ni des­de nin­gún púl­pi­to. No da misa. Su tes­ti­mo­nio de lucha y de com­pro­mi­so es total­men­te humil­de. A años luz de cual­quier alta­ne­ría o petu­lan­cia ‑de esas que tan­to abun­dan en los ex revo­lu­cio­na­rios, hoy que­bra­dos, que viven lus­tran­do sus meda­llas pre­té­ri­tas para suplir y com­pen­sar su deser­ción actual- Flo­res no teme con­fe­sar sus dudas ni mos­trar sus limi­ta­cio­nes. El tex­to está reple­to de expre­sio­nes como las siguien­tes: «según lo que yo pue­do enten­der…»; «al menos es lo que yo viví…»; «era la pri­me­ra vez que habla­ba, tem­bla­ba como una hoja…»; «den­tro de mis limi­ta­cio­nes y den­tro de la esca­sez de cono­ci­mien­tos que ten­go…», etc, etc. No es casual que cuan­to más radi­cal se tor­na en sus con­clu­sio­nes polí­ti­cas y en sus «lec­cio­nes de bata­llas», más modes­to resul­ta en su for­ma de razo­nar (5).

El autor no repi­te en sus libros ‑ni en este ni en sus ante­rio­res- un libre­to ya coci­na­do, mas­ti­ca­do y dige­ri­do sino que va reco­rrien­do jun­to al públi­co lec­tor su pro­pia expe­rien­cia y las lec­cio­nes que va extra­yen­do de las mis­mas a tra­vés de su paso por diver­sos pues­tos de lucha, en la fábri­ca, en el sin­di­ca­to, en par­ti­dos polí­ti­cos de cla­se e inclu­so en orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res.

Si hubie­ra que des­ta­car una con­fe­sión fun­da­men­tal del autor, pro­ba­ble­men­te sea ésta: «Lucha­mos por aque­llo en lo que creía­mos, por eso no estoy arre­pen­ti­do de nada». Entién­da­se bien: Flo­res refle­xio­na sobre acier­tos y erro­res, vir­tu­des y limi­ta­cio­nes. No hace apo­lo­gía bara­ta. Pero res­ca­ta lo sus­tan­cial: la lucha revo­lu­cio­na­ria por el poder, la orga­ni­za­ción cla­sis­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la con­fron­ta­ción direc­ta con el apa­ra­to de Esta­do. Expe­rien­cias que, con­si­de­ra, deben recrear­se y res­ca­tar­se para las luchas futu­ras.

¡Qué nota­ble con­tras­te con tan­to rela­to mediá­ti­co y comer­cial de ex mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios, hoy con­ver­ti­dos en tris­tes arre­pen­ti­dos y que­bra­dos! (6).

El tes­ti­mo­nio de Gre­go­rio Flo­res es pre­ci­sa­men­te la antí­te­sis de esas recons­truc­cio­nes a pos­te­rio­ri, con­fec­cio­na­das mitad para ven­der libros y mitad para auto­jus­ti­fi­car­se por haber aban­do­na­do la lucha y haber­se ren­di­do ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca­men­te ante la corrien­te hege­mó­ni­ca.

La for­ma­ción polí­ti­ca y el estu­dio, tareas impos­ter­ga­bles

Uno de los aspec­tos más intere­san­tes y más actua­les de la recons­truc­ción his­tó­ri­ca que inten­ta rea­li­zar Goyo Flo­res tie­ne que ver con la nece­si­dad del estu­dio y la for­ma­ción polí­ti­ca. Y deci­mos actua­li­dad por­que si bien es cier­to que la ideo­lo­gía del anti­in­te­lec­tua­lis­mo popu­lis­ta posee lar­ga data en nues­tro país, des­de 1983 [fin de la dic­ta­du­ra mili­tar] a la fecha el défi­cit de for­ma­ción de la mili­tan­cia social y polí­ti­ca se ha tor­na­do preo­cu­pan­te. Lue­go de la san­grien­ta repre­sión dic­ta­to­rial que se cobró la vida de los mejo­res cua­dros revo­lu­cio­na­rios de toda una gene­ra­ción, la orfan­dad teó­ri­ca y polí­ti­ca cre­ció de mane­ra geo­mé­tri­ca. A los efec­tos de esa repre­sión geno­ci­da, que diez­mó los mejo­res cua­dros del movi­mien­to social, se le sumó la difu­sión de la ideo­lo­gía anti­in­te­lec­tua­lis­ta de nefas­tas con­se­cuen­cias prác­ti­cas.

El des­pre­cio por los libros, por el estu­dio y por la for­ma­ción no bro­tan del pue­blo humil­de y tra­ba­ja­dor que, por el con­tra­rio, siem­pre aspi­ra a que sus hijos pue­dan estu­diar y for­mar­se (inclu­so como una vía de ascen­so social). Por el con­tra­rio, quie­nes más difun­den y fomen­tan los pre­jui­cios anti­in­te­lec­tua­lis­tas -«el pue­blo no nece­si­ta teo­rías»; «leer es para los peque­ños bur­gue­ses uni­ver­si­ta­rios»; «los libros no ense­ñan nada, lo impor­tan­te es la uni­ver­si­dad de la calle»; «el pue­blo ya sabe todo, no hace fal­ta estu­diar», «lo impor­tan­te es ir a «lo con­cre­to»… ¡bas­ta de dis­cu­sio­nes abs­trac­tas!»- son… los mis­mos inte­lec­tua­les (popu­lis­tas). La mayo­ría de ellos han acce­di­do a la «alta cul­tu­ra» letra­da y lue­go pre­di­can la igno­ran­cia como pana­cea uni­ver­sal. En sín­te­sis: el anti­in­te­lec­tua­lis­mo cons­ti­tu­ye un típi­co dis­cur­so pre­fa­bri­ca­do por inte­lec­tua­les, un obje­to de con­su­mo que ellos no con­su­men. Por lo gene­ral inte­lec­tua­les que quie­ren mono­po­li­zar su saber en lugar de socia­li­zar­lo. Por eso pre­di­can para los demás lo que ellos no hacen.

Rom­pien­do ama­rras con esos dis­cur­sos popu­lis­tas ‑fal­sa y tram­po­sa­men­te «hori­zon­ta­lis­tas»- que tan­to daño han hecho y siguen hacien­do, Gre­go­rio Flo­res, obre­ro indus­trial que des­de lo más pro­fun­do del seno del pue­blo se crió entre la mise­ria, la pobre­za y la igno­ran­cia, insis­te obse­si­va­men­te en sus memo­rias con la impe­rio­sa nece­si­dad que todo mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio tie­ne de leer y for­mar­se teó­ri­ca­men­te.

En un pri­mer momen­to Flo­res plan­tea: «Mi expe­rien­cia en la huel­ga de 1965 me dejó la con­vic­ción de la nece­si­dad de leer y estu­diar. Yo sen­tía que era un bru­to, que no enten­día nada» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.22). Entre esas pri­me­ras lec­tu­ras, Flo­res seña­la el papel posi­ti­vo juga­do por El hom­bre Medio­cre de José Inge­nie­ros. «Inge­nie­ros me des­per­tó. Me impre­sio­nó el tema de la lucha por un ideal» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.22).

Lla­ma la aten­ción que Agus­tín Tos­co tam­bién haya des­ta­ca­do el papel de Inge­nie­ros ‑el anti­po­si­ti­vis­ta de El hom­bre Medio­cre, no el cri­mi­nó­lo­go sar­mien­tino- en su pri­me­ra for­ma­ción ideo­ló­gi­ca. Cuan­do un perio­dis­ta lo inte­rro­gó pre­gun­tán­do­le cómo lle­gó a las con­vic­cio­nes mar­xis­tas, Tos­co le res­pon­dió: «A tra­vés de la lec­tu­ra. Yo estu­dié en la escue­la pri­ma­ria y lue­go hice un cur­so de cua­tro años en una escue­la téc­ni­ca. Más tar­de en la Uni­ver­si­dad tec­no­ló­gi­ca, don­de me reci­bí de elec­tro­téc­ni­co. Por lo demás leí lo que cayó en mis manos: José Inge­nie­ros, fun­da­men­tal­men­te, y tam­bién nove­las y ensa­yos sobre los pro­ble­mas del movi­mien­to obre­ro» (7).

Al igual que Tos­co, Gre­go­rio Flo­res no se que­dó en sus pri­me­ras lec­tu­ras. Siguió avan­zan­do y se cru­zó con otros libros. Enton­ces leyó Terro­ris­mo y comu­nis­moQué es el fas­cis­mo de León Trotsky; Revo­lu­ción y con­tra­rre­vo­lu­ción en Argen­ti­na de Abe­lar­do Ramos y los tomos de his­to­ria argen­ti­na de Mil­cía­des Peña. Hacien­do refe­ren­cia a la cár­cel como «uni­ver­si­dad del revo­lu­cio­na­rio», Flo­res enu­me­ra algu­nos tex­tos en los que incur­sio­nó más tar­de, duran­te su perío­do en la pri­sión. Allí leyó El Esta­do y la revo­lu­ción de Lenin; El ori­gen de la fami­lia, la pro­pie­dad pri­va­da y el Esta­do de Engels; Los 10 días que con­mo­vie­ron al mun­do de John Reed; el cur­so de filo­so­fía de Politzer; el Anti-Düh­ring de Engels, el libro rojo de Mao y Los anar­quis­tas expro­pia­do­res de Osval­do Bayer. En apre­ta­da sín­te­sis, reco­no­ce que «mi gran escue­la polí­ti­ca será la cár­cel de Raw­son» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.25). Tras los barro­tes, uno de sus com­pa­ñe­ros de estu­dios car­ce­la­rios será nada menos que San­tu­cho. El otro, Cuqui Curut­chet, abo­ga­do del SITRAC-SITRAM.

¿Movi­mien­to nacio­nal-popu­lar, fren­te demo­crá­ti­co o izquier­da revo­lu­cio­na­ria?

La dis­cu­sión polí­ti­ca prin­ci­pal que enca­ra Lec­cio­nes de bata­lla tie­ne como blan­co dos corrien­tes del movi­mien­to popu­lar: el refor­mis­mo del PC y el popu­lis­mo de Mon­to­ne­ros y otros gru­pos pero­nis­tas afi­nes (que, por diver­sas vías, se reci­clan has­ta el día de hoy). En ambos casos Gre­go­rio Flo­res elu­de el insul­to, la chi­ca­na y la agre­sión. No bus­ca las­ti­mar ni ofen­der. A par­tir del res­pe­to inten­ta trans­mi­tir su balan­ce y así tra­tar de con­ven­cer a las nue­vas gene­ra­cio­nes.

Aun­que some­te a crí­ti­ca el refor­mis­mo del PC argen­tino (por­que no logra rom­per con las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les, limi­tán­do­se a luchar por cam­bios y refor­mas demo­crá­ti­cas dejan­do intac­ta la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de fon­do del sis­te­ma de domi­na­ción) y cues­tio­na la nefas­ta prác­ti­ca del sta­li­nis­mo en la URSS, al mis­mo tiem­po Flo­res repi­te varias veces en su libro que «Había vis­to las con­se­cuen­cias que tenía ser comu­nis­ta en una fábri­ca, no era algo que se me ocu­rría por­que sí […] en la fábri­ca ser comu­nis­ta era peli­gro­so, más que ser pero­nis­ta» (Lec­cio­nes de bata­lla, p. 29).

Más ade­lan­te da tes­ti­mo­nio de la situa­ción labo­ral de los obre­ros cla­sis­tas ‑en el sen­ti­do amplio del tér­mino- duran­te los gobier­nos pero­nis­tas, aque­lla épo­ca don­de supues­ta­men­te se vivie­ron, según el mito cons­trui­do a pos­te­rio­ri por los ensa­yis­tas nacio­nal-popu­la­res, «los días más feli­ces de toda la his­to­ria argen­ti­na»: «Es con­ve­nien­te acla­rar que en la déca­da del «50, en una fran­ja ancha de la pobla­ción labo­rio­sa, el anti­co­mu­nis­mo había pene­tra­do por todos los poros de la socie­dad, en espe­cial a par­tir de la lle­ga­da del pero­nis­mo. Vale tam­bién recor­dar que des­de la Secre­ta­ría de Tra­ba­jo, el enton­ces coro­nel Perón mani­fes­tó una y otra vez su furi­bun­da opo­si­ción a la lucha de cla­ses, expre­san­do un exa­cer­ba­do recha­zo a las ideas «forá­neas», un eufe­mis­mo para disi­mu­lar su pro­fun­do anti­co­mu­nis­mo. Duran­te el gobierno del Gene­ral Perón, ser del «sucio» tra­po rojo [expre­sión habi­tual en Argen­ti­na para refe­rir­se des­pec­ti­va­men­te a los sím­bo­los mar­xis­tas], reco­no­ci­do como comu­nis­ta, era cerrar las puer­tas a cual­quier labu­ro [empleo]» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.41). Flo­res le expli­ca a sus lec­to­res y lec­to­ras jóve­nes que en esos tiem­pos los diri­gen­tes sin­di­ca­les pero­nis­tas denun­cia­ban a sus com­pa­ñe­ros comu­nis­tas ante la patro­nal de las empre­sas por sus ideas «extran­je­ri­zan­tes» y «con­tra­rias a nues­tro ser nacio­nal» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.42).

Enton­ces, a lo lar­go de todo el tex­to, Gre­go­rio Flo­res se refie­re a los comu­nis­tas como sus com­pa­ñe­ros, al lado de quie­nes apren­dió sus pri­me­ras herra­mien­tas polí­ti­co-sin­di­ca­les. Por ejem­plo afir­ma: «La dis­cu­sión con los comu­nis­tas era muy fra­ter­nal, por­que ellos tra­ba­ja­ban ahí [en la FIAT] con noso­tros. Al prin­ci­pio me pare­cían que eran de otro pla­ne­ta, pero des­pués empe­cé a ver­los como tipos bue­nos y cora­ju­dos» (Lec­cio­nes de bata­lla, p. 27). No obs­tan­te, a medi­da que se radi­ca­li­zan las luchas de la cla­se y se pro­fun­di­za la con­cien­cia anti­ca­pi­ta­lis­ta de los diri­gen­tes sin­di­ca­les, Flo­res expli­ca cómo va com­pren­dien­do las limi­ta­cio­nes refor­mis­tas insal­va­bles del PC en lo que ata­ñe a sus inten­tos ‑inva­ria­ble­men­te falli­dos, por cier­to- de tejer alian­zas y fren­tes demo­crá­ti­cos con diver­sas frac­cio­nes de la bur­gue­sía.

Lo mis­mo vale para su balan­ce del pero­nis­mo. Sin dejar de cues­tio­nar su ideo­lo­gía bur­gue­sa asen­ta­da en la con­ci­lia­ción de cla­ses ‑expre­sa­da fun­da­men­tal­men­te en la podre­dum­bre de la buro­cra­cia sin­di­cal y sus mato­nes al ser­vi­cio de la patronal‑, Flo­res recons­tru­ye la his­to­ria de mili­tan­tes pero­nis­tas hones­tos y com­ba­ti­vos que él cono­ció en la lucha coti­dia­na. No obs­tan­te, a la hora de carac­te­ri­zar al pero­nis­mo en su con­jun­to, más allá de sus ami­gos y com­pa­ñe­ros pero­nis­tas que él quie­re y admi­ra, seña­la: «el pero­nis­mo es un movi­mien­to nacio­nal, que más allá de las con­ce­sio­nes que le otor­gó a la cla­se obre­ra, tie­ne un inne­ga­ble carác­ter bur­gués» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.64).

No es casual que en su balan­ce madu­ro Gre­go­rio Flo­res eli­ja el diá­lo­go fra­ter­nal y la polé­mi­ca con el refor­mis­mo del PC y el popu­lis­mo de la izquier­da pero­nis­ta. Fue­ron pre­ci­sa­men­te esas tra­di­cio­nes dos de las que más cues­tio­na­ron la expe­rien­cia cla­sis­ta del SITRAC-SITRAM en los años «70.

En el pri­mer caso, a tra­vés del MUCS, expre­sión sin­di­cal orien­ta­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta que a comien­zos de aque­lla déca­da publi­có un folle­to cuyo títu­lo ya lo dice todo res­pec­to a las posi­cio­nes de sus auto­res: SITRAC SITRAM: ¿Cla­sis­mo o aven­tu­re­ris­mo? (8).

En cuan­to a la izquier­da pero­nis­ta, la mayo­ría de sus corrien­tes ‑a excep­ción del Pero­nis­mo de Base (PB)- se dife­ren­cia­ron y dispu­taron con SITRAC-SITRAM. Esas ver­tien­tes ideo­ló­gi­ca­men­te iden­ti­fi­ca­das con el nacio­nal-popu­lis­mo cen­tra­ron sus ata­ques tan­to en la izquier­da gue­va­ris­ta como en el sin­di­ca­lis­mo cla­sis­ta. Para este flan­co ideo­ló­gi­co el SITRAC-SITRAM y su nega­ti­va a enco­lum­nar­se man­sa­men­te detrás de los gene­ra­les «bue­nos» o los empre­sa­rios «patrió­ti­cos» no pasa­ron des­aper­ci­bi­dos (9).

No resul­ta alea­to­rio que a la hora de dia­lo­gar fra­ter­nal­men­te y al mis­mo tiem­po dispu­tar y pole­mi­zar, Mario Rober­to San­tu­cho haya ele­gi­do exac­ta­men­te a las dos mis­mas corrien­tes polí­ti­co-ideo­ló­gi­cas con las que dis­cu­te Gre­go­rio Flo­res. Así lo hace en su cono­ci­do tex­to Poder bur­gués, poder revo­lu­cio­na­rio (10) don­de hun­de el escal­pe­lo en el refor­mis­mo y el popu­lis­mo, los dos obs­tácu­los de la revo­lu­ción eter­na­men­te rena­ci­dos den­tro del movi­mien­to popu­lar argen­tino.

Dos ami­gos, dos vidas, dos pers­pec­ti­vas para el con­jun­to de la cla­se

En ese géne­ro de polé­mi­cas, uno de los pasa­jes cen­tra­les de todo el libro de Gre­go­rio Flo­res es el capí­tu­lo segun­do titu­la­do «Com­pa­ñe­ros», con­for­ma­do por las his­to­rias (cru­za­das y para­le­las) de dos ami­gos suyos, que fue­ron, des­de trin­che­ras dis­tin­tas, cua­dros polí­ti­cos duran­te aquel perío­do. Se tra­ta de Romual­do «Romi» Jimé­nez, de ori­gen cató­li­co, pero­nis­ta e inte­gran­te de la Juven­tud Tra­ba­ja­do­ra Pero­nis­ta (JTP, vin­cu­la­da polí­ti­ca­men­te a Mon­to­ne­ros, aun­que él no per­te­ne­cie­ra al apa­ra­to polí­ti­co mili­tar de esa gue­rri­lla) y «el negro Ger­mán» o «negro Mau­ro», ex mili­tan­te del PC que lue­go se con­vier­te en uno de los prin­ci­pa­les cua­dros polí­ti­cos del Movi­mien­to Sin­di­cal de Base-MSB y del PRT-ERP (Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res-Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo).

Flo­res recons­tru­ye diá­lo­gos entre ambos que aun­que pro­ba­ble­men­te hayan ocu­rri­do en la vida real ‑ya que su libro no tie­ne pre­ten­sio­nes ficcionales‑, pare­cen extraí­dos de la lite­ra­tu­ra obre­ra de prin­ci­pios del siglo XX. Por ejem­plo, algu­nos pasa­jes que figu­ran en Lec­cio­nes de bata­lla (prin­ci­pal­men­te entre las pági­nas 41 y 52) recuer­dan la pro­sa de Jack Lon­don en su inol­vi­da­ble Talón de hie­rro. Aquel libro don­de Lon­don recons­tru­ye a tra­vés del per­so­na­je Ernest Everhard -¿su alter ego?- los diá­lo­gos obre­ros que inten­tan con­ven­cer al lec­tor de la jus­te­za de la cau­sa socia­lis­ta, de los idea­les pro­le­ta­rios y de la invia­bi­li­dad de las sali­das por el lado de la mise­ri­cor­dia, la lás­ti­ma y la cari­dad. Esos fal­sos reme­dios pre­sen­tes en la pro­pa­gan­da difun­di­da por quie­nes se lamen­tan de las con­se­cuen­cias feas del capi­ta­lis­mo ‑inten­ta­do paliar­las con los par­ches y remien­dos de lo que hoy se cono­ce como «capi­ta­lis­mo con ros­tro humano» o «ter­ce­ra vía»- pero no se ani­man a cues­tio­nar las cau­sas fun­da­men­ta­les que las gene­ran.

La rela­ción y el para­le­lo entre Romi y Ger­mán, que se extien­de varios años, comien­za en el libro de Flo­res con un pri­mer diá­lo­go entre ambos en un colec­ti­vo don­de Ger­mán le dice a Romi, por enton­ces com­ple­ta­men­te des­po­li­ti­za­do: «A mí tam­bién me gus­tan las muje­res, pero la vida tie­ne otras cosas más atrac­ti­vas, mucho más intere­san­tes que andar detrás de una polle­ra; por eso tu vida me pare­ce bas­tan­te vacía, no tenés muchos incen­ti­vos para vivir […] ¡Luchá por algo, her­mano!». Lue­go, pasa­do el tiem­po, el diá­lo­go con­ti­núa. Sigue hablan­do Ger­mán: «Si vos te inte­rio­ri­zás de la his­to­ria de tu pro­pia cla­se, ese solo hecho te va a posi­bi­li­tar encon­trar un rum­bo dis­tin­to y un sen­ti­do a tu vida» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.43 y 51). Un con­se­jo que a Romi lo mar­ca­rá a fue­go.

Años des­pués Romi se hace pero­nis­ta. Lucha en for­ma com­ba­ti­va y anti­bu­ro­crá­ti­ca, sufre secues­tro, tor­tu­ra en el Pozo de Ban­fi­eld [cam­po de con­cen­tra­ción y tor­tu­ra de la dic­ta­du­ra mili­tar] y pri­sión duran­te varios años. Sale final­men­te de la cár­cel al final de la dic­ta­du­ra mili­tar rein­te­grán­do­se al pero­nis­mo y a la buro­cra­cia sin­di­cal (a la que antes había com­ba­ti­do con uñas y dien­tes); mien­tras Ger­mán es secues­tra­do por la dic­ta­du­ra, resul­ta sal­va­je­men­te tor­tu­ra­do ‑jun­to con su fami­lia- y final­men­te des­apa­re­ci­do.

Todas las crí­ti­cas que Flo­res sugie­re fren­te al «balan­ce equi­vo­ca­do» que hace Romi tras su sali­da de la cár­cel y su rein­te­gro al apa­ra­to buro­crá­ti­co del pero­nis­mo ofi­cial, pri­me­ro, y a la cen­troiz­quier­da del FREPASO, des­pués, las rea­li­za des­de un res­pe­to abso­lu­to. Así dice: «Cuan­do uno está fren­te a com­pa­ñe­ros que estu­vie­ron tuteán­do­se con la muer­te, que han sopor­ta­do con ente­re­za la tor­tu­ra y todas las atro­ci­da­des de que son capa­ces los ver­du­gos, yo creo que lo menos que pode­mos hacer es tener res­pe­to por ellos». Y en ese plano pro­po­ne una dife­ren­cia­ción entre obre­ros que algu­na vez fue­ron com­ba­ti­vos, sin for­ma­ción cla­sis­ta, que con­fun­den ami­gos de enemi­gos o no com­pren­den el carác­ter de cla­se del Esta­do y por lo tan­to se inser­tan en sus ins­ti­tu­cio­nes, de aque­llos otros ex izquier­dis­tas que se pasan como fun­cio­na­rios al ban­do enemi­go cono­cien­do lo que es el Esta­do y rene­gan­do del mar­xis­mo.

Enton­ces, en la recons­truc­ción cru­za­da de esas heroi­cas y trá­gi­cas his­to­rias de sus dos ami­gos, com­pa­ñe­ros de car­ne y hue­so, Flo­res sin­te­ti­za magis­tral­men­te la dispu­ta his­tó­ri­ca que en Argen­ti­na mar­có los años «60 y «70 ‑antes de la dic­ta­du­ra geno­ci­da de 1976-. La con­fron­ta­ción entre la izquier­da pero­nis­ta, de ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta, y la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, de ideo­lo­gía mar­xis­ta-gue­va­ris­ta. Dos pin­tu­ras, dos retra­tos, dos radio­gra­fías vita­les que con­den­san en indi­vi­duos con­cre­tos, ambos ami­gos suyos, tra­yec­to­rias, modos de enten­der la lucha y vivir la vida, la his­to­ria, las iden­ti­da­des, los pro­gra­mas, las pers­pec­ti­vas y las estra­te­gias ‑neta­men­te dife­ren­cia­das- a lar­go pla­zo para la revo­lu­ción en Argen­ti­na.

Goyo Flo­res, des­de su pro­pia expe­rien­cia vital apren­di­da en la fábri­ca, en el sin­di­ca­to, en la barri­ca­da calle­je­ra y en la cár­cel ‑no des­de un pos­gra­do uni­ver­si­ta­rio o un «labo­ra­to­rio social»- rea­li­za un agu­do y medi­ta­do balan­ce de ambas vidas y ambas pers­pec­ti­vas, toman­do abier­ta­men­te par­ti­do por el «negro Ger­mán», o sea, por la izquier­da revo­lu­cio­na­ria.

El deba­te con Agus­tín Tos­co

Uno de los capí­tu­los más suges­ti­vos y polé­mi­cos de estas memo­rias es aquel don­de Flo­res pasa revis­ta a cua­tro per­so­na­li­da­des his­tó­ri­cas, cono­ci­das per­so­nal­men­te por él y cen­tra­les en la lucha de cla­ses en Argen­ti­na. Lo titu­la «Direc­cio­nes». Allí inclu­ye a Mario Rober­to San­tu­cho y Domin­go Men­na, ambos de la direc­ción del PRT-ERP; René Sala­man­ca, direc­ción del SMATA Cór­do­ba e inte­gran­te del PCR [Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio] y el «grin­go» Agus­tín Tos­co, diri­gen­te del sin­di­ca­to de Luz y Fuer­za, mar­xis­ta inde­pen­dien­te aun­que polí­ti­ca­men­te afín y cer­cano tan­to al PC como al PRT.

De los cua­tro, a quie­nes tra­ta con idén­ti­co res­pe­to (los pri­me­ros tres están des­apa­re­ci­dos, mien­tras Tos­co mue­re en la clan­des­ti­ni­dad), es sobre las posi­cio­nes polí­ti­cas de Tos­co don­de se ubi­ca el deba­te y lo más con­tro­ver­ti­do del libro. Un tema recu­rren­te en su pen­sa­mien­to, que ya esta­ba pre­sen­te en libros ante­rio­res de Flo­res.

El deba­te tác­ti­co con Tos­co ‑pues estra­té­gi­ca­men­te ambos com­par­tían el obje­ti­vo de la revo­lu­ción socia­lis­ta y el papel polí­ti­co de los sin­di­ca­tos- es cen­tral. Tan­to Tos­co como Flo­res (jun­to con Flo­res cabría agre­gar a Car­los Mase­ra y Domin­go Biz­zi del SITRAC-SITRAM), cons­ti­tu­ye­ron las cabe­zas más visi­bles de dos corrien­tes mar­xis­tas que dispu­taron la direc­ción del pro­le­ta­ria­do cor­do­bés en momen­tos cla­ves, como por ejem­plo, la rebe­lión de masas con­tra la dic­ta­du­ra mili­tar ocu­rri­da en mar­zo de 1971 y cono­ci­da popu­lar­men­te como el Vibo­ra­zo (11).

Más allá del deba­te sin­di­cal en ple­na­rios de la CGTA (cuyo secre­ta­ria­do el SITRAC-SITRAM no qui­so inte­grar) y de la dispu­ta calle­je­ra duran­te el Vibo­ra­zo, Gre­go­rio Flo­res tuvo víncu­los per­so­na­les con Tos­co en diver­sas cir­cuns­tan­cias. Des­de reunio­nes sin­di­ca­les has­ta en el penal de Raw­son ‑don­de ambos com­par­tie­ron la cár­cel con toda la direc­ción de la insur­gen­cia argen­ti­na, antes de la masa­cre de Tre­lew-. Ade­más, se entre­vis­tó con él en varias oca­sio­nes. En una de ellas, en 1973, Flo­res fue el encar­ga­do de lle­var­le a Tos­co la pro­pues­ta del FAS [Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta por el Socia­lis­mo] y el PRT para que sea can­di­da­to a pre­si­den­te de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, lle­van­do como can­di­da­to a vice­pre­si­den­te al pero­nis­ta revo­lu­cio­na­rio Arman­do Jai­me, tam­bién inte­gran­te del FAS, tenien­do como obje­ti­vo dispu­tar­le el con­sen­so de las masas a la fór­mu­la Juan Domin­go Perón-Isa­bel Perón. Tos­co decli­nó la pro­pues­ta (12). En el comu­ni­ca­do públi­co expli­ca sus razo­nes en tér­mi­nos de uni­dad. En la entre­vis­ta pri­va­da le res­pon­dió a Gre­go­rio Flo­res: «si mi can­di­da­tu­ra sir­ve para unir a la izquier­da, yo no ten­go nin­gún incon­ve­nien­te en ser can­di­da­to, pero si mi can­di­da­tu­ra es fac­tor de que la izquier­da se divi­da, yo no pue­do acep­tar (Lec­cio­nes de bata­lla, pp.83 – 84). La con­clu­sión de Flo­res es la siguien­te: «Tos­co no acep­tó por no pelear­se con el PC».

Esta con­clu­sión de Flo­res tie­ne un gra­do impor­tan­te de vero­si­mi­li­tud. Es cier­ta la cer­ca­nía de Tos­co con el Par­ti­do Comu­nis­ta. Por ejem­plo en Cór­do­ba el diri­gen­te de la UOCRA [Unión Obre­ra de la Cons­truc­ción] Jor­ge Cane­lles, inte­gran­te del PC, par­ti­ci­pó jun­to a Tos­co en la orga­ni­za­ción del Cor­do­ba­zo, al igual que otros mili­tan­tes comu­nis­tas de Luz y Fuer­za siem­pre se ali­nea­ron jun­to a Tos­co en las luchas sin­di­ca­les den­tro de la CGTA. No obs­tan­te, al mis­mo tiem­po esa expli­ca­ción corre el ries­go de sub­es­ti­mar en algu­na medi­da el estre­cho víncu­lo de Tos­co con el PRT (13), por­que si bien es cier­to que sus víncu­los con el comu­nis­mo eran reales, tam­bién es ver­dad que Tos­co par­ti­ci­pa de todos los con­gre­sos del FAS ‑nada menos que en sus dis­cur­sos de aper­tu­ra-; even­tos don­de se mar­ca­ba una estra­te­gia para la revo­lu­ción argen­ti­na de carác­ter anti­im­pe­ria­lis­ta y socia­lis­ta, por la vía arma­da, que no se corres­pon­día en lo más míni­mo con el pro­gra­ma eta­pis­ta e ins­ti­tu­cio­na­lis­ta del PC y su pro­yec­to de fren­te demo­crá­ti­co en alian­za con la «bur­gue­sía nacio­nal».

Las prin­ci­pa­les crí­ti­cas que en Lec­cio­nes de bata­lla Flo­res le diri­ge a Tos­co son: (a) dema­sia­da fle­xi­bi­li­dad en sus rela­cio­nes con un seg­men­to de la buro­cra­cia sin­di­cal de Cór­do­ba, con quien lle­gó a com­par­tir la direc­ción de la sec­cio­nal pro­vin­cial de la CGT de los Argen­ti­nos; (b) haber opues­to el «sin­di­ca­lis­mo de libe­ra­ción» al sin­di­ca­lis­mo cla­sis­ta, © el man­te­ner dema­sia­da expec­ta­ti­va en la con­for­ma­ción de un «fren­te nacio­nal» al esti­lo viet­na­mi­ta; y final­men­te, la que con­si­de­ra fun­da­men­tal: (d) Tos­co no pro­mo­vió la inte­gra­ción orgá­ni­ca de la cla­se obre­ra anti­bu­ro­crá­ti­ca a un par­ti­do polí­ti­co pro­pio. Se man­tu­vo como mar­xis­ta inde­pen­dien­te.

En esas crí­ti­cas exis­te un pun­to nodal: la rela­ción entre inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se y cons­truc­ción de hege­mo­nía. Cree­mos que en la his­to­ria del SITRAC-SITRAM y en el pen­sa­mien­to polí­ti­co de Gre­go­rio Flo­res la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se ha sido y es fun­da­men­tal, casi diría­mos, el leit motiv de su prác­ti­ca sin­di­cal y polí­ti­ca, lo cual está muy bien y cons­ti­tu­ye algo que debe­ría recrear­se en las con­di­cio­nes actua­les. Sin embar­go, aun­que muchas de sus crí­ti­cas a los «fren­tes popu­la­res» son váli­das (por­que esos fren­tes ‑llá­men­se «demo­crá­ti­cos», «nacio­na­les», etc.- ter­mi­nan muchas veces subor­di­nan­do a los tra­ba­ja­do­res como un fur­gón de cola tras la loco­mo­to­ra bur­gue­sa), por momen­tos nos que­da la impre­sión de que Flo­res no hace dife­ren­cia algu­na entre «fren­te popu­lar» y «fren­te úni­co».

Mien­tras que el fren­te popu­lar fue pro­mo­vi­do des­de 1935 a nivel mun­dial por la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta ya sta­li­ni­za­da, a ini­cia­ti­va de Sta­lin y Dimi­trov, el fren­te úni­co fue impul­sa­do por esa mis­ma Inter­na­cio­nal, años antes, de la mano de Lenin, Trotsky, Anto­nio Grams­ci y muchos oros estra­te­gas mar­xis­tas revo­lu­cio­na­rios. Entre una y otra estra­te­gia exis­te una dife­ren­cia nota­ble.

A dife­ren­cia del fren­te popu­lar (uni­dad de los explo­ta­dos con la bur­gue­sía «demo­crá­ti­ca» o «nacio­nal» para enfren­tar al fas­cis­mo, a un inva­sor extran­je­ro, etc.), el fren­te úni­co (uni­dad de las diver­sas cla­ses y frac­cio­nes de cla­se explo­ta­das y opri­mi­das, que en su enfren­ta­mien­to con el impe­ria­lis­mo exclu­ye a la bur­gue­sía) per­mi­te arti­cu­lar la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se con el inten­to por cons­truir la hege­mo­nía sobre otros seg­men­tos y frac­cio­nes de cla­ses explo­ta­das, superan­do el estre­cho mar­co eco­nó­mi­co cor­po­ra­ti­vo.

Da la impre­sión que en muchas crí­ti­cas de Flo­res a Tos­co se con­fun­den esos dos tipos de fren­te, garan­ti­zán­do­se ‑lo cual es correc­to- la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se, pero dilu­yén­do­se al mis­mo tiem­po toda posi­bi­li­dad de cons­truir la hege­mo­nía socia­lis­ta. Una cla­se social explo­ta­da sólo pue­de vol­ver­se polí­ti­ca­men­te autó­no­ma ‑nos ense­ña­ba Grams­ci- cuan­do ade­más de defen­der su inde­pen­den­cia polí­ti­ca y sus intere­ses eco­nó­mi­co cor­po­ra­ti­vos pro­pios pue­de con­quis­tar y diri­gir hege­mó­ni­ca­men­te a otras cla­ses explo­ta­das cons­ti­tu­yen­do una fuer­za social. Grams­ci ponía como ejem­plo de esa arti­cu­la­ción entre inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se y hege­mo­nía ‑arti­cu­la­das ambas por el fren­te úni­co- a la alian­za pro­mo­vi­da por Lenin entre obre­ros y cam­pe­si­nos (sin bur­gue­sía), don­de los pri­me­ros hege­mo­ni­za­ban a los segun­dos.

Hemos afir­ma­do que el libro de Gre­go­rio Flo­res cons­ti­tu­ye una refle­xión en voz alta. Real­men­te así está escri­to. Por eso este tema per­ma­ne­ce abier­to y sin resol­ver­se ya que mien­tras que Flo­res cues­tio­na en Tos­co esa ampli­tud de alian­zas, al mis­mo tiem­po se auto­crí­ti­ca por­que el SITRAC-SITRAM no hizo una alian­za con Luz y Fuer­za y con la corrien­te de Tos­co: «uno de nues­tros erro­res más impor­tan­tes: le dimos dema­sia­da cabi­da a la alian­za con sec­to­res peque­ño-bur­gue­ses y tuvi­mos acti­tu­des sec­ta­rias, como no acep­tar nues­tra par­ti­ci­pa­ción en la CGT o bus­car alian­zas con pero­nis­tas hones­tos y com­ba­ti­vos. Eso nos ais­ló y faci­li­tó la repre­sión» (Lec­cio­nes de bata­lla, 115).

Gre­go­rio Flo­res ya había for­mu­la­do esa mis­ma auto­crí­ti­ca, inclu­so de mane­ra toda­vía más insis­ten­te y reite­ra­ti­va, remar­can­do el error de no haber inte­gra­do la direc­ción y el secre­ta­ria­do de la CGT cor­do­be­sa jun­to a Luz y Fuer­za, en su libro Del Cor­do­ba­zo al SITRAC-SITRAM, don­de en no menos de seis opor­tu­ni­da­des se auto­crí­ti­ca por no haber hecho una alian­za con Agus­tín Tos­co (14). De allí que ten­ga­mos la opi­nión que en las refle­xio­nes de Gre­go­rio Flo­res sobre este tema el enig­ma no está sal­da­do ni com­ple­ta­men­te cerra­do. El autor plan­tea abier­ta­men­te el pro­ble­ma, se hace y for­mu­la pre­gun­tas, pero la incóg­ni­ta per­ma­ne­ce irre­suel­ta, des­de nues­tro pun­to de vis­ta.

Aun­que este deba­te entre el cla­sis­mo de Goyo Flo­res y el pen­sa­mien­to mar­xis­ta de Agus­tín Tos­co per­ma­ne­ce abier­to ‑pues los dile­mas y las difi­cul­ta­des para arti­cu­lar la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se y la hege­mo­nía socia­lis­ta siguen hoy pendientes‑, el autor del libro no deja mar­gen a la duda. Mien­tras res­ca­ta la figu­ra de Tos­co fus­ti­ga sin pie­dad a diver­sas cama­das y ver­tien­tes de buró­cra­tas sin­di­ca­les, lle­gan­do has­ta la actua­li­dad, des­de los más repu­dia­dos por el pue­blo has­ta otros, más «pro­gres» (en el dis­cur­so) que sin embar­go jue­gan siem­pre el papel de tapón e ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la rebel­día obre­ra y popu­lar.

Que la polé­mi­ca y dis­cu­sión tác­ti­ca con Tos­co no mella en lo más míni­mo su admi­ra­ción por el gran diri­gen­te de Luz y Fuer­za que­da más que cla­ro cuan­do Flo­res afir­ma: «Agus­tín Tos­co fue un diri­gen­te obre­ro, hones­to y com­ba­ti­vo. Fue el diri­gen­te de izquier­da más repre­sen­ta­ti­vo, res­pe­ta­do inclu­so por quie­nes no com­par­tían su ideo­lo­gía mar­xis­ta a la cual adhe­ría explí­ci­ta­men­te. El grin­go Tos­co fue uno de los pocos diri­gen­tes sin­di­ca­les que podía diri­gir­se a las bases de otros gre­mios, que lo acep­ta­ban por esa vene­ra­ción que se había gana­do en la lucha. Tos­co tuvo una posi­ción inclau­di­ca­ble con­tra las dic­ta­du­ras mili­ta­res, lo que le valió ser per­se­gui­do y encar­ce­la­do en nume­ro­sas opor­tu­ni­da­des […] Buen ora­dor, su voz poten­te se hizo oír detrás de las rejas de la cár­cel de don­de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo de Cór­do­ba fun­da­men­tal­men­te, lo res­ca­ta­ron una y otra vez para rein­te­grar­lo a la lucha» (Lec­cio­nes de bata­lla, pp.91 – 92). En su libro, este elo­gio y esta admi­ra­ción, Gre­go­rio Flo­res la extien­de tam­bién a René Sala­man­ca, diri­gen­te del SMATA, des­apa­re­ci­do por la dic­ta­du­ra en 1976.

Balan­ce sobre San­tu­cho, el PRT y la cla­se obre­ra

Si en sus dos libros ante­rio­res ‑SITRAC-SITRAM. Del Cor­do­ba­zo al cla­sis­mo, y La lucha del cla­sis­mo con­tra la buro­cra­cia sindical‑, Flo­res deta­lla­ba su acti­vi­dad sin­di­cal, en este nue­vo libro prio­ri­za lo que con­si­de­ra natu­ral en un diri­gen­te cla­sis­ta sus­ten­ta­do en una visión mar­xis­ta del mun­do: la pro­lon­ga­ción de la lucha de cla­ses den­tro de la fábri­ca hacia el terreno de la lucha polí­ti­ca e inclu­so polí­ti­co-mili­tar. Por eso hace hin­ca­pié en su (re)lectura del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res.

Flo­res no es un estu­dian­te que lee e inter­pre­ta docu­men­tos del pasa­do (acti­vi­dad enco­mia­ble, de todos modos, dig­na de imi­tar). Tam­po­co es un pro­fe­sor aca­dé­mi­co que quie­re defen­der una tesis de licen­cia­tu­ra, maes­tría o doc­to­ra­do. Es un pro­ta­go­nis­ta direc­to de lo que narra. Cabe des­ta­car que, y esto cons­ti­tu­ye lo más suges­ti­vo de todo des­de una pers­pec­ti­va polí­ti­ca, Gre­go­rio Flo­res rea­li­za un bene­fi­cio de inven­ta­rio del cla­sis­mo y un balan­ce del gue­va­ris­mo argen­tino habien­do mili­ta­do duran­te años en el Par­ti­do Obre­ro (PO), orga­ni­za­ción extre­ma­da­men­te crí­ti­ca del PRT ‑al que siem­pre le atri­bu­yó «foquis­mo»-. (Flo­res lle­gó a ser, inclu­so, can­di­da­to a pre­si­den­te del PO en 1983).

En sus memo­rias de madu­rez apa­re­cen varias crí­ti­cas al PRT: (a) San­tu­cho y sus com­pa­ñe­ros pro­ba­ble­men­te sobre­es­ti­ma­ron el nivel de con­cien­cia de los tra­ba­ja­do­res argen­ti­nos; (b) el PRT-ERP sub­es­ti­mó la capa­ci­dad de res­pues­ta de la reac­ción; © la lucha arma­da, por sí sola, no gene­ra con­cien­cia. Pue­de tener efec­to en el acti­vis­mo, pero en la gran masa no pasa más allá de la sim­pa­tía; y (d) «en mi opi­nión, sólo lo más cons­cien­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra esta­ba dis­pues­ta a empu­ñar el fusil. El res­to no».

Aun habien­do for­mu­la­do esas crí­ti­cas, en su libro Flo­res dese­cha el cues­tio­na­mien­to habi­tual que el PO ‑así como tam­bién la corrien­te de Nahuel Moreno y sus deri­va­cio­nes- diri­ge con­tra el PRT de San­tu­cho. Sin fal­tar­les el res­pe­to en nin­gún momen­to, e inclu­so sin men­cio­nar con nom­bre y ape­lli­do a los diri­gen­tes Jor­ge Alta­mi­ra y Nahuel Moreno (cabe­zas visi­bles de quie­nes esgri­men el repro­che de «foquis­mo» con­tra la insur­gen­cia argen­ti­na), Gre­go­rio Flo­res plan­tea su pun­to de vis­ta de for­ma tajan­te, con una con­tun­den­cia de pen­sa­mien­to que no deja lugar a dudas sobre su posi­ción: «Aun­que des­de dis­tin­tas corrien­tes de la izquier­da se lo carac­te­ri­za­ba como foquis­ta, San­tu­cho sos­tu­vo siem­pre que las accio­nes arma­das tenían que estar liga­das al accio­nar de las masas» (Lec­cio­nes de bata­lla, p. 85). Allí mis­mo sos­tie­ne: «No he cono­ci­do a nadie que haya lucha­do con tan­to tesón y esme­ro por la uni­dad de la izquier­da».

Esa defen­sa del pen­sa­mien­to y la prác­ti­ca polí­ti­ca de San­tu­cho no que­da en un recuer­do nos­tál­gi­co de efe­mé­ri­de ni en una reme­mo­ra­ción sim­ple­men­te emo­ti­va. Todo el libro de Flo­res cons­ti­tu­ye una abier­ta rei­vin­di­ca­ción del PRT y de su prin­ci­pal diri­gen­te, Mario Rober­to San­tu­cho.

En la recons­truc­ción de su incor­po­ra­ción al PRT, Flo­res recuer­da: «Cono­cí a San­tu­cho en los pri­me­ros meses de 1970, cuan­do el negro Ger­mán lo lle­vó a mi casa. Muy lejos esta­ba yo de ima­gi­nar que ese hom­bre moro­cho de ojos viva­ces y mira­da pene­tran­te como el águi­la iba a ser, poco tiem­po des­pués, el enemi­go más feroz de la dic­ta­du­ra y la cla­se patro­nal» (Lec­cio­nes de bata­lla, p. 82).

Lue­go de enca­be­zar la heroi­ca lucha de SITRAC-SITRAM con­tra la FIAT (que inclu­yó nume­ro­sas huel­gas con ocu­pa­ción de fábri­ca y toma de rehe­nes de los direc­ti­vos de la empre­sa) y con­tra la dic­ta­du­ra mili­tar, Gre­go­rio Flo­res es des­pe­di­do y cae pre­so. Com­par­te la cár­cel con toda la direc­ción de la gue­rri­lla argen­ti­na en el Penal de Raw­son (de don­de se esca­pa­rán los prin­ci­pa­les líde­res insur­gen­tes en lo que hoy se cono­ce como «la masa­cre de Tre­lew» ya que los mili­ta­res fusi­la­ron a san­gre fría a los gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras que no pudie­ron esca­par). Allí, en pri­sión, Gre­go­rio Flo­res for­ma par­te de un gru­po de estu­dio que San­tu­cho orga­ni­za con él, con el ase­sor legal de SITRAC-SITRAM Cuqui Curu­chet y con Nés­tor Ser­se­nuijt.

Sin un ras­tro de sober­bia, el diri­gen­te cla­sis­ta se con­fie­sa: «San­tu­cho fue el pri­mer diri­gen­te polí­ti­co que me hizo enten­der que las direc­cio­nes de los sin­di­ca­tos cla­sis­tas SITRAC-SITRAM había­mos teni­do posi­cio­nes ultra­iz­quier­dis­tas al tomar las tareas que no corres­pon­dían a un sin­di­ca­to sino a un par­ti­do polí­ti­co». Ese tipo de apre­cia­ción se repi­te una y otra vez con expre­sio­nes como las siguien­tes: «Con la pacien­cia de un viet­na­mi­ta San­tu­cho me hizo com­pren­der…»; «San­tu­cho me expli­có…», etc, etc.

Enton­ces recuer­da: «Es en la cár­cel don­de me rela­ciono con San­tu­cho. Des­pués que sali­mos de la cár­cel, un día me hicie­ron una cita. Voy don­de me con­vo­ca­ron y lo encuen­tro al «Negro» [San­tu­cho]. Yo me que­ría morir… Estar con el «Negro» San­tu­cho era estar con una bom­ba de tiem­po. Me dice: «Mirá, yo sé que vos y el negro Cas­te­llo y otros chan­gos [mucha­chos] andan bolu­dean­do por ahí, per­dien­do el tiem­po. Se tie­nen que defi­nir, tie­nen que saber qué es lo que van a hacer». Le pre­gun­té qué que­ría que hicie­ra. «Lo que podés hacer aho­ra vos y Cas­te­llo es for­mar una comi­sión por todos los des­pe­di­dos [de FIAT Con­cord] por cau­sas polí­ti­cas y gre­mia­les y tra­ba­jar en eso». A mí me pare­ció bri­llan­te la idea». […] Cuan­do cayó [el pre­si­den­te] Cám­po­ra me pro­pu­sie­ron inte­grar el Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta por el Socia­lis­mo-FAS, y empe­cé a acti­var ahí. Des­pués me puse a tra­ba­jar en el Movi­mien­to Sin­di­cal de Base-MSB […] En Bue­nos Aires seguí liga­do al FAS has­ta la muer­te de San­tu­cho» (Lec­cio­nes de bata­lla, p. 33).

Sobre el Movi­mien­to Sin­di­cal de Base, pro­mo­vi­do por el PRT, Flo­res plan­tea que «Creo que la crea­ción del MSB fue un paso muy impor­tan­te del PRT, por­que le per­mi­tió inser­tar­se en el movi­mien­to obre­ro» (Lec­cio­nes de bata­lla, p. 74). Este movi­mien­to nace a ini­cia­ti­va del PRT y con­gre­ga en su pri­mer encuen­tro masi­vo a 5.000 tra­ba­ja­do­res. Tra­ba­ja jun­to al Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta por el Socia­lis­mo (FAS). El FAS fue cre­cien­do geo­mé­tri­ca­men­te. Si al comien­zo con­gre­gó a 5.000 per­so­nas, lue­go pasó a reu­nir 13.000 has­ta que en el últi­mo con­gre­so, antes de la dic­ta­du­ra, lle­gó a jun­tar en un acto públi­co 20.000 per­so­nas. ¡No eran cua­tro gatos locos!

A aque­llos que se empe­ci­nan en ape­lar a la teo­ría de los dos demo­nios, Flo­res les repli­ca des­ta­can­do «la moral y la dig­ni­dad de los gue­rri­lle­ros del ERP«Â¸ acla­ran­do que «hablo de com­pa­ñe­ros del ERP por­que fue a quie­nes más he cono­ci­do y con quie­nes he teni­do mayo­res coin­ci­den­cias» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.72).

Pro­fun­di­zan­do en esas apre­cia­cio­nes e inten­tan­do apor­tar un balan­ce polí­ti­co de con­jun­to, Gre­go­rio Flo­res le pro­po­ne a sus jóve­nes lec­to­res la siguien­te con­clu­sión: «para mi modo de ver, den­tro de mis limi­ta­cio­nes y den­tro de la esca­sez de cono­ci­mien­tos que ten­go, en la Argen­ti­na, quien mas lejos lle­gó en la lucha revo­lu­cio­na­ria y en la lucha por el poder, fue el PRT-ERP de San­tu­cho. Por­que ata­có a los fun­da­men­tos del esta­do bur­gués: el Ejér­ci­to, el esta­do, la bur­gue­sía, todo». (Lec­cio­nes de bata­lla, p. 36).

Ese balan­ce sobre la lucha arma­da en Argen­ti­na y su emo­ti­va carac­te­ri­za­ción de la insur­gen­cia gue­va­ris­ta, insis­ti­mos, no tie­ne nada que ver con la his­to­ria super­fi­cial de los best sellers mer­can­ti­les que se encuen­tran en las libre­rías de los shop­pings ni con la fri­vo­li­za­ción de la vio­len­cia de los «70 que se inten­ta hacer des­de los gran­des medios de (in)comunicación.

La apre­cia­ción teó­ri­ca de Gre­go­rio Flo­res, medi­ta­da y pacien­te­men­te refle­xio­na­da a lo lar­go de trein­ta años, elu­de el ges­to de la lágri­ma fácil. Por eso afir­ma: «Mucho se ha dicho y escri­to sobre la via­bi­li­dad de la lucha arma­da en aque­lla eta­pa polí­ti­ca, como méto­do legí­ti­mo para acce­der y sos­te­ner­se en el poder una vez que la bur­gue­sía ha sido derro­ta­da. Algu­nas corrien­tes sos­te­nían que no se podía rea­li­zar una prác­ti­ca arma­da al mar­gen de la expe­rien­cia de masas. Has­ta se lle­gó a decir que no había que dar jus­ti­fi­ca­ción a la repre­sión por­que aun­que fue­ra líci­to ajus­ti­ciar a un tor­tu­ra­dor, polí­ti­ca­men­te eso no corres­pon­de por­que exa­cer­ba la repre­sión. Sin embar­go, cuan­do uno estu­dia la his­to­ria de la cla­se obre­ra argen­ti­na, cae en la cuen­ta de que la vio­len­cia con­tra los tra­ba­ja­do­res ha sido una cons­tan­te, bajo todos los regí­me­nes polí­ti­cos, se tra­te de gobier­nos con­ser­va­do­res, oli­gár­qui­cos, de gobier­nos demo­crá­ti­cos ele­gi­dos por voto popu­lar y ni que hablar de las dic­ta­du­ras mili­ta­res cuya úni­ca razón de ser ha sido y será impo­ner la paz de los cemen­te­rios» (Lec­cio­nes de bata­lla, p. 82).

Pen­san­do en la res­pues­ta de aba­jo fren­te a la vio­len­cia de arri­ba, es decir, en la vio­len­cia ple­be­ya, popu­lar, obre­ra y anti­ca­pi­ta­lis­ta, Flo­res con­ti­núa más ade­lan­te argu­men­tan­do: «Sólo así la cla­se obre­ra podrá eri­gir­se en cla­se gober­nan­te. Esto, que duda cabe, se logra por la vía arma­da. Mario Rober­to San­tu­cho fue con­se­cuen­te con lo que pen­sa­ba, por eso está vivo en la memo­ria de quie­nes lo cono­ci­mos y lo esta­rá segu­ra­men­te en las nue­vas gene­ra­cio­nes» (Lec­cio­nes de bata­lla, p. 86).

En sus memo­rias Goyo Flo­res, diri­gen­te heroi­co de la cla­se obre­ra argen­ti­na que escri­be con la men­te pues­ta en las nue­vas gene­ra­cio­nes, lle­ga a la siguien­te con­clu­sión: «Creo que cuan­do se conoz­can más datos sobre el pen­sa­mien­to de San­tu­cho su figu­ra se agi­gan­ta­rá y es pro­ba­ble que sea tan o más gran­de que la del Che Gue­va­ra» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.84).

Pro­lon­gan­do has­ta la actua­li­dad ese balan­ce, con­tun­den­te, demo­le­dor e ine­quí­vo­co, afir­ma: «la con­clu­sión más impor­tan­te es que los tra­ba­ja­do­res no deben limi­tar su inter­ven­ción al mun­do sin­di­cal, deben hacer polí­ti­ca. Deben orga­ni­zar su pro­pio par­ti­do polí­ti­co. Yo así lo com­pren­dí y por eso entré a for­mar par­te del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.115). En el mis­mo sen­ti­do y elu­dien­do todo eufe­mis­mo, con­clu­ye: «Has­ta hoy, 25 de julio de 2005 [fecha de redac­ción del libro] la úni­ca mane­ra que se cono­ce para cons­truir una socie­dad más igua­li­ta­ria, más jus­ta, más huma­na, como que­ría el PRT-ERP es a tra­vés del enfren­ta­mien­to arma­do, cla­se con­tra cla­se.» (Lec­cio­nes de bata­lla, p.87).

Las expe­rien­cias del cla­sis­mo que Gre­go­rio Flo­res nos trans­mi­te dejan ense­ñan­zas que debe­rían ser estu­dia­das por las nue­vas cama­das de jóve­nes rebel­des, por la nue­va mili­tan­cia de las fábri­cas recu­pe­ra­das, del movi­mien­to pique­te­ro, del movi­mien­to estu­dian­til y del sin­di­ca­lis­mo anti­bu­ro­crá­ti­co que hoy rena­ce de sus ceni­zas.

No son con­sig­nas ni fra­ses hechas, gri­ta­das en una asam­blea esco­lar por un ado­les­cen­te exal­ta­do, inex­per­to, dema­sia­do entu­sias­ta, poco infor­ma­do y tal vez inge­nuo. Son las con­clu­sio­nes de un vie­jo diri­gen­te obre­ro, expe­ri­men­ta­do, cur­ti­do y foguea­do en el enfren­ta­mien­to con­tra el capi­tal, en dic­ta­du­ras y en demo­cra­cia.

Su libro es una joya. Con­tie­ne pie­zas inva­lua­bles: su balan­ce madu­ro acer­ca del cla­sis­mo, las refle­xio­nes sobre la vida coti­dia­na y el com­ba­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, las dudas en voz alta sobre posi­bles erro­res y limi­ta­cio­nes, los deba­tes pen­dien­tes con Agus­tín Tos­co, las anéc­do­tas de sus mejo­res ami­gos y de los prin­ci­pa­les cua­dros diri­gen­tes del pro­le­ta­ria­do argen­tino que él cono­ció, la sem­blan­za sobre San­tu­cho y sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras del PRT-ERP, los rela­tos de la con­fron­ta­ción a muer­te con­tra la FIAT, con­tra todas las empre­sas capi­ta­lis­tas, con­tra la buro­cra­cia sin­di­cal y con­tra la dic­ta­du­ra mili­tar.

Un tex­to fun­da­men­tal que debe­ría ser estu­dia­do en Argen­ti­na y Amé­ri­ca Lati­na, pero que tam­bién debe­ría ser leí­do por quie­nes han lucha­do y segui­rán luchan­do con­tra la FIAT y sus socios impe­ria­lis­tas al otro lado del pla­ne­ta.


NOTAS(1) Véa­se nues­tro Toni Negri y los desa­fíos de «Impe­rio». Madrid, Cam­po de ideas, 2002. Tra­duc­ción ita­lia­na: Toni Negri e gli equi­vo­ci di «Impe­ro». Bol­se­na, Mas­sa­ri edi­to­re, 2005.

(2) En las teo­ri­za­cio­nes madu­ras de Negri ese euro­cen­tris­mo laten­te en la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria ita­lia­na ‑dema­sia­do res­trin­gi­da a la expe­rien­cia pro­le­ta­ria del nor­te de Ita­lia- sigue pre­sen­te, pero de mane­ra nota­ble­men­te acre­cen­ta­da, lo que en lugar de reme­diar pro­fun­di­za dicha limi­ta­ción polí­ti­ca. Véa­se nues­tro Toni Negri y los desa­fíos de «Impe­rio». Obra cita­da. pp. 19 – 29 y 70 – 76. En la edi­ción ita­lia­na pp.26 y ss y 72 y ss.

(3) Véa­se Gre­go­rio Flo­res; Lec­cio­nes de bata­lla. Una his­to­ria per­so­nal de los «70. Bue­nos Aires, Edi­cio­nes Razón y Revo­lu­ción, 2006.

(4) Des­pués de ter­mi­nar de leer su apa­sio­nan­te y for­mi­da­ble libro de memo­rias se podrá com­pren­der rápi­da y fácil­men­te que «van­guar­dia» no hace refe­ren­cia a un gru­pi­to desor­bi­ta­do, auto­ri­ta­rio, con­for­ma­do por cua­tro gatos locos y ais­la­dos del pue­blo ‑como tan­tas veces nos dije­ron pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios pos­mo­der­nos, perio­dis­tas «pro­gres», ex mili­tan­tes que­bra­dos y auto­res de best sellers mer­can­ti­les- sino a aquel seg­men­to de los tra­ba­ja­do­res que va a la cabe­za de una fuer­za social colec­ti­va, que mar­ca un derro­te­ro posi­ble para el con­jun­to popu­lar, que lle­ga más lejos en la radi­ca­li­dad de sus luchas con­cre­tas y en la pro­fun­di­dad de la con­cien­cia del abis­mo que sepa­ra a la cla­se tra­ba­ja­do­ra de las cla­ses domi­nan­tes y diri­gen­tes del sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

(5) Per­mí­ta­se­nos una anéc­do­ta. Duran­te los años «90, en pleno neo­li­be­ra­lis­mo sal­va­je, vino a la Argen­ti­na el soció­lo­go de EEUU James Petras. En una can­ti­na de una barrio popu­lar de Bue­nos Aires se orga­ni­zó una comi­da para con­ver­sar y deba­tir con él. Los asis­ten­tes per­te­ne­cían a dis­tin­tas ver­tien­tes polí­ti­cas y socia­les. Gre­go­rio Flo­res esta­ba pre­sen­te. Al ter­mi­nar la reu­nión, en el momen­to de la des­pe­di­da, Goyo extrae de su bol­si­llo y repar­te entre los asis­ten­tes unos pape­li­tos. Allí ofre­cía sus tra­ba­jos como peón alba­ñil, su vie­jo ofi­cio, por si alguien tenía algún arre­glo que hacer en su vivien­da.

Mien­tras Gre­go­rio Flo­res tra­ba­ja­ba de alba­ñil, era la épo­ca en que los gran­des diri­gen­tes pero­nis­tas del sin­di­ca­lis­mo buro­crá­ti­co de Argen­ti­na apo­ya­ban y par­ti­ci­pa­ban de las pri­va­ti­za­cio­nes de Menem. Reci­bían a cam­bio millo­nes de dóla­res con los que se hicie­ron pro­pie­ta­rios pri­va­dos de empre­sas de fon­dos de pen­sión, sana­to­rios, hos­pi­ta­les, cam­pos de depor­te y obras socia­les tam­bién pri­va­das. Esos buró­cra­tas sin­di­ca­les pri­va­ti­za­do­res via­ja­ban y via­jan en autos impor­ta­dos, con cho­fer y secre­ta­ria, por­tan­do grue­sos relo­jes de oro. Ayer esta­ban con Menem, hoy están con Kirch­ner.

Gre­go­rio Flo­res de alba­ñil… su modes­tia no que­da­ba redu­ci­da a sus escri­tos polí­ti­cos. Exac­ta­men­te la mis­ma acti­tud de Goyo la pudi­mos apre­ciar en Anto­nio Alac (máxi­mo diri­gen­te del Cho­co­na­zo en 1970) que en esos años «90 con­ta­ba las mone­di­tas para pagar el bole­to del colec­ti­vo o del tren. ¡Qué abis­mo con la buro­cra­cia! Dos uni­ver­sos socia­les. Dos for­mas de vida incon­men­su­ra­bles.

(6) Para mues­tra bas­ta un botón, dice la expre­sión popu­lar. Bien val­dría la pena com­pa­rar los escri­tos de Gre­go­rio Flo­res y sus balan­ces de las luchas de los años «60 y «70 con los «best sellers» de un anti­guo y pro­mo­cio­na­do diri­gen­te del PRT-ERP que, lue­go de disol­ver esa orga­ni­za­ción a fines de los «70, en los «80 se inte­gra al PCA para ter­mi­nar en los «90, des­pués de pro­po­ner tam­bién su diso­lu­ción, incor­po­rán­do­se ale­gre­men­te a la cen­troiz­quier­da. Des­de el año 2000 en ade­lan­te, este sepul­tu­re­ro de orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, cul­mi­na su carre­ra polí­ti­ca ‑cuyo exten­di­do arco de varia­ción ideo­ló­gi­ca sigue una direc­ción ine­quí­vo­ca: de izquier­da a dere­cha- posan­do de ven­trí­lo­cuo peri­fé­ri­co y colo­nial, ridícu­lo y tar­dío, del pos­mo­der­nis­mo de Negri y otras «supera­cio­nes del mar­xis­mo» hoy a la moda. Agre­si­vo, sec­ta­rio y alta­ne­ro, este per­so­na­je no ha aho­rra­do insul­tos ‑inclu­so per­so­na­les- para quie­nes dis­cre­pan y no rin­den cul­to al nue­vo cre­do pos­mo­derno.

Mien­tras Gre­go­rio Flo­res en sus memo­rias y su balan­ce carac­te­ri­za al pen­sa­mien­to polí­ti­co de Mario Rober­to San­tu­cho y su corrien­te como la expre­sión más alta de la lucha revo­lu­cio­na­ria por el poder que se pro­du­jo en la Argen­ti­na, este (auto)promocionado ex gue­rri­lle­ro y actual «pro­gre», cada vez que se refie­re al máxi­mo diri­gen­te del PRT-ERP, dice apro­xi­ma­da­men­te lo siguien­te: «San­tu­cho era mara­vi­llo­so, divino, genial… [agre­gar aquí todos los piro­pos ima­gi­na­bles]… lás­ti­ma… que no enten­día nada de polí­ti­ca». Ese es el balan­ce, pre­ci­sa­men­te, de un que­bra­do. ¡De un QUE-BRA-DO!. Todo el mun­do tie­ne dere­cho a can­sar­se de luchar y a bajar defi­ni­ti­va­men­te los bra­zos. No somos quien para juz­gar. Quien esté can­sa­do que se que­de en su casa a con­tem­plar meda­llas del pasa­do. Pero lo que no hay dere­cho es a pre­di­car la derro­ta y la resig­na­ción entre las nue­vas gene­ra­cio­nes, y menos que nada ape­lan­do al pres­ti­gio de San­tu­cho.

(7) Véa­se Agus­tín Tos­co: «Aspec­tos bio­grá­fi­cos y per­so­na­les». En Tos­co: escri­tos y dis­cur­sos [selec­ción de J.Lannot, A.Amantea y E.Sguiglia]. Bue­nos Aires, Con­tra­pun­to, 1985. p.9.

(8) Rubén Vano­li: ¿Cla­sis­mo o aven­tu­re­ris­mo? SITRAC-SITRAM. Expe­rien­cias y ense­ñan­zas. Bue­nos Aires, Edi­to­rial Anteo, 1972.

(9) CENAP [Corrien­te Estu­dian­til Nacio­nal Popu­lar]: «Crí­ti­ca al pro­gra­ma SITRAC SITRAM». En Antro­po­lo­gía del Ter­cer Mun­do Nº8, Año 3, sep­tiem­bre-octu­bre 1971. pp. 6 – 10. Esta revis­ta cons­ti­tuía a ini­cios de los años «70 la expre­sión ideo­ló­gi­ca de las deno­mi­na­das «cáte­dras nacio­na­les» y las corrien­tes estu­dian­ti­les de la izquier­da pero­nis­ta.

(10) Véa­se Mario Rober­to San­tu­cho: Poder bur­gués, poder revo­lu­cio­na­rio Edi­cio­nes El Com­ba­tien­te, 23/​8/​1974. Tam­bién reco­pi­la­do en la exce­len­te anto­lo­gía rea­li­za­da por Daniel De San­tis: A ven­cer o morir. PRT-ERP Docu­men­tos. Bs​.As., EUDEBA, 1998 (tomo I) y 2000 (Tomo II). [Hay reedi­ción pos­te­rior de ambos tomos por edi­to­rial Nues­tra Amé­ri­ca].

(11) Para una recons­truc­ción de con­jun­to del Vibo­ra­zo, véa­se Beba Bal­vé, J.C. Marín et al.: Lucha de calles, lucha de cla­ses. Ele­men­tos para su aná­li­sis (1971−1969). Bue­nos Aires, CICSO, 1973. Sobre la dispu­ta entre la ten­den­cia de Tos­co y la del SITRAC-SITRAM por la con­duc­ción polí­ti­ca de la rebe­lión en el terreno mis­mo de la acción, véan­se espe­cial­men­te pp. 50 – 51 y 66. Otro libro reco­men­da­ble y suma­men­te rigu­ro­so que ana­li­za la rela­ción de Tos­co con SITRAC-SITRAM es: Nico­lás Iñi­go Carre­ra, María Isa­bel Grau y Ana­lía Mar­tí: Agus­tín Tos­co, la cla­se revo­lu­cio­na­ria. Bue­nos Aires, Edi­cio­nes Madres de Pla­za de Mayo, 2006. Par­ti­cu­lar­men­te el capí­tu­lo 9, pp.157 – 170.

(12) Véa­se Agus­tín Tos­co: «Comu­ni­ca­do de pren­sa: Recha­zo a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial». Cór­do­ba, 16/​8/​1973. En Tos­co: escri­tos y dis­cur­sos. Obra Cita­da. pp. 310 – 312.

(13) Sobre la rela­ción de Tos­co y el PRT, véa­se por ejem­plo nues­tra entre­vis­ta a Enri­que Gorria­rán Mer­lo: «La cul­tu­ra revo­lu­cio­na­ria en el gue­va­ris­mo argen­tino». 30/​3/​2006. En: http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​1​3​640, incor­po­ra­da a nues­tro Pen­sar a con­tra­mano. Las armas de la crí­ti­ca y la crí­ti­ca de las armas. Bue­nos Aires, Edi­to­rial Nues­tra Amé­ri­ca, en pren­sa.

(14) Véa­se Gre­go­rio Flo­res: Del Cor­do­ba­zo al SITRAC-SITRAM. Bue­nos Aires, Edi­cio­nes Magen­ta, 1994. Las auto­crí­ti­cas de Flo­res y del cla­sis­mo por no haber rea­li­za­do una alian­za con Agus­tín Tos­co y su corrien­te apa­re­cen en varios capí­tu­los y entre­vis­tas de este libro. Por ejem­plo, véan­se las pági­nas 62, 69, 79, 94 y 96. En su segun­do libro, vuel­ve a for­mu­lar la mis­ma auto­crí­ti­ca. Véa­se Gre­go­rio Flo­res: SITRAC-SITRAM, la lucha del cla­sis­mo con­tra la buro­cra­cia sin­di­cal. Cór­do­ba, Edi­to­rial Espar­ta­co, 2004. pp.158 y 165.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *