Gre­cia, Ita­lia y los saga­ces sar­cas­mos de Karl Marx a pro­pó­si­to de los “gobier­nos téc­ni­cos”- Mar­ce­llo Musto

Tras la impos­tu­ra de un “gobierno téc­ni­co” se ocul­ta la sus­pen­sión de la polí­ti­ca (refe­rén­dum y elec­cio­nes están exclui­dos), que debe ceder en todo a la economía

De regre­so, des­de hace unos cuan­tos años, al deba­te perio­dís­ti­co de todo el mun­do por el aná­li­sis y el pro­nós­ti­co del carác­ter cícli­co y estruc­tu­ral de las cri­sis capi­ta­lis­tas, Marx tam­bién podría leer­se hoy en Gre­cia e Ita­lia por otro moti­vo: la reapa­ri­ción del “gobierno técnico”.
En cali­dad de perio­dis­ta de la New York Tri­bu­ne, uno de los dia­rios con mayor difu­sión de su tiem­po, Marx obser­vó los acon­te­ci­mien­tos polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­na­les que lle­va­ron en la Ingla­te­rra de 1852 al naci­mien­to de uno de los pri­me­ros casos de “gobierno téc­ni­co” de la his­to­ria: el gabi­ne­te Aber­deen (diciem­bre de 1852/​enero de 1855).

El aná­li­sis de Marx resul­ta nota­bi­lí­si­mo en pun­to a saga­ci­dad y sar­cas­mo. Mien­tras el Times cele­bra­ba el acon­te­ci­mien­to como signo del ingre­so “en el mile­nio polí­ti­co, en una épo­ca en la que el espí­ri­tu de par­ti­do está des­ti­na­do a des­apa­re­cer y en la que sola­men­te el genio, la expe­rien­cia, la labo­rio­si­dad y el patrio­tis­mo darán dere­cho al acce­so a los car­gos públi­cos”, y pedía para ese gobierno el apo­yo de los “hom­bres de todas las ten­den­cias”, por­que “sus prin­ci­pios exi­gen el con­sen­so y el apo­yo uni­ver­sa­les”; mien­tras eso decían los edi­to­ria­lis­tas del dia­rio lon­di­nen­se, Marx ridi­cu­li­za­ba la situa­ción ingle­sa en el artícu­lo “Un gobierno decré­pi­to. Pers­pec­ti­vas del gabi­ne­te de coa­li­ción”, publi­ca­do en enero de 1853.
Lo que el Times con­si­de­ra­ba tan moderno y bien ata­do, lo pre­sen­tó Marx como una far­sa. Cuan­do la pren­sa de Lon­dres anun­ció “un minis­te­rio com­pues­to de hom­bres nue­vos”, Marx decla­ró que “el mun­do que­da­rá un tan­to estu­pe­fac­to al ente­rar­se de que la nue­va era de la his­to­ria está a pun­to de ser inau­gu­ra­da nada menos que por gas­ta­dos y decré­pi­tos octo­ge­na­rios (…), buró­cra­tas que han veni­do par­ti­ci­pan­do en casi todos los gobier­nos habi­dos y por haber des­de fines del siglo pasa­do, asi­duos de gabi­ne­te doble­men­te muer­tos, por edad y por usu­ra, y sólo con arti­fi­cio man­te­ni­dos con vida”.
Apar­te del jui­cio per­so­nal, esta­ba, cla­ro es, el jui­cio, más impor­tan­te, sobre la polí­ti­ca. Se pre­gun­ta Marx: “cuan­do nos pro­me­te la des­apa­ri­ción total de las luchas entre los par­ti­dos, inclu­so la des­apa­ri­ción de los par­ti­dos mis­mos, ¿qué quie­re decir el Times?”. El inte­rro­gan­te es, des­gra­cia­da­men­te, de estric­ta actua­li­dad en un mun­do, como el nues­tro, en que el domi­nio del capi­tal sobre el tra­ba­jo ha vuel­to a hacer­se tan sal­va­je como lo era a media­dos del siglo XIX.
La “sepa­ra­ción” entre lo “eco­nó­mi­co” y lo “polí­ti­co”, que dife­ren­cia al capi­ta­lis­mo de modos de pro­du­cir que lo pre­ce­die­ron, ha lle­ga­do hoy a su cum­bre. La eco­no­mía no sólo domi­na a la polí­ti­ca, fiján­do­le agen­da y deci­sio­nes, sino que le ha arre­ba­ta­do sus com­pe­ten­cias y la ha pri­va­do del con­trol demo­crá­ti­co, y a pun­to tal, que un cam­bio de gobierno no alte­ra ya las direc­tri­ces de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social.
En los últi­mos 30 años, inexo­ra­ble­men­te, se ha pro­ce­di­do a trans­fe­rir el poder de deci­sión, de la esfe­ra polí­ti­ca a la eco­nó­mi­ca; a trans­for­mar posi­bles deci­sio­nes polí­ti­cas en incon­tes­ta­bles impe­ra­ti­vos eco­nó­mi­cos que, bajo la más­ca­ra ideo­ló­gi­ca de la apo­li­ti­ci­dad, disi­mu­lan, al con­tra­rio, un injer­to neta­men­te polí­ti­co y de con­te­ni­do abso­lu­ta­men­te reac­cio­na­rio. La redis­lo­ca­ción de una par­te de la esfe­ra polí­ti­ca en la eco­no­mía, como ámbi­to sepa­ra­ble e inal­te­ra­ble, el paso del poder de los par­la­men­tos (ya sufi­cien­te­men­te vacia­dos de valor repre­sen­ta­ti­vo por los sis­te­mas elec­to­ra­les mayo­ri­ta­rios y por la revi­sión auto­ri­ta­ria de la rela­ción entre poder eje­cu­ti­vo y poder legis­la­ti­vo) a los mer­ca­dos y a sus ins­ti­tu­cio­nes y oli­gar­quías cons­ti­tu­ye en nues­tra épo­ca el mayor y más gra­ve obs­tácu­lo atra­ve­sa­do en el camino de la democracia.
Las cali­fi­ca­cio­nes de Stan­dard & Poor’s o las señas pro­ce­den­tes de Wall Street –esos enor­mes feti­ches de la socie­dad con­tem­po­rá­nea— valen har­to más que la volun­tad popu­lar. En el mejor de los casos, el poder polí­ti­co pue­de inter­ve­nir en la eco­no­mía (las cla­ses domi­nan­tes lo nece­si­tan, inclu­so, para miti­gar las des­truc­cio­nes gene­ra­das por la anar­quía del capi­ta­lis­mo y la vio­len­cia de sus cri­sis), pero sin que sea posi­ble dis­cu­tir las reglas de esa inter­ven­ción, ni menos las opcio­nes de fondo.
Ejem­plo des­lum­bran­te de cuan­to lle­va­mos dicho son los suce­sos de estos días en Gre­cia y en Ita­lia. Tras la impos­tu­ra de la noción de un “gobierno téc­ni­co” –o, como se decía en tiem­pos de Marx, del “gobierno de todos los talen­tos”— se ocul­ta la sus­pen­sión de la polí­ti­ca (refe­rén­dum y elec­cio­nes están exclui­dos), que debe ceder en todo a la eco­no­mía. En el artícu­lo “Ope­ra­cio­nes de gobierno” (abril de 1853), Marx afir­mó que “aca­so lo mejor que pue­da decir­se del gobierno de coa­li­ción (’téc­ni­co’) es que repre­sen­ta la impo­ten­cia del poder (polí­ti­co) en un momen­to de tran­si­ción”. Los gobier­nos no dis­cu­ten ya sobre las direc­tri­ces eco­nó­mi­cas hace­de­ras, sino que son las direc­tri­ces eco­nó­mi­cas las par­te­ras de los gobiernos.
En el caso de Ita­lia, la lis­ta de sus pun­tos pro­gra­má­ti­cos se puso negro sobre blan­co en una car­ta (¡que, enci­ma, tenía que haber sido secre­ta!) diri­gi­da por el Ban­co cen­tral Euro­peo al gobierno Ber­lus­co­ni. Para “recu­pe­rar la con­fian­za” de los mer­ca­dos, es nece­sa­rio avan­zar expe­di­ta­men­te por la vía de las “refor­mas estruc­tu­ra­les” –expre­sión que ha lle­ga­do a ser sinó­ni­mo de estra­go social — , es decir: reduc­ción de sala­rios, revi­sión de los dere­chos labo­ra­les en mate­ria de con­tra­ta­ción y des­pi­do, aumen­to de la edad de jubi­la­ción y, en fin, pri­va­ti­za­cio­nes a gran esca­la. Los nue­vos “gobier­nos téc­ni­cos”, enca­be­za­dos por hom­bres cre­ci­dos bajo el techo de algu­nas de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes res­pon­sa­bles de la cri­sis (véa­se, hoy, el currí­cu­lum de Papa­de­mos; maña­na o pasa­do, el de Mon­ti), segui­rán esa vía. Ni que decir tie­ne, por “el bien del país” y por el “futu­ro de las gene­ra­cio­nes veni­de­ras”. De cara a la pared cual­quier voz diso­nan­te del coro.
Pero si la izquier­da no quie­re des­apa­re­cer, tie­ne que vol­ver a saber inter­pre­tar las ver­da­de­ras cau­sas de la cri­sis en cur­so, y tener el cora­je de pro­po­ner y expe­ri­men­tar las res­pues­tas radi­ca­les que se pre­ci­san para superarla.

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

* Mar­ce­llo Mus­to es pro­fe­sor de cien­cia polí­ti­ca en la York Uni­ver­sity de Toron­to y edi­tor de libro recien­te­men­te publi­ca­do en cas­te­llano: “Tras las hue­llas de un fan­tas­ma. La actua­li­dad de Karl Marx” (http://​www​.siglox​xie​di​to​res​.com​.mx/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​m​a​i​n​_​p​a​g​e​=​p​r​o​d​u​c​t​_​i​n​f​o​&​c​P​a​t​h​=​2​9​&​p​r​o​d​u​c​t​s​_​i​d​=​5​051)

Tra­duc­ción para sin​per​mi​so​.info: Miguel de Puñoenrostro

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.