Gre­cia, Ita­lia y los saga­ces sar­cas­mos de Karl Marx a pro­pó­si­to de los “gobier­nos téc­ni­cos”- Mar­ce­llo Mus­to

Tras la impos­tu­ra de un “gobierno téc­ni­co” se ocul­ta la sus­pen­sión de la polí­ti­ca (refe­rén­dum y elec­cio­nes están exclui­dos), que debe ceder en todo a la eco­no­mía

De regre­so, des­de hace unos cuan­tos años, al deba­te perio­dís­ti­co de todo el mun­do por el aná­li­sis y el pro­nós­ti­co del carác­ter cícli­co y estruc­tu­ral de las cri­sis capi­ta­lis­tas, Marx tam­bién podría leer­se hoy en Gre­cia e Ita­lia por otro moti­vo: la reapa­ri­ción del “gobierno téc­ni­co”.
En cali­dad de perio­dis­ta de la New York Tri­bu­ne, uno de los dia­rios con mayor difu­sión de su tiem­po, Marx obser­vó los acon­te­ci­mien­tos polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­na­les que lle­va­ron en la Ingla­te­rra de 1852 al naci­mien­to de uno de los pri­me­ros casos de “gobierno téc­ni­co” de la his­to­ria: el gabi­ne­te Aber­deen (diciem­bre de 1852/​enero de 1855).

El aná­li­sis de Marx resul­ta nota­bi­lí­si­mo en pun­to a saga­ci­dad y sar­cas­mo. Mien­tras el Times cele­bra­ba el acon­te­ci­mien­to como signo del ingre­so “en el mile­nio polí­ti­co, en una épo­ca en la que el espí­ri­tu de par­ti­do está des­ti­na­do a des­apa­re­cer y en la que sola­men­te el genio, la expe­rien­cia, la labo­rio­si­dad y el patrio­tis­mo darán dere­cho al acce­so a los car­gos públi­cos”, y pedía para ese gobierno el apo­yo de los “hom­bres de todas las ten­den­cias”, por­que “sus prin­ci­pios exi­gen el con­sen­so y el apo­yo uni­ver­sa­les”; mien­tras eso decían los edi­to­ria­lis­tas del dia­rio lon­di­nen­se, Marx ridi­cu­li­za­ba la situa­ción ingle­sa en el artícu­lo “Un gobierno decré­pi­to. Pers­pec­ti­vas del gabi­ne­te de coa­li­ción”, publi­ca­do en enero de 1853.
Lo que el Times con­si­de­ra­ba tan moderno y bien ata­do, lo pre­sen­tó Marx como una far­sa. Cuan­do la pren­sa de Lon­dres anun­ció “un minis­te­rio com­pues­to de hom­bres nue­vos”, Marx decla­ró que “el mun­do que­da­rá un tan­to estu­pe­fac­to al ente­rar­se de que la nue­va era de la his­to­ria está a pun­to de ser inau­gu­ra­da nada menos que por gas­ta­dos y decré­pi­tos octo­ge­na­rios (…), buró­cra­tas que han veni­do par­ti­ci­pan­do en casi todos los gobier­nos habi­dos y por haber des­de fines del siglo pasa­do, asi­duos de gabi­ne­te doble­men­te muer­tos, por edad y por usu­ra, y sólo con arti­fi­cio man­te­ni­dos con vida”.
Apar­te del jui­cio per­so­nal, esta­ba, cla­ro es, el jui­cio, más impor­tan­te, sobre la polí­ti­ca. Se pre­gun­ta Marx: “cuan­do nos pro­me­te la des­apa­ri­ción total de las luchas entre los par­ti­dos, inclu­so la des­apa­ri­ción de los par­ti­dos mis­mos, ¿qué quie­re decir el Times?”. El inte­rro­gan­te es, des­gra­cia­da­men­te, de estric­ta actua­li­dad en un mun­do, como el nues­tro, en que el domi­nio del capi­tal sobre el tra­ba­jo ha vuel­to a hacer­se tan sal­va­je como lo era a media­dos del siglo XIX.
La “sepa­ra­ción” entre lo “eco­nó­mi­co” y lo “polí­ti­co”, que dife­ren­cia al capi­ta­lis­mo de modos de pro­du­cir que lo pre­ce­die­ron, ha lle­ga­do hoy a su cum­bre. La eco­no­mía no sólo domi­na a la polí­ti­ca, fiján­do­le agen­da y deci­sio­nes, sino que le ha arre­ba­ta­do sus com­pe­ten­cias y la ha pri­va­do del con­trol demo­crá­ti­co, y a pun­to tal, que un cam­bio de gobierno no alte­ra ya las direc­tri­ces de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social.
En los últi­mos 30 años, inexo­ra­ble­men­te, se ha pro­ce­di­do a trans­fe­rir el poder de deci­sión, de la esfe­ra polí­ti­ca a la eco­nó­mi­ca; a trans­for­mar posi­bles deci­sio­nes polí­ti­cas en incon­tes­ta­bles impe­ra­ti­vos eco­nó­mi­cos que, bajo la más­ca­ra ideo­ló­gi­ca de la apo­li­ti­ci­dad, disi­mu­lan, al con­tra­rio, un injer­to neta­men­te polí­ti­co y de con­te­ni­do abso­lu­ta­men­te reac­cio­na­rio. La redis­lo­ca­ción de una par­te de la esfe­ra polí­ti­ca en la eco­no­mía, como ámbi­to sepa­ra­ble e inal­te­ra­ble, el paso del poder de los par­la­men­tos (ya sufi­cien­te­men­te vacia­dos de valor repre­sen­ta­ti­vo por los sis­te­mas elec­to­ra­les mayo­ri­ta­rios y por la revi­sión auto­ri­ta­ria de la rela­ción entre poder eje­cu­ti­vo y poder legis­la­ti­vo) a los mer­ca­dos y a sus ins­ti­tu­cio­nes y oli­gar­quías cons­ti­tu­ye en nues­tra épo­ca el mayor y más gra­ve obs­tácu­lo atra­ve­sa­do en el camino de la demo­cra­cia.
Las cali­fi­ca­cio­nes de Stan­dard & Poor’s o las señas pro­ce­den­tes de Wall Street –esos enor­mes feti­ches de la socie­dad con­tem­po­rá­nea— valen har­to más que la volun­tad popu­lar. En el mejor de los casos, el poder polí­ti­co pue­de inter­ve­nir en la eco­no­mía (las cla­ses domi­nan­tes lo nece­si­tan, inclu­so, para miti­gar las des­truc­cio­nes gene­ra­das por la anar­quía del capi­ta­lis­mo y la vio­len­cia de sus cri­sis), pero sin que sea posi­ble dis­cu­tir las reglas de esa inter­ven­ción, ni menos las opcio­nes de fon­do.
Ejem­plo des­lum­bran­te de cuan­to lle­va­mos dicho son los suce­sos de estos días en Gre­cia y en Ita­lia. Tras la impos­tu­ra de la noción de un “gobierno téc­ni­co” –o, como se decía en tiem­pos de Marx, del “gobierno de todos los talen­tos”— se ocul­ta la sus­pen­sión de la polí­ti­ca (refe­rén­dum y elec­cio­nes están exclui­dos), que debe ceder en todo a la eco­no­mía. En el artícu­lo “Ope­ra­cio­nes de gobierno” (abril de 1853), Marx afir­mó que “aca­so lo mejor que pue­da decir­se del gobierno de coa­li­ción (’téc­ni­co’) es que repre­sen­ta la impo­ten­cia del poder (polí­ti­co) en un momen­to de tran­si­ción”. Los gobier­nos no dis­cu­ten ya sobre las direc­tri­ces eco­nó­mi­cas hace­de­ras, sino que son las direc­tri­ces eco­nó­mi­cas las par­te­ras de los gobier­nos.
En el caso de Ita­lia, la lis­ta de sus pun­tos pro­gra­má­ti­cos se puso negro sobre blan­co en una car­ta (¡que, enci­ma, tenía que haber sido secre­ta!) diri­gi­da por el Ban­co cen­tral Euro­peo al gobierno Ber­lus­co­ni. Para “recu­pe­rar la con­fian­za” de los mer­ca­dos, es nece­sa­rio avan­zar expe­di­ta­men­te por la vía de las “refor­mas estruc­tu­ra­les” –expre­sión que ha lle­ga­do a ser sinó­ni­mo de estra­go social — , es decir: reduc­ción de sala­rios, revi­sión de los dere­chos labo­ra­les en mate­ria de con­tra­ta­ción y des­pi­do, aumen­to de la edad de jubi­la­ción y, en fin, pri­va­ti­za­cio­nes a gran esca­la. Los nue­vos “gobier­nos téc­ni­cos”, enca­be­za­dos por hom­bres cre­ci­dos bajo el techo de algu­nas de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes res­pon­sa­bles de la cri­sis (véa­se, hoy, el currí­cu­lum de Papa­de­mos; maña­na o pasa­do, el de Mon­ti), segui­rán esa vía. Ni que decir tie­ne, por “el bien del país” y por el “futu­ro de las gene­ra­cio­nes veni­de­ras”. De cara a la pared cual­quier voz diso­nan­te del coro.
Pero si la izquier­da no quie­re des­apa­re­cer, tie­ne que vol­ver a saber inter­pre­tar las ver­da­de­ras cau­sas de la cri­sis en cur­so, y tener el cora­je de pro­po­ner y expe­ri­men­tar las res­pues­tas radi­ca­les que se pre­ci­san para supe­rar­la.

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

* Mar­ce­llo Mus­to es pro­fe­sor de cien­cia polí­ti­ca en la York Uni­ver­sity de Toron­to y edi­tor de libro recien­te­men­te publi­ca­do en cas­te­llano: “Tras las hue­llas de un fan­tas­ma. La actua­li­dad de Karl Marx” (http://​www​.siglox​xie​di​to​res​.com​.mx/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​m​a​i​n​_​p​a​g​e​=​p​r​o​d​u​c​t​_​i​n​f​o​&​c​P​a​t​h​=​2​9​&​p​r​o​d​u​c​t​s​_​i​d​=​5​051)

Tra­duc­ción para sin​per​mi​so​.info: Miguel de Puñoen­ros­tro

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *