Con­cen­tra­ción en Bil­bo para denun­ciar los 50 años de blo­queo cri­mi­nal con­tra Cuba

Escri­to por aska​pe​na​.org
Concentración en Bilbo para denunciar los 50 años de bloqueo criminal contra Cuba

El mar­tes 7 de febre­ro se rea­li­za­rá una con­cen­tra­ción en Bil­bo para denun­ciar el crim­nal blo­queo que some­te Esta­dos Uni­dos a la isla rebel­de del Caribe.

Orga­ni­za­da por Aska­pe­na, Komi­te Inter­na­zio­na­lis­tak y Eus­ka­di Cuba la pro­tes­ta dará comien­zo a las 19:30 hs en la Pla­za Cir­cu­lar (jun­to a la Esta­ción de metro Abando).

Escu­char la entre­vis­ta rea­li­za­da a Gui­ller­mo (Aska­pe­na) en el pro­gra­ma «A desalam­brar» de Hala Bedi Irra­tia en el que ana­li­za las con­se­cuen­cias, recha­zos, y moti­vos para ter­mi­nar con el cri­mi­nal blo­queo que sufre el pue­blo cubano.

icon for podpress Des­car­gar audio

50 años del blo­queo a Cuba

Con la entra­da vic­to­rio­sa del ejer­ci­to gue­rri­lle­ro en la Haba­na el pri­me­ro de enero 1959 se abría en Amé­ri­ca Lati­na un nue­vo ciclo de luchas en el que la revo­lu­ción cuba­na cum­pli­ría un papel tras­cen­den­tal al demos­trar en la prác­ti­ca la posi­bi­li­dad de poner en jaque al impe­ria­lis­mo y esta­ble­cer un mode­lo alter­na­ti­vo al depre­da­dor e injus­to sis­te­ma capi­ta­lis­ta. En efec­to, la Revo­lu­ción Cuba­na, ins­pi­ra­da por el pode­ro­so lega­do teó­ri­co y polí­ti­co mar­tiano, supo esta­ble­cer des­de sus ini­cios que una ver­da­de­ra inde­pen­den­cia, es decir una ver­da­de­ra sobe­ra­nía popu­lar, impli­ca no sola­men­te el derro­ca­mien­to de los gobier­nos títe­res de turno (la dic­ta­du­ra de Batis­ta en el caso cubano) sino tam­bién y sobre todo la erra­di­ca­ción del apa­ra­to de esta­do y de la estruc­tu­ra socio-eco­nó­mi­ca en la que se asien­ta la depen­den­cia estruc­tu­ral de los pai­ses de la peri­fe­ria capi­ta­lis­ta. Así es como el socia­lis­mo fue asu­mi­do por le pue­blo tra­ba­ja­dor cubano como herra­mien­ta estra­té­gi­ca para lograr la segun­da y defi­ni­ti­va independencia.

En una región que des­de la Doc­tri­na Mon­roe era con­si­de­ra­da por EE.UU como su patio tra­se­ro, o como bien remar­ca­ba el che gue­va­ra como «su reta­guar­dia estra­té­gi­ca», que una peque­ña isla sin gran­des recur­sos natu­ra­les como Cuba logra­ra alcan­zar altos nive­les de bien­es­tar social, que un peque­ño pue­blo pue­da lle­var ade­lan­te una prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta genui­na impli­cán­do­se sin con­ce­sio­nes en los pro­ce­sos de libe­ra­ción de otros pue­blos, con­ver­tía a la Revo­lu­ción cuba­na en un ejem­plo con­tra­he­ge­mo­ni­co dema­sia­do peli­gro­so para el sis­te­ma domi­nan­te. La con­tra­ofen­si­va del amo del nor­te no se hizo espe­rar. Así es como des­de sus ini­cios la Revo­lu­ción cuba­na ha dete­ni­do que hacer fren­te al duro cas­ti­go que el impe­ria­lis­mo le reser­va a los pue­blos que osan poner en cues­tión su hege­mo­nía y que optan por desa­rro­llar su pro­pio mode­lo social, eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y polí­ti­co. Des­de un inten­to de inva­sión, pasan­do por ata­ques terro­ris­tas, bac­te­rio­ló­gi­cos y una con­ti­nua pre­sión diplo­má­ti­ca e into­xi­ca­ción mediá­ti­ca, el impe­ria­lis­mo yan­qui vie­ne actuan­do des­de los albo­res del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en todos y cada uno de los fren­tes para inten­tar sofo­car cuan­do no des­truir la mayor expe­rien­cia eman­ci­pa­do­ra lati­no­ame­ri­ca­na. Es en este afán de dete­ner al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que EE.UU esta­ble­ció, hace ya 50 años, lo que fue y siguien­do su prin­ci­pal herra­mien­ta de coac­ción: el bloqueo.

Si bien par­cial­men­te esta­ble­ci­do a par­tir de 1960, fue en febre­ro del 1962 cuan­do Ken­nedy le dio al blo­queo comer­cial, eco­nó­mi­co y finan­cie­ro su carác­ter inte­gral y en 1992 y 1996 cuan­do los gobier­nos de Bush y Clin­ton, con las lla­ma­das leyes Torri­ce­lli y Helms-Bur­ton res­pec­ti­va­men­te, pro­fun­di­za­ron en las medi­das extra­te­rri­to­ria­les que lo carac­te­ri­zan. En efec­to, el blo­queo comer­cial, eco­nó­mi­co y finan­cie­ro no se limi­ta a cor­tar de raíz las rela­cio­nes entre Cuba y EE.UU, sino que el gobierno esta­dou­ni­den­se impo­ne tam­bién san­cio­nes y per­se­cu­ción extra­te­rri­to­rial a ciu­da­da­nos, ins­ti­tu­cio­nes y empre­sas de ter­ce­ros paí­ses que esta­blez­can o se pro­pon­gan esta­ble­cer rela­cio­nes eco­nó­mi­cas, comer­cia­les, finan­cie­ras o cien­tí­fi­co-téc­ni­cas con Cuba. En un fla­gran­te ejer­ci­cio de inje­ren­cia en las deci­sio­nes de esta­dos inde­pen­dien­tes, EE.UU redu­ce el espa­cio eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal en el que Cuba pue­de ope­rar, difi­cul­tan­do, enca­re­cien­do cuan­do no impo­si­bi­li­tan­do la obten­ción de los recur­sos nece­sa­rios para el desa­rro­llo de la isla (salud, edu­ca­ción, etc) habien­do­le oca­sio­na­do has­ta aho­ra unas per­di­das equi­va­len­te a la suma de dos pla­nes Marshall. A pesar de estar infrin­gien­do sis­te­ma­ti­ca­men­te la legis­la­ción inter­na­cio­nal y de las reite­ra­das mani­fes­ta­cio­nes de recha­zo y con­de­na adop­ta­das por amplia mayo­ría en la asam­blea de la ONU, EE.UU se empe­ci­na en man­te­ner el blo­queo como arma de cas­ti­go y de chan­ta­je ante la deci­sión sobe­ra­na del pue­blo cubano de seguir mate­ria­li­zan­do su pro­pio pro­yec­to de sociedad.

Por todo ello, por­que Cuba fue y sigue sien­do el mayor expo­nen­te de dig­ni­dad y rebel­día fren­te al impe­rio, por­que Cuba, a pesar de todos los obs­tácu­los, ha logra­do mate­ria­li­zar un pro­yec­to polí­ti­co a favor de las mayo­rías popu­la­res, por­que Cuba es la prue­ba vivien­te de que el socia­lis­mo es tan posi­ble como nece­sa­rio, por­que Cuba ha demos­tra­do que el inter­na­cio­na­lis­mo es una prac­ti­ca sus­tan­cial de cual­quier pro­yec­to eman­ci­pa­dor, y final­men­te por­que el nue­vo ciclo de luchas boli­va­riano abier­to en Lati­no­ame­ri­ca­na no hubie­se sido ni sería posi­ble sin el ejem­plo y la par­ti­ci­pa­ción acti­va de la Revo­lu­ción cuba­na, nos soli­da­ri­za­mos con ella y exi­gi­mos el fin del blo­queo cri­mi­nal que EE.UU le impone.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.