El pai­sa­je polí­ti­co del prin­ci­pat- Txen­te Rekondo

La movi­li­za­ción en torno a las con­sul­tas popu­la­res y el auge del sen­ti­mien­to sobe­ra­nis­ta en el Prin­ci­pat cata­lán han coin­ci­di­do con la con­fi­gu­ra­ción de un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co, don­de tras las últi­mas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas y esta­ta­les, Con­ver­gen­cia i Unió (CiU) pare­ce haber toma­do las rien­das del poder polí­ti­co y al mis­mo tiem­po ha pues­to en mar­cha toda una serie de medi­das enca­mi­na­das a imple­men­tar un impor­tan­te núme­ro de recor­tes sociales.

Duran­te los últi­mos meses las dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des polí­ti­cas del país han veni­do reubi­cán­do­se en este nue­vo esce­na­rio mar­ca­do por los ejes cita­dos, mien­tras que a su vez el Prin­ci­pat se ve influi­do por acon­te­ci­mien­tos como el lla­ma­do “pac­to fis­cal”, el cie­rre de Spa­nair, las pri­ma­rias de los socia­lis­tas en el esta­do espa­ñol o los recien­tes movi­mien­tos sobe­ra­nis­tas en Escocia.

La visi­ta de Artur Mas a Madrid, don­de se ha reu­ni­do con Mariano Rajoy, es un cla­ro sín­to­ma de que CiU bus­ca asen­tar las bases de las rela­cio­nes entre el gobierno del esta­do y la Gene­ra­li­tat. Los diri­gen­tes con­ver­gen­tes son cons­cien­tes que la actual mayo­ría del PP no es el mejor esce­na­rio para lograr sus deman­das, de ahí en cier­to sen­ti­do que el pro­pio Mas haya “acep­ta­do” ralen­ti­zar sus rei­vin­di­ca­cio­nes en torno al pac­to fiscal.

El pro­pio Mas habrá trans­mi­ti­do a Rajoy la nece­si­dad de afron­tar el tem­po de ese tema, sobre todo a la vis­ta del acto que esta mis­ma sema­na se ha cele­bra­do en Bar­ce­lo­na, y al que han asis­ti­do los secre­ta­rios gene­ra­les de UGT y CCOO en Cata­lun­ya, los pre­si­den­tes de la patro­nal cata­la­na y repre­sen­tan­tes de enti­da­des socia­les como el Ate­neu o Amics del País, y que se ha inter­pre­ta­do como el posi­cio­na­mien­to de la socie­dad civil cata­la­na en defen­sa del pac­to fis­cal y una cla­ra alu­sión a la auto­no­mía finan­cie­ra para Catalunya.

Tam­bién sobre­vue­la ese pano­ra­ma polí­ti­co el cie­rre de Spa­nair, que ya ha sido cali­fi­ca­do por algu­nas fuen­tes loca­les como un ver­da­de­ro desas­tre eco­nó­mi­co, con millo­nes de pér­di­das y con la des­truc­ción de cien­tos de pues­tos de tra­ba­jo. Y más allá de esas con­se­cuen­cias, es evi­den­te que tam­bién hay una lec­tu­ra polí­ti­ca, “que se cie­rra defi­ni­ti­va­men­te una de las vías clá­si­cas que des­de CiU se ha veni­do uti­li­zan­do para sor­tear el cen­tra­lis­mo de Madrid y su nega­ti­va a la trans­fe­ren­cia de deter­mi­na­dos poderes”.

Duran­te mucho tiem­po des­de CiU y sec­to­res de la socie­dad civil bur­gue­sa cata­la­na se ha mos­tra­do su “habi­li­dad” para arran­car a Madrid deter­mi­na­das con­ce­sio­nes com­pe­ten­cia­les, y en lo momen­tos en que el gobierno cen­tral se cerra­ba en ban­da se arti­cu­la­ban medi­das “para sor­te­ra” esa cerra­zón. Así ocu­rrió en el pasa­do con la crea­ción de Uni­ver­si­da­des, infra­es­truc­tu­ras o inclu­so el apo­yo a Spa­nair. Sin embar­go, en estos momen­tos ni exis­te el dine­ro nece­sa­rio (ni las ganas) por par­te de esos sec­to­res socia­les para afron­tar el “mons­truo” que repre­sen­ta una com­pa­ñía aérea.

Ante esta situa­ción según esas fuen­tes loca­les “sólo que­da la resig­na­ción o la con­fron­ta­ción”. La alter­na­ti­va que en el pasa­do tam­bién ha uti­li­za­do CiU, resu­mi­da en la fra­se “Peix al cove” (pez en la ces­ta), y que logra­ba con­tra­par­ti­das a cam­bio de su apo­yo en Madrid (el lla­ma­do pac­to del Majes­tic, duran­te los cua­tro años de Aznar sin mayo­ría abso­lu­ta es el ejem­plo más evi­den­te), no será sen­ci­lla a la vis­ta de la mayo­ría del PP en el par­la­men­to español.

Tam­bién el Con­gre­so Fede­ral del PSOE que se cele­bra este fin de sema­na en Sevi­lla ten­drá su inci­den­cia sobre la reali­dad cata­la­na. Son muchos los que apun­tan que el futu­ro incier­to del PSC se pue­de hacer más evi­den­te a par­tir de los pró­xi­mos días. Otros seña­lan que en estos momen­tos hay un deba­te entre ser un apén­di­ce del PSOE o ser el motor del mis­mo, lo que algu­nos iden­ti­fi­can con la opción de Cha­cón. Lo que coin­ci­den la mayo­ría de esas fuen­tes, es que de una u otra mane­ra el sec­tor más cata­la­nis­ta del PSC será el gran derrotado.

No es casua­li­dad que mien­tras esos sec­to­res cata­la­nis­tas se han ido acer­can­do a la defen­sa del pac­to fis­cal (la pre­sen­cia del pre­si­den­te del gru­po par­la­men­ta­rio Joa­quim Nadal en el acto del Ate­neu), Cha­cón haya resal­ta­do su total opo­si­ción al mis­mo, “al que com­ba­ti­ré con todas mis fuer­zas”. De hecho, esta pos­tu­ra la ha hecho públi­ca en un perió­di­co de Anda­lu­cía, para lograr el apo­yo del diri­gen­te socia­lis­ta anda­luz, José Anto­nio Griñán.

El triun­fo de Cha­cón (y en la mis­ma medi­da el de Rubal­ca­ba) trae­rá con­si­go no sólo la supe­di­ta­ción del PSC a Madrid, sino que inclu­so mar­ca­rá las líneas más espa­ño­lis­tas, abrien­do un cier­to fren­tis­mo en la polí­ti­ca cata­la­na entre unio­nis­tas y cata­la­nis­tas. La radi­ca­li­za­ción del dis­cur­so del PP (en cier­ta medi­da por el efec­to de UPyD o Ciu­ta­dans) pue­de ver­se acom­pa­ña­da de esa mane­ra por el nue­vo ros­tro que mues­tre el PSC.

Los acon­te­ci­mien­tos en torno a Esco­cia han teni­do su reper­cu­sión en el Prin­ci­pat. Tan­to CiU como ERC han rea­li­za­do ape­la­cio­nes con­ti­nuas al pro­ce­so esco­cés, aun­que en líneas dis­pa­res. Hay diver­sas ini­cia­ti­vas pues­tas en mar­cha, como la que pre­ten­de des­de sec­to­res pró­xi­mos a ERC, que per­si­gue la cons­ti­tu­ción de una comi­sión par­la­men­ta­ria que estu­die la via­bi­li­dad del ejer­ci­cio de auto­de­ter­mi­na­ción, e inclu­so se men­cio­na la posi­bi­li­dad que des­de sec­to­res con­ver­gen­tes se haya ofre­ci­do la posi­bi­li­dad de cola­bo­rar en dife­ren­tes foros inter­na­cio­na­les a los repre­sen­tan­tes esco­ce­ses, posi­bi­li­tan­do un apo­yo mutuo de cara a un nue­vo esce­na­rio esta­tal en el cora­zón de Europa.

El esce­na­rio polí­ti­co cata­lán sigue movién­do­se y todos los sec­to­res bus­can aco­mo­do ante la situa­ción que se está gene­ran­do. Así, des­de CiU se inten­ta­rá lograr con­ce­sio­nes de Madrid a cam­bio de apo­yo pun­tual a deter­mi­na­dos temas. Cir­cu­lan por la capi­tal cata­la­na dife­ren­tes rumo­res que tam­bién seña­lan el nego­cio que supo­ne las manio­bras de algu­nos par­la­men­ta­rios en Madrid, de logran sacar ade­lan­te enmien­das o correc­cio­nes de deter­mi­na­dos lobbys a cam­bio de jugo­sas apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas, siguien­do el esti­lo de otros países.

El PSC por su par­te está ante una ver­da­de­ra encru­ci­ja­da que pue­de aca­bar por ente­rrar defi­ni­ti­va­men­te a los sec­to­res cata­la­nis­tas del par­ti­do, los que en su día pusie­ron en mar­cha esa opción polí­ti­ca y que pue­den aca­bar sien­do devo­ra­dos por las fami­lias españolistas.

ERC tie­ne que seguir afron­tan­do la nue­va situa­ción des­de las pro­fun­das refor­mas que ha lle­va­do a cabo en su direc­ción y en las estruc­tu­ras del par­ti­do. En las últi­mas elec­cio­nes logró en cier­ta medi­da fre­nar la caí­da libre que mos­tra­ba (algu­nos anti­ci­pa­ban inclu­so la des­apa­ri­ción del mapa polí­ti­co, al no con­tar con con­ce­ja­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país), aun­que otros uti­li­zan­do la metá­fo­ra de un cuer­po gan­gre­na­do (obli­ga­do a per­der una pier­na para sal­var la vida), ase­gu­ran que es pron­to para ver el resul­ta­do de la “ope­ra­ción”.

El PP, apro­ve­chan­do el tirón que en estos momen­tos le pue­de otor­gar su posi­ción ven­ta­jo­sa en Madrid, tam­bién quie­re reocu­par un cier­to espa­cio en ese pano­ra­ma, y sobre todo salir de la mar­gi­na­li­dad que repre­sen­ta has­ta aho­ra en el Prin­ci­pat. Bus­ca lo que algu­nos defi­nen como “su pro­pia nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca en Cata­lun­ya”, y para ello es vital con­tra con el apo­yo de CiU.

Final­men­te el espa­cio inde­pen­den­tis­ta arti­cu­la­do en torno a la CUP está mos­trán­do­se como la ver­da­de­ra espe­ran­za de futu­ro para esos sec­to­res que apues­tan por un cam­bio social y polí­ti­co pro­fun­do. Han sabi­do supe­rar los inten­tos para ir más allá del ámbi­to local, sabe­do­res que aún pue­de ser pron­to para dar ese sal­to, y apues­tan deci­di­da­men­te por ir asen­tan­do y exten­dien­do sus bases loca­les y muni­ci­pa­les para en un futu­ro poder arti­cu­lar su pro­pues­ta en otros ámbi­tos electorales.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.