El pai­sa­je polí­ti­co del prin­ci­pat- Txen­te Rekondo

La movi­li­za­ción en torno a las con­sul­tas popu­la­res y el auge del sen­ti­mien­to sobe­ra­nis­ta en el Prin­ci­pat cata­lán han coin­ci­di­do con la con­fi­gu­ra­ción de un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co, don­de tras las últi­mas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas y esta­ta­les, Con­ver­gen­cia i Unió (CiU) pare­ce haber toma­do las rien­das del poder polí­ti­co y al mis­mo tiem­po ha pues­to en mar­cha toda una serie de medi­das enca­mi­na­das a imple­men­tar un impor­tan­te núme­ro de recor­tes sociales.

Duran­te los últi­mos meses las dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des polí­ti­cas del país han veni­do reubi­cán­do­se en este nue­vo esce­na­rio mar­ca­do por los ejes cita­dos, mien­tras que a su vez el Prin­ci­pat se ve influi­do por acon­te­ci­mien­tos como el lla­ma­do “pac­to fis­cal”, el cie­rre de Spa­nair, las pri­ma­rias de los socia­lis­tas en el esta­do espa­ñol o los recien­tes movi­mien­tos sobe­ra­nis­tas en Escocia.

La visi­ta de Artur Mas a Madrid, don­de se ha reu­ni­do con Mariano Rajoy, es un cla­ro sín­to­ma de que CiU bus­ca asen­tar las bases de las rela­cio­nes entre el gobierno del esta­do y la Gene­ra­li­tat. Los diri­gen­tes con­ver­gen­tes son cons­cien­tes que la actual mayo­ría del PP no es el mejor esce­na­rio para lograr sus deman­das, de ahí en cier­to sen­ti­do que el pro­pio Mas haya “acep­ta­do” ralen­ti­zar sus rei­vin­di­ca­cio­nes en torno al pac­to fiscal.

El pro­pio Mas habrá trans­mi­ti­do a Rajoy la nece­si­dad de afron­tar el tem­po de ese tema, sobre todo a la vis­ta del acto que esta mis­ma sema­na se ha cele­bra­do en Bar­ce­lo­na, y al que han asis­ti­do los secre­ta­rios gene­ra­les de UGT y CCOO en Cata­lun­ya, los pre­si­den­tes de la patro­nal cata­la­na y repre­sen­tan­tes de enti­da­des socia­les como el Ate­neu o Amics del País, y que se ha inter­pre­ta­do como el posi­cio­na­mien­to de la socie­dad civil cata­la­na en defen­sa del pac­to fis­cal y una cla­ra alu­sión a la auto­no­mía finan­cie­ra para Catalunya.

Tam­bién sobre­vue­la ese pano­ra­ma polí­ti­co el cie­rre de Spa­nair, que ya ha sido cali­fi­ca­do por algu­nas fuen­tes loca­les como un ver­da­de­ro desas­tre eco­nó­mi­co, con millo­nes de pér­di­das y con la des­truc­ción de cien­tos de pues­tos de tra­ba­jo. Y más allá de esas con­se­cuen­cias, es evi­den­te que tam­bién hay una lec­tu­ra polí­ti­ca, “que se cie­rra defi­ni­ti­va­men­te una de las vías clá­si­cas que des­de CiU se ha veni­do uti­li­zan­do para sor­tear el cen­tra­lis­mo de Madrid y su nega­ti­va a la trans­fe­ren­cia de deter­mi­na­dos poderes”.

Duran­te mucho tiem­po des­de CiU y sec­to­res de la socie­dad civil bur­gue­sa cata­la­na se ha mos­tra­do su “habi­li­dad” para arran­car a Madrid deter­mi­na­das con­ce­sio­nes com­pe­ten­cia­les, y en lo momen­tos en que el gobierno cen­tral se cerra­ba en ban­da se arti­cu­la­ban medi­das “para sor­te­ra” esa cerra­zón. Así ocu­rrió en el pasa­do con la crea­ción de Uni­ver­si­da­des, infra­es­truc­tu­ras o inclu­so el apo­yo a Spa­nair. Sin embar­go, en estos momen­tos ni exis­te el dine­ro nece­sa­rio (ni las ganas) por par­te de esos sec­to­res socia­les para afron­tar el “mons­truo” que repre­sen­ta una com­pa­ñía aérea.

Ante esta situa­ción según esas fuen­tes loca­les “sólo que­da la resig­na­ción o la con­fron­ta­ción”. La alter­na­ti­va que en el pasa­do tam­bién ha uti­li­za­do CiU, resu­mi­da en la fra­se “Peix al cove” (pez en la ces­ta), y que logra­ba con­tra­par­ti­das a cam­bio de su apo­yo en Madrid (el lla­ma­do pac­to del Majes­tic, duran­te los cua­tro años de Aznar sin mayo­ría abso­lu­ta es el ejem­plo más evi­den­te), no será sen­ci­lla a la vis­ta de la mayo­ría del PP en el par­la­men­to español.

Tam­bién el Con­gre­so Fede­ral del PSOE que se cele­bra este fin de sema­na en Sevi­lla ten­drá su inci­den­cia sobre la reali­dad cata­la­na. Son muchos los que apun­tan que el futu­ro incier­to del PSC se pue­de hacer más evi­den­te a par­tir de los pró­xi­mos días. Otros seña­lan que en estos momen­tos hay un deba­te entre ser un apén­di­ce del PSOE o ser el motor del mis­mo, lo que algu­nos iden­ti­fi­can con la opción de Cha­cón. Lo que coin­ci­den la mayo­ría de esas fuen­tes, es que de una u otra mane­ra el sec­tor más cata­la­nis­ta del PSC será el gran derrotado.

No es casua­li­dad que mien­tras esos sec­to­res cata­la­nis­tas se han ido acer­can­do a la defen­sa del pac­to fis­cal (la pre­sen­cia del pre­si­den­te del gru­po par­la­men­ta­rio Joa­quim Nadal en el acto del Ate­neu), Cha­cón haya resal­ta­do su total opo­si­ción al mis­mo, “al que com­ba­ti­ré con todas mis fuer­zas”. De hecho, esta pos­tu­ra la ha hecho públi­ca en un perió­di­co de Anda­lu­cía, para lograr el apo­yo del diri­gen­te socia­lis­ta anda­luz, José Anto­nio Griñán.

El triun­fo de Cha­cón (y en la mis­ma medi­da el de Rubal­ca­ba) trae­rá con­si­go no sólo la supe­di­ta­ción del PSC a Madrid, sino que inclu­so mar­ca­rá las líneas más espa­ño­lis­tas, abrien­do un cier­to fren­tis­mo en la polí­ti­ca cata­la­na entre unio­nis­tas y cata­la­nis­tas. La radi­ca­li­za­ción del dis­cur­so del PP (en cier­ta medi­da por el efec­to de UPyD o Ciu­ta­dans) pue­de ver­se acom­pa­ña­da de esa mane­ra por el nue­vo ros­tro que mues­tre el PSC.

Los acon­te­ci­mien­tos en torno a Esco­cia han teni­do su reper­cu­sión en el Prin­ci­pat. Tan­to CiU como ERC han rea­li­za­do ape­la­cio­nes con­ti­nuas al pro­ce­so esco­cés, aun­que en líneas dis­pa­res. Hay diver­sas ini­cia­ti­vas pues­tas en mar­cha, como la que pre­ten­de des­de sec­to­res pró­xi­mos a ERC, que per­si­gue la cons­ti­tu­ción de una comi­sión par­la­men­ta­ria que estu­die la via­bi­li­dad del ejer­ci­cio de auto­de­ter­mi­na­ción, e inclu­so se men­cio­na la posi­bi­li­dad que des­de sec­to­res con­ver­gen­tes se haya ofre­ci­do la posi­bi­li­dad de cola­bo­rar en dife­ren­tes foros inter­na­cio­na­les a los repre­sen­tan­tes esco­ce­ses, posi­bi­li­tan­do un apo­yo mutuo de cara a un nue­vo esce­na­rio esta­tal en el cora­zón de Europa.

El esce­na­rio polí­ti­co cata­lán sigue movién­do­se y todos los sec­to­res bus­can aco­mo­do ante la situa­ción que se está gene­ran­do. Así, des­de CiU se inten­ta­rá lograr con­ce­sio­nes de Madrid a cam­bio de apo­yo pun­tual a deter­mi­na­dos temas. Cir­cu­lan por la capi­tal cata­la­na dife­ren­tes rumo­res que tam­bién seña­lan el nego­cio que supo­ne las manio­bras de algu­nos par­la­men­ta­rios en Madrid, de logran sacar ade­lan­te enmien­das o correc­cio­nes de deter­mi­na­dos lobbys a cam­bio de jugo­sas apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas, siguien­do el esti­lo de otros países.

El PSC por su par­te está ante una ver­da­de­ra encru­ci­ja­da que pue­de aca­bar por ente­rrar defi­ni­ti­va­men­te a los sec­to­res cata­la­nis­tas del par­ti­do, los que en su día pusie­ron en mar­cha esa opción polí­ti­ca y que pue­den aca­bar sien­do devo­ra­dos por las fami­lias españolistas.

ERC tie­ne que seguir afron­tan­do la nue­va situa­ción des­de las pro­fun­das refor­mas que ha lle­va­do a cabo en su direc­ción y en las estruc­tu­ras del par­ti­do. En las últi­mas elec­cio­nes logró en cier­ta medi­da fre­nar la caí­da libre que mos­tra­ba (algu­nos anti­ci­pa­ban inclu­so la des­apa­ri­ción del mapa polí­ti­co, al no con­tar con con­ce­ja­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país), aun­que otros uti­li­zan­do la metá­fo­ra de un cuer­po gan­gre­na­do (obli­ga­do a per­der una pier­na para sal­var la vida), ase­gu­ran que es pron­to para ver el resul­ta­do de la “ope­ra­ción”.

El PP, apro­ve­chan­do el tirón que en estos momen­tos le pue­de otor­gar su posi­ción ven­ta­jo­sa en Madrid, tam­bién quie­re reocu­par un cier­to espa­cio en ese pano­ra­ma, y sobre todo salir de la mar­gi­na­li­dad que repre­sen­ta has­ta aho­ra en el Prin­ci­pat. Bus­ca lo que algu­nos defi­nen como “su pro­pia nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca en Cata­lun­ya”, y para ello es vital con­tra con el apo­yo de CiU.

Final­men­te el espa­cio inde­pen­den­tis­ta arti­cu­la­do en torno a la CUP está mos­trán­do­se como la ver­da­de­ra espe­ran­za de futu­ro para esos sec­to­res que apues­tan por un cam­bio social y polí­ti­co pro­fun­do. Han sabi­do supe­rar los inten­tos para ir más allá del ámbi­to local, sabe­do­res que aún pue­de ser pron­to para dar ese sal­to, y apues­tan deci­di­da­men­te por ir asen­tan­do y exten­dien­do sus bases loca­les y muni­ci­pa­les para en un futu­ro poder arti­cu­lar su pro­pues­ta en otros ámbi­tos electorales.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *