El impe­tuo­so regre­so del FMI a Euro­pa- Jéro­me Duval

La gran cri­sis inter­na­cio­nal que comen­zó en Esta­dos Uni­dos en los años 2007 – 2008, y se exten­dió lue­go a casi la tota­li­dad del pla­ne­ta, dio pie al Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal para con­ver­tir­se en un actor prin­ci­pal en Euro­pa, des­pués de haber­lo sido duran­te más de trein­ta años en la mayor par­te de los paí­ses en desa­rro­llo. Aun­que des­acre­di­ta­do por el desas­tre social cau­sa­do por las polí­ti­cas que impu­so en el Sur, el FMI apro­ve­chó la cri­sis para vol­ver a recu­pe­rar­se y gene­ra­li­zar en el Nor­te las mis­mas polí­ti­cas nefas­tas. La mis­ma lógi­ca está sien­do apli­ca­da actual­men­te en el Nor­te: el FMI se con­vier­te en acree­dor de diver­sos paí­ses de Euro­pa occi­den­tal y, más allá de las reco­men­da­cio­nes que pro­di­ga­ba aquí y allá, aho­ra inter­vie­ne direc­ta­men­te en las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas en el cora­zón del vie­jo con­ti­nen­te. Lejos de ser­vir al inte­rés de las pobla­cio­nes afec­ta­das por la cri­sis, el FMI actúa al ser­vi­cio de las gran­des poten­cias y de las empre­sas trans­na­cio­na­les, entre las cua­les las gran­des socie­da­des finan­cie­ras pri­va­das desem­pe­ñan un papel fun­da­men­tal. Joseph Sti­glitz, que fue­ra el nº 2 del Ban­co Mun­dial entre 1997 y 2000, ya había saca­do esta con­clu­sión a comien­zos de los años 2000: «Si exa­mi­na­mos el FMI como si su obje­ti­vo fue­ra ser­vir los intere­ses de la comu­ni­dad finan­cie­ra, se encuen­tra sen­ti­do a unas accio­nes que, de otro modo, pare­ce­rían con­tra­dic­to­rias e inte­lec­tual­men­te incohe­ren­tes.» |1|

En 1976, el FMI inter­vino en el Rei­no Uni­do a pedi­do del Par­ti­do Labo­ris­ta, a fin de sal­var la libra ester­li­na menos­ca­ba­da por los mer­ca­dos. El acuer­do al que se lle­gó apro­ba­ba un prés­ta­mo de 3.900 millo­nes de dóla­res, el más impor­tan­te con­ce­di­do has­ta enton­ces. El impac­to social de las medi­das impues­tas por el FMI en esa oca­sión fue tan desas­tro­so que los labo­ris­tas fue­ron des­alo­ja­dos del poder tres años más tar­de, des­pe­jan­do el camino a las medi­das ultra­li­be­ra­les de Mar­ga­ret That­cher. Por enton­ces, se fir­ma­ron dos acuer­dos entre Por­tu­gal y el FMI, uno en 1977 y el otro en 1983. En este últi­mo caso, Le Figa­ro recor­dó que «La ayu­da del FMI, nego­cia­da por el gobierno de Mario Soa­res (socia­lis­ta), se acor­dó al pre­cio de medi­das dra­co­nia­nas: aumen­to del tipo de inte­rés, de los impues­tos, fuer­te deva­lua­ción del escu­do, recor­tes en los gas­tos públi­cos y reduc­ción de los sala­rios, has­ta un 25 % en tres años. Resul­ta­do: el con­su­mo se hun­dió, el des­em­pleo tre­pó has­ta el 11 % y el cre­ci­mien­to tuvo una fuer­te reduc­ción.» |2| Des­de enton­ces, la ins­ti­tu­ción ins­ta­la­da en Washing­ton no había vuel­to a ope­rar en la eco­no­mía de un país de Euro­pa occi­den­tal.

Lo que no quie­re decir que el FMI estu­vie­se ausen­te de Euro­pa. Por una par­te, cada año, en apli­ca­ción del artícu­lo IV de sus esta­tu­tos, una misión del Fon­do visi­ta a las auto­ri­da­des de los paí­ses miem­bros y dis­tri­bu­ye sus reco­men­da­cio­nes, lo cual les per­mi­te seguir de más cer­ca las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas apli­ca­das por los res­pec­ti­vos gobier­nos e influen­ciar sobre ellos. Por otra par­te, en el cur­so de los años 80, y sobre todo des­pués de la caí­da del muro de Ber­lín, el FMI estu­vo muy acti­vo en Euro­pa cen­tral y en Euro­pa del este, don­de ase­so­ra­ba a los gobier­nos que res­tau­ra­rían el capi­ta­lis­mo, apli­can­do la «doc­tri­na del shock», ana­li­za­da por Nao­mi Klein. |3| Se impu­sie­ron unas medi­das bru­ta­les en tér­mi­nos de pri­va­ti­za­cio­nes, de des­pi­dos, de reduc­ción de los ser­vi­cios socia­les, lo que con­tri­bu­yó al gra­ve retro­ce­so del nivel de vida de una par­te impor­tan­te de la pobla­ción de los paí­ses afec­ta­dos.

A par­tir de 2008, favo­re­ci­do por la cri­sis inter­na­cio­nal, el FMI refor­zó aún un poco más su inter­ven­ción en los paí­ses de Euro­pa del este, fue­ran o no fue­ran miem­bros de la Unión Euro­pea, y des­em­bar­có en Islan­dia, país al que con­ce­dió un prés­ta­mo de 2.100 millo­nes de dóla­res. Era el pri­mer país de Euro­pa occi­den­tal que recu­rría a tal medi­da des­de 1983, pero cuan­do los islan­de­ses apro­ba­ron por refe­rén­dum recha­zar el reem­bol­so de una deu­da ban­ca­ria ile­gí­ti­ma, el FMI reac­cio­nó con­ge­lan­do el ter­cer tra­mo del prés­ta­mo. A par­tir de mayo de 2010, el Fon­do pres­tó masi­va­men­te a Gre­cia y par­ti­ci­pó en la ela­bo­ra­ción de un plan de aus­te­ri­dad par­ti­cu­lar­men­te impo­pu­lar. Más tar­de, con la agra­va­ción de la cri­sis, El FMI se sumó acti­va­men­te a la pues­ta a pun­to de un plan de aus­te­ri­dad en Irlan­da, país que duran­te años habían pre­sen­ta­do como un mode­lo a seguir. Aho­ra está tejien­do y con­so­li­dan­do su tela­ra­ña neo­li­be­ral en el Nor­te: Por­tu­gal, Espa­ña, Ita­lia y otros paí­ses cae­rán, sin duda, en su red.

Una cri­sis que vino de peri­llas

En abril de 2009, en Lon­dres, los gober­nan­tes de los prin­ci­pa­les paí­ses indus­tria­li­za­dos así como de los emer­gen­tes, invi­ta­dos a la reu­nión del G8, deci­die­ron reflo­tar el FMI a fin de per­mi­tir­le inter­ve­nir ante unos Esta­dos gol­pea­dos por una nue­va cri­sis de la deu­da, que esta vez afec­ta prin­ci­pal­men­te el Nor­te del pla­ne­ta. Prin­ci­pal bene­fi­cia­rio de la ope­ra­ción, el FMI vio tri­pli­car su capa­ci­dad de prés­ta­mo, de 250.000 a 750.000 millo­nes de dóla­res, «gra­cias a una finan­cia­ción inme­dia­ta de los miem­bros de 250.000 millo­nes de dóla­res, […] aumen­ta­da has­ta 500.000 millo­nes.». Más aún, el FMI podrá aho­ra «con­si­de­rar prés­ta­mos en el mer­ca­do si fue­ra nece­sa­rio». |4| El tiem­po de las vacas fla­cas se aca­ba­ron des­de enton­ces para el FMI, que ha abier­to una línea de cré­di­to a una dece­na de paí­ses euro­peos en menos de un año, e inter­vie­ne aho­ra en múl­ti­ples fren­tes.

El FMI se libró de una bue­na. Des­de 2004, el impor­tan­te aumen­to del pre­cio de las mate­rias pri­mas pro­vo­ca un cre­ci­mien­to neto de las reser­vas de cam­bio de los paí­ses en desa­rro­llo. En el año 2008 tri­pli­ca­ban las reser­vas reu­ni­das de Japón, de Euro­pa occi­den­tal y de Amé­ri­ca del Nor­te. Muchos paí­ses del Sur las emplea­ron para reem­bol­sar anti­ci­pa­da­men­te su deu­da, redu­cien­do así su depen­den­cia del Fon­do. |5| El mon­to de los prés­ta­mos del FMI, que se ele­va­ba aún a 107.000 millo­nes de dóla­res en el año 2003, había caí­do en el 2007 a 16.000 millo­nes de dóla­res. Gra­cias a la cri­sis, los nego­cios rena­cie­ron: a fina­les de enero del 2011, los prés­ta­mos en cur­so de con­ce­sión del FMI lle­ga­ban a los 254.000 millo­nes de dóla­res, 64.000 de los cua­les ya habían sido otor­ga­dos y 190.000 en espe­ra. Los prin­ci­pa­les pres­ta­ta­rios son euro­peos: Ruma­nia, Ucra­nia y Gre­cia.

Detrás de la retó­ri­ca del cam­bio, siem­pre el mis­mo FMI

El ex direc­tor gene­ral del FMI, Domi­ni­que Strauss-Kahn, se empe­ña­ba en trans­mi­tir la ima­gen de «un nue­vo FMI» en rup­tu­ra con los erro­res del pasa­do… Pero la lógi­ca de las polí­ti­cas impues­tas no ha cam­bia­do. En todos lados las con­di­cio­nes son seve­ras: reduc­ción o con­ge­la­mien­to del sala­rio de los emplea­dos públi­cos, reduc­ción de las jubi­la­cio­nes, pri­va­ti­za­ción de las empre­sas públi­cas, amplia­ción de la dura­ción del empleo por el aumen­to de la edad de jubi­la­ción, etc. Un autén­ti­co ven­da­val de aus­te­ri­dad se aba­te sobre Euro­pa. El FMI reclu­ta nue­vo per­so­nal para sus tra­ba­jos sucios, las dele­ga­cio­nes son des­pa­cha­das simul­tá­nea­men­te a las gran­des capi­ta­les y estu­dian, des­de lo alto de sus habi­ta­cio­nes de hote­les de lujo y en ofi­ci­nas del minis­te­rio de finan­zas, que ocu­pan como si se tra­ta­ra de sus des­pa­chos, el balan­ce con­ta­ble de sus pla­nes, sin con­si­de­rar las con­se­cuen­cias socia­les. Si un país no acep­ta some­ter­se a las medi­das de aus­te­ri­dad impues­tas por el FMI, enton­ces la pre­sión aumen­ta y el gri­fo del cré­di­to se cie­rra súbi­ta­men­te.

Los ejem­plos son nume­ro­sos. El FMI sus­pen­dió un prés­ta­mo a Ucra­nia tras la deci­sión de su gobierno de aumen­tar el sala­rio míni­mo; para con­ti­nuar reci­bien­do finan­cia­ción del FMI y de la Unión Euro­pea, Leto­nia se vio for­za­da a prac­ti­car una fuer­te reduc­ción del sala­rio de los emplea­dos públi­cos y de las pen­sio­nes y jubi­la­cio­nes; Gre­cia, debe acep­tar la pri­va­ti­za­ción antes de lo pre­vis­to so pena de sacri­fi­car sus pla­yas turís­ti­cas al sec­tor pri­va­do, y Ruma­nia tuvo que refor­mar su sis­te­ma de jubi­la­ción y recor­tar los sala­rios en la fun­ción públi­ca. En fin, Islan­dia, para que su nota no fue­ra degra­da­da por los mer­ca­dos finan­cie­ros debe encon­trar los medios para sal­tar­se la volun­tad popu­lar, que se mani­fes­tó con­tra el pago de la deu­da.

Pero no nos equi­vo­que­mos, si el FMI logra impo­ner su lógi­ca, es por­que los gobier­nos se mues­tran dóci­les ante la orga­ni­za­ción. Deci­den no seguir una vía alter­na­ti­va a la sumi­sión a los intere­ses de los gran­des tene­do­res de capi­ta­les pri­va­dos. Para jus­ti­fi­car su polí­ti­ca anti­so­cial, los gober­nan­tes recu­rren regu­lar­men­te al argu­men­to de que no tie­nen otra opción. En esto, siguen unas reco­men­da­cio­nes publi­ca­das en el sitio web de la OCDE en 1996, |6| entre las cua­les se encuen­tran unos párra­fos muy cla­ros: «Recor­de­mos que todo ajus­te es una ope­ra­ción polí­ti­ca­men­te arries­ga­da. Por un lado, la opo­si­ción impu­tará la tota­li­dad de los cos­tes del ajus­te al gobierno. Por otro lado, si el gobierno, por temor a la opo­si­ción, espe­ra la cri­sis finan­cie­ra para ajus­tar, ten­drá menos mar­gen de manio­bra en caso de cri­sis polí­ti­ca. Pero como, en prin­ci­pio, ya no pue­de hacer con­ce­sio­nes des­de el momen­to en que se ha com­pro­me­ti­do con el FMI, el gobierno pue­de res­pon­der a la opo­si­ción que el acuer­do al que ha lle­ga­do con el FMI se impo­ne a él, aun­que no lo quie­ra. […] El gobierno pue­de expli­car que, al impo­ner el FMI, por ejem­plo, una reduc­ción del 20 % de la masa sala­rial, la úni­ca opción posi­ble es el des­pi­do o la reduc­ción de los sala­rios, y que pre­fie­re la segun­da solu­ción por el inte­rés de todos.» |7| Este con­jun­to de reco­men­da­cio­nes sigue sien­do ente­ra­men­te de actua­li­dad.

Se impo­ne una revi­sión deta­lla­da de la acción recien­te del FMI en Euro­pa.

A Hun­gría le impi­den optar por otra vía

A pesar de estar cer­ca de alcan­zar los obje­ti­vos Maas­tricht en mate­ria de défi­cit (3,8 % en 2008), Hun­gría será el pri­mer país de la Unión Euro­pea que obten­drá un apo­yo finan­cie­ro a raíz de la cri­sis. En octu­bre de 2008, se deci­dió un plan de 20.000 millo­nes de euros para Hun­gría: 12.300 millo­nes pres­ta­dos por el FMI, 6.500 millo­nes por la Unión Euro­pea y 1.000 millo­nes por el Ban­co Mun­dial. El stock de la deu­da cre­ce mecá­ni­ca­men­te. Las con­di­cio­nes son seve­ras para la pobla­ción: 5 pun­tos de aumen­to del IVA, la edad legal para la jubi­la­ción se lle­va a 65 años, con­ge­la­mien­to de los sala­rios de los emplea­dos públi­cos duran­te dos años, supre­sión de la ter­ce­ra paga extra de los jubi­la­dos, reduc­ción de la ayu­da públi­ca a la agri­cul­tu­ra y al trans­por­te públi­co, etc.

Mien­tras los social­de­mó­cra­tas, sufrien­do una derro­ta his­tó­ri­ca, abrían una ave­ni­da a la extre­ma dere­cha, que entra­ba al Par­la­men­to por pri­me­ra vez con un resul­ta­do de 16,6 % de votos, la agen­cia de nota­ción Fitch Ratings salu­da­ba la vic­to­ria de abril de 2010 del nue­vo pri­mer minis­tro con­ser­va­dor, Vik­tor Orban, y con­si­de­ra­ba que su par­ti­do, el Fidesz, obte­nien­do la mayo­ría nece­sa­ria para modi­fi­car la cons­ti­tu­ción, «repre­sen­ta una opor­tu­ni­dad para intro­du­cir refor­mas estruc­tu­ra­les». |8| Pero en diciem­bre de 2010, la agen­cia de nota­ción bajó repen­ti­na­men­te la nota sobe­ra­na de Hun­gría (de BBB a BBB – ) con la vota­ción del pre­su­pues­to de 2011, con­si­de­ran­do que «El nue­vo gobierno de Fidesz ha sen­ta­do las bases de un pro­yec­to de pre­su­pues­to que va en la mala direc­ción.» En efec­to, el pre­su­pues­to se basa­ba en unas medi­das con­tra­rias a la volun­tad del mer­ca­do, par­ti­cu­lar­men­te en las tasas sobre los resul­ta­dos de los ban­cos y en la ele­va­ción tem­po­ral del impues­to a las mul­ti­na­cio­na­les que ope­ran en Hun­gría, en vez de recor­tar aún más el gas­to públi­co, como recla­ma el FMI. Sin embar­go, este pre­su­pues­to inten­ta lle­var el défi­cit públi­co al 3 % en el año 2011, como pre­vé el acuer­do fir­ma­do entre el FMI, la UE y el ante­rior gobierno hún­ga­ro. La dis­cor­dia se basa así no sobre el obje­ti­vo bus­ca­do sino sobre la mane­ra de lograr­lo. La adop­ción de un impues­to excep­cio­nal sobre el volu­men de nego­cios de las prin­ci­pa­les empre­sas de la gran dis­tri­bu­ción, de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y de la ener­gía, apro­ba­da por el Par­la­men­to en octu­bre de 2008 y pre­vis­ta has­ta fina­les del 2013, no ale­gró a las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les ins­ta­la­das en Hun­gría. Tre­ce gran­des gru­pos (AXA, Allianz, Deu­ts­che Tele­kom, etc.) ape­la­ron a la Comi­sión Euro­pea para que apli­ca­ra san­cio­nes al país y, en una nota diri­gi­da al pre­si­den­te de la CE, José Manuel Durão Barro­so, denun­cia­ban unas medi­das que con­si­de­ra­ban «con­tra la com­pe­ten­cia», ame­na­zan­do a la vez con redu­cir sus acti­vos en Hun­gría. Según Chris­tophe Rosen­berg, res­pon­sa­ble de la misión del FMI en Buda­pest, la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca hún­ga­ra era «muy arries­ga­da»: «Las polí­ti­cas actua­les no pue­den ase­gu­rar una fis­ca­li­dad sos­te­ni­ble.» Para este fun­cio­na­rio del FMI, había que redu­cir de un modo «dura­de­ro» el gas­to públi­co.

Sin embar­go, el gobierno no pare­ce ser sor­do a las sire­nas del FMI pues, con el fin de tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos, ya ha pre­vis­to apli­car recor­tes cla­ros en los gas­tos públi­cos, a una altu­ra del 2,5 % del PIB: en los trans­por­tes públi­cos, las pen­sio­nes de inva­li­dez, las jubi­la­cio­nes y las sub­ven­cio­nes esta­ta­les a los medi­ca­men­tos.

Y a Ucra­nia no le dejan aumen­tar los sala­rios

En noviem­bre de 2008, un mes des­pués que Islan­dia y Hun­gría, fue Ucra­nia el país que cayó en las redes del FMI. A cam­bio de un prés­ta­mo de 16.400 millo­nes de dóla­res (13.000 millo­nes de euros) a 15 años, con un inte­rés anual del 4 %, el Par­la­men­to ucra­niano fue obli­ga­do a adop­tar un plan de «res­ca­te» dra­co­niano, con pri­va­ti­za­cio­nes y recor­tes pre­su­pues­ta­rios. Ucra­nia tuvo que lle­var la edad de jubi­la­ción de las muje­res de 55 a 60 años y aumen­tar un 20 % la tari­fa del gas de la com­pa­ñía Naf­to­gaz.

Pero el aumen­to del 11 % del sala­rio míni­mo, y del 12 % del sala­rio míni­mo vital a par­tir del 1º de noviem­bre de 2009, y del 18 % a par­tir del 1º de enero del 2010 inquie­ta­ron tan­to al FMI, que blo­queó su pro­gra­ma. «Estoy muy intran­qui­lo por el acuer­do que dio el pre­si­den­te a ese pro­yec­to de ley, que pone fue­ra de cir­cui­to el pro­gra­ma que había­mos fir­ma­do. En estas cir­cuns­tan­cias, temo que sea muy difí­cil con­cluir el pró­xi­mo examen del pro­gra­ma», |9| decla­ró Domi­ni­que Strauss-Kahn, quien por su par­te se había aumen­ta­do su sala­rio más del 7 % cuan­do se puso a la cabe­za del FMI. |10| Para jus­ti­fi­car sus temo­res con res­pec­to a Ucra­nia, agre­gó: «Una recien­te misión del FMI en Ucra­nia con­clu­yó que las polí­ti­cas en cier­tos cam­pos, entre ellas la nue­va ley sobre el sala­rio míni­mo, ame­na­za la esta­bi­li­dad» del país. Y apro­ve­chan­do la oca­sión, la agen­cia de nota­ción Stan­dard & Poor’s emi­tió una señal nega­ti­va sobre la deu­da de Ucra­nia.

Cuan­do se pro­du­jo un blo­queo en el pro­gra­ma de pri­va­ti­za­cio­nes, la reac­ción del FMI no se hizo espe­rar y sus­pen­dió el des­em­bol­so de la cuar­ta entre­ga, por una suma de 3.800 dóla­res, pre­vis­to para noviem­bre de 2009. Pero des­pués de la cons­ti­tu­ción de un nue­vo gobierno en febre­ro de 2010, pro ruso, se obser­vó un acer­ca­mien­to entre el nue­vo pre­si­den­te ucra­niano, Vik­tor Ianu­ko­vich, y el FMI. En julio de 2010, el FMI apro­bó un prés­ta­mo de 15.150 millo­nes de dóla­res esca­lo­na­do en 29 meses, y esta vez, Stan­dard & Poor’s mejo­ró la nota de Ucra­nia. Como con­tra­par­ti­da del prés­ta­mo, Ucra­nia debía ini­ciar una serie de refor­mas de las jubi­la­cio­nes en mar­zo de 2011 ele­van­do la edad de jubi­la­ción de las muje­res de 55 a 60 años, antes de lle­var­la a 65 años para todos los ciu­da­da­nos, una refor­ma de la fun­ción públi­ca y un aumen­to impor­tan­te de la tari­fa del gas pro­vis­to por la com­pa­ñía nacio­nal Naf­to­gaz. El FMI había así logra­do sus fines y Ucra­nia vol­vía al redil.

El FMI aplau­de la aus­te­ri­dad, Leto­nia la con­si­de­ra incons­ti­tu­cio­nal

Des­pués de haber regis­tra­do la más alta tasa de cre­ci­mien­to de la UE (una media del 10 % en 2003 – 2007), Leto­nia sufrió la peor rece­sión eco­nó­mi­ca en 2009. Espe­ra ingre­sar en la zona euro en 2014, pero para ello debe redu­cir su défi­cit median­te medi­das de aus­te­ri­dad con­di­cio­na­das a un prés­ta­mo, de 7.500 millo­nes euros, del FMI y de la Unión Euro­pea.

En diciem­bre de 2008, el FMI, la UE y varios paí­ses nór­di­cos se com­pro­me­tie­ron a inyec­tar 7.500 millo­nes de euros en la eco­no­mía de este peque­ño Esta­do bál­ti­co, de 2,2 millo­nes de habi­tan­tes. Ex Repú­bli­ca Sovié­ti­ca, miem­bro de la Unión Euro­pea y de la OTAN des­de 2004, Leto­nia vio tre­par su tasa de des­em­pleo del 6,1 % al 22,5 % entre mayo de 2008 y abril de 2010. Su PIB tuvo un retro­ce­so del 4,6 % en el 2008 y del 18 % en 2009, la mayor caí­da entre los 27 miem­bros de la Unión Euro­pea.

En vez de afec­tar los bene­fi­cios del capi­tal y el patri­mo­nio de los más acau­da­la­dos, fue a los tra­ba­ja­do­res, jubi­la­dos y des­em­plea­dos a quie­nes se impu­so prio­ri­ta­ria­men­te un tra­ta­mien­to de aus­te­ri­dad de dos años, acom­pa­ña­do de un recor­te del gas­to equi­va­len­te al 15 % del PIB. Al pre­cio de increí­bles sacri­fi­cios de la mayo­ría de la pobla­ción, el que fue­ra «el tigre bál­ti­co» salió peno­sa­men­te de la rece­sión a prin­ci­pios del año 2010. Tras un prés­ta­mo del FMI y de la UE acor­da­do a fines del 2008, redu­jo un 20 % los sala­rios de los emplea­dos públi­cos y un 10 % a los jubi­la­dos. En diciem­bre de 2009, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Leto­nia decla­ró incons­ti­tu­cio­nal la reduc­ción del mon­to de las jubi­la­cio­nes vigen­te des­de julio del 2009 y una vio­la­ción del dere­cho de las per­so­nas a la segu­ri­dad social, dere­cho fun­da­men­tal basa­do en el artícu­lo 109 de la Cons­ti­tu­ción nacio­nal y del artícu­lo 9 del Pac­to Inter­na­cio­nal rela­ti­vo a los Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les. En con­se­cuen­cia, el Tri­bu­nal orde­nó al Par­la­men­to que esta­ble­cie­ra un plan de reem­bol­so de las sumas des­con­ta­das a los jubi­la­dos. |11| Ade­más, recor­dan­do el prin­ci­pio de sobe­ra­nía, el Tri­bu­nal decla­ró que esas con­di­cio­nes «no pue­den reem­pla­zar los dere­chos esta­ble­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción» y recha­zó el reco­no­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de prés­ta­mo como un argu­men­to váli­do. Según los jue­ces, «la deci­sión de redu­cir el mon­to de las jubi­la­cio­nes vio­la­ba a la vez el dere­cho de las per­so­nas a una segu­ri­dad social y el prin­ci­pio del Esta­do de dere­cho.»

De todos modos, la aus­te­ri­dad pro­si­guió para lle­var el défi­cit del 10 % del PIB en el año 2009, al 3 % en el 2012, con­di­ción nece­sa­ria para un even­tual ingre­so a la zona del euro en 2014. El FMI elo­gió los «esfuer­zos extra­or­di­na­rios» empren­di­dos para vol­ver a encon­trar el camino del cre­ci­mien­to gra­cias a las expor­ta­cio­nes com­pe­ti­ti­vas, no por la deva­lua­ción de la mone­da sino por una reduc­ción de los sala­rios que pudie­ron lle­gar a ser ¡del 80 %! Cie­rre de escue­las y hos­pi­ta­les por dece­nas, y el IVA pasó del 18 % al 22 %, mien­tras las socie­da­des se bene­fi­cia­ban de las tasas impo­si­ti­vas sobre las ganan­cias más ven­ta­jo­sas de la Unión Euro­pea (15 %, fren­te a un impues­to medio de 23,5 % en la UE).

A pesar de esto, el pri­mer minis­tro Val­des Dom­brovs­kis, que no vaci­la en afir­mar: «Yo no reco­men­da­ría a nin­gún país infli­gir un reme­dio como éste», fue reele­gi­do en octu­bre de 2010. Con el fin de pre­ve­nir even­tua­les pro­tes­tas popu­la­res, pro­lon­gó la dura­ción del sub­si­dio por des­em­pleo y apli­có el pro­gra­ma «100 lats» (unos 140 euros), que pro­po­ne un empleo en el ser­vi­cio públi­co por 100 lats duran­te seis meses. Apar­te de esto, pre­ten­de man­te­ner su polí­ti­ca de aus­te­ri­dad. En febre­ro de 2011, para lograr el pago de una ter­ce­ra cuo­ta de un prés­ta­mo del FMI de un total de 200 millo­nes de euros, Leto­nia tuvo que apli­car una reduc­ción de sus gas­tos anua­les de 500 millo­nes de lats (703 millo­nes de euros) duran­te un perío­do que iba de 2009 a 2012. El pre­su­pues­to apro­ba­do es el más rigu­ro­so de los últi­mos años, con recor­tes de cer­ca del 11 %. Enton­ces qui­zás sí, a este pre­cio, Leto­nia podría espe­rar su entra­da en la zona euro en el año 2014.

Ruma­nia y Ser­bia bajo el shock de la aus­te­ri­dad

La cri­sis gol­peó igual­men­te a Ruma­nia, que des­pués de una déca­da de fuer­te cre­ci­mien­to, se encon­tró muy pron­to en difi­cul­ta­des. En mar­zo de 2009 obtu­vo un prés­ta­mo de unos 20.000 millo­nes de euros. De esta suma, 12.900 millo­nes fue­ron abo­na­dos por el FMI, 5.000 por la Unión Euro­pea y 1.500 por el Ban­co Mun­dial y el res­to por diver­sas ins­ti­tu­cio­nes, entre ellas el Ban­co Euro­peo para la Recons­truc­ción y el Desa­rro­llo (BERD). Por su par­te, Buca­rest se com­pro­me­tía en pri­mer lugar a redu­cir su défi­cit públi­co del 9 % del PIB en el 2009 al 5,9 %, y lue­go, vien­do este obje­ti­vo irrea­li­za­ble, al 6,8 % en el 2010. En el menú, con­ge­la­ción de las pen­sio­nes y de los sala­rios, man­te­nien­do el sala­rio míni­mo men­sual en 600 lei (450 euros bru­tos), supre­sión de 100.000 pues­tos en la fun­ción públi­ca en el 2010 (o sea, un 7,5 % de los efec­ti­vos)… Y tam­bién allí, el pro­gra­ma de ajus­te es ine­quí­vo­co: en mayo de 2010 se deci­dió la reduc­ción de un 25 % del sala­rio de los emplea­dos públi­cos y del 15 % de los sub­si­dios por des­em­pleo y de las pen­sio­nes. En un país don­de el impues­to de las socie­da­des cayó 9 pun­tos, pasan­do del 25 % en el 2000 al 16 % en el 2009, mien­tras el impues­to al con­su­mo (IVA) pasa­ba del 19 % al 24 %, los tra­ba­ja­do­res tenían moti­vo para rebe­lar­se.

El FMI y la Comi­sión Euro­pea, en misión en Buca­rest el 14 de diciem­bre de 2009, inter­vi­nie­ron direc­ta­men­te en la ela­bo­ra­ción del pre­su­pues­to del 2010, una con­di­ción de la con­ti­nui­dad del prés­ta­mo. Así, M. Lybeck, repre­sen­tan­te del FMI en Buca­rest, seña­la­ba que «una misión téc­ni­ca res­trin­gi­da del FMI y de la UE visi­ta­ba Buca­rest para con­ti­nuar la dis­cu­sión sobre el pro­yec­to de pre­su­pues­to del 2010 con los exper­tos del Minis­te­rio de Finan­zas». Por su par­te, el pri­mer minis­tro, Emil Boc, reco­no­cía que «el pre­su­pues­to se basa en los indi­ca­do­res acep­ta­dos por el FMI […] Mis prio­ri­da­des son las siguien­tes: cum­plir los com­pro­mi­sos deri­va­dos del acuer­do con el FMI y los asu­mi­dos con la Comi­sión Euro­pea». La sobe­ra­nía del pue­blo rumano es bur­la­da, los «exper­tos» del FMI y de la Comi­sión Euro­pea orde­nan y el gobierno obe­de­ce. Como decla­ra­ra unos meses más tar­de Jef­frey Franks, jefe de la misión del FMI en Buca­rest en agos­to de 2010: «Des­pués de que las auto­ri­da­des ruma­nas cum­plan las con­di­cio­nes pre­vias reque­ri­das, el con­se­jo direc­tor del FMI se reu­ni­rá y dará su aval al des­em­bol­so de un nue­vo tra­mo de su prés­ta­mo.» |12|

Así, se com­pren­de mejor que, con seme­jan­te influen­cia sobre el apa­ra­to del Esta­do y las polí­ti­cas en cur­so, el FMI no pien­se en dejar el país. Des­pués del 2010, el pre­su­pues­to del 2011 tuvo la mis­ma suer­te: el des­em­bol­so del sép­ti­mo tra­mo de 900 millo­nes de euros, ini­cial­men­te pre­vis­to para diciem­bre del 2010, se tras­la­da­ba al mes de enero del 2011, dan­do tiem­po para ase­gu­rar­se de que las leyes sobre la refor­ma de las pen­sio­nes y el pre­su­pues­to del 2011 fue­ran apro­ba­das por el Par­la­men­to. Des­pués de la expi­ra­ción del prés­ta­mo sus­cri­to en el 2009 con el des­blo­queo del últi­mo tra­mo, 1.000 millo­nes de euros, con­ce­di­do por el FMI en mar­zo del 2011, Ruma­nia fir­mó un nue­vo acuer­do, lla­ma­do «de pre­cau­ción», por un prés­ta­mo de dos años, con el FMI (con un máxi­mo de 3.600 millo­nes de euros), la UE (1.400 millo­nes) y el Ban­co Mun­dial (400 millo­nes). La tram­pa de la deu­da se cerró con toda su fuer­za sobre Ruma­nia.

La situa­ción es simi­lar en Ser­bia, don­de a un millón de jubi­la­dos se les con­ge­ló su pen­sión tras la con­clu­sión de un prés­ta­mo con el FMI de 2.870 millo­nes de euros en mayo del 2009. Con este acuer­do, Ser­bia se com­pro­me­tió, entre otras medi­das, a redu­cir el cos­te de la admi­nis­tra­ción públi­ca, ini­ciar una refor­ma del régi­men de jubi­la­ción y con­ge­lar los sala­rios de su admi­nis­tra­ción públi­ca y las pen­sio­nes has­ta enero del 2011. El des­em­bol­so del últi­mo tra­mo de dicho prés­ta­mo, por otra par­te, se retra­sa­rá por las nego­cia­cio­nes con los sin­di­ca­tos y el FMI sobre el aumen­to de los sala­rios y de las pen­sio­nes que recla­ma la ciu­da­da­nía.

Dene­ga­ción de demo­cra­cia en Gre­cia

Fuer­te­men­te con­mo­vi­da por esta cri­sis, Gre­cia asis­tió al rápi­do des­em­bar­co del FMI, que el 9 de mayo del 2010 dio su acuer­do a un prés­ta­mo «de urgen­cia» a Ate­nas de 30.000 millo­nes de euros en tres años, del cual 5.500 millo­nes esta­ban dis­po­ni­bles de inme­dia­to. La UE debía apor­tar 80.000 millo­nes para lle­gar a la suma colo­sal de 110.000 millo­nes de euros. Hay que decir que la situa­ción en Gre­cia es inclu­so agra­va­da por las mani­pu­la­cio­nes esta­dís­ti­cas que duran­te años per­mi­tie­ron disi­mu­lar las cifras reales del endeu­da­mien­to, con la com­pli­ci­dad del ban­co esta­dou­ni­den­se Gold­man Sachs, que acon­se­ja­ba al gobierno grie­go en ese sen­ti­do mien­tras reco­gía jugo­sos bene­fi­cios espe­cu­lan­do con la ban­ca­rro­ta del país!

Mien­tras el des­em­pleo con­ti­núa su pro­gre­sión des­pués de haber tre­pa­do del 9,7 % al 12,9 % de la pobla­ción acti­va entre el 3er tri­mes­tre del 2009 y el 3er tri­mes­tre del 2010 |13| (cer­ca del 34 % de los meno­res de 25 años están sin empleo), los pla­nes de aus­te­ri­dad dic­ta­dos por el FMI siguen sien­do apli­ca­dos en Gre­cia. Esta polí­ti­ca, pro­mo­vi­da por la troi­ca FMI/​Comisión Europea/​BCE, es simi­lar a la que con­du­jo a Argen­ti­na, alumno mode­lo del FMI, a una cri­sis memo­ra­ble en el año 2001.

En diciem­bre del 2010, los dipu­tados grie­gos apro­ba­ron una nue­va serie de recor­tes pre­su­pues­ta­rios con­sis­ten­tes en bajar el sala­rio de los emplea­dos de la tele­vi­sión y los trans­por­tes públi­cos. En febre­ro del año siguien­te, la UE y el FMI recla­ma­ron una reduc­ción de 1.400 millo­nes de euros de los gas­tos en sani­dad, mien­tras un cen­te­nar de médi­cos acam­pa­ban fren­te al minis­te­rio de Salud Públi­ca en Ate­nas. La dele­ga­ción del FMI y la UE, des­pa­cha­da al lugar en esos días, espe­ra la apli­ca­ción de la refor­ma del sis­te­ma sani­ta­rio antes de dar luz ver­de a la entre­ga del cuar­to tra­mo del prés­ta­mo —una suma de 15.000 millo­nes de euros— pre­vis­ta ini­cial­men­te para esa fecha. Los acree­do­res aumen­ta­ron la pre­sión: «Esta­mos en un pun­to cru­cial en el que nece­si­ta­mos una ace­le­ra­ción de las refor­mas», decla­ra­ba Paul Thom­son, jefe de la misión del FMI, que pro­po­nía enton­ces «la ven­ta de terre­nos, inclui­do el anti­guo aero­puer­to» de Ate­nas (según el dia­rio Kathi­me­ri­ni). El obje­ti­vo de las pri­va­ti­za­cio­nes de bie­nes públi­cos del Esta­do fue revi­sa­do al alza, pasan­do de 7.000 millo­nes de euros de ingre­sos a rea­li­zar has­ta el año 2013 (1.000 millo­nes de los cua­les en 2011) a 50.000 millo­nes has­ta 2015. Se apun­ta­ba enton­ces a los puer­tos, los aero­puer­tos, los ferro­ca­rri­les, la elec­tri­ci­dad, así como a las pla­yas turís­ti­cas del país. Como cada vez, unas medi­das dra­co­nia­nas recla­ma­das por la UE y el FMI son la con­di­ción pre­via reque­ri­da para des­blo­quear los tra­mos suce­si­vos de este mega­prés­ta­mo que per­pe­túa la domi­na­ción neo­li­be­ral.

Irlan­da pasa por el aro

La con­ti­nua­ción de este terri­ble jue­go de domi­nó tuvo lugar en Irlan­da, que a su turno se tam­ba­lea en octu­bre-noviem­bre de 2010 bajo las repe­ti­das ame­na­zas de los espe­cu­la­do­res. El FMI le con­ce­de enton­ces, en diciem­bre de ese año, un prés­ta­mo de 22.500 millo­nes de euros. Para el FMI, el hecho de que haya habi­do un cam­bio de gobierno a raíz de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de febre­ro de 2011 no debía cam­biar las con­di­cio­nes para el des­em­bol­so de dos nue­vos tra­mos del prés­ta­mo. «Estos obje­ti­vos glo­ba­les siguen sien­do los mis­mos», había decla­ra­do la por­ta­voz Caro­li­ne Atkin­son. En resu­mi­das cuen­tas, todo pasa como si el pue­blo tuvie­ra todo el dere­cho de espe­rar que la opi­nión emi­ti­da duran­te las elec­cio­nes se res­pe­ta­ría sólo si dócil­men­te dije­ra sí al FMI. Si no, sus opcio­nes serían barri­das con el dor­so de la mano en nom­bre de intere­ses supe­rio­res: la con­for­mi­dad con los deside­ra­ta del FMI y el reem­bol­so a los acau­da­la­dos acree­do­res, aun­que para ello hubie­ra que mul­ti­pli­car los pla­nes de ajus­te estruc­tu­ral, que sig­ni­fi­ca­rían dece­nas de medi­das de retro­ce­so social y de vio­la­ción de los dere­chos fun­da­men­ta­les. Esto demues­tra el poder de un FMI que tie­ne gra­ves pro­ble­mas con res­pec­to a la idea de demo­cra­cia: no sólo sus reglas inter­nas son anti­de­mo­crá­ti­cas, sino que ade­más no res­pe­ta la opi­nión de los pue­blos de los paí­ses don­de inter­vie­ne, man­te­nien­do las mis­mas exi­gen­cias sea cual fue­re el resul­ta­do de las elec­cio­nes. |14|

Pre­pa­rar a la opi­nión públi­ca

John Lipsky, núme­ro 2 del FMI y ex alto res­pon­sa­ble del ban­co J.P.Morgan, había pre­ve­ni­do a los gobier­nos de los paí­ses desa­rro­lla­dos que debían «pre­pa­rar» sus res­pec­ti­vas opi­nio­nes públi­cas para las medi­das de aus­te­ri­dad que ven­drían, como la reduc­ción de las pres­ta­cio­nes de salud y de jubi­la­ción. Según él, «la ampli­tud de los ajus­tes que habrá que apli­car es tan vas­to que podrían tra­du­cir­se en un retro­ce­so de las asig­na­cio­nes de sani­dad y jubi­la­ción, una reduc­ción del gas­to públi­co y un aumen­to de los impues­tos». Para pre­ve­nir y con­te­ner las pro­ba­bles revuel­tas popu­la­res como reac­ción con­tra estas medi­das, el núme­ro 2 del FMI, cons­cien­te de los per­jui­cios socia­les que se anun­cia­ban, acon­se­ja­ba: «Los paí­ses desa­rro­lla­dos con ele­va­dos défi­cit públi­cos deben comen­zar des­de aho­ra a pre­pa­rar a sus opi­nio­nes públi­cas para las medi­das de aus­te­ri­dad que serán nece­sa­rias a par­tir del año pró­xi­mo.» |15|

Un mes más tar­de, con oca­sión de una con­fe­ren­cia de dos días orga­ni­za­da en Washing­ton, sobre las estra­te­gias pre­su­pues­ta­rias des­pués de la cri­sis, acla­ró su pen­sa­mien­to en mate­ria de reduc­ción de gas­to públi­co: «un aumen­to de años en la edad de jubi­la­ción pue­de con­tri­buir a res­ta­ble­cer la via­bi­li­dad de las finan­zas públi­cas a lar­go pla­zo y nue­vas ganan­cias de efi­cien­cia son posi­bles en los ser­vi­cios de salud». El bole­tín del FMI aña­de: «Con más pre­ci­sión, el señor Lipsky ha decla­ra­do que, en casi todos los paí­ses, es aún posi­ble mejo­rar con­si­de­ra­ble­men­te los ingre­sos pro­ve­nien­tes del impues­to sobre el valor agre­ga­do (IVA).» |16|

En el caso de Fran­cia, el FMI expre­só en su bole­tín del 30 de julio de 2010: «Fran­cia: la recu­pe­ra­ción está bien enca­mi­na­da, pero es nece­sa­rio redu­cir la deu­da públi­ca […] Aho­ra Fran­cia tie­ne que dedi­car­se a alcan­zar el obje­ti­vo fija­do en el Pac­to de esta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to, es decir, lle­var el défi­cit pre­su­pues­ta­rio glo­bal al 3 % del PIB en 2013.» El apo­yo del FMI a la refor­ma del sis­te­ma de jubi­la­ción es ine­quí­vo­ca, pues se ins­cri­be per­fec­ta­men­te en las reco­men­da­cio­nes for­mu­la­das por la ins­ti­tu­ción: «Para pre­ser­var la via­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria sin com­pro­me­ter la recu­pe­ra­ción, los esfuer­zos de ajus­te se deben con­cen­trar en las medi­das que menos per­ju­di­quen la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, a saber, la refor­ma de las pres­ta­cio­nes de los sis­te­mas de pen­sio­nes y de salud. En esta ópti­ca, la mayor y más difí­cil refor­ma, la de las jubi­la­cio­nes, anun­cia­da recien­te­men­te, tien­de a redu­cir a tér­mino el défi­cit del sis­te­ma de jubi­la­cio­nes; con toda razón hace hin­ca­pié en el aumen­to de la edad de jubi­la­ción efec­ti­va, lle­van­do pro­gre­si­va­men­te de los 60 a los 62 años la edad míni­ma legal de jubi­la­ción, y de 65 a 67 años la edad míni­ma legal que da dere­cho a una pen­sión com­ple­ta.» Por últi­mo, el pan­fle­to ter­mi­na así: «Para aumen­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía fran­ce­sa y sacar bene­fi­cio de la expan­sión del comer­cio inter­na­cio­nal, hay que pri­vi­le­giar nue­va­men­te las medi­das apro­pia­das para mode­rar el cre­ci­mien­to de los cos­tes sala­ria­les, inten­si­fi­car la com­pe­ten­cia y pro­mo­ver la inno­va­ción […] la mode­ra­ción del sala­rio míni­mo ten­dría que ser pro­se­gui­da a fin de esta­ble­cer pro­gre­si­va­men­te una esca­la de sala­rios que inci­te a los jóve­nes y a los tra­ba­ja­do­res poco cali­fi­ca­dos.»

En resu­men, el FMI, diri­gi­do en ese momen­to por un emi­nen­te res­pon­sa­ble del Par­ti­do Socia­lis­ta Fran­cés (PS), apo­yó e impul­só la refor­ma del sis­te­ma de jubi­la­cio­nes del gobierno de dere­cha, con­tra la cual se mani­fes­ta­ron y toma­ron posi­ción nume­ro­sos mili­tan­tes de izquier­da. La muy dis­cu­ti­da refor­ma de las pen­sio­nes en Fran­cia no es más que un ejem­plo entre otros. Pre­sio­na­dos por el FMI, la Comi­sión Euro­pea y los mer­ca­dos finan­cie­ros, el gobierno del Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol (PSOE) hizo apro­bar en junio de 2010 una refor­ma labo­ral, muy dis­cu­ti­da, que pre­ca­ri­za aún más a los tra­ba­ja­do­res y faci­li­ta su des­pi­do.

La Euro­pa de los pue­blos

Este ven­da­val de aus­te­ri­dad pone a prue­ba con rude­za la capa­ci­dad de resis­ten­cia de la mayo­ría de la pobla­ción, que es dura­men­te afec­ta­da. El cre­ci­mien­to del des­em­pleo en el seno de la Unión Euro­pea pro­si­gue des­pués de haber dado un sal­to his­tó­ri­co: en 2008 esta­ba en el 7,1 % de la pobla­ción acti­va, y pasó al 9,0 % en 2009, y lue­go al 9,7 % en 2010. |17| Repre­sen­ta­ba en 2009 más 4 millo­nes de per­so­nas que habían per­di­do su empleo. Inclu­so, hay que con­si­de­rar estas cifras ofi­cia­les como una sim­ple apro­xi­ma­ción del desas­tre social en cur­so y no per­der de vis­ta todos los con­tra­tos pre­ca­rios y otros des­em­plea­dos no con­ta­bi­li­za­dos, eter­nos «olvi­da­dos» de las esta­dís­ti­cas. Fren­te a este gra­ve retro­ce­so social, el año 2010 se cerró con una reac­ti­va­ción de las movi­li­za­cio­nes con­tra la aus­te­ri­dad impues­ta a los pue­blos euro­peos para alcan­zar los obje­ti­vos de reduc­ción de los défi­cit fija­dos en nom­bre del reem­bol­so de la deu­da. Las reac­cio­nes de los pue­blos euro­peos, gol­pea­dos de fren­te por los recor­tes pre­su­pues­ta­rios, se acen­túan y apun­tan a los res­pon­sa­bles: el FMI, la Comi­sión Euro­pea y los gobier­nos some­ti­dos a los intere­ses del gran capi­tal.

Las mani­fes­ta­cio­nes que tuvie­ron lugar en enero de 2009 con­tra la vio­len­cia de la aus­te­ri­dad en Litua­nia y en Leto­nia han sido las más impor­tan­tes que cono­cie­ron los paí­ses bál­ti­cos des­de que aban­do­na­ron la Unión Sovié­ti­ca, en 1991. Los media domi­nan­tes des­ta­can en esta oca­sión la «vio­len­cia» de estos «dis­tur­bios», olvi­dan­do que la vio­len­cia es ante todo obra de los que impo­nen unas medi­das ini­cuas. En Ruma­nia, el minis­tro del Inte­rior, Vasi­le Bla­ga, tuvo que dimi­tir el 27 de sep­tiem­bre de 2010 debi­do a las mani­fes­ta­cio­nes de miles de poli­cías que pro­tes­ta­ban por la reduc­ción del 25 % de su sala­rio, con vigen­cia des­de el 1º de junio de 2010.

En Ita­lia, el 24 de noviem­bre de 2010 los mani­fes­tan­tes que se opo­nían a una refor­ma, cau­sa­da por una pri­va­ti­za­ción ram­pan­te, que ame­na­za­ba el dere­cho al estu­dio de cali­dad para todos, toma­ron por asal­to el Sena­do y ocu­pa­ron la torre de Pisa y el Coli­seo romano. Pro­tes­ta­ban por los recor­tes pre­su­pues­ta­rios que supri­mi­rían 130.000 pues­tos de tra­ba­jo en la Edu­ca­ción nacio­nal, en el quin­que­nio 2009 – 2013. El mis­mo día, en Por­tu­gal, las dos prin­ci­pa­les con­fe­de­ra­cio­nes sin­di­ca­les, la CGTP y la UGT, hicie­ron cau­sa común por pri­me­ra vez des­de 1988 y con­vo­ca­ron una huel­ga gene­ral con­tra la aus­te­ri­dad y el aumen­to del des­em­pleo. Unos días más tar­de, el 27 de noviem­bre de 2010, en Dublín, una mani­fes­ta­ción de alre­de­dor de 100.000 per­so­nas res­pon­día a la con­vo­ca­to­ria del Irish Con­gress of Tra­de Unions con­tra el plan de res­ca­te de los ban­cos impues­to por el FMI y la Comi­sión Euro­pea. En la Repú­bli­ca Che­ca, el 8 de diciem­bre de ese mis­mo año tuvo lugar la mayor mani­fes­ta­ción sin­di­cal des­de la caí­da del esta­li­nis­mo, con una jor­na­da de huel­ga y movi­li­za­cio­nes, con los poli­cías y bom­be­ros mani­fes­tan­do fren­te al Par­la­men­to su opo­si­ción a la reduc­ción sala­rial del 10 % en el sec­tor públi­co.

En Por­tu­gal, don­de la tasa de des­em­pleo supe­ra­ba el 11 % de la pobla­ción acti­va a prin­ci­pios de 2011, las mani­fes­ta­cio­nes con­tra un gobierno que se dice de izquier­da, mien­tras apli­ca una polí­ti­ca libe­ral de dere­cha, se suce­dían. El pri­mer minis­tro José Sócra­tes no espe­ró las reco­men­da­cio­nes de FMI para deci­dir un nue­vo plan de aus­te­ri­dad, anun­cia­do por el minis­tro de Finan­zas el 11 de mar­zo. El plan, «bien­ve­ni­do» y «apo­ya­do» por el Comi­sa­rio euro­peo de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, Olli Rehn, pre­vé una reduc­ción de los gas­tos en sani­dad y cier­tas pres­ta­cio­nes socia­les a fin de lle­var el défi­cit pre­su­pues­ta­rio al 2 % del PIB en el año 2013. Al día siguien­te, res­pon­dien­do a la con­vo­ca­to­ria del movi­mien­to con­tra la pre­ca­rie­dad «Geração à ras­ca» («gene­ra­ción pela­da», sin dine­ro) unas 300.000 per­so­nas salie­ron a la calle con­tra el des­em­pleo y los pla­nes de aus­te­ri­dad, y otras mani­fes­ta­cio­nes se suce­die­ron unos días más tar­de. La pre­sión popu­lar es muy fuer­te y el 23 de mar­zo de 2011, el Par­la­men­to recha­zó el cuar­to plan de aus­te­ri­dad. Menos de dos meses más tar­de, el pri­mer minis­tro Sócra­tes renun­ció. Sin poder ocul­tar su decep­ción, la can­ci­ller ale­ma­na Ange­la Mer­kel afir­mó: «Es lamen­ta­ble que el pro­gra­ma de aus­te­ri­dad por­tu­gués haya sido recha­za­do por el Par­la­men­to por­tu­gués», y aña­dió: «Dije que era una medi­da valien­te, una medi­da jus­ta». |18| Unas horas des­pués que su cole­ga Fitch, la agen­cia de nota­ción Stan­dard & Poor’s reba­jó en dos pun­tos la nota de la deu­da sobe­ra­na de Por­tu­gal (de A a BBB), pro­vo­can­do un aumen­to de las tasa de inte­rés de la deu­da por­tu­gue­sa. Por­tu­gal debe enton­ces pagar más por­que su pue­blo y su Par­la­men­to dije­ron no al cuar­to plan de aus­te­ri­dad. Todo pasa como si los mer­ca­dos finan­cie­ros san­cio­na­ran a quie­nes no se incli­nan dócil­men­te ante sus deseos de bene­fi­cio máxi­mo e inme­dia­to. De todas mane­ras, los líde­res de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos por­tu­gue­ses, Pedro Pas­so Coelho por el cen­tro dere­cha, y el pri­mer minis­tro socia­lis­ta dimi­sio­na­rio José Sócra­tes, en cam­pa­ña por las elec­cio­nes legis­la­ti­vas anti­ci­pa­das del 6 de junio se com­pro­me­tie­ron a apli­car el plan de res­ca­te del FMI y de la Unión Euro­pea, cual­quie­ra que fue­se el resul­ta­do de la vota­ción. Esta ausen­cia de alter­na­ti­va expli­ca sin duda el récord de abs­ten­ción, de un 41 %, que per­mi­tió al can­di­da­to del par­ti­do social-demó­cra­ta (PSD), de cen­tro dere­cha, Pedro Pas­so Coelho ser ele­gi­do para el car­go de pri­mer minis­tro. Éste tra­ta­rá de tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos ase­gu­ran­do estar lis­to para ir más allá de los pedi­dos de la Unión Euro­pea y del FMI, como con­tra­par­ti­da del prés­ta­mo de 78.000 millo­nes de euros a devol­ver en tres años (38.000 millo­nes de los que pro­vie­nen del FMI).

En Lon­dres, el 10 de noviem­bre de 2010, los estu­dian­tes toma­ron por asal­to la sede del Par­ti­do con­ser­va­dor cuan­do se mani­fes­ta­ban con­tra los pla­nes de aus­te­ri­dad del gobierno bri­tá­ni­co. El pri­mer minis­tro David Came­ron decla­ró que el gobierno «está en vías de tomar medi­das difí­ci­les para con­te­ner la deu­da y el défi­cit», entre ellas la dupli­ca­ción de los dere­chos de ingre­so uni­ver­si­ta­rio, de 3.290 libras (3.915 euros) a 6.000 libras anua­les y, en «cir­cuns­tan­cias excep­cio­na­les», a 9.000 libras de aquí al 1012. Con­cluía: «No vamos a retro­ce­der. Aun­que lo qui­sié­ra­mos, no debe­ría­mos vol­ver a la idea de la uni­ver­si­dad gra­tui­ta.» |19| El movi­mien­to social más impor­tan­te des­de las revuel­tas que pre­ci­pi­ta­ron la caí­da de Mar­ga­ret That­cher hace dos déca­das, no pen­só que­dar­se en esto, y el encuen­tro con­tra la aus­te­ri­dad del 26 de mar­zo de 2011 en Lon­dres fue de una ampli­tud inigua­la­da des­de la mani­fes­ta­ción con­tra la gue­rra de Iraq, que había con­cen­tra­do un millón de per­so­nas en el año 2003.

Mien­tras que la aus­te­ri­dad se tra­du­ci­rá espe­cial­men­te en la supre­sión de por lo menos 300.000 pues­tos de tra­ba­jo y la con­ge­la­ción de los sala­rios en la fun­ción públi­ca, para obte­ner un aho­rro de 81.000 millo­nes de libras (unos 92.000 millo­nes de euros) has­ta el año 2015, el gobierno de David Came­ron, ante la indig­na­ción pro­vo­ca­da, debe vol­ver a su pro­yec­to de ven­der 150.000 hec­tá­reas de bos­ques. |20| La movi­li­za­ción popu­lar logró parar este pro­yec­to en el 2011, pro­cla­ma­do por la ONU «año inter­na­cio­nal de los bos­ques». Si hubie­ra pros­pe­ra­do el pro­yec­to se habría pues­to el patri­mo­nio fores­tal de Ingla­te­rra a dis­po­si­ción del sec­tor pri­va­do, con las con­si­guien­tes manio­bras de loteo, de cons­truc­ción de terre­nos de golf, de barrios de vaca­cio­nes, etc., en luga­res has­ta aho­ra pro­te­gi­dos.

Final­men­te, el 15 de mayo de 2011 sur­gió en Espa­ña un movi­mien­to sor­pren­den­te por su ampli­tud y su espon­ta­nei­dad, que ema­na en par­te de la «gene­ra­ción Tah­rir», de la pla­za del mis­mo nom­bre que sim­bo­li­za la revo­lu­ción en Egip­to, así mis­mo con­se­cu­ti­va de la revo­lu­ción tune­ci­na. La pobla­ción se orga­ni­za por medio de asam­bleas popu­la­res y comi­sio­nes de tra­ba­jo en más de sesen­ta ciu­da­des de Espa­ña. Las mani­fes­ta­cio­nes de masas han vuel­to y los indig­na­dos se movi­li­zan de la mis­ma mane­ra, en Ate­nas, delan­te del par­la­men­to grie­go.

Pero, a pesar de las movi­li­za­cio­nes socia­les, quie­nes apli­can las medi­das exi­gi­das por el FMI pro­si­guen los aten­ta­dos con­tra los dere­chos socia­les. A pesar de las fuer­tes movi­li­za­cio­nes en Gre­cia y la san­ción de los elec­to­res en Irlan­da con­tra un gobierno some­ti­do a sus dic­ta­dos, los res­pon­sa­bles del FMI man­tie­nen a toda cos­ta el rum­bo hacia la aus­te­ri­dad. El nom­bra­mien­to de la minis­tra fran­ce­sa de Finan­zas Chris­ti­ne Lagar­de, que con­fir­ma una vez más el domi­nio de Euro­pa sobre la Ins­ti­tu­ción, no cam­bia nada. Des­pués de haber gas­ta­do cer­ca de 150.000 euros a cos­ta del con­tri­bu­yen­te fran­cés para su cam­pa­ña con el fin de obte­ner ese pues­to, la nue­va pre­si­den­te del Fon­do, por otro lado deman­da­da en una inves­ti­ga­ción por «com­pli­ci­dad en frau­de y mal­ver­sa­ción de fon­dos públi­cos» en el caso Ber­nard Tapie – Cré­dit Lyon­nais, se con­ce­de, recién lle­ga­da, un aumen­to de sala­rio del 11 %. La ins­ti­tu­ción, cuyos nume­ro­sos exper­tos no habían pre­vis­to la lle­ga­da de la cri­sis de las sub­pri­mes en Esta­dos Uni­dos, ni su expan­sión a Euro­pa y al mun­do, pro­si­gue la mis­ma polí­ti­ca devas­ta­do­ra.

Algu­nos datos úti­les sobre Domi­ni­que Strauss-Kahn1. Ejer­ció las fun­cio­nes de minis­tro de Indus­tria y Comer­cio Inter­na­cio­nal de 1991 a 1993, perío­do duran­te el cual par­ti­ci­pó en las nego­cia­cio­nes comer­cia­les de la Ron­da Uru­guay, pre­pa­ra­to­ria de la crea­ción de la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio (OMC).

2. En 1994, par­ti­ci­pó, con Ray­mond Lévy, por enton­ces PDG de Renault, en la crea­ción del Círcu­lo de la Indus­tria, espe­cia­li­za­do en la defen­sa de la indus­tria fran­ce­sa en Bru­se­las, del cual fue vice­pre­si­den­te y don­de se codeó con la gran patro­nal.

3. En 1997, Lio­nel Jos­pin, nue­vo pri­mer minis­tro, lo nom­bró minis­tro de Eco­no­mía, Finan­zas e Indus­tria. Fue el arte­sano de las pri­va­ti­za­cio­nes masi­vas, en par­ti­cu­lar la de Fran­ce Telé­com, a pesar de que el pro­gra­ma de Jos­pin excluía a esta últi­ma. Bajo su impul­so, su gobierno (1997−2002) pri­va­ti­zó más que los gobier­nos de dere­cha de Balla­dur y de Jup­pé jun­tos (31.000 millo­nes de euros fren­te a 25,7 millo­nes), en par­ti­cu­lar algu­nas estre­llas de la eco­no­mía fran­ce­sa que esca­pa­ron así al con­trol públi­co: Air Fran­ce, Aéros­pa­tia­le (AEDS), Thom­son, auto­pis­tas del Sur de Fran­cia, Fran­ce Telé­com, Era­met, com­pa­ñías de segu­ros (GAN, CNP), ban­cos (Cré­dit Lyon­nais, CIC, Mar­sei­llai­se de Cré­dit, Cré­dit Fon­cier de Fran­ce) etc.

4. En mayo de 2005 se edi­tó un DVD a favor del «sí» al Pro­yec­to por el que se ins­ti­tu­ye una Cons­ti­tu­ción para Euro­pa. El «no» reco­gió en Fran­cia más del 54 %.

5. El 17 de sep­tiem­bre de 2006 decla­ró: «Las uni­ver­si­da­des fran­ce­sas están en vías de hun­dir­se en los pal­ma­rés inter­na­cio­na­les. Es nece­sa­rio crear una com­pe­ten­cia entre los esta­ble­ci­mien­tos y poner fin a la hipo­cre­sía del diplo­ma úni­co. Lo que no impi­de man­te­ner el sis­te­ma en el sec­tor públi­co y con­ser­var una visión igua­li­ta­ria.» Y aña­dió: «Para mí, no cons­ti­tui­ría nin­gún escán­da­lo que la cáte­dra de físi­ca nuclear de París VI sea finan­cia­da por EDF (Elec­tri­ci­dad de Fran­cia), si ésta con­si­de­ra que es bueno para su ima­gen. Pero no es la cos­tum­bre.» |21|

6. En noviem­bre de 2008, al aca­bar su visi­ta a Libia, decla­ró: «El Magreb ha rea­li­za­do pro­gre­sos des­ta­ca­bles y su poten­cial es con­si­de­ra­ble. […] He feli­ci­ta­do a los par­ti­ci­pan­tes de la Con­fe­ren­cia de Trí­po­li por haber adop­ta­do el plan de acción para ace­le­rar las refor­mas en mate­ria de faci­li­tar los inter­cam­bios, de inte­gra­ción finan­cie­ra y de pro­mo­ción del sec­tor pri­va­do y de pro­yec­tos comu­nes. […] El prin­ci­pal desa­fío es man­te­ner el rit­mo de refor­mas en cur­so ten­dien­tes, entre otras cosas, a redu­cir el tama­ño del Esta­do. En ese con­tex­to, el Pro­gra­ma de dis­tri­bu­ción de la rique­za com­por­ta a la vez una bue­na oca­sión y cier­tos ries­gos. Si es estruc­tu­ra­do y pues­to en pie con­ve­nien­te­men­te, este pro­gra­ma podría pro­mo­ver el sec­tor pri­va­do mini­mi­zan­do a la vez los ries­gos plan­tea­dos para la ofer­ta de ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les.» |22|

7. El 18 de noviem­bre de 2008, fue con­de­co­ra­do con las insig­nias de Gran Ofi­cial de la Orden de la Repú­bli­ca por el dic­ta­dor tune­cino Ben Alí. En esta oca­sión, Strauss-Kahn decla­ró: «La eco­no­mía tune­ci­na va bien, a pesar de la cri­sis […] la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que se sigue es sana y pien­so que es un buen ejem­plo que pue­den seguir muchos paí­ses […] el jui­cio que tie­ne el FMI sobre la polí­ti­ca tune­ci­na es muy posi­ti­vo […] las cosas segui­rán fun­cio­nan­do correc­ta­men­te.» |23|

8. «Se vive 100 años, no se va a con­ti­nuar tenien­do la jubi­la­ción a los 60 años.» (Le Figa­ro, 20 de mayo de 2010). El minis­tro de Tra­ba­jo de Nico­las Sar­kozy, Éric Woerth, le agra­de­ció públi­ca­men­te su posi­ción a favor de la refor­ma de las jubi­la­cio­nes. |24|

9.- Acu­sa­do por una muca­ma de un hotel de Manhat­tan e «incul­pa­do de agre­sión sexual, secues­tro de per­so­na y ten­ta­ti­va de vio­la­ción», pasó varios días en pri­sión antes de dimi­tir y de ser pues­to bajo resi­den­cia vigi­la­da el 19 de mayo de 2011, gra­cias a haber paga­do una fian­za de 1 millón de dóla­res, acom­pa­ña­da de un depó­si­to de garan­tía de 5 millo­nes de dóla­res. Pro­ba­ble­men­te no ten­drá la mis­ma suer­te que Horst Köh­ler, ex direc­tor gene­ral del FMI, que había anun­cia­do su dimi­sión un año antes de la expi­ra­ción de su man­da­to en mar­zo de 2004, para asu­mir la pre­si­den­cia de la repú­bli­ca fede­ral de Ale­ma­nia…

Ultra­li­be­ral, anti­de­mo­crá­ti­co y pro yan­ki

En 2008 y des­pués en 2010, se deci­dió dos refor­mas suce­si­vas del FMI para tra­tar de hacer fren­te a las crí­ti­cas de los paí­ses emer­gen­tes, que se con­si­de­ran, con toda razón, subre­pre­sen­ta­dos. |25| La de 2008 no entró en vigen­cia has­ta mar­zo de 2011, dado que la rati­fi­ca­ción por un núme­ro sufi­cien­te de paí­ses tar­da a menu­do mucho tiem­po. Esta refor­ma de los dere­chos de voto lan­za­da por los paí­ses miem­bros fue pre­sen­ta­da como «una deci­sión his­tó­ri­ca» por enton­ces su direc­tor gene­ral con oca­sión de la reu­nión del G20 en octu­bre de 2010, quien agre­gó: «La cues­tión que se plan­tea des­de hace mucho tiem­po sobre la legi­ti­mi­dad del Fon­do está resuel­ta. Es una eta­pa muy impor­tan­te del camino hacia una ins­ti­tu­ción total­men­te legí­ti­ma.»

No nos enga­ñe­mos: esta trans­fe­ren­cia de dere­chos de voto no es más que una «refor­mi­ta» que no alte­ra las rela­cio­nes de fuer­za en el seno de la ins­ti­tu­ción. Esta­dos Uni­dos con­ser­va su dere­cho de veto de fac­to sobre todas las deci­sio­nes impor­tan­tes, lo cual le per­mi­te blo­quear cual­quier cam­bio de fon­do; los paí­ses desa­rro­lla­dos acep­ta­ron una leve ero­sión de sus dere­chos de voto en el seno del Con­se­jo de Admi­nis­tra­ción (com­pues­to por 24 admi­nis­tra­do­res) en bene­fi­cio de Corea del Sur, Chi­na, Tur­quía Bra­sil y Méxi­co. Pero los núme­ros no mien­ten: en la mesa del Con­se­jo de Admi­nis­tra­ción del FMI, los repre­sen­tan­tes de los paí­ses más ricos (Esta­dos Uni­dos, Japón, Ale­ma­nia, Fran­cia, Rei­no Uni­do, Cana­dá, Aus­tra­lia, Ita­lia, Paí­ses Bajos, Bél­gi­ca, Dina­mar­ca, Sui­za, Ara­bia Sau­dí) deten­tan más de dos ter­cios de los dere­chos de voto. Por con­si­guien­te, la gran mayo­ría de los paí­ses en desa­rro­llo no tie­nen ni voz ni voto… De todos modos, la mayo­ría de los diri­gen­tes de los paí­ses emer­gen­tes, per­fec­ta­men­te for­ma­tea­dos antes de asu­mir su pues­to, defien­den en el nivel inter­na­cio­nal unas polí­ti­cas eco­nó­mi­cas abso­lu­ta­men­te acor­des con la actual lógi­ca del FMI.

Los ejem­plos aquí desa­rro­lla­dos mues­tran cómo la lógi­ca del ajus­te estruc­tu­ral está lejos de haber­se vis­to afec­ta­da, a pesar de lo que diga el FMI, que inclu­so ha uti­li­za­do la actual cri­sis para refor­zar su influen­cia sobre la eco­no­mía de los paí­ses euro­peos, siguien­do el ejem­plo de lo que pasó en el Sur con la cri­sis de la deu­da de 1982. El FMI dic­ta su volun­tad a los gobier­nos, le impo­ne medi­das muy impo­pu­la­res y se inmis­cu­ye has­ta en la ela­bo­ra­ción del pre­su­pues­to del Esta­do y de la polí­ti­ca macro­eco­nó­mi­ca. Esta «refor­mi­ta» del FMI tie­ne des­pués de todo su impor­tan­cia: con­fir­ma que no se pue­de espe­rar nada de un FMI cla­ra­men­te irre­for­ma­ble.

Tra­duc­ción del fran­cés: Raúl Qui­roz

Fuen­te cadtm​.org

Notas

|1| Joseph E. Sti­glitz, El males­tar en la glo­ba­li­za­ción, San­ti­lla­na, Madrid, 2002.

|2| Anne Chey­via­lle, «La popu­la­tion trau­ma­ti­sée par deux inter­ven­tions pas­sées du FMI», Le Figa­ro, 26 – 27 de mar­zo de 2011, p. 22.

|3| Véa­se Nao­mi Klein, La doc­tri­na del Shock. El auge del capi­ta­lis­mo del desas­tre, Pai­dós, Bar­ce­lo­na, 2009. Tam­bién el film La doc­tri­na del shock, diri­gi­do por Michael Win­ter­bot­ton, Gran Bre­ta­ña, 2008.

|4| Renaud Vivien, «L’annulation de la det­te du Tiers Mon­de», Courrier Heb­do­ma­dai­re nº 2046 – 2047, CRISP, 2010, p. 37.

|5| Espe­cial­men­te Argen­ti­na y Bra­sil (9.900 y 15.400 millo­nes de dóla­res, res­pec­ti­va­men­te, a fina­les de 2005), y tam­bién Tai­lan­dia, Uru­guay, Fili­pi­nas, Indo­ne­sia, Tur­quía. El CADTM lamen­ta estos reem­bol­sos anti­ci­pa­dos pues, a pesar de que per­mi­ten aho­rrar los intere­ses debi­dos, legi­ti­man la deu­da y anu­lan su carác­ter even­tual­men­te odio­so.

|6| Véa­se Chris­tian Morris­son, La fai­sa­bi­li­té poli­ti­que de l’ajustement, OCDE, París, 1996. http://​www​.oecd​.org/​d​a​t​a​o​e​c​d​/​2​4​/​2​3​/​1​9​1​9​0​6​8​.​pdf. Este docu­men­to ha sido amplia­men­te comen­ta­do por Éric Tous­saint en La bol­sa o la vida. Las finan­zas con­tra los pue­blos, capí­tu­lo 13, Clac­so, Bue­nos Aires, 2004.

|7| Ibid. pp. 22 y 29.

|8| Le Figa­ro, «Hon­grie: Fitch salue le résul­tat élec­to­ral», 26 de abril de 2010.

|9| Des­pa­cho de Reuters, «Le pré­si­dent ukrai­nien relè­ve le salai­re mini­mum mal­gré le FMI», 30 de octu­bre de 2009.

|10| Su suel­do anual para el año 2010 era de 441.980 euros, sin con­tar una indem­ni­za­ción de 79.120 dóla­res para cubrir sus gas­tos de repre­sen­ta­ción.

|11| Des­pa­cho de Reuters, «Bais­se des pen­sions retrai­te – le gou­ver­ne­ment let­ton désa­voué», 21 de diciem­bre de 2009, http://​fr​.reuters​.com/​a​r​t​i​c​l​e​/​f​r​E​u​r​o​R​p​t​/​i​d​F​R​L​D​E​5​B​K​1​4​A​2​0​0​9​1​221. Véa­se en cas­te­llano en el sitio Red-DESC, Red Inter­na­cio­nal para los Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les, http://​www​.escr​-net​.org/​c​a​s​e​l​a​w​/​c​a​s​e​l​a​w​_​s​h​o​w​.​h​t​m​?​d​o​c​_​i​d​=​1​2​8​5​9​4​3​&​c​o​u​n​t​r​y​=​1​3​5​6​5​&​a​t​t​r​i​b​L​a​n​g​_​i​d​=​1​3​441

|12| Jérô­me Duval, «El FMI dis­po­ne, Ruma­nia abdi­ca», 14 de mar­zo de 2010, http://​www​.cadtm​.org/​E​l​-​F​M​I​-​d​i​s​p​o​n​e​-​R​u​m​a​n​i​a​-​a​b​d​ica

|13| Euros­tat, 1º de febre­ro de 2011, http://​epp​.euros​tat​.ec​.euro​pa​.eu/​c​a​c​h​e​/​I​T​Y​_​P​U​B​L​I​C/3 – 01022011-AP/FR/3 – 01022011-AP-FR.PDF. La tasa de des­em­pleo ofi­cial era del 13,9 % de la pobla­ción acti­va en noviem­bre de 2010.

|14| Pode­mos seña­lar el caso de Bra­sil, don­de los dos pro­ta­go­nis­tas de la elec­ción pre­si­den­cial del 2002, Fer­nan­do Car­do­so y Lula da Sil­va, tuvie­ron que fir­mar antes de la elec­ción un docu­men­to en el que se com­pro­me­tían a res­pe­tar, si fue­ran ele­gi­dos, el acuer­do ya rubri­ca­do con el FMI, que sella­ba las gran­des líneas del futu­ro eco­nó­mi­co del país.

|15| Des­pa­cho de Reuters, «Le FMI plai­de pour des mesu­res d’austérité dès l’an pro­chain», 21 de mar­zo de 2010, http://​fr​.reuters​.com/​a​r​t​i​c​l​e​/​b​u​s​i​n​e​s​s​N​e​w​s​/​i​d​F​R​P​A​E​6​2​K​0​5​V​2​0​1​0​0​321

|16| Bulle­tin FMI, abril de 2010, http://​www​.imf​.org/​e​x​t​e​r​n​a​l​/​f​r​e​n​c​h​/​p​u​b​s​/​f​t​/​s​u​r​v​e​y​/​s​o​/​2​0​1​0​/​n​e​w​o​4​2​3​0​a​f​.​pdf

|17| Euros­tat, datos anua­les, http://​epp​.euros​tat​.ec​.euro​pa​.eu/​t​g​m​/​t​a​b​l​e​.​d​o​?​t​a​b​=​t​a​b​l​e​&​i​n​i​t​=​1​&​p​l​u​g​i​n​=​1​&​l​a​n​g​u​a​g​e​=​f​r​&​p​c​o​d​e​=​t​s​i​e​m​110. En su infor­me 2010, la OCDE decla­ra: «Par­tien­do del 5,6 % a fines de 2007, el nivel más bajo des­pués de 28 años, la tasa de des­em­pleo de la zona OCDE lle­gó al 8,5 % en el pri­mer tri­mes­tre de 2010. Por lo tan­to se pro­du­jo un aumen­to de 17 millo­nes de per­so­nas en el núme­ro de des­em­plea­dos…».

|18| Des­pa­cho de AFP, «Mer­kel regret­te le rejet par le Par­le­ment por­tu­gais du plan d’austérité», 24 de mar­zo de 2011.

|19| «We won’t go back. Look, even if we wan­ted to, we shouldn’t go back to the idea that uni­ver­sity is free.» Cita­do por The Guar­dian, 11 de noviem­bre de 2010, http://​www​.guar​dian​.co​.uk/​p​o​l​i​t​i​c​s​/​2​0​1​0​/​n​o​v​/​1​1​/​c​a​m​e​r​o​n​-​n​o​-​t​u​r​n​i​n​g​-​b​a​c​k​-​t​u​i​t​i​o​n​-​f​e​e​s​-​r​ise

|20| The Guar­dian, «Forest sell-off plan by govern­ment is “asset-strip­ping our natu­ral heri­ta­ge”», 24 de octu­bre de 2010. La minis­tra de medio ambien­te, Caro­li­ne Spel­man, anun­ció el aban­dono del pro­yec­to el 17 de febre­ro de 2011.

|21| Libé­ra­tion, «Depuis New York, Strauss-Kahn veut dina­mi­ter les facs», 19 de sep­tiem­bre de 2006, y en un sitio de apo­yo a su can­di­da­tu­ra en las pri­ma­rias del Par­ti­do Socia­lis­ta: http://​www​.dsk​pou​r2012​.com/​d​o​m​i​n​i​q​u​e​-​s​t​r​a​u​s​s​-​k​a​h​n​.​h​tml

|22| Comu­ni­ca­do de pren­sa con­sul­ta­do el 12 de mar­zo de 2011, http://​www​.imf​.org/​e​x​t​e​r​n​a​l​/​f​r​e​n​c​h​/​n​p​/​s​e​c​/​p​r​/​2​0​0​8​/​p​r​o​8​2​9​0​o​f​.​htm

|23| Véa­se el video http://​www​.cadtm​.org/​S​t​r​a​u​s​s​-​K​a​h​n​-​d​e​c​o​e​-​p​a​r​-​B​e​n​-​Ali

|24| Des­pa­cho de AFP, «Retrai­tes: mer­ci à DSK (Woerth)», 7 de octu­bre de 2010.

|25| Véa­se el pun­to 10 de Las cifras de la deu­da, http://www.icariaeditorial.com/pdf_libros/Anexo%20la%20deuda%20o%20la%20vida.pdf; www​.cadtm​.org.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *