Un tra­ba­jo al mejor esti­lo de H. Hoo­ver- Ampa­ro Lasheras

No domino las redes socia­les, ni twit­ter, ni face­book. Lo que conoz­co lo sé por los medios con­ven­cio­na­les, por noti­cias rela­cio­na­das con las cita­das redes y por la impor­tan­cia que se les ha dado en acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les como la deno­mi­na­da pri­ma­ve­ra ára­be y su reper­cu­sión tras la publi­ca­ción de la refle­xión de Stépha­ne Hessel.

Hace tan sólo unos meses pare­cía que el mun­do iba a esta­llar y que gra­cias a la difu­sión masi­va de gri­tos de indig­na­ción las con­cien­cias habían des­per­ta­do de su letar­go y pre­pa­ra­ban una revo­lu­ción nue­va, gené­ri­ca y sin eti­que­ta ideo­ló­gi­ca. Al prin­ci­pio, sus­ci­tó curio­si­dad y cier­to arre­ba­to. Pero pron­to se que­bró la cre­di­bi­li­dad de lo que con­ta­ban y des­de pági­nas más alter­na­ti­vas se afir­mó que los ser­vi­cios secre­tos de Israel o EEUU tenían mucho que ver en aque­lla deci­sión masi­va y vir­tual por cam­biar el mundo.

Algo hay de ver­dad cuan­do a un año vis­ta vemos que en la pri­ma­ve­ra a ára­be se cam­bió todo para que todo siga igual. Se ocu­pó Libia, se ase­si­nó a Gada­fi y los «bue­nos» se han que­da­do con el petró­leo. A estas altu­ras no cabe duda de que el con­flic­to en Siria ayu­da, sobre todo, a los intere­ses estra­té­gi­cos de Israel, EEUU y del capi­ta­lis­mo en su conjunto.

Y en el Esta­do espa­ñol, don­de las redes socia­les acu­ña­ron el ter­mi­nó de spa­nish revo­lu­tion, las elec­cio­nes las ha gana­do el PP y los que, en mayo, se cre­ye­ron las con­sig­nas y lucha­ron en la calle han sido apa­lea­dos, des­alo­ja­dos y ficha­dos. Aho­ra va twit­ter y dice que res­trin­ge la liber­tad de expre­sión por­que no todos los paí­ses tie­nen la mis­ma idea de ese dere­cho. A eso se lla­ma hacer un tra­ba­jo a con­cien­cia, al mejor esti­lo de H. Hoover

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.