Un tra­ba­jo al mejor esti­lo de H. Hoo­ver- Ampa­ro Lashe­ras

No domino las redes socia­les, ni twit­ter, ni face­book. Lo que conoz­co lo sé por los medios con­ven­cio­na­les, por noti­cias rela­cio­na­das con las cita­das redes y por la impor­tan­cia que se les ha dado en acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les como la deno­mi­na­da pri­ma­ve­ra ára­be y su reper­cu­sión tras la publi­ca­ción de la refle­xión de Stépha­ne Hes­sel.

Hace tan sólo unos meses pare­cía que el mun­do iba a esta­llar y que gra­cias a la difu­sión masi­va de gri­tos de indig­na­ción las con­cien­cias habían des­per­ta­do de su letar­go y pre­pa­ra­ban una revo­lu­ción nue­va, gené­ri­ca y sin eti­que­ta ideo­ló­gi­ca. Al prin­ci­pio, sus­ci­tó curio­si­dad y cier­to arre­ba­to. Pero pron­to se que­bró la cre­di­bi­li­dad de lo que con­ta­ban y des­de pági­nas más alter­na­ti­vas se afir­mó que los ser­vi­cios secre­tos de Israel o EEUU tenían mucho que ver en aque­lla deci­sión masi­va y vir­tual por cam­biar el mun­do.

Algo hay de ver­dad cuan­do a un año vis­ta vemos que en la pri­ma­ve­ra a ára­be se cam­bió todo para que todo siga igual. Se ocu­pó Libia, se ase­si­nó a Gada­fi y los «bue­nos» se han que­da­do con el petró­leo. A estas altu­ras no cabe duda de que el con­flic­to en Siria ayu­da, sobre todo, a los intere­ses estra­té­gi­cos de Israel, EEUU y del capi­ta­lis­mo en su con­jun­to.

Y en el Esta­do espa­ñol, don­de las redes socia­les acu­ña­ron el ter­mi­nó de spa­nish revo­lu­tion, las elec­cio­nes las ha gana­do el PP y los que, en mayo, se cre­ye­ron las con­sig­nas y lucha­ron en la calle han sido apa­lea­dos, des­alo­ja­dos y ficha­dos. Aho­ra va twit­ter y dice que res­trin­ge la liber­tad de expre­sión por­que no todos los paí­ses tie­nen la mis­ma idea de ese dere­cho. A eso se lla­ma hacer un tra­ba­jo a con­cien­cia, al mejor esti­lo de H. Hoo­ver

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *