Sobre el esta­do espa­ñol- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Uno de los mayo­res peli­gros que ame­na­za a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, sobre todo a las inde­pen­den­tis­tas, es acep­tar el tópi­co de que la «cri­sis espa­ño­la» es casi exclu­si­va­men­te eco­nó­mi­ca, como se ve en esos más de 5 millo­nes de para­dos que pue­den lle­gar a seis, en el derrum­be finan­cie­ro-inmo­bi­lia­rio, en la impa­ga­ble deu­da pri­va­da y públi­ca, en la eco­no­mía sumer­gi­da que supera el 24% y que se dis­pa­ra en verano, en el frau­de fis­cal y la corrup­ción, en ese dato ofi­cial del 25% de la pobla­ción ya empo­bre­ci­da, y en esas 500.000 fami­lias que serán desahu­cia­das de aquí a 2015, etc. Deci­mos que redu­cir la cri­sis esta­tal a lo eco­nó­mi­co es uno de los mayo­res peli­gros, por­que seme­jan­te reduc­cio­nis­mo nos impi­de ver otras cri­sis más o menos rela­cio­na­das con lo eco­nó­mi­co pero con una cla­ra auto­no­mía den­tro de la tota­li­dad. Al no ver las par­tes del todo, tam­po­co vemos éste en sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas y por tan­to en sus gran­des ten­den­cias evo­lu­ti­vas. Seme­jan­te cegue­ra pue­de con­de­nar­nos a repe­tir los mis­mos erro­res come­ti­dos en la déca­da de 1970, cuyas con­se­cuen­cias aún sufri­mos.

La deu­da total del capi­ta­lis­mo espa­ñol es la mayor de su his­to­ria, superan­do los 800.000 millo­nes de euros, el 70% de su PIB y más del séx­tu­plo del pre­su­pues­to esta­tal para 2012 que es de 120.000 millo­nes de euros, y su deu­da mili­tar osci­la entre 27.000 y 31.000 millo­nes de euros, para lo que se nece­si­ta­rán dos déca­das has­ta satis­fa­cer­la. Sin embar­go, debe­mos pro­fun­di­zar en otros tres pro­ble­mas sin los cua­les no se entien­de lo carac­te­rís­ti­co del lar­go perío­do actual. Uno, el pri­me­ro, es que se tra­ta de una cri­sis eco­nó­mi­ca estruc­tu­ral, de mode­lo pro­duc­ti­vo y no sólo de sus for­mas finan­cie­ras e inmo­bi­lia­rias, e inclu­so indus­trial, según se sigue cre­yen­do. Estos com­po­nen­tes son cier­tos pero a pesar de su des­qui­cian­te mag­ni­tud sólo refle­jan una falla más pro­fun­da, deci­si­va, la del atra­so per­ma­nen­te de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo del capi­ta­lis­mo espa­ñol con res­pec­to a la pro­duc­ti­vi­dad media de las eco­no­mías de su entorno. Y a la lar­ga, como adver­tía Trotsky, la ley de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo rige los des­ti­nos de los Esta­dos y de los pue­blos.

Hay varias for­mas de aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, pero la deci­si­va es la revo­lu­ción tec­no­cien­tí­fi­ca. Pues bien, el capi­ta­lis­mo espa­ñol hace todo lo con­tra­rio. En 2010 el gas­to pri­va­do en I+D cayó un 0,8% res­pec­to a 2009, redu­cién­do­se en un 16% las empre­sas en esta deci­si­va indus­tria, sien­do las PYME de entre 11 y 49 emplea­dos las que retro­ce­den un 28%, y las empre­sas en tele­co­mu­ni­ca­cio­nes con un 17%. En 2010 sólo se regis­tra­ron 3.669 paten­tes fren­te a las 20.000 ita­lia­nas, las 30.000 fran­ce­sas, las 88.000 ale­ma­nas, por no citar las japo­ne­sas y las yan­quis. La «medio­cri­dad uni­ver­si­ta­ria» esta­tal es cono­ci­da inter­na­cio­nal­men­te ya que no hay nin­gu­na uni­ver­si­dad entre las 100 pri­me­ras del mun­do, una o dos entre las 150 o 200, estan­do la mayo­ría entre las 300 y 500. En la esca­la de «exce­len­cia cien­tí­fi­ca», el Esta­do ocu­pa el lugar 21 de entre 50 y tien­de a retro­ce­der, por lo que más de 1.000 cien­tí­fi­cos muy cua­li­fi­ca­dos han fir­ma­do un docu­men­to públi­co advir­tien­do de «alar­ma cien­tí­fi­ca».

El segun­do pro­ble­ma está rela­cio­na­do con este y es la debi­li­dad de la cla­se bur­gue­sa y espe­cial­men­te de la peque­ña bur­gue­sía. Las gran­des empre­sas espa­ño­las per­te­ne­cen a 200 fami­lias y cada vez más al capi­tal trans­na­cio­nal, y las indus­tria­les van extin­guién­do­se fren­te al poder que des­de hace casi un siglo tie­ne el capi­tal finan­cie­ro, el ener­gé­ti­co, el comu­ni­ca­cio­nal, el inmo­bi­lia­rio y cemen­te­ro, el turís­ti­co y el de ser­vi­cios. Es un capi­ta­lis­mo que depen­de del exte­rior y que se ha con­ver­ti­do ya en un «pro­tec­to­ra­do eco­nó­mi­co». Lo peor es que la peque­ña bur­gue­sía y la mal lla­ma­da «cla­se media» están redu­cién­do­se: en los nue­ve pri­me­ros meses de 2011 ha habi­do un des­cen­so de 101.200 autó­no­mos, un 3,4% menos, pero en Euro­pa cre­cie­ron en 21.300 en los tres pri­me­ros tri­mes­tres del pasa­do año, un 0,1% más que en el mis­mo perio­do de 2010, espe­cial­men­te en los Paí­ses Bajos con un 1,7%, Esta­do fran­cés un 1,9%, Gran Bre­ta­ña un 2,5% y Ale­ma­nia con un 3,8%. Des­de 2008 han des­apa­re­ci­do 177.336 empre­sas, la mayo­ría PYME, que con­tra­tan entre el 90 y 95% de la fuer­za de tra­ba­jo, mien­tras que las gran­des empre­sas de 5.000 o más tra­ba­ja­do­res han pasa­do de 99 en 2007 a 107 en 2011. De julio a noviem­bre de 2011 han cerra­do 35.000 empre­sas, la mayo­ría PYME, y es sabi­do que son muy pocas las empre­sas indus­tria­les que vuel­ven a abrir­se.

A fina­les de 2011 las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas debían a las PYME nada menos que 45.000 millo­nes de euros, mien­tras que en el pri­mer tri­mes­tre de 2009 117.000 PYME tenían cerra­do el acce­so a la finan­cia­ción ban­ca­ria, el 10% del total, mien­tras que las difi­cul­ta­des de finan­cia­ción afec­ta­ban al 87,5% del total. Como se apre­cia, nos encon­tra­mos ante un ejem­plo de libro de la ley de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les sobre todo duran­te las cri­sis. His­tó­ri­ca­men­te, la cri­sis de la peque­ña bur­gue­sía tie­ne dos efec­tos opues­tos en la vida socio­po­lí­ti­ca, por un lado, la mayo­ría tien­de a girar a la dere­cha y extre­ma dere­cha, al racis­mo, al sexis­mo, y la mino­ría tien­de a girar hacia la demo­cra­cia pro­gre­sis­ta y hacia la izquier­da, que­dan­do un sec­tor inter­me­dio expec­tan­te, pasi­vo y mani­pu­la­ble. En estos momen­tos es deci­si­va la inter­ven­ción de una izquier­da revo­lu­cio­na­ria con un pro­gra­ma socio­po­lí­ti­co abier­to e inte­gra­dor pero diri­gi­do por el pue­blo tra­ba­ja­dor y su con­tra­po­der de masas.

Y el ter­ce­ro es el retro­ce­so inter­na­cio­nal. En enero de 2011 se cono­ció un infor­me que adver­tía que para 2050 se habrá retro­ce­di­do al déci­mo octa­vo pues­to en la jerar­quía impe­ria­lis­ta. Se está amplian­do la «bre­cha de con­fian­za» que sepa­ra el capi­tal trans­na­cio­nal del esta­tal. La deca­den­cia se ace­le­ra­rá al debi­li­tar­se la peque­ña bur­gue­sía y al retro­ce­der en 0,5% el PIB debi­do al cri­mi­nal ajus­te que se está implan­tan­do, según las esti­ma­cio­nes menos pesi­mis­tas. A fina­les de 2011 se supo que el Esta­do había retro­ce­di­do en lo social a nive­les de 2002, y que ya esta­ba a ocho pun­tos por deba­jo de la media de la Unión Euro­pea. De 2007 a 2010 ha per­di­do 6 pun­tos en el PIB euro­peo, por lo que des­de mayo de 2010 la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca ha esta­do deses­pe­ra­da­men­te orien­ta­da a fre­nar este retro­ce­so, obe­de­cien­do sumi­sa­men­te los dic­ta­dos del capi­tal inter­na­cio­nal. Pero el 25 de enero de 2012 un dia­rio eco­nó­mi­co decía: «Spain bajo sos­pe­cha en Davos», don­de el PP ase­gu­ra­ba al impe­ria­lis­mo que impon­drá el défi­cit 0 a cual­quier pre­cio.

Vemos que no es sólo una sim­ple «cri­sis eco­nó­mi­ca» sino mucho más. ¿Qué solu­cio­nes tie­ne la bur­gue­sía? Una, aplas­tar a los pue­blos tra­ba­ja­do­res inter­nos. Dos, aumen­tar el impe­ria­lis­mo externo; y, tres, poten­ciar un nego­cio mix­to: en 2003 las empre­sas BBVA, Ibe­ria, Sol Meliá y Unión Feno­sa pre­sen­ta­ron el Pro­yec­to Mar­ca Espa­ña, como recla­mo exte­rior y cohe­sio­na­dor inte­rior. En noviem­bre de 2010, los die­ci­sie­te capi­ta­lis­tas más pode­ro­sos pre­sen­ta­ron al rey que Fran­co nom­bró el infor­me Trans­for­ma Espa­ña, de la Fun­da­ción Eve­ris, insis­tien­do en la mar­ca-país, en la mar­ca-Espa­ña. En enero de 2012, se reali­zó la segun­da edi­ción del Spain Inves­tors Day con la pre­sen­cia de las 34 gran­des empre­sas y el minis­tro de Indus­tria para con­ven­cer al capi­tal inter­na­cio­nal que «Espa­ña tie­ne mucho que ofre­cer a los inver­so­res». Poco antes, en enero de 2011 se supo que la len­gua espa­ño­la ayu­da­ba a gene­rar el 16% del PIB mun­dial con sus 450 millo­nes de con­su­mi­do­res cul­tu­ra­les, una trans­na­cio­nal cul­tu­ral diri­gi­da des­de Madrid ya que el «fac­tor Ñ» apor­ta el 3% del PIB espa­ñol. Ade­más, el PP quie­re comer­cia­li­zar las tele­vi­sio­nes auto­nó­mi­cas y pro­ba­ble­men­te las escue­las para aumen­tar el bene­fi­cio pri­va­do y for­ta­le­cer el ultra­cen­tra­lis­mo espa­ñol.

Las izquier­das revo­lu­cio­na­rias e inde­pen­den­tis­tas no debe­mos basar nues­tras estra­te­gias en los tópi­cos fabri­ca­dos por la man­sa inte­lec­tua­li­dad espa­ño­la sino en nues­tro pro­pio pen­sa­mien­to, con el obje­ti­vo de no repe­tir en lo esen­cial los erro­res de la déca­da de 1970.

Iña­ki Gil de San Vicen­te
Eus­kal Herria, 31 de enero de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *