[email protected] fran­quis­tas, uno a uno, debian haber sido iden­ti­fi­ca­dos y juz­ga­do por cri­me­nes de lesa huma­ni­dad. Boltxe entre­vis­ta a Iña­ki Egaña

Hemos apro­ve­cha­do la pre­sen­cia de Iña­ki en Bara­kal­do para entre­vis­tar a Iña­ki Ega­ña, his­to­ria­dor vas­co con una amplia tra­yec­to­ria en el cam­po de la inves­ti­ga­ción de lo que ha sido la his­to­ria de Eus­kal Herria.

Anda cen­tra­do Iña­ki, en el tra­ba­jo de Eus­kal Memo­ria, un pro­yec­to ambi­cio­so y nece­sa­rio que se plan­tea como obje­ti­vo que este pue­blo no pier­da jamás el cono­ci­mien­to de las luchas y sufri­mien­tos que han pasa­do muchí­si­mas per­so­nas y que trae­rán mas tem­prano que tar­de la inde­pen­den­cia y el socialismo

Iña­ki, hábla­nos para empe­zar de “Eus­kal Memo­ria” ¿Qué pre­ten­déis y cua­les son vues­tros objetivos?

Nues­tra pre­ten­sión es sen­ci­lla. Poder reco­ger de mane­ra noto­ria el tes­ti­mo­nio de varias gene­ra­cio­nes, las nues­tras y las que nos han pre­ce­di­do, a tra­vés de docu­men­tos, inves­ti­ga­cio­nes, tra­ba­jos, lis­tas, entre­vis­tas, etc. El recuen­to de lo suce­di­do duran­te la gue­rra civil, que más de 70 años des­pués aún esta­mos inves­ti­gan­do, nos lle­vó a una lec­tu­ra estra­té­gi­ca. Tene­mos que comen­zar a lle­nar nues­tra pro­pia mochi­la sin espe­rar a que lo hagan otros. Por­que, ade­más, cuan­do lo han hecho ha sido de mane­ra intere­sa­da. Mani­pu­lan­do y sus­ti­tu­yen­do lo suce­di­do en fun­ción de deter­mi­na­dos intere­ses polí­ti­cos. Que­re­mos ser impar­cia­les en la reco­gi­da de todo este baga­je, pero como acto­res de este país no pode­mos ser neu­tra­les. ¿Obje­ti­vos? En la medi­da de lo posi­ble ir res­ca­tan­do la his­to­ria ocul­ta, ponien­do nom­bre, ape­lli­do y ros­tro a miles de pro­ta­go­nis­tas anó­ni­mos, mani­fes­tan­do cuá­les eran sus pro­yec­tos, sus luchas, sus sue­ños y sus ambi­cio­nes polí­ti­cas. Tene­mos una his­to­ria colec­ti­va que es patri­mo­nio de nues­tro país y nues­tra labor debe de ir enca­mi­na­da en poner los medios para que así sea.

B-¿Qué aco­gi­da ha teni­do el pro­yec­to a lo lar­go y ancho de Eus­kal Herria?

Es un pro­yec­to joven que hay que difun­dir, al que las apor­ta­cio­nes de deba­tes loca­les tie­nen que enca­mi­nar hacia esos obje­ti­vos mar­ca­dos pre­via­men­te. Tie­ne la juven­tud nece­sa­ria para poder con­ver­tir­se, en unos años, en una refe­ren­cia indis­pen­sa­ble para el futu­ro de nues­tro país, una herra­mien­ta para cono­cer­nos a noso­tros mis­mos. Acep­ta­ción: exce­len­te. La char­la de Bara­kal­do es el para­dig­ma. Con un salón a rebo­sar y un inte­rés gene­ral en par­ti­ci­par en este proyecto.

¿Os estáis encon­tran­do con cola­bo­ra­ción por par­te de la gen­te, de quie­nes son en reali­dad los y las acto­res e nues­tra historia?

Sin ellas y ellos nues­tra men­sa­je sería hue­co, ape­nas humo. Ade­más, creo que es algo que les debe­mos. Y la cola­bo­ra­ción es has­ta el momen­to excep­cio­nal. Lo cual no deja de intri­gar­me. Seme­jan­te aco­gi­da sig­ni­fi­ca que el pro­yec­to esta­ba ya madu­ro antes de empe­zar. Y que qui­zás lo debe­ría­mos haber ini­cia­do hace tiem­po. Se han abier­to todas las puer­tas, lo que nos lle­na, al menos a mi per­so­nal­men­te, de orgu­llo, por poder apor­tar un empu­je más a este camino que nos lle­va hacia los obje­ti­vos históricos.

Vues­tro últi­mo tra­ba­jo nos refres­ca la memo­ria acer­ca de lo que supu­so el fran­quis­mo en Eus­kal Herria, ¿Nos pue­des hacer unas pin­ce­la­das de lo que supu­so para este pue­blo la dic­ta­du­ra fas­cis­ta española?

En pri­mer lugar un cla­ro retro­ce­so para la socie­dad vas­ca, no sólo en los aspec­tos rela­cio­na­dos con la liber­tad, sino en todos los órde­nes de la vida, inclui­do y por supues­to, el eco­nó­mi­co. Hubo casos ais­la­dos, pero los hubo de muer­tos por ham­bre. En lo gene­ral, lo sabi­do, dece­nas de miles de pre­sos, miles de fusi­la­dos, tor­tu­ra­dos sis­te­má­ti­ca­men­te, escla­vos en bata­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, dece­nas de miles de hom­bres y muje­res al exi­lio… Lue­go la apli­ca­ción de un sis­te­ma fas­cis­ta, de adu­la­ción del jefe, de una plé­ya­de de segui­do­res que los hubo (muchos vas­cos tam­bién), de corrup­ción, de chi­va­tos. De la impo­si­ción de los códi­gos mili­ta­res y reli­gio­sos a la vida civil, lo que tra­jo con­si­go una repre­sión sis­te­má­ti­ca sobre las cos­tum­bres y la moral. Y una con­cul­ca­ción abso­lu­ta de los dere­chos huma­nos, polí­ti­cos, colec­ti­vos, sin­di­ca­les, etc. En resu­men, un sólo color, una sola len­gua, un par­ti­do, un sin­di­ca­to… Un desas­tre del que toda­vía nos esta­mos recu­pe­ran­do pues las secue­las han sido muy amplias.

Es des­alen­ta­dor ver que per­so­nas como Fra­ga con mucha san­gre cho­rrean­do de sus manos o antes Fran­co, murie­ron en la cama, impu­nes y ade­más ala­ba­dos por la pren­sa ofi­cial. ¿Cómo crees que pode­mos dar­le vuel­ta a esta situa­ción y que al menos en Eus­kal Herria pasen a la his­to­ria como lo que real­men­te fueron?

Se tra­ta de un tra­ba­jo de denun­cia per­ma­nen­te. Los his­to­ria­do­res tene­mos que ser obje­ti­vos pero no pode­mos ser neu­tra­les, como decía antes. Y en esa línea, la des­crip­ción del régi­men debe lle­var pare­ja una denun­cia, de obvie­da­des pero tam­bién gra­cias a las inter­pre­ta­cio­nes que de las inves­ti­ga­cio­nes se pue­dan deri­var. Fra­ga es par­te de ese esper­pen­to que fue la tran­si­ción, la ley de pun­to final que con­vir­tió a fas­cis­tas en demó­cra­tas. Ese fue el gran triun­fo del fran­quis­mo, que cir­cu­ló a paso fir­me por la his­to­ria, ava­sa­llan­do y eli­mi­nan­do a su disi­den­cia y opo­si­ción en las cár­ce­les y en los pare­do­nes, y lue­go no fue siquie­ra amo­nes­ta­do por ello. Y la cul­pa no fue úni­ca­men­te de los fran­quis­tas, que a fin de cuen­tas inten­ta­ron camu­flar­se entre el pai­sa­na­je, sino de los que per­mi­tie­ron seme­jan­te tro­pe­lía. Uno a uno debían haber sido iden­ti­fi­ca­dos y con­de­na­dos por sus crí­me­nes de lesa huma­ni­dad. Que Fra­ga haya muer­to sin ser juz­ga­do es una mala noticia.

La gene­ra­ción que sufrió en pri­me­ra mano el fas­cis­mo, esta des­apa­re­cien­do por razo­nes lógi­cas de edad ¿Con que tipo de aco­gi­das os encon­tráis? ¿La gen­te quie­re olvi­dar o recordar?

En gene­ral hay un cam­bio de acti­tud con res­pec­to a unos años atrás. Cuan­do comen­cé a inves­ti­gar hace 20 años la gue­rra civil, había reti­cen­cias en la mayo­ría de los casos y aun­que nos resul­te increí­ble enten­der, por mie­do. Creo que ello nos da una ima­gen de lo que fue la épo­ca. Que 50 años des­pués toda­vía el mie­do ate­na­za­se a las víc­ti­mas es una señal de lo que fue el régi­men. Con res­pec­to al fran­quis­mo, creo que hay un efec­to con­tra­rio. La lucha con­tra Fran­co, sobre todo a par­tir de los 60, la pro­ta­go­ni­zó una gene­ra­ción que no había cono­ci­do la gue­rra y que, pre­ci­sa­men­te, acha­ca­ba a la opo­si­ción vete­ra­na de inmo­vi­lis­mo, de una cier­ta lec­tu­ra cons­ter­na­da de la his­to­ria. Por eso, su tes­ti­mo­nio es más vigoroso.

¿Esta en vues­tra inten­ción unir la memo­ria his­tó­ri­ca con la más recien­te his­to­ria de Eus­kal Herria y que tie­ne sus pro­pias his­to­rias de lucha y sufrimiento?

La his­to­ria es la que es, para bien y para mal, pero noso­tros for­ma­mos par­te tam­bién de ella. No podría­mos hacer un rela­to com­ple­to sin ensal­zar la con­ti­nui­dad y por tan­to, refle­jar simi­li­tu­des en los com­por­ta­mien­tos, en los com­pro­mi­sos, en las luchas de dis­tin­tas épo­cas. Sé per­fec­ta­men­te que somos hijos e hijas de nues­tra épo­ca, pero por enci­ma de ello creo que hay unos valo­res uni­ver­sa­les y, me atre­ve­ría a decir, que inmor­ta­les. Me sien­to iden­ti­fi­ca­do en miles de hom­bres y muje­res del siglo XIX o del XX, por ejem­plo, en sus movi­mien­tos polí­ti­cos, huma­nos, socia­les, al mar­gen de que fue­ran o no acer­ta­dos des­de una visión mate­ria­lis­ta de la his­to­ria. Y, en la mis­ma medi­da, con otras y otros com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros del pre­sen­te. A veces es difí­cil deli­mi­tar don­de comien­za el pasa­do, don­de se asien­ta el pre­sen­te y cuan­do ha naci­do el futu­ro. Somos par­te de un río que avan­za hacia el mar y con nues­tra fuer­za, abre un sur­co u otro.

Ya para ter­mi­nar, no que­re­mos ame­tra­llar­te a preguntas…La memo­ria debe ser usa­da como herra­mien­ta para el futu­ro, ¿Con­si­de­ras esa una de las fun­cio­nes que debe tener Eus­kal Memoria?

La memo­ria es un terreno a cul­ti­var en cual­quier face­ta del tra­ba­jo polí­ti­co. La expe­rien­cia nos dice que es una bata­lla que, en deter­mi­na­das coyun­tu­ras, tie­ne una impor­tan­cia cru­cial. Aznar y Rubal­ca­ba defi­nie­ron recien­te­men­te la cues­tión como la «bata­lla del rela­to». No tie­ne tras de sí caño­nes, avio­nes o tan­ques, pero sí una fuer­za des­co­mu­nal para des­in­for­mar, mani­pu­lar e inclu­so movi­li­zar. Por eso no la pode­mos des­cui­dar. Por­que noso­tros ofre­ce­mos ver­dad y obje­ti­vi­dad, sin neu­tra­li­dad como he dicho antes, y un rela­to com­ple­to. No par­cial. La his­to­ria nos dice que cuan­do Espa­ña y Gran Bre­ta­ña incen­dia­ron y exter­mi­na­ron Donos­tia en 1813, o la Ale­ma­nia de Hitler y la Espa­ña de Fran­co aca­ba­ron con Ger­ni­ka en 1937, el rela­to fue par­te de aque­llas agre­sio­nes. Pri­me­ro negan­do el cri­men. Y lue­go mani­pu­lan­do la evi­den­cia. No quie­ro decir con esto que la memo­ria sea un arma de gue­rra, sino que los que con­si­de­ran que están en gue­rra per­ma­nen­te con­tra la disi­den­cia la van a usar en su bene­fi­cio y, por tan­to, no debe­mos aban­do­nar los esce­na­rios que pro­po­nen. Por­que, ade­más, es un terreno en el que tene­mos mucho que ganar. Las atro­ci­da­des del capi­tal, del fas­cis­mo, de los ejér­ci­tos de ocu­pa­ción han sido de seme­jan­te mag­ni­tud que la hue­lla que han deja­do afec­ta, en mayor o menor medi­da, a la mayo­ría de la socie­dad vas­ca. Y eso lo debe­mos recor­dar continuamente.

Pues eske­rrik asko por tu tiem­po y tus res­pues­tas, agra­de­cer­te ade­más el tra­ba­jo inmen­so que estáis hacien­do y desear que lle­ve a buen puer­to, es decir, a la con­tri­bu­ción nece­sa­ria para esa Eus­kal Herria socia­lis­ta que todas y todos anhelamos
Eske­rrik asko zuei. Todas y todos somos pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria y, por tan­to, no debe­mos caer en la tram­pa que nos tien­den dicien­do que la his­to­ria hay que dejar­la en manos de tres o cua­tro espe­cia­lis­tas. En este terreno debe­mos ser, tam­bién, suje­tos acti­vos. Así gana­re­mos un futu­ro a nues­tra medi­da, no a la de los que han pues­to los cimien­tos de la injus­ti­cia y la desigualdad.

En la foto­gra­fía 1, Iña­ki Ega­ña y en la 2, pre­sen­ta­ción de Eus­kal memo­ria en Barakaldo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *