Vene­zue­la 2011 y el pro­ble­ma agro­ali­men­ta­rio- Jes­se Cha­cón

En el tema agro­ali­men­ta­rio a nivel glo­bal duran­te todo el 2011, fue­ron recu­rren­tes las aler­tas de la FAO, sobre ham­bru­nas en diver­sas regio­nes del mun­do. Estas aler­tas tie­nen como cua­dro de fon­do, una ver­da­de­ra cri­sis huma­ni­ta­ria, sumán­do­se para el 2011, 1600 millo­nes de per­so­nas que pasan ham­bre en el mun­do, de las cua­les el 60% son muje­res.
Mien­tras en Vene­zue­la vivien­do el tiem­po de la gen­te, no el tiem­po del capi­tal, son resal­ta­bles las metas logra­das en ali­men­ta­ción. La FAO cer­ti­fi­có a Vene­zue­la duran­te el 2011, como el quin­to país lati­no­ame­ri­cano con mejor índi­ce nutri­cio­nal en niños meno­res de 5 años, Vene­zue­la supe­ra­rá para el 2015 la meta del mile­nio sobre la erra­di­ca­ción del ham­bre. Es indi­ca­ti­vo del avan­ce en el pro­ble­ma ali­men­ta­rio de la pobla­ción, que mien­tras en 1990 el índi­ce de des­nu­tri­ción infan­til en niños meno­res de cin­co años se ubi­ca­ba en 7,7%, en el 2010 se logró redu­cir a 3,2%.
Estos éxi­tos son pro­duc­to del com­pro­mi­so del gobierno revo­lu­cio­na­rio con la garan­tía de un dere­cho fun­da­men­tal como es la ali­men­ta­ción, son pro­duc­to de una polí­ti­ca inte­gral que arti­cu­la la dis­tri­bu­ción y comer­cia­li­za­ción de ali­men­tos a pre­cios sub­si­dia­dos, la adop­ción de medi­das des­ti­na­das a pro­te­ger los pre­cios de los ali­men­tos y la pues­ta en mar­cha de un plan de pro­duc­ción agrí­co­la que pre­ten­de a mediano pla­zo aumen­tar la pro­duc­ción nacio­nal de ali­men­tos.
En el terreno de las cade­nas de dis­tri­bu­ción son gran­des los logros, en el con­trol de pre­cios tene­mos resul­ta­dos bas­tan­te limi­ta­dos, aun la espe­cu­la­ción y el aca­pa­ra­mien­to son pal­pa­bles en el día a día del vene­zo­lano.
Por su par­te en el ámbi­to de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, los resul­ta­dos que has­ta el año 2009 tenían una ten­den­cia ascen­den­te, han mos­tra­do resul­ta­dos decre­cien­tes en muchos rubros, y resul­ta­dos modes­tos en la mayo­ría. El mis­mo pre­si­den­te Hugo Chá­vez lo reco­no­ció en su infor­me de memo­ria y cuen­ta 2011 ante la asam­blea, al res­pec­to afir­mó:
“..Sí, el esfuer­zo ha sido muy gran­de. Pero si tú me pre­gun­tas, yo no estoy con­for­me con los resul­ta­dos, no estoy con­for­me. No. Noso­tros pode­mos hacer mucho más y esta­mos obli­ga­dos a hacer mucho más. Y hemos come­ti­do erro­res, tene­mos que ser muy auto­crí­ti­cos, y esos erro­res hay que corre­gir­los…”
Este reco­no­ci­mien­to crí­ti­co del pre­si­den­te es impor­tan­te, ya que 2011 supu­so una gran expec­ta­ti­va con el lan­za­mien­to de la misión agro­ve­ne­zue­la. Esta misión fue lan­za­da el 25 de enero de 2011; sin embar­go, el balan­ce final no da cuen­ta de un gran sal­to agro­pro­duc­ti­vo, por el con­tra­rio repor­ta la caí­da en 8 de los 47 rubros cen­tra­les repor­ta­dos, mien­tras el sal­to en los otros 39 rubros es modes­to, vea­mos algu­nos de los datos más des­ta­ca­dos de la memo­ria y cuen­ta 2011:
– En el arroz se da un cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción nacio­nal del 6 por cien­to, con res­pec­to al 2010, pasan­do de un millón 161 mil tone­la­das, en el año ante­rior a un millón 230 mil, estoy redon­dean­do la cifra, en arroz.
– En Carao­ta, se obtu­vo un cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción, de 17 por cien­to res­pec­to al 2010, pasan­do de 34.400 tone­la­das a 40.376 en el 2011.
– En algo­dón se pasó de 8.800 tone­la­das a 28.300 tone­la­das de algo­dón.
– En café, se dio un cre­ci­mien­to del 2 por cien­to, con res­pec­to al 2010, pasan­do de 73.600 a 75.500 tone­la­das.
– En cacao, 9 por cien­to de incre­men­to, pasa­mos de 20.900 a 22.800 tone­la­das.
– En maíz se dio una baja de 17 por cien­to, se pro­du­je­ron 1.200.000 tone­la­das de maíz blan­co y 600.000 tone­la­das de maíz ama­ri­llo.
– En pollo se dio un cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción nacio­nal de 8 por cien­to con res­pec­to al 2010, pasa­mos de un millón seten­ta y sie­te mil tone­la­das, a un millón cien­to sesen­ta y cua­tro mil.
– En hue­vos de con­su­mo, se da un cre­ci­mien­to de 26 por cien­to, pasan­do de 241.500 a 304.000 tone­la­das.
La eva­lua­ción en los decre­ci­mien­tos pro­duc­ti­vos o la fal­ta de incre­men­to sus­tan­cial en las metas de pro­duc­ción, pue­den ser vis­tas por muchos como hechos con­tin­gen­tes pro­duc­to del impac­to cli­má­ti­co, se pue­de inclu­so valo­rar sola­men­te como posi­ti­vo el pro­ce­so si se rea­li­za un com­pa­ra­ti­vo de los logros en rela­ción a los gobier­nos de la cuar­ta repú­bli­ca, en los que, duran­te la últi­ma déca­da del pun­to­fi­jis­mo (1988 y 1998), la super­fi­cie cose­cha­da nacio­nal sufrió una dis­mi­nu­ción pau­la­ti­na, lle­gan­do en 1998 a 1.638.923 ha, mien­tras que en el ciclo del gobierno boli­va­riano se ha veni­do incre­men­tan­do con­si­de­ra­ble­men­te, lle­gan­do en el 2009 a 2.392.811, lo cual sig­ni­fi­ca un incre­men­to del 46%.
Aun­que todo esto es cier­to y váli­do como refe­ren­cia para el aná­li­sis, es insu­fi­cien­te, y lo es por­que hoy nece­si­ta­mos colo­car la eva­lua­ción de la polí­ti­ca agro­ali­men­ta­ria en rela­ción a los urgen­tes retos de la sobe­ra­nía agro­ali­men­ta­ria. Esta­mos ante un pano­ra­ma glo­bal frá­gil y catas­tró­fi­co, la bru­ma de la gue­rra y del colap­so eco­nó­mi­co mun­dial, jun­to con el derrum­be de los pre­cios inter­na­cio­na­les del petró­leo pue­den estar a la vuel­ta de la esqui­na. En este con­tex­to solo nos sal­va­rá la capa­ci­dad de tener rea­li­za­cio­nes con­cre­tas en pro­duc­ción pro­pia de ali­men­tos, agua y ener­gía, ámbi­tos que deben ser for­ta­le­ci­dos para eli­mi­nar cual­quier fra­gi­li­dad.
Es impor­tan­te de cara al nue­vo plan de desa­rro­llo nacio­nal 2013 – 2019, for­mu­lar de mane­ra mucho más sis­te­má­ti­cas el con­jun­to de cade­nas pro­duc­ti­vas del sec­tor agro­ali­men­ta­rio, es urgen­te incor­po­rar un sis­te­ma de ges­tión que racio­na­li­ce la pro­duc­ción des­de cri­te­rios de efi­cien­cia y pro­duc­ti­vi­dad, es nece­sa­rio crear mayor com­ple­men­ta­rie­dad en los pro­ce­sos de siem­bra pri­ma­ria, reco­lec­ción, alma­ce­na­mien­to, pro­ce­sa­mien­to agro­in­dus­trial y dis­tri­bu­ción, igual­men­te se requie­re valo­rar la dimen­sión terri­to­rial, com­pren­dien­do el impac­to que los mega­pro­yec­tos de obras públi­cas, o de indus­tria­li­za­ción pue­den tener sobre la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria en los con­tex­tos regio­na­les y loca­les.
El tema agro­ali­men­ta­rio ha toma­do tan­ta impor­tan­cia en la reali­dad vene­zo­la­na que esta sema­na se pro­du­ce un acuer­do eco­nó­mi­co entre dos gran­des gru­pos agro­in­dus­tria­les nacio­na­les (gru­po Men­do­za y el gru­po Capri­les) que fuer­zan el reti­ro de la can­di­da­tu­ra de Leo­pol­do López a favor de Enri­que Capri­les, tra­yen­do a la memo­ria de los vene­zo­la­nos a los gru­pos San­ta lucia y Rorai­ma (déca­da de los 80 – 90) quie­nes se pro­pu­sie­ron, en su momen­to, la subor­di­na­ción del poder polí­ti­co al poder eco­nó­mi­co. Si este fue­se el can­di­da­to de la MUD, esta­ría­mos en pre­sen­cia de dos corrien­tes cla­ra­men­te dife­ren­cia­das de cara a las elec­cio­nes del 7 de octu­bre de 2012, por un lado la polí­ti­ca como herra­mien­ta de trans­for­ma­ción social y por el otro la polí­ti­ca usa­da para la maxi­mi­za­ción de los bene­fi­cios y pri­vi­le­gios de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos.
Por ello la dia­léc­ti­ca de la revo­lu­ción, hoy más que nun­ca, nos exi­ge el len­gua­je de la espe­ran­za; pero igual­men­te, el len­gua­je de la crí­ti­ca y de la posi­bi­li­dad, ganan­do espa­cio en cada uno de nues­tros pro­ce­sos.
Jes­se Cha­cón /​Direc­tor GISXXI
29 de enero de 2012
www​.gisx​xi​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *