Dere­chos socia­les: ¿Civi­li­za­ción o bar­ba­rie?- Elkartzen

Un tsu­na­mi de recor­tes socia­les y labo­ra­les está sacu­dien­do Euro­pa des­de hace 2 años. Alguien abrió la caja de Pan­do­ra y aho­ra ya nada pare­ce satis­fa­cer la vora­ci­dad de eso que lla­man mer­ca­do. A base de decre­ta­zos, refor­mas y pre­su­pues­tos res­tric­ti­vos nos van des­po­jan­do de logros que cos­ta­ron muchos años de lucha y esfuer­zo. Y la ciu­da­da­nía con­tem­pla absor­ta cómo quie­nes mejor para­dos están salien­do son pre­ci­sa­men­te quie­nes con su ava­ri­cia des­per­ta­ron a la bes­tia: ban­cos, com­pa­ñías tran­sac­cio­na­les y gran­des for­tu­nas. Nos tra­je­ron la cri­sis y aho­ra nos exi­gen sacri­fi­cios con el obje­ti­vo de salir for­ta­le­ci­dos a un nue­vo esce­na­rio de mise­ria y desregulación.

Esos pode­res eco­nó­mi­cos tie­nen el vien­to a favor y cuen­tan con la esti­ma­ble ayu­da de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, los gobier­nos y la mayo­ría de ins­ti­tu­cio­nes. Los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les dic­tan la agen­da a unos gobier­nos que han ren­di­do su sobe­ra­nía y las ins­ti­tu­cio­nes, gene­ral­men­te, ni están tra­ba­jan­do por la jus­ti­cia social ni se plan­tean nin­gún cam­bio de mode­lo o polí­ti­ca; son chi­rin­gui­tos al ser­vi­cio de los pode­ro­sos, a quie­nes nun­ca osa­rán moles­tar. Y por eso, si no hay recur­sos sufi­cien­tes nun­ca repa­ra­rán en las ren­tas de capi­tal. Escu­dri­ña­rán los bol­si­llos del per­so­nal asa­la­ria­do y recor­ta­rán el gas­to públi­co tan­to como se les exi­ja. Los recor­tes, ade­más, los harán en fun­ción de prio­ri­da­des muy determinadas.

Nos ven­den como impres­cin­di­bles cues­tio­nes de dudo­sa ren­ta­bi­li­dad social, mien­tras nos obli­gan a pres­cin­dir de otras que gene­ran bene­fi­cios visi­bles a la ciu­da­da­nía. En el TAV se inver­ti­rán 350 millo­nes este año; la amplia­ción del Bue­sa Are­na se lle­va 30 millo­nes; el falli­do Pala­cio de Con­gre­sos ente­rró 10, el pro­yec­to para la Ave­ni­da y el Euro­pa nos cos­ta­rá otros 30 millo­nes… Podría­mos seguir por­que ejem­plos de pro­yec­tos estra­té­gi­cos tan impres­cin­di­bles no nos faltan.

Tam­po­co esca­sean ‑al pare­cer- las cues­tio­nes que se esti­man pres­cin­di­bles. Las tije­ras se han ceba­do en las peque­ñas par­ti­das. Así, el Ayun­ta­mien­to eli­mi­na la sub­ven­ción a enti­da­des como Bizitza Berria, muti­la el Plan de Inmi­gra­ción o se car­ga la coope­ra­ción. La Dipu­tación redu­ce las ayu­das socia­les, las sub­ven­cio­nes a diver­sas orga­ni­za­cio­nes y se lava las manos en el caso de los meno­res migran­tes que han sido des­alo­ja­dos de los cen­tros de aco­gi­da. En un momen­to en el que cada vez más gen­te ha ago­ta­do su pres­ta­ción por des­em­pleo (140.000 para­dos y para­das en Hego Eus­kal Herria), los Gobier­nos de Nafa­rroa y de Gas­teiz ata­can la últi­ma red de segu­ri­dad que exis­te para este colec­ti­vo: la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos (para 55.000 per­so­nas de la CAV) y la Ren­ta Bási­ca (para 18.000 per­so­nas en Nava­rra). En Nafa­rroa, plan­tean dejar fue­ra del sis­te­ma a más de 2.000 per­so­nas redu­cien­do la cuan­tía entre un 10% y 20% a par­tir del pri­mer año. En la CAPV, al endu­re­cer las con­di­cio­nes de acce­so, ya se ha deja­do fue­ra del sis­te­ma a miles de per­so­nas (espe­cial­men­te jóve­nes e inmi­gran­tes) y se ha recor­ta­do un 7% la cuan­tía a percibir.

Se está des­mo­ro­nan­do el mito de la socie­dad del bien­es­tar, recon­ver­ti­da en socie­dad de la bar­ba­rie, don­de impe­ran la ley del más fuer­te y del sál­ve­se quien pue­da. No res­pe­tan ni a las per­so­nas ni al pla­ne­ta que nos cobi­ja y que ame­na­zan con des­truir. Pero aun así, pen­sa­mos que hay mucha gen­te que no quie­re ese mode­lo de socie­dad ni para noso­tros y noso­tras ni para gene­ra­cio­nes futu­ras. Defen­dien­do los dere­chos socia­les defen­de­mos a la mayo­ría de la socie­dad y, sobre todo, a los sec­to­res más frá­gi­les de la mis­ma, que mal­vi­ven en este mun­do de opu­len­cia. Defen­dien­do los dere­chos socia­les, defen­de­mos la cohe­sión social, la supera­ción de todo tipo de limi­ta­cio­nes per­so­na­les y la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en el acce­so a los ser­vi­cios socia­les y al mer­ca­do labo­ral. Defen­dien­do los dere­chos socia­les, rei­vin­di­ca­mos la jus­ti­cia social. Por eso, la Pla­ta­for­ma por los Dere­chos Socia­les de Gas­teiz esta­rá en la mani­fes­ta­ción nacio­nal que para rei­vin­di­car res­pe­to a esos dere­chos socia­les se va a cele­brar en Bil­bao, par­tien­do del Sagra­do Cora­zón, el 4 de febre­ro a par­tir de las seis de la tar­de. Por eso ani­ma­mos a la socie­dad a defen­der con uñas y dien­tes esos mis­mos dere­chos. Por­que segui­mos pen­san­do que otro mun­do debe ser posible.

Esther Pérez, Iñi­go Ante­pa­ra, Estí­ba­liz Gómez de Segu­ra (Pla­ta­for­ma por los Dere­chos Socia­les de Gasteiz)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.