Dere­chos socia­les: ¿Civi­li­za­ción o bar­ba­rie?- Elkartzen

Un tsu­na­mi de recor­tes socia­les y labo­ra­les está sacu­dien­do Euro­pa des­de hace 2 años. Alguien abrió la caja de Pan­do­ra y aho­ra ya nada pare­ce satis­fa­cer la vora­ci­dad de eso que lla­man mer­ca­do. A base de decre­ta­zos, refor­mas y pre­su­pues­tos res­tric­ti­vos nos van des­po­jan­do de logros que cos­ta­ron muchos años de lucha y esfuer­zo. Y la ciu­da­da­nía con­tem­pla absor­ta cómo quie­nes mejor para­dos están salien­do son pre­ci­sa­men­te quie­nes con su ava­ri­cia des­per­ta­ron a la bes­tia: ban­cos, com­pa­ñías tran­sac­cio­na­les y gran­des for­tu­nas. Nos tra­je­ron la cri­sis y aho­ra nos exi­gen sacri­fi­cios con el obje­ti­vo de salir for­ta­le­ci­dos a un nue­vo esce­na­rio de mise­ria y desregulación.

Esos pode­res eco­nó­mi­cos tie­nen el vien­to a favor y cuen­tan con la esti­ma­ble ayu­da de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, los gobier­nos y la mayo­ría de ins­ti­tu­cio­nes. Los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les dic­tan la agen­da a unos gobier­nos que han ren­di­do su sobe­ra­nía y las ins­ti­tu­cio­nes, gene­ral­men­te, ni están tra­ba­jan­do por la jus­ti­cia social ni se plan­tean nin­gún cam­bio de mode­lo o polí­ti­ca; son chi­rin­gui­tos al ser­vi­cio de los pode­ro­sos, a quie­nes nun­ca osa­rán moles­tar. Y por eso, si no hay recur­sos sufi­cien­tes nun­ca repa­ra­rán en las ren­tas de capi­tal. Escu­dri­ña­rán los bol­si­llos del per­so­nal asa­la­ria­do y recor­ta­rán el gas­to públi­co tan­to como se les exi­ja. Los recor­tes, ade­más, los harán en fun­ción de prio­ri­da­des muy determinadas.

Nos ven­den como impres­cin­di­bles cues­tio­nes de dudo­sa ren­ta­bi­li­dad social, mien­tras nos obli­gan a pres­cin­dir de otras que gene­ran bene­fi­cios visi­bles a la ciu­da­da­nía. En el TAV se inver­ti­rán 350 millo­nes este año; la amplia­ción del Bue­sa Are­na se lle­va 30 millo­nes; el falli­do Pala­cio de Con­gre­sos ente­rró 10, el pro­yec­to para la Ave­ni­da y el Euro­pa nos cos­ta­rá otros 30 millo­nes… Podría­mos seguir por­que ejem­plos de pro­yec­tos estra­té­gi­cos tan impres­cin­di­bles no nos faltan.

Tam­po­co esca­sean ‑al pare­cer- las cues­tio­nes que se esti­man pres­cin­di­bles. Las tije­ras se han ceba­do en las peque­ñas par­ti­das. Así, el Ayun­ta­mien­to eli­mi­na la sub­ven­ción a enti­da­des como Bizitza Berria, muti­la el Plan de Inmi­gra­ción o se car­ga la coope­ra­ción. La Dipu­tación redu­ce las ayu­das socia­les, las sub­ven­cio­nes a diver­sas orga­ni­za­cio­nes y se lava las manos en el caso de los meno­res migran­tes que han sido des­alo­ja­dos de los cen­tros de aco­gi­da. En un momen­to en el que cada vez más gen­te ha ago­ta­do su pres­ta­ción por des­em­pleo (140.000 para­dos y para­das en Hego Eus­kal Herria), los Gobier­nos de Nafa­rroa y de Gas­teiz ata­can la últi­ma red de segu­ri­dad que exis­te para este colec­ti­vo: la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos (para 55.000 per­so­nas de la CAV) y la Ren­ta Bási­ca (para 18.000 per­so­nas en Nava­rra). En Nafa­rroa, plan­tean dejar fue­ra del sis­te­ma a más de 2.000 per­so­nas redu­cien­do la cuan­tía entre un 10% y 20% a par­tir del pri­mer año. En la CAPV, al endu­re­cer las con­di­cio­nes de acce­so, ya se ha deja­do fue­ra del sis­te­ma a miles de per­so­nas (espe­cial­men­te jóve­nes e inmi­gran­tes) y se ha recor­ta­do un 7% la cuan­tía a percibir.

Se está des­mo­ro­nan­do el mito de la socie­dad del bien­es­tar, recon­ver­ti­da en socie­dad de la bar­ba­rie, don­de impe­ran la ley del más fuer­te y del sál­ve­se quien pue­da. No res­pe­tan ni a las per­so­nas ni al pla­ne­ta que nos cobi­ja y que ame­na­zan con des­truir. Pero aun así, pen­sa­mos que hay mucha gen­te que no quie­re ese mode­lo de socie­dad ni para noso­tros y noso­tras ni para gene­ra­cio­nes futu­ras. Defen­dien­do los dere­chos socia­les defen­de­mos a la mayo­ría de la socie­dad y, sobre todo, a los sec­to­res más frá­gi­les de la mis­ma, que mal­vi­ven en este mun­do de opu­len­cia. Defen­dien­do los dere­chos socia­les, defen­de­mos la cohe­sión social, la supera­ción de todo tipo de limi­ta­cio­nes per­so­na­les y la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en el acce­so a los ser­vi­cios socia­les y al mer­ca­do labo­ral. Defen­dien­do los dere­chos socia­les, rei­vin­di­ca­mos la jus­ti­cia social. Por eso, la Pla­ta­for­ma por los Dere­chos Socia­les de Gas­teiz esta­rá en la mani­fes­ta­ción nacio­nal que para rei­vin­di­car res­pe­to a esos dere­chos socia­les se va a cele­brar en Bil­bao, par­tien­do del Sagra­do Cora­zón, el 4 de febre­ro a par­tir de las seis de la tar­de. Por eso ani­ma­mos a la socie­dad a defen­der con uñas y dien­tes esos mis­mos dere­chos. Por­que segui­mos pen­san­do que otro mun­do debe ser posible.

Esther Pérez, Iñi­go Ante­pa­ra, Estí­ba­liz Gómez de Segu­ra (Pla­ta­for­ma por los Dere­chos Socia­les de Gasteiz)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *