Bau­tis­ta Uri­be, des­de las trin­che­ras del 36 y para siem­pre. Un guda­ri de ANV

Una pala­bra es la más repe­ti­da al recor­dar la figu­ra del duran­ga­rra Bau­tis­ta Uri­be Bei­tia: cohe­ren­cia. Cuan­do su vida se apa­gó, el miér­co­les pasa­do a los 93 años en su loca­li­dad natal, dejó tras de sí 77 de com­pro­mi­so con su país, lo que le lle­vó con 16 años a alis­tar­se volun­ta­rio en los bata­llo­nes de Eus­ko Ekin­tza Guda­ros­tea y aca­bar sus días sien­do el pre­si­den­te de honor de los guda­ris que en la gue­rra de 1936 defen­die­ron los dere­chos de Eus­kal Herria y de su cla­se tra­ba­ja­do­ra bajo la iku­rri­ña y la ense­ña de EAE-ANV.

No tuvo una vida fácil pero siem­pre man­tu­vo cla­ro su com­pro­mi­so con su país y con la cla­se a la que per­te­ne­cía, idea­les de los que no clau­di­có por muy duros que fue­ran los momen­tos que le toca­ra vivir.

Su fide­li­dad al idea­rio del par­ti­do que se fun­dó un 30 de noviem­bre de 1930, día de San Andrés, en la bil­bai­na calle Ron­da, que­da refle­ja­da en uno de sus pen­sa­mien­tos más repe­ti­dos. «Fui de ANV, soy y seré has­ta que mue­ra», insis­tía Uri­be Bei­tia cuan­do los tri­bu­na­les ile­ga­li­za­ban por segun­da vez en 78 años al pri­mer par­ti­do de la izquier­da aber­tza­le.

Su com­pro­mi­so con EAE-ANV y su sen­ti­mien­to aber­tza­le le lle­va­ron jun­to a otros ami­gos a mili­tar en ese par­ti­do, y una vez ini­cia­da la gue­rra, que le pilló dis­fru­tan­do de las fies­tas de Otxan­dio, a enro­lar­se en Eus­ko Inda­rra. Fue uno de los guda­ris que tomó los cuar­te­les de Loio­la, en Donos­tia, para hacer­se des­pués de nume­ro­sas bajas con 5.000 o 6.00 fusi­les con los que armar a un Ejér­ci­to con esca­so arma­men­to y un inmen­so espí­ri­tu com­ba­ti­vo. El arro­jo de los ekin­tza­les en los dife­ren­tes fren­tes lo paga­ron caro; el pro­pio Bau­tis­ta tuvo que ente­rrar a su her­mano Ber­na­bé des­pués de que caye­ra en una bata­lla en Zor­notza y tuvie­ra que coger­le del hom­bro para lle­var­le al cam­po­san­to.

El duran­ga­rra con­fe­só que fue­ron tiem­pos difí­ci­les, duros, en los que siem­pre se impo­nía su deber de luchar por su país. Déca­das des­pués, con muchas expe­rien­cias acu­mu­la­das, mani­fes­ta­ba que «los enemi­gos no me han con­ven­ci­do. Yo sigo con mis idea­les: “abe­rria ala hil”».

Su épo­ca pre­so no fue fácil; fue uno de los guda­ris y mili­cia­nos que con­for­mó los bata­llo­nes de tra­ba­ja­do­res crea­dos por los fas­cis­tas des­pués de reu­nir­los en cam­pos de con­cen­tra­ción como el de Miran­da de Ebro, autén­ti­cos escla­vos dedi­ca­dos a la cons­truc­ción de infra­es­truc­tu­ras como carre­te­ras y vías férreas. Lue­go estu­vo unos años en Vene­zue­la, des­de don­de regre­só a Duran­go para impli­car­se en el tra­ba­jo en la clan­des­ti­ni­dad, todo por Eus­kal Herria y los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, en la que se man­tu­vo has­ta que EAE-ANV fue lega­li­za­do en 1977 y par­ti­ci­pó en la for­ma­ción de Herri Bata­su­na. Siem­pre sub­ra­ya­ba que su par­ti­do era la izquier­da aber­tza­le pri­mi­ge­nia, ale­ja­da del jel­ki­dis­mo bur­gués y el car­lis­mo reac­cio­na­rio, entre­ga­do a la cau­sa vas­ca.

«A mí no me han traí­do a esta lucha para defen­der un esta­tu­to, a mí me han traí­do para luchar en favor de una patria. Ese es el motor, antes y aho­ra, de todos los guda­ris de ANV», remar­ca­ba Bau­tis­ta Uri­be, fiel a su con­vic­cio­nes y que inci­día como otros mili­tan­tes ekin­tza­les en el prin­ci­pio «pri­me­ro nues­tro pue­blo y lue­go el par­ti­do».

En setiem­bre de 2011 reci­bió el últi­mo home­na­je públi­co, fue en el 25º ani­ver­sa­rio de Intxau­rre, la herri­ko taber­na de Duran­go por la que tan­to hizo. No era para menos, el guda­ri ekin­tzai­le vivió en ese impo­nen­te base­rri y lue­go hizo posi­ble que Intxau­rre se con­vir­tie­ra en pun­to de refe­ren­cia de los inde­pen­den­tis­tas de izquier­da duran­ga­rras y del res­to de Eus­kal Herria. Enton­ces, en una silla de rue­das, Bau­tis­ta Uri­be Bei­tia toda­vía tuvo fuer­zas para levan­tar su puño izquier­do.

Lugar y año de naci­mien­to: Duran­go, en setiem­bre de 1919.

Gue­rra de 1936: Se alis­tó poco des­pués del gol­pe mili­tar fas­cis­ta y par­ti­ci­pó en dife­ren­tes fren­tes de la gue­rra –entre ellos, Loio­la, Deba, Lekei­tio y Alber­tia– has­ta que, tras el Pac­to de San­to­ña, fue hecho pri­sio­ne­ro en San­tan­der en 1937 des­pués de luchar en Cas­tro Urdia­les y Astu­rias. Estu­vo encar­ce­la­do en San­to­ña, Bur­gos, Miran­da de Ebro, Eli­zon­do y Madrid. Fue uno de los pri­sio­ne­ros de gue­rra vas­cos que inte­gra­ron los bata­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, autén­ti­cos escla­vos bajo el man­da­to del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co.

Clan­des­ti­ni­dad: Tras su paso por Vene­zue­la, regre­só a Duran­go, don­de par­ti­ci­pó des­de la clan­des­ti­ni­dad en la lucha con­tra la dic­ta­du­ra.

Cohe­ren­te has­ta el final: Tras la lega­li­za­ción de EAE-ANV en 1977, se impli­có en Herri Bata­su­na y en dife­ren­tes ini­cia­ti­vas polí­ti­cas. Era el pre­si­den­te de honor de Eus­ko Inda­rra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *