Car­ta al her­mano y cama­ra­da Julián Con­ra­do- Dax Tos­cano

Qui­to, 24 de enero de 2012

Que­ri­do her­mano, ami­go, ¡Cama­ra­da!

Recuer­do que fue en la déca­da de los ochen­ta del siglo pasa­do cuan­do mi padre me hizo escu­char por vez pri­me­ra las can­cio­nes del can­tor del pue­blo, Alí Pri­me­ra. El pri­mer álbum que escu­che con aten­ción fue “Al pue­blo lo que es del César”. Yo tenía para ese enton­ces unos 8 o 9 años. Nací en el año 1974, déca­da en la cual Amé­ri­ca del Sur fue víc­ti­ma de las bru­ta­les dic­ta­du­ras fas­cis­tas pla­ni­fi­ca­das por EEUU y eje­cu­ta­das por sus gori­las. Más ade­lan­te mi padre lle­vó a casa el álbum “Abre­bre­cha” a tra­vés del cual cono­cí a Bolí­var con la mara­vi­llo­sa “Can­ción Boli­va­ria­na”. Lue­go de un tiem­po des­cu­brí algu­nos dis­cos más del can­tor del pue­blo, los mis­mos que lue­go los haría par­te de mi colec­ción des­po­ján­do­le a mi padre de ese mate­rial. Él, no se moles­tó. Tal vez sin­tió que era lo más apro­pia­do dejar que se fue­ran esos mate­ria­les para seguir con­so­li­dan­do mi con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria a tra­vés de la músi­ca. Cla­ro que no fue­ron los úni­cos dis­cos, en ese enton­ces de ace­ta­to, que le des­po­jé. Inti­lli­ma­ni, Qui­la­pa­yún, Víc­tor Jara, Sil­vio Rodrí­guez, Pablo Mila­nés, Pie­ro, Facun­do Cabral iban lle­nan­do mi “colec­ción”, mien­tras que el lugar don­de de mi padre guar­da­ba la músi­ca lati­no­ame­ri­ca­na iba que­dan­do vacío. Más ade­lan­te me puse medio román­ti­co y empe­cé a des­po­jar­le de los dis­cos de Rober­to Car­los o José José, pero ese es otro cuen­to.
Aho­ra, hacien­do un balan­ce de esos años, lle­go a la con­clu­sión que me hice revo­lu­cio­na­rio gra­cias a la músi­ca. Gra­ba­ba case­tes con varie­dad de intér­pre­tes y can­tau­to­res. Le ponía mucho empe­ño a esa tarea. Fue Alí Pri­me­ra, Car­los Pue­bla, Sil­vio Rodrí­guez, Víc­tor Jara, Patri­cio Manns, Mer­ce­des Sosa entre tan­tos y tan­tas, quie­nes me hicie­ron con­cien­ciar sobre la explo­ta­ción social, la opre­sión, la per­se­cu­ción de las dic­ta­du­ras, la vora­ci­dad del impe­ria­lis­mo yan­qui y, sobre todo, del com­ba­te de los pue­blos por su libe­ra­ción.
Para ese enton­ces esta­ba muy pen­dien­te de la situa­ción revo­lu­cio­na­ria en El Sal­va­dor, la patria de Roque Dal­ton. Pare­cía, que al igual que en Nica­ra­gua, la revo­lu­ción iba a triun­far.
Nica­ra­gua, ase­dia­da por los cri­mi­na­les impe­ria­lis­tas, resis­tía vic­to­rio­sa la agre­sión de la admi­nis­tra­ción del actor de cuar­ta cate­go­ría Ronald Reagan, quien a tra­vés de sus mer­ce­na­rios, finan­cia­dos con el dine­ro de la dro­ga, ata­ca­ba al pue­blo de San­dino.
Mi sue­ño era, en aque­lla épo­ca, cono­cer Cuba. Cuan­do juga­ba con la pelo­ta en el patio de mi casa siem­pre ima­gi­na­ba encuen­tros entre EEUU y Cuba, en los que por supues­to siem­pre salía derro­ta­da la selec­ción grin­ga. Era la for­ma de expre­sar mi antim­pe­ria­lis­mo.
Ya en el año 1992, cuan­do en Mia­mi la mafia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de la gusa­ne­ra alis­ta­ba male­tas para retor­nar a la isla por­que ima­gi­na­ban nar­co­ti­za­dos la caí­da de la Revo­lu­ción, tuve la opor­tu­ni­dad de via­jar a la patria de José Mar­tí, de Cami­lo, de Fidel y del Che. Por supues­to que el Che era argen­tino, pero tam­bién cubano, con­go­lés, boli­viano, peruano por­que era un inter­na­cio­na­lis­ta revo­lu­cio­na­rio.
Mi cuar­to esta­ba lleno de posters del Che. Ya en ese enton­ces me había apro­pia­do de sus obras esco­gi­das en 9 tomos que mi padre, muy pacien­te­men­te, ter­mi­nó cedién­do­me.
Al escri­bir­te estas pala­bras, me doy cuen­ta cuan­to mi padre apor­tó en mi for­ma­ción polí­ti­ca. ¡Gra­cias, vie­jo que­ri­do!
En la déca­da de los noven­ta el lla­ma­do “socia­lis­mo real” se vino aba­jo. Vi con asco como muchos que se decían comu­nis­tas se pasa­ban al ban­do de nues­tros enemi­gos y como muchos empe­za­ban a dejar de hablar de la revo­lu­ción y a ven­der­se por un pues­to en los par­la­men­tos bur­gue­ses.
En Cuba vi la dure­za del blo­queo, la situa­ción real­men­te era difí­cil, pero al mis­mo tiem­po tam­bién apre­cié la valen­tía de ese pue­blo digno y sobe­rano, así como la genial direc­ción polí­ti­ca de Fidel.
Lue­go via­je varias veces a Cuba, que toda­vía hoy, pese a sus difi­cul­ta­des, cons­ti­tu­ye un faro que ilu­mi­na a los pue­blos de Amé­ri­ca y el mun­do. Con ella esta­mos y esta­re­mos por la cons­truc­ción del socia­lis­mo, por el que luchó el Che y con­ti­núa luchan­do Fidel.
La bata­lla en la cual pude apre­ciar la for­ta­le­za de Cuba fue la lucha por el retorno de Elián Gon­zá­lez. ¡Cuán­ta entre­ga!, ¡cuán­ta dedi­ca­ción! sin arre­drar­se, sin clau­di­car un solo momen­to. Pron­to los cin­co héroes encar­ce­la­dos en EEUU por luchar con­tra el terro­ris­mo tam­bién retor­na­ran a su patria. Así lo dijo Fidel y así será. René, Anto­nio, Gerar­do, Fer­nan­do, Ramón un abra­zo fuer­te her­ma­nos revo­lu­cio­na­rios.
Así actúa el impe­ria­lis­mo que­ri­do Julián con quie­nes como tú, luchan por un mun­do mejor. Por ello se ensa­ña­ron con Simón Tri­ni­dad y lo con­de­na­ron a 60 años de pri­sión. Ese hom­bre, como dijo Jor­ge Enri­que Bote­ro, es de ver­dad de hie­rro.
¡Qué ejem­plo de seres huma­nos! ¡Gra­cias her­ma­nos por su dig­ni­dad!
Eso ele­va toda­vía más la moral para el com­ba­te y la lucha por un mun­do mejor.
A fina­les de la déca­da de los 90 gana las elec­cio­nes Hugo Chá­vez. ¡Que efer­ves­cen­cia revo­lu­cio­na­ria! ¡Qué ale­gría her­mano! Fuku­ya­ma y sus secua­ces del Pen­tá­gono que pre­ten­die­ron ven­der sus teo­rías del fin de la his­to­ria, una vez más que­da­ban en ridícu­lo.
Ya para ese enton­ces mi for­ma­ción polí­ti­ca se había acre­cen­ta­do. Mi odio hacia el impe­ria­lis­mo se hizo más fuer­te y mi amor por la cau­sa del pue­blo, del socia­lis­mo más pro­fun­da.
Fue en el año 2006 cuan­do tuve opor­tu­ni­dad de con­tac­tar con el mar­xis­ta vas­co Iña­ki Gil de San Vicen­te. Un impres­cin­di­ble, como diría Ber­tolt Brecht. Aun­que él no es hom­bre que acep­ta home­na­jes, Iña­ki es mi maes­tro. A él debo mi for­ma­ción polí­ti­ca y huma­na actual. Una anéc­do­ta her­mano: algu­na vez le pro­pu­se par­ti­ci­par en un con­cur­so de ensa­yos polí­ti­cos, el pre­mio creo era de unos mil dóla­res y yo ani­mo­so le escri­bo dicién­do­le que de segu­ro él lo gana­ría. Su res­pues­ta fue que un ver­da­de­ro comu­nis­ta no mer­can­ti­li­za su cono­ci­mien­to. ¡Qué lec­ción polí­ti­ca y de vida cama­ra­da! Lue­go nos cono­ci­mos per­so­nal­men­te, él pudo via­jar a Qui­to y nos mon­ta­ron una per­se­cu­ción tenaz las fuer­zas repre­si­vas. Y los sica­rios de tin­ta inven­tan­do his­to­rias fal­sas. Fue una gran expe­rien­cia, por­que en medio de la ten­sión, él man­tu­vo la cal­ma y siguió la acti­vi­dad que tenía­mos pre­vis­ta. Mili­tan­te vas­co, mar­xis­ta-leni­nis­ta, boli­va­riano. Así es Iña­ki.
Fue en la pri­me­ra déca­da del 2000 que empe­cé a acer­car­me a uste­des que­ri­do her­mano. No tenía sino cono­ci­mien­tos super­fi­cia­les de la lucha revo­lu­cio­na­ria en Colom­bia. Cuan­do era un niño, las accio­nes que más me impac­ta­ron fue­ron las lle­va­das a cabo por el M‑19. Vaga­men­te ten­go recuer­dos de las imá­ge­nes tele­vi­si­vas cuan­do el ejér­ci­to tomó el Pala­cio de Jus­ti­cia para supues­ta­men­te “libe­rar” a la gen­te en poder de un coman­do gue­rri­lle­ro del M‑19. Hoy ya sabe­mos que fue un cri­men per­pe­tra­do por el Esta­do colom­biano.
La ima­gen de Cami­lo Torres tam­bién esta­ba pre­sen­te entre noso­tros. Pero, te soy hones­to, casi nada sabía de las FARC-EP.
En el año 2005 nació mi hijo Fidel Cami­lo, este 26 de enero cum­ple 7 años. Es un buen niño, tie­ne muy lin­dos sen­ti­mien­tos y aho­ra le gus­ta mucho la músi­ca faria­na. Es mi ins­pi­ra­ción, mi todo. Me gus­tó mucho la letra de tu can­ción “Alre­de­dor del amor”. Me hace pen­sar en mi hijo siem­pre y en la nece­si­dad de aca­bar con esta por­que­ría de sis­te­ma capi­ta­lis­ta. “Qui­sie­ra ver la tie­rra dan­do vuel­tas como un cara­me­lo, mirar los niños con una son­ri­sa de sabor a miel…” Muy lin­da Julián, gra­cias por esa can­ción.
Enton­ces, trans­cu­rri­dos 3 años des­de su naci­mien­to, el ejér­ci­to cri­mi­nal colom­biano, con apo­yo de los grin­gos y del sio­nis­mo israe­lí, lan­zó un cobar­de ata­que a un cam­pa­men­to de las FARC-EP en Angos­tu­ra, terri­to­rio ecua­to­riano. El coman­dan­te Raúl Reyes fue ase­si­na­do con­jun­ta­men­te con otros gue­rri­lle­ros y un gru­po de estu­dian­tes mexi­ca­nos. Los cri­mi­na­les de Uri­be y San­tos se rego­ci­ja­ban. Su podre­dum­bre huma­na se cono­ció a tra­vés de sus men­ti­ras, de su ale­vo­sía, de su cobar­día, de su cinis­mo.
Cuan­do eso suce­dió, muchos te die­ron por muer­to. Inclu­so escri­bí un artícu­lo en el cual seña­la­ba, en una pri­me­ra ver­sión del mis­mo, que tú tam­bién habías sido ase­si­na­do. El muer­to era el ecua­to­riano Fran­klin Aisa­lla, con quien te con­fun­die­ron que­ri­do ami­go. Mi artícu­lo se titu­ló: “EEUU diri­ge los crí­me­nes per­pe­tra­dos por el Esta­do colom­biano”. Fue en ese momen­to de ten­sión en el que, al ver la pre­po­ten­cia grin­ga y de la oli­gar­quía colom­bia­na, me acer­co más a las FARC-EP.
Antes había vis­to con mucho agra­do el docu­men­tal de Pablo Ale­jan­dro e Ybes Villon, “Cin­cuen­ta años de mon­te”. Por acá un com­pa­ñe­ro me hizo lle­gar una revis­ta Resis­ten­cia Inter­na­cio­nal, la cual la leí com­ple­ti­ca. Comen­cé la bús­que­da de mate­ria­les de video y encon­tré cosas muy intere­san­tes en el trans­cur­so de estos años. “Gue­rri­lla Girl”, “Río Chi­qui­to”, “El Plan Colom­bia”, “El bai­le rojo” docu­men­tal don­de se hace una expli­ca­ción de los ase­si­na­tos per­pe­tra­dos por el Esta­do colom­biano con­tra los mili­tan­tes de la Unión Patrió­ti­ca.
En un via­je a la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la pre­sen­cié el “estreno” del docu­men­tal “FARC-EP La insur­gen­cia del siglo XXI”. Ya para ese momen­to, debi­do a mi acti­vi­dad como perio­dis­ta había podi­do entre­vis­tar a Jesús San­trich y Rodri­go Gran­da. ¡Qué exce­len­te expe­rien­cia cama­ra­da! Para ellos mi abra­zo fra­terno, que­ri­do Julián. Igual para Iván Már­quez, para Lucía. La modes­tia, la ale­gría per­ma­nen­te que irra­dia vida, la cer­te­za en la vic­to­ria popu­lar, es lo que les carac­te­ri­za.
San­trich, te cuen­to Julián, es otro de mis gran­des maes­tros. Me encan­ta la poe­sía que escri­be y la pacien­cia que tie­ne para ense­ñar las cosas. Mucho he apren­di­do a tra­vés de uste­des.
A las gue­rri­lle­ras y gue­rri­lle­ros faria­nos les guar­do siem­pre en mi cora­zón.
Una de las cosas que más me ha impac­ta­do es la entre­vis­ta que hicie­ra Dick Ema­nuel­son a Luce­ro Pal­me­ra, la bellí­si­ma Luce­ro, como diría Simón Tri­ni­dad. Muy lin­da, ejem­plo de la mujer faria­na. Con­vic­cio­nes pro­fun­das y una impli­ca­ción tenaz en la lucha. Y no es un caso excep­cio­nal, en la Inter­net encon­tré una entre­vis­ta a Cath­ri­ne Millér, que fue ase­si­na­da en el cam­pa­men­to de Raúl. ¡Qué lin­das pala­bras de la cama­ra­da! Ella expli­ca­ba el amor gue­rri­lle­ro, ese amor ver­da­de­ro que no está intere­sa­do en ropas finas, en cosas super­fi­cia­les, sino en la lucha por un mun­do mejor. Como la de tu can­ción “Con el mis­mo amor”, dedi­ca­do a tu estre­lli­ta gue­rri­lle­ra, la mis­ma que he dedi­ca­do a mi com­pa­ñe­ra.
Enton­ces mi her­mano que­ri­do empie­zo a pro­fun­di­zar en el estu­dio de la his­to­ria de Colom­bia y de la insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria. Y me doy cuen­ta de la terri­ble gue­rra que el Esta­do colom­biano lle­va ade­lan­te con­tra uste­des. ¡Cuán­ta men­ti­ra! ade­más. ¡Cuán­to enga­ño! sobre las FARC-EP, her­mano.
Escri­bí un libri­to que dedi­que a Manuel, a Iván y a Raúl ejem­plo de com­ba­tien­tes revo­lu­cio­na­rios. Se lla­ma “La Indus­tria mediá­ti­ca, la alie­na­ción y los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en Amé­ri­ca Lati­na”, don­de des­mon­to algu­nas patra­ñas mediá­ti­cas y pro­pa­gan­dís­ti­cas con­tra la insur­gen­cia faria­na. Hoy estoy escri­bien­do un libri­to exclu­si­va­men­te sobre el terro­ris­mo mediá­ti­co con­tra las FARC-EP.
Mise­ra­bles son quie­nes difun­den tan­ta mier­da con­tra las y los revo­lu­cio­na­rios faria­nos.
Las FARC-EP a más de cons­ti­tuir un ejem­plo de con­se­cuen­cia e impli­ca­ción con la cau­sa de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo, son ejem­plo en el res­ca­te de la memo­ria his­tó­ri­ca, de nues­tros insig­nes lucha­do­res y lucha­do­ras. Son arte como lo demues­tran las her­mo­sas pin­tu­ras de Inti Mala­wi o tus can­cio­nes, las de Cris­tian Pérez, las de Lucas Igua­rán y las poe­sías de Jesús San­trich. Son, asi­mis­mo, par­te fun­da­men­tal en la ela­bo­ra­ción de un cuer­po teó­ri­co-polí­ti­co indis­pen­sa­ble para com­pren­der nues­tra reali­dad, pero sobre todo para trans­for­mar­la. Eso lo demues­tran los aná­li­sis que per­ma­nen­te­men­te han rea­li­za­do los Coman­dan­tes Alfon­so Cano, Iván Már­quez o Timo­león Jimé­nez, como en su épo­ca lo hicie­ra Jaco­bo Are­nas. Las FARC-EP son al mis­mo tiem­po un ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio que lucha con­tra el enemi­go núme­ro uno del géne­ro humano, los EEUU, como dije­ra el Che. Manuel Maru­lan­da, el vie­jo que­ri­do, Jor­ge Bri­ce­ño, el que­ri­do Mono Jojoy, fue­ron gran­des estra­te­gas polí­ti­co-mili­ta­res, inven­ci­bles como lo fue el gran gene­ral Vo Ngu­yen Giap.
Todo esto, que­ri­do her­mano, ade­más de otras cosas, han for­ta­le­ci­do mi deci­sión de estar jun­to a la insur­gen­cia colom­bia­na, con mi apo­yo soli­da­rio, pese a que tam­bién nos pre­ten­den cri­mi­na­li­zar. No hacer­lo, sería clau­di­car fren­te al mie­do y al dis­cur­so de los opre­so­res. Yo estoy con uste­des, des­de mi trin­che­ra de com­ba­te, el perio­dis­mo y la acti­vi­dad aca­dé­mi­ca. Como se dice, con uste­des esta­mos pa las que sea.
Aho­ra estas pasan­do por una situa­ción difí­cil. Lo lamen­ta­ble es que dicha situa­ción es el resul­ta­do de acuer­dos rea­li­za­dos entre el gobierno cri­mi­nal colom­biano diri­gi­do por San­tos y el gobierno de Chá­vez. Igual situa­ción pasó el cama­ra­da Joa­quín Pérez Bece­rra quien está reclui­do en una cár­cel colom­bia­na, a quien se le hacen acu­sa­cio­nes que nada tie­nen que ver con la reali­dad. Estos mise­ra­bles fas­cis­tas del régi­men colom­biano cri­mi­na­li­zan la lucha social. Hoy quie­ren a toda cos­ta que te extra­di­ten a Colom­bia para de segu­ro lue­go man­dar­te a EEUU, don­de sus amos. Ellos, los res­pon­sa­bles de los fal­sos posi­ti­vos, de rela­cio­nes per­ma­nen­tes y no ter­mi­na­das con las fuer­zas para­mi­li­ta­res que ellos mis­mos finan­cia­ron y apo­ya­ron, auto­res de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, vin­cu­la­dos al nar­co­trá­fi­co y subor­di­na­dos al impe­ria­lis­mo quie­ren acu­sar­te a ti, can­tor del pue­blo, lucha­dor social, de lo que ellos hacen. ¡Mise­ra­bles!
La soli­da­ri­dad ha sido evi­den­te en tu defen­sa. Esos mise­ra­bles fas­cis­tas pen­sa­ron que ibas a que­dar­te solo. No es así cama­ra­da. Esta­mos con­ti­go. De mi par­te, cuen­tas con todo mi apo­yo her­mano. Estoy segu­ro que ven­ce­re­mos. ¡Tie­nen que poner­te en liber­tad y con­ce­der­te el asi­lo polí­ti­co!
Resis­te Julián, aun­que sé que no es nece­sa­rio decir­te esto, por­que tú estás en el sitial del ser humano nue­vo del que habló el CHE. Eso sí, ¡cuí­da­te mucho!
Y muy pron­to, cuan­do estés libre, de segu­ro nos encon­tra­re­mos para con­ver­sar y dar­te un fuer­te abra­zo. Te pido, si te es posi­ble, le escri­bas un men­sa­je a mi peque­ño hijo Fidel Cami­lo, quien a sus sie­te años ya cono­ce de la insur­gen­cia colom­bia­na y de segu­ro, con los prin­ci­pios y valo­res revo­lu­cio­na­rios que cons­cien­te­men­te vaya for­jan­do a lo lar­go de su vida, harán de él un mili­tan­te comu­nis­ta. Él tam­bién te man­da un fuer­te abra­zo.
Has­ta pron­to que­ri­do Julián. Y no dejes de com­po­ner tus mara­vi­llo­sas can­cio­nes y tu lin­da músi­ca. “La tie­rra tie­ne que girar alre­de­dor del amor y la jus­ti­cia va a bri­llar”.

¡Hemos jura­do ven­cer, ven­ce­re­mos!


Dax Tos­cano Sego­via

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *