[Video] Niños pales­ti­nos ‑solos y des­con­cer­ta­dos- en la cár­cel israe­lí de Al Jala­me

Vídeo: http://​www​.guar​dian​.co​.uk/​w​o​r​l​d​/​v​i​d​e​o​/​2​0​1​2​/​j​a​n​/​2​3​/​c​e​l​l​3​6​-​a​l​j​a​l​a​m​e​-​p​r​i​s​o​n​-​i​s​r​a​e​l​-​s​o​l​i​t​a​r​y​-​c​o​n​f​i​n​e​m​e​n​t​-​p​a​l​e​s​t​i​n​i​a​n​-​c​h​i​l​d​ren

La cel­da es ape­nas más ancha que el del­ga­do y sucio col­chón que cubre el sue­lo. Detrás de un muro bajo de hor­mi­gón hay un retre­te de cucli­llas, cuyo hedor no tie­ne esca­pa­to­ria al no haber ven­ta­na en la cel­da. Las áspe­ras pare­des de hor­mi­gón disua­den a los niños de apo­yar­se ocio­sa­men­te y la luz cons­tan­te impi­de el sue­ño. Sólo la entre­ga de la comi­da por la ren­di­ja en la par­te infe­rior de la puer­ta mar­ca el tiem­po y sepa­ra el día de la noche.

Es la cel­da 36 en las pro­fun­di­da­des de la pri­sión Al Jala­me al nor­te de Israel. Es uno del puña­do de cel­das don­de se aís­lan a los niños pales­ti­nos duran­te días o sema­nas. Un menor de 16 años ale­gó que se le había ence­rra­do en la cel­da 36 duran­te 65 días.

La úni­ca esca­pa­to­ria es la visi­ta a la sala de inte­rro­ga­to­rios don­de se enca­de­nan a los niños a una silla con gri­lle­tes en pies y manos mien­tras se les inte­rro­ga, algu­nas veces duran­te horas.

A la mayo­ría se les acu­sa de tirar pie­dras a los sol­da­dos o a los colo­nos; a otros de lan­zar cóc­te­les Molo­tov; y a algu­nos de deli­tos más gra­ves, tales como tener víncu­los con orga­ni­za­cio­nes mili­tan­tes o de uti­li­zar armas. Tam­bién se les saca infor­ma­ción sobre las acti­vi­da­des y sim­pa­tías de sus com­pa­ñe­ros de cla­se, fami­lia­res y veci­nos.

Al prin­ci­pio casi todos nie­gan las acu­sa­cio­nes. La mayo­ría dice que se les ha ame­na­za­do; algu­nos infor­man de vio­len­cia físi­ca. El abu­so ver­bal, tal como “eres un perro, un hijo de puta”, es común. Muchos sufren de ago­ta­mien­to por fal­ta de sue­ño. Día tras día se les enca­de­na a la silla para lue­go devol­ver­los a la cel­da de ais­la­mien­to. Al final, muchos fir­man decla­ra­cio­nes bajo coac­ción.

Estas ale­ga­cio­nes y des­crip­cio­nes pro­ce­den de decla­ra­cio­nes jura­das pro­por­cio­na­das por meno­res a una orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal de dere­chos huma­nos y de entre­vis­tas rea­li­za­das por The Guar­dian. Otras cel­das en las cár­ce­les de Al Jala­me y Petah Tik­va tam­bién se uti­li­zan para ais­la­mien­to, pero la cel­da 36 es la que más se cita en los tes­ti­mo­nios.

Entre 500 y 700 niños pales­ti­nos son dete­ni­dos por sol­da­dos israe­líes cada año, la mayo­ría por tirar pie­dras. Des­de 2008, Defen­ce for Chil­dren Inter­na­cio­nal (DCI) ha reco­gi­do los tes­ti­mo­nios jura­dos de 426 meno­res dete­ni­dos den­tro del sis­te­ma de jus­ti­cia mili­tar israe­lí.

Sus decla­ra­cio­nes indi­can un patrón de deten­cio­nes noc­tur­nas, manos ata­das con espo­sas de plás­ti­co, ojos ven­da­dos, abu­so ver­bal y físi­co y ame­na­zas. Alre­de­dor de 9% de las decla­ra­cio­nes jura­das habla de inco­mu­ni­ca­cio­nes, aun­que esta cifra ha subi­do a 22% en los últi­mos 6 meses.

Pocas veces se avi­sa a los padres dón­de se encuen­tran sus hijos; rara­men­te se inte­rro­ga a los niños en pre­sen­cia de alguno de los padres y tam­po­co les asis­te un abo­ga­do antes o duran­te el inte­rro­ga­to­rio. A la mayo­ría se le detie­ne den­tro de Israel, lo que difi­cul­ta las visi­tas fami­lia­res.

Las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos dicen que estos patro­nes de tra­to, corro­bo­ra­dos en el estu­dio No Minor Mat­ter rea­li­za­do por un gru­po israe­lí B´Tselem infrin­gen la con­ven­ción inter­na­cio­nal de los dere­chos del niño, rati­fi­ca­da por Israel, y la Cuar­ta Con­ven­ción de Gine­bra.

La mayo­ría de los niños afir­ma que es ino­cen­te de los crí­me­nes de los que se le acu­sa, a pesar de las con­fe­sio­nes y decla­ra­cio­nes de cul­pa­bi­li­dad, dice Gerard Hor­ton de DCI. Pero, aña­de, la cul­pa­bi­li­dad o la ino­cen­cia no es rele­van­te al hablar del tra­to que se reci­be.

“No deci­mos que no se come­ten deli­tos, lo que deci­mos es que los niños tie­nen dere­chos. Inde­pen­dien­te­men­te del deli­to de que se les acu­sa, no se les debe dete­ner por la noche median­te reda­das terro­rí­fi­cas, no se les debe atar ni ven­dar los ojos ‑a veces duran­te horas‑, se les debe infor­mar de su dere­cho al silen­cio y de que uno de los pro­ge­ni­to­res esté pre­sen­te duran­te los inte­rro­ga­to­rios».

A Moham­mad Sha­bra­wi, de 16 años, de la ciu­dad de Tul­karm en Cis­jor­da­nia se le detu­vo en enero del año pasa­do a eso de las 2.30 de la maña­na. “Cua­tro sol­da­dos entra­ron en mi dor­mi­to­rio y dije­ron que los tenía que acom­pa­ñar. No dije­ron por qué; no dije­ron nada ni a mí ni a mis padres”, decla­ró a The Guar­dian.

Espo­sa­do y con los ojos ven­da­dos, pien­sa que pri­me­ro lo lle­va­ron a una colo­nia israe­lí don­de le hicie­ron arro­di­llar­se ‑toda­vía espo­sa­do y ven­da­dos los ojos- duran­te una hora en una carre­te­ra de asfal­to en una noche hela­do­ra. Un segun­do via­je ter­mi­nó a eso de las 8 de la maña­na en el cen­tro de deten­ción de Al Jala­me, tam­bién cono­ci­do como la cár­cel de Kishon, en los cam­pos cer­ca­nos a la carre­te­ra entre Naza­ret y Hai­fa.

Des­pués de un che­queo médi­co ruti­na­rio, se lle­vó a Sha­bra­wi a la cel­da 36 don­de pasó 17 días en ais­la­mien­to, inte­rro­ga­to­rios apar­te, y en una cel­da simi­lar, la 37. “Me encon­tra­ba solo, asus­ta­do todo el tiem­po y nece­si­ta­ba a alguien con quien hablar. Me aho­ga­ba de estar solo. Esta­ba deses­pe­ra­do por encon­trar­me o hablar con alguien… Esta­ba tan abu­rri­do que cuan­do esta­ba fue­ra [de la cel­da] y veía a la poli­cía, asen­tía como si enten­die­ra hebreo, que no hablo, esta­ba tan deses­pe­ra­do por hablar”.

Duran­te el inte­rro­ga­to­rio estu­vo espo­sa­do. “Me mal­di­je­ron y ame­na­za­ron con dete­ner a mi fami­lia si no con­fe­sa­ba”. Se encon­tró con un abo­ga­do por pri­me­ra vez a los 20 días de su deten­ción, dijo, y se le impu­tó des­pués de 25 días. “Me acu­sa­ron de muchas cosas”, dijo, pero nin­gu­na era cier­ta.

Final­men­te Sha­bra­wi con­fe­só ser miem­bro de una orga­ni­za­ción prohi­bi­da y se le con­de­nó a 45 días. Des­de su libe­ra­ción, dijo, tie­ne “mie­do al ejér­ci­to y a que lo deten­gan”. Su madre dice que está retraí­do.

Ezz ad-Deen Ali Qadi de Rama­la que tenía 17 años cuan­do se le detu­vo en enero del año pasa­do des­cri­bió un tra­to simi­lar duran­te su deten­ción. Rela­ta que estu­vo inco­mu­ni­ca­do en Al Jala­me duran­te 17 días en las cel­das 36, 37 y 38.

“Empe­za­ba por repe­tir­me a mí mis­mo las pre­gun­tas de los inte­rro­ga­do­res pre­gun­tán­do­me si podía ser ver­dad de lo que me acu­sa­ban”, dijo a The Guar­dian. “Sien­tes la pre­sión de la cel­da. Enton­ces pien­sas en tu fami­lia y sien­tes que vas a per­der tu futu­ro. Estás bajo un estrés tre­men­do”.

El tra­to que reci­bió duran­te los inte­rro­ga­to­rios depen­día del humor de los inte­rro­ga­do­res. “Si está de buen humor, a veces te per­mi­te estar sen­ta­do sin espo­sas. O te hace sen­tar­te en una silla peque­ña con un aro ado­sa­do al res­pal­do. Te ata las manos al aro y las pier­nas a las patas de la silla. Estar así duran­te cua­tro horas es dolo­ro­so”.

“A veces se bur­lan de ti. Te pre­gun­tan si quie­res agua y si dices que sí lo traen para lue­go bebér­se­lo el inte­rro­ga­dor”.

Ali Qadi no vio a sus padres en 51 días y a su abo­ga­do sólo des­pués de 10 días. Se le acu­só de tirar pie­dras y pla­near ope­ra­cio­nes mili­ta­res y des­pués de con­fe­sar, se le con­de­nó a seis meses de pri­sión. The Guar­dian tie­ne decla­ra­cio­nes jura­das de otros cin­co meno­res inco­mu­ni­ca­dos en Al Jala­me y Petah Tik­va. Todos con­fe­sa­ron des­pués de los inte­rro­ga­to­rios.

“El ais­la­mien­to rom­pe el espí­ri­tu de un niño,” dice Hor­ton. Los niños dicen que des­pués de una sema­na de inte­rro­ga­to­rios con­fie­san con el obje­ti­vo de salir de la cel­da».

La agen­cia de segu­ri­dad israe­lí (ISA) ‑tam­bién cono­ci­da como Shin Bet- decla­ró a The Guar­dian “A nin­gún inte­rro­ga­do, lo que inclu­ye a los meno­res, se le retie­ne solo en una cel­da como cas­ti­go o para obte­ner una con­fe­sión”.

El ser­vi­cio de pri­sio­nes israe­lí no res­pon­dió a una pre­gun­ta espe­cí­fi­ca sobre la inco­mu­ni­ca­ción; se limi­tó a pre­ci­sar que “el encar­ce­la­mien­to de pri­sio­ne­ros… está suje­to a la ins­pec­ción legal”.

Los meno­res dete­ni­dos tam­bién con­fir­man los duros méto­dos de inte­rro­ga­ción. The Guar­dian entre­vis­tó al padre de un menor que estu­vo encar­ce­la­do 23 meses por tirar pie­dras a vehícu­los. Ali Odian, de Azzun, dijo que a su hijo Yahir, de 14 años en el momen­to de su deten­ción, se le apli­ca­ron corrien­tes eléc­tri­cos con un Taser duran­te su inte­rro­ga­to­rio.

“Visi­té a mi hijo en la cár­cel. Vi las mar­cas de las corrien­tes en ambos bra­zos; esta­ban visi­bles a tra­vés del cris­tal. Le pre­gun­té si eran de las corrien­tes. Sólo asin­tió con la cabe­za por­que tenía mie­do de que le escu­cha­ran”, dijo Odian.

DCI tie­ne decla­ra­cio­nes jura­das de tres meno­res acu­sa­dos de tirar pie­dras que afir­man que se les apli­ca­ron corrien­tes eléc­tri­cas duran­te los inte­rro­ga­to­rios en 2010.

Otro menor de Azzun, Sameer Saher, tenía 13 años cuan­do lo detu­vie­ron a las 2 de la maña­na. “Un sol­da­do me puso boca aba­jo, me lle­vó hacia la ven­ta­na y me ame­na­zó con tirar­me. Me gol­pea­ron en las pier­nas, el estó­ma­go y la cara”.

Sus inte­rro­ga­do­res le acu­sa­ron de tirar pie­dras y le pidie­ron los nom­bres de los ami­gos que lo habían acom­pa­ña­do. Lo libe­ra­ron sin car­gos 17 horas des­pués de su deten­ción. Aho­ra tie­ne difi­cul­tad para dor­mir por mie­do a que “ven­gan de noche y me deten­gan”.

En con­tes­ta­ción a las pre­gun­tas sobre el supues­to mal­tra­to, lo que inclu­ye las corrien­tes eléc­tri­cas, ISA decla­ró: “Las ale­ga­cio­nes de que a meno­res pales­ti­nos se les ha apli­ca­do téc­ni­cas de inte­rro­ga­ción que inclu­yen pali­zas, perio­dos pro­lon­ga­dos con las espo­sas pues­tas, ame­na­zas, pata­das, abu­so ver­bal, humi­lla­cio­nes, ais­la­mien­to y vigi­lias for­za­das son total­men­te infun­da­das… Los inves­ti­ga­do­res actúan de acuer­do con la ley y direc­tri­ces ine­quí­vo­cas que prohí­ben tales accio­nes”.

The Guar­dian tam­bién ha vis­to gra­ba­cio­nes audio­vi­sua­les, un hecho poco fre­cuen­te, de dos mucha­chos de 14 y 15 años del pue­blo de Nabi Saleh, esce­na­rio de pro­tes­tas sema­na­les con­tra los colo­nos de los alre­de­do­res. Los dos están visi­ble­men­te exhaus­tos des­pués de su deten­ción noc­tur­na. Sus inte­rro­ga­to­rios, que empie­zan a las 9.30 de la maña­na, duran cua­tro o cin­co horas.

A nin­guno de los meno­res se le infor­ma de su dere­cho legal a guar­dar silen­cio y a los dos se les hacen pre­gun­tas para pillar­los, por ejem­plo si alguien los ha inci­ta­do a tirar pie­dras. En un momen­to, cuan­do uno de los niños apo­ya la cabe­za en la mesa, el inte­rro­ga­dor le da un gol­pe dicien­do “Tú, levan­ta la cabe­za.” Duran­te el inte­rro­ga­to­rio del otro mucha­cho, el inte­rro­ga­dor da un puñe­ta­zo en la pal­ma de la mano en un ges­to ame­na­zan­te. El mucha­cho rom­pe a llo­rar y dice que se tenía que haber exa­mi­na­do esa maña­na en el cole­gio. “Me van a sus­pen­der y per­de­ré el cur­so”.

En nin­guno de los dos casos esta­ba pre­sen­te el abo­ga­do.

Se ha apli­ca­do la ley mili­tar israe­lí en Cis­jor­da­nia des­de que Israel ocu­pó el terri­to­rio hace más de 44 años. Des­de enton­ces se han dete­ni­do a más de 700.000 pales­ti­nos ‑hom­bres, muje­res y niños- de acuer­do con estas leyes.

Según la dis­po­si­ción mili­tar 1651 la edad de res­pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal es de 12 años y los niños de 14 años se enfren­tan a penas de seis meses en pri­sión.

Sin embar­go, niños de 14 y 15 años podrían enfren­tar­se teó­ri­ca­men­te a sen­ten­cias de has­ta 20 años por tirar obje­tos a un vehícu­lo en movi­mien­to con la inten­ción de cau­sar daño. En la prác­ti­ca, la mayo­ría de las penas osci­la entre dos sema­nas y 10 meses, de acuer­do con DCI.

En sep­tiem­bre de 2009 se creó un tri­bu­nal mili­tar espe­cial para meno­res. Cele­bra sus sesio­nes dos veces a la sema­na en Ofer, una cár­cel mili­tar a las afue­ras de Jeru­sa­lén. Los meno­res entran en el tri­bu­nal con gri­lle­tes en los tobi­llos y espo­sa­dos, en uni­for­mes peni­ten­cia­rios de color marrón. El pro­ce­so se cele­bra en hebreo con la tra­duc­ción inter­mi­ten­te de sol­da­dos que hablan ára­be.

El ser­vi­cio de pri­sio­nes israe­lí decla­ró a The Guar­dian que el uso de ele­men­tos de inmo­vi­li­za­ción en luga­res públi­cos se per­mi­te cuan­do “hay una posi­bi­li­dad razo­na­ble de fuga del pri­sio­ne­ro o de que éste cau­se daño a pro­pie­da­des, per­so­nas o prue­bas”.

The Guar­dian pre­sen­ció un caso este mes en que dos mucha­chos de 15 y 17 años reco­no­cie­ron haber entra­do ile­gal­men­te en Israel, haber tira­do pie­dras y cóc­te­les Molo­tov, haber ini­cia­do un incen­dio que cau­só impor­tan­tes daños y haber cau­sa­do daños a pro­pie­da­des. La acu­sa­ción pidió una sen­ten­cia que refle­ja­ra “los moti­vos nacio­na­lis­tas” de los acu­sa­dos y que fue­ra disua­so­ria.

Al mucha­cho mayor se le sen­ten­ció a 33 meses de cár­cel; al menor a 26 meses y a los dos a 24 meses más de liber­tad con­di­cio­nal y una mul­ta de 10.000 she­kel. No pagar la mul­ta hubie­ra supues­to otros 10 meses en pri­sión.

Diver­sas dele­ga­cio­nes par­la­men­ta­rias bri­tá­ni­cas han sido tes­ti­gos en el últi­mo año de las audien­cias de meno­res en Ofer. Alf Dubs infor­mó en la Casa de los Lores en mayo: “Vimos a unos mucha­chos de 14 y 15 años, uno de ellos llo­ran­do, y los dos abso­lu­ta­men­te des­con­cer­ta­dos… No creo que este pro­ce­so de humi­lla­ción se pue­da lla­mar jus­ti­cia. Creo que el tra­to dado a estos jóve­nes es en sí mis­mo un obs­tácu­lo para que Israel con­si­ga una rela­ción pací­fi­ca con el pue­blo pales­tino”.

Lisa Nandy, par­la­men­ta­ria por la ciu­dad de Wigan, que estu­vo pre­sen­te el mes pasa­do en el jui­cio de un niño de 14 años que lle­va­ba gri­lle­tes en Ofer, encon­tró la expe­rien­cia angus­tio­sa. “En cin­co minu­tos se le acu­só de tirar pie­dras y sen­ten­ció a nue­ve meses. Me con­mo­cio­nó ver a un niño pasar por este pro­ce­so. Es difí­cil ver cómo se pue­de lle­gar a una solu­ción polí­ti­ca cuan­do se tra­ta a los niños de esta mane­ra. Su futu­ro es muy des­es­pe­ran­za­dor y están muy enfa­da­dos con el tra­to que han reci­bi­do.

Hor­ton dice que los niños se decla­ran cul­pa­bles por­que es “la for­ma más rápi­da de salir del sis­te­ma”. Si dicen que su con­fe­sión se pro­du­jo bajo coac­ción “les pro­por­cio­na una defen­sa legal, pero como se les nie­ga la liber­tad pro­vi­sio­nal pasan más tiem­po dete­ni­dos que si sólo dicen que son cul­pa­bles”.

La opi­nión de la exper­ta Gra­cie­la Car­mon, psi­quia­tra pedia­tra y miem­bro de Médi­cos por los dere­chos huma­nos dijo en mayo de 2011 que los niños son par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­bles cuan­do se tra­ta de las fal­sas con­fe­sio­nes con­se­gui­das bajo coac­ción.

“Aun­que algu­nos dete­ni­dos com­pren­den que pro­por­cio­nar una con­fe­sión a pesar de su ino­cen­cia ten­drá reper­cu­sio­nes nega­ti­vas en el futu­ro, con­fie­san de todas for­mas por­que la angus­tia men­tal y/​o físi­ca que sien­ten supera las impli­ca­cio­nes futu­ras, sean las que sean”.

Casi todos los casos docu­men­ta­dos por DCI ter­mi­na­ron con una decla­ra­ción de cul­pa­bi­li­dad y se tras­la­da­ron alre­de­dor de tres cuar­tas par­tes de los meno­res con­de­na­dos a cár­ce­les den­tro de Israel. Esto infrin­ge artícu­lo 76 de la Cuar­ta Con­ven­ción de Gine­bra que requie­re que se deten­gan den­tro del terri­to­rio a los niños y adul­tos de los terri­to­rios ocu­pa­dos.

Las fuer­zas de defen­sa israe­líes, res­pon­sa­bles de las deten­cio­nes en Cis­jor­da­nia, y el sis­te­ma judi­cial mili­tar decla­ra­ron el mes pasa­do que “ase­gu­ran los dere­chos, la impar­cia­li­dad judi­cial y las nor­mas lega­les inter­na­cio­na­les en situa­cio­nes increí­ble­men­te peli­gro­sas y com­ple­jas”.

La ISA ha decla­ra­do que sus emplea­dos actua­ron de acuer­do con la ley y que los dete­ni­dos dis­fru­ta­ron de los dere­chos corres­pon­dien­tes, lo que inclu­ye el dere­cho a abo­ga­do y las visi­tas de la Cruz Roja. “La ISA nie­ga cate­gó­ri­ca­men­te todas las ale­ga­cio­nes con res­pec­to a los inte­rro­ga­to­rios de los meno­res. De hecho, la ver­dad es todo lo con­tra­rio; las direc­tri­ces de la ISA con­ce­den a los meno­res pro­tec­cio­nes espe­cia­les debi­do a su edad».

Mark Regev, por­ta­voz del pri­mer minis­tro israe­lí Bin­ya­min Natan­yahu, dijo a The Guar­dian “Si los dete­ni­dos creen que se les ha mal­tra­ta­do, espe­cial­men­te en el caso de meno­res… es muy impor­tan­te que ellos o las per­so­nas que les repre­sen­tan den un paso ade­lan­te y plan­teen el asun­to. La prue­ba de la demo­cra­cia es cómo se tra­ta a la pobla­ción encar­ce­la­da y sobre todo a los meno­res”.

“Tirar pie­dras, cóc­te­les Molo­tov y otras for­mas de vio­len­cia son inacep­ta­bles y las auto­ri­da­des encar­ga­das de la segu­ri­dad deben ter­mi­nar con esto cuan­do ocu­rre.”

Los gru­pos de dere­chos huma­nos están preo­cu­pa­dos por el impac­to a lar­go pla­zo de la deten­ción de meno­res pales­ti­nos. Algu­nos niños exhi­ben ini­cial­men­te un gra­do de bra­va­ta al creer que es un rito ini­ciá­ti­co, dice Hor­ton. “Pero cuan­do te sien­tas con ellos, deba­jo de esta apa­rien­cia de bra­va­ta hay niños bas­tan­te trau­ma­ti­za­dos.” Dijo que son muchos los que no quie­ren vol­ver a ver jamás a un sol­da­do o acer­car­se a un pues­to de con­trol. ¿Pien­sa que el sis­te­ma sea disua­so­rio? “Yo creo que sí”.

Según Nader Abu Amsha, direc­tor de la YMCA [Aso­cia­ción Cris­tia­na de Jóve­nes] en Beit Sahour cer­ca de Belén que orga­ni­za un pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción para meno­res, “las fami­lias pien­san que cuan­do libe­ran a su hijo es el final del pro­ble­ma cuan­do real­men­te es el prin­ci­pio”.

Des­pués de estar dete­ni­dos, muchos niños mues­tran sín­to­mas de trau­ma: pesa­di­llas, des­con­fian­za del otro, mie­do al futu­ro, sen­ti­mien­tos de des­va­li­mien­to e inuti­li­dad, com­por­ta­mien­to com­pul­si­vo obse­si­vo, agre­si­vi­dad, retrai­mien­to, fal­ta de moti­va­ción y mojan la cama.

Las auto­ri­da­des israe­líes debe­rían con­si­de­rar los efec­tos a lar­go pla­zo, dice Abu Amsha. “No pres­tan aten­ción a cómo esto pue­de per­pe­tuar el ciclo vicio­so de la vio­len­cia, de cómo pue­de incre­men­tar el odio. Los niños salen del pro­ce­so con mucha ira. Algu­nos de ellos sien­ten la nece­si­dad de ven­gan­za”.

“Ves a niños que están total­men­te rotos. Es dolo­ro­so com­pro­bar su sufri­mien­to y ver cuán­to les expri­me el sis­te­ma israe­lí”.

Fuen­te: http://​www​.guar​dian​.co​.uk/​w​o​r​l​d​/​2​0​1​2​/​j​a​n​/​2​2​/​p​a​l​e​s​t​i​n​i​a​n​-​c​h​i​l​d​r​e​n​-​d​e​t​a​i​n​e​d​-​j​a​i​l​-​i​s​r​ael

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *