La ONU en la made­ja libia- Vic­tor M. Carriba

Fuer­tes seña­les de alar­ma apa­gan hoy la eufo­ria que hace tres meses hin­chó a bue­na par­te del Con­se­jo de Segu­ri­dad y al titu­lar de la ONU, Ban Ki-moon, por el “cam­bio de régi­men” que con­si­guie­ron en Libia.

La preo­cu­pa­ción por la situa­ción en ese Esta­do ára­be aumen­tó en los últi­mos días tras los cho­ques arma­dos en la ciu­dad de Bani Walid y las insis­ten­tes denun­cias de vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos por par­te de las auto­ri­da­des del auto­de­no­mi­na­do Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT).

Lo que según la pren­sa inter­na­cio­nal son accio­nes lan­za­das por gru­pos afi­nes al ante­rior gobierno de Mua­mar el Gada­fi, para el envia­do de la ONU a Libia, Ian Mar­tin, son enfren­ta­mien­tos entre la pobla­ción local y las lla­ma­das bri­ga­das revolucionarias.

Estas últi­mas agru­pa­cio­nes están inte­gra­das por ele­men­tos arma­dos que apo­yan al gober­nan­te CNT, pero recha­zan inte­grar­se al ejér­ci­to nacional.

En una sesión del Con­se­jo de Segu­ri­dad sobre Libia, el emi­sa­rio de la ONU dijo la vís­pe­ra que los acon­te­ci­mien­tos en Bani Walid cons­ti­tu­yen una mues­tra de “los pro­ble­mas aso­cia­dos con la tran­si­ción” en Libia.

Casi al mis­mo tiem­po, el secre­ta­rio gene­ral de la orga­ni­za­ción mun­dial dijo en con­fe­ren­cia de pren­sa que “la demo­cra­cia no es un asun­to fácil” y pidió tener pacien­cia mien­tras las auto­ri­da­des libias “esta­ble­cen el Esta­do de dere­cho basa­do en el diá­lo­go y la reconciliación”.

Inte­rro­ga­do por los perio­dis­tas, Ban Ki-moon tam­bién dijo estar preo­cu­pa­do por la pro­li­fe­ra­ción de armas en Libia tras la caí­da del ante­rior gobierno,logrado gra­cias a la inter­ven­ción mili­tar de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN).

Sobre esa agre­sión y las denun­cias con­tra la OTAN por la muer­te de civi­les libios duran­te sus bom­bar­deos, el res­pon­sa­ble de la ONU mani­fes­tó que está a la espe­ra de con­clu­sio­nes al respecto.

La Alian­za Atlán­ti­ca está seña­la­da como cau­san­te de varias dece­nas de víc­ti­mas mor­ta­les entre la pobla­ción civil no beli­ge­ran­te y algu­nos de los paí­ses inte­gran­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad exi­gie­ron una inves­ti­ga­ción de los hechos por par­te de Nacio­nes Unidas.

Rusia y Chi­na, miem­bros per­ma­nen­tes de ese órgano, con­si­de­ran que occi­den­te y la OTAN mani­pu­la­ron los acuer­dos de la ONU sobre Libia para lan­zar su cam­pa­ña de bom­bar­deos con­tra ese país y pro­pi­ciar la caí­da del gobierno de El Gadafi.

Ban Ki-moon dijo en diciem­bre pasa­do que el cam­bio regis­tra­do en Libia fue rea­li­za­do “por su pue­blo y no por la inter­ven­ción mili­tar de la OTAN” y ase­gu­ró que la actua­ción de la alian­za cum­plió con las reso­lu­cio­nes del Con­se­jo de Seguridad.

Sin embar­go, la Alta Comi­sio­na­da de la ONU para los Dere­chos Huma­nos, Navi Pillay, tam­bién pidió ayer cuen­tas a la OTAN por la muer­te de civi­les pro­vo­ca­das por sus accio­nes en el país árabe.

En una com­pa­re­cen­cia ante el Con­se­jo de Segu­ri­dad, la fun­cio­na­ria insis­tió ade­más en sus crí­ti­cas a las auto­ri­da­des libias por el man­te­ni­mien­to de cen­tros de deten­ción no con­tro­la­dos y que son esce­na­rio de vio­la­cio­nes de los dere­chos humanos.

Dijo que en estos momen­tos exis­ten en ese país doce­nas de pri­sio­nes impro­vi­sa­das con un esti­ma­do de casi nue­ve mil per­so­nas encar­ce­la­das como sos­pe­cho­sas de sim­pa­ti­zar con el gobierno de El Gadafi.

La Alta Comi­sio­na­da con­si­de­ró que la fal­ta de super­vi­sión de la nue­va admi­nis­tra­ción crea un ambien­te pro­pi­cio para que los dete­ni­dos sean tor­tu­ra­dos o sufran abu­sos de sus dere­chos humanos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.