Izquier­da social e izquier­da polí­ti­ca- Raúl Zibe­chi

La pro­fun­di­za­ción de las diver­sas cri­sis y la emer­gen­cia de nue­vos movi­mien­tos están pro­mo­vien­do un deba­te sobre el papel de la izquier­da en los cam­bios posi­bles y desea­bles. Muchos apues­tan a una pro­fun­da reno­va­ción o a la uni­dad como for­ma de encon­trar un nor­te que per­mi­ta que­brar la hege­mo­nía del sec­tor finan­cie­ro.

En gene­ral, los deba­tes apun­tan al papel de la izquier­da polí­ti­ca, o sea los par­ti­dos que se pro­cla­man de izquier­da. Supe­rar las divi­sio­nes his­tó­ri­cas, supues­ta­men­te ali­men­ta­das por dife­ren­cias ideo­ló­gi­cas, sería un paso deci­si­vo para ir más allá de la situa­ción actual. La uni­dad entre las tres gran­des corrien­tes, socia­lis­tas o social­de­mó­cra­tas, comu­nis­tas y anar­quis­tas o radi­ca­les, sería un paso impres­cin­di­ble para que este sec­tor esté en con­di­cio­nes de jugar un papel deci­si­vo en la supera­ción de la cri­sis actual.

La expe­rien­cia his­tó­ri­ca dice, sin embar­go, otra cosa. La pri­me­ra es que los par­ti­dos de izquier­da no se unen si no exis­te un pode­ro­so movi­mien­to des­de aba­jo que les impon­ga una agen­da común. Quie­ro decir que los par­ti­dos de izquier­da depen­den del esta­do de áni­mo y la dis­po­si­ción, para resis­tir o para aco­mo­dar­se al sis­te­ma, de los tra­ba­ja­do­res. Para la gen­te común los deba­tes ideo­ló­gi­cos son cosa de poca impor­tan­cia.

Las expe­rien­cias del Fren­te Popu­lar en la Espa­ña repu­bli­ca­na, de la Uni­dad Popu­lar en el Chi­le de Sal­va­dor Allen­de y del Fren­te Amplio en Uru­guay, indi­can que es el empu­je de los diver­sos aba­jos lo que ter­mi­na por derri­bar los sec­ta­ris­mos e impo­ne, como míni­mo, la uni­dad de acción. Fue la poten­cia del movi­mien­to obre­ro la que deci­dió a los anar­quis­tas a apo­yar en las urnas a los can­di­da­tos del Fren­te Popu­lar, ven­cien­do sus resis­ten­cias a lo elec­to­ral.

La segun­da es que ese 99 por cien­to que se supo­ne que somos, fren­te al uno por cien­to que deten­ta el poder y la rique­za, tie­ne intere­ses diver­sos y, en esta eta­pa del capi­ta­lis­mo, con­tra­dic­to­rios. A gran­des ras­gos, hay dos aba­jos, como dicen los zapa­tis­tas. Los de más aba­jo, o los del sótano –indios, afros, inmi­gran­tes, clan­des­ti­nos e infor­ma­les – , com­po­nen el sec­tor más opri­mi­do y explo­ta­do del amplio mun­do del tra­ba­jo. Ese mun­do está inte­gra­do bási­ca­men­te por muje­res y jóve­nes pobres, en gene­ral de piel oscu­ra, que viven en áreas rura­les y en peri­fe­rias urba­nas. Son los más intere­sa­dos en cam­biar el mun­do, por­que son los que no tie­nen nada que per­der.

El otro aba­jo es dife­ren­te. En 1929 sólo uno por cien­to de los esta­du­ni­den­ses tenía accio­nes que coti­za­ban en la bol­sa de Wall Street. En 1965 ya eran 10 por cien­to, y en 1980, 14 por cien­to. Pero en 2010 50 por cien­to de los esta­du­ni­den­ses eran pro­pie­ta­rios de accio­nes. Con la pri­va­ti­za­ción del sis­te­ma de jubi­la­cio­nes y la crea­ción de los fon­dos de pen­sio­nes, todo un sec­tor de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que­dó engra­pa­do al capi­tal. Gene­ral Motors y Chrys­ler fue­ron sal­va­das de la quie­bra en 2009 por los apor­tes de los fon­dos con­tro­la­dos por los sin­di­ca­tos.

La segun­da mine­ra del mun­do, la bra­si­le­ña Vale, recha­za­da por ambien­ta­lis­tas y sin tie­rra, es con­tro­la­da por Pre­vi, fon­do de pen­sio­nes de los emplea­dos del Ban­co de Bra­sil, que tie­ne jun­to al BNDES una sóli­da mayo­ría en el con­se­jo de admi­nis­tra­ción de la mul­ti­na­cio­nal. Los fon­dos de pen­sio­nes de Bra­sil tie­nen inver­sio­nes que repre­sen­tan casi 20 por cien­to del PIB del país emer­gen­te y con­tro­lan enor­mes empre­sas y gru­pos eco­nó­mi­cos. Los fon­dos son el núcleo de la acu­mu­la­ción de capi­tal y son ges­tio­na­dos por sin­di­ca­tos, empre­sas y Esta­do.

Se tra­ta ape­nas de dos ejem­plos bien dis­tan­tes para ilus­trar el hecho de que la izquier­da social, o los movi­mien­tos, supues­ta­men­te anti­sis­té­mi­cos, tie­nen intere­ses con­tra­dic­to­rios.

La ter­ce­ra cues­tión es que si reco­no­ce­mos esta diver­si­dad de intere­ses es para cons­truir estra­te­gias de cam­bio que estén enrai­za­das en la reali­dad y no en decla­ra­cio­nes o ideo­lo­gías. ¿Cómo unir obre­ros manua­les que ganan una mise­ria con emplea­dos de cue­llo blan­co que se sien­ten más cer­ca del patrón que de sus her­ma­nos de cla­se?

Los obre­ros que cons­tru­yen la gigan­tes­ca hidro­eléc­tri­ca de Belo Mon­te en Bra­sil, que será la ter­ce­ra del mun­do, se lan­za­ron a la huel­ga en diciem­bre por­que ganan 500 dóla­res men­sua­les por 12 horas dia­rias de tra­ba­jo y la comi­da que les sir­ven está podri­da. Los repre­sen­tan­tes sin­di­ca­les fue­ron has­ta la obra para con­ven­cer a los obre­ros de que vol­vie­ran al tra­ba­jo. Los fon­dos de pen­sio­nes de tres empre­sas esta­ta­les tie­nen 25 por cien­to de las accio­nes del con­sor­cio que cons­tru­ye Belo Mon­te.

Los tra­ba­ja­do­res de Petro­bras, de la Caja Eco­nó­mi­ca Fede­ral y del Ban­co do Bra­sil están intere­sa­dos en el éxi­to de Belo Mon­te ya que sus fon­dos de pen­sio­nes, con­tro­la­dos en gran medi­da por dele­ga­dos sin­di­ca­les, repar­ti­rán más dine­ro a cos­ta de la explo­ta­ción de los obre­ros, de la natu­ra­le­za y de los indí­ge­nas que des­pla­za la hidro­eléc­tri­ca.

La cuar­ta es que toda estra­te­gia para cam­biar el sis­te­ma debe ins­ta­lar­se sóli­da­men­te entre aque­llos que más sufren este sis­te­ma, los del sótano. Pen­sar en la uni­dad orgá­ni­ca de los de aba­jo es colo­car en el timón de man­do a los que hablan y nego­cian mejor, a los que tie­nen más medios para estar allí don­de se toman las deci­sio­nes, o sea, el arri­ba del aba­jo. Son los que mejor se mue­ven en las orga­ni­za­cio­nes for­ma­les, las que cuen­tan con loca­les amplios y cómo­dos, fun­cio­na­rios y medios de comu­ni­ca­ción y de trans­por­te.

Los del sótano se reúnen don­de pue­den. A menu­do en la calle, el espa­cio más demo­crá­ti­co, como los Occupy Wall Street, los indig­na­dos de Gre­cia y Espa­ña, y los rebel­des de El Cai­ro. No lo hacen en torno a un pro­gra­ma sino a un plan de acción. Y, cla­ro, son des­or­de­na­dos, hablan a la vez y a bor­bo­to­nes.

Las estra­te­gias para cam­biar el mun­do deben par­tir, a mi modo de ver, de la crea­ción de espa­cios para que los dife­ren­tes aba­jos, o izquier­das, se conoz­can, encuen­tren for­mas de comu­ni­car­se y de hacer, y esta­blez­can lazos de con­fian­za. Pue­de pare­cer poco, pero el pri­mer paso es com­pren­der que ambos sec­to­res, o tra­yec­to­rias, nos nece­si­ta­mos, ya que el enemi­go con­cen­tra más poder que nun­ca.

Fuen­te: http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​2​/​0​1​/​2​7​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​s​e​c​t​i​o​n​=​o​p​i​n​i​o​n​&​a​r​t​i​c​l​e​=​0​2​3​a​1​pol

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *