Azku­na, el bata­lla­dor- Mikel Arizaleta

Al alcal­de de Bil­bao le gus­ta la fra­se rotun­da, la cita y el pan­fle­to. Es un pega­dor y un mal enca­ja­dor. Repar­te man­do­bles con des­par­pa­jo y se irri­ta ante quien se plan­ta ante él. Diría­mos que es un alcal­de de ordeno y man­do, de los de antes, de los machos de siem­pre, de la ley, de su ley con fuer­te olor a intere­ses pri­va­dos de unos y des­pre­cio gor­do por otros. “Gue­rra al nava­je­ro” es uno de sus lemas pan­fle­ta­rios. Sue­le acu­sar siem­pre que pue­de a la izquier­da aber­tza­le de ser gue­rre­ra, de haber cerra­do un ojo ante las accio­nes de ETA, pero él jamás ha asis­ti­do y ha calla­do reite­ra­da­men­te en los muchos ani­ver­sa­rios cele­bra­dos en Bil­bao con­tra el ase­si­na­to de San­ti Brouard, tenien­te alcal­de del Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, por los apa­ra­tos del Estado.

En la maña­na del 16 de abril del 2011 dos acti­vis­tas con­tra la gue­rra de Libia esca­la­ron la facha­da de la sede del PNV en Bil­bao, Sabin Etxea, y colo­ca­ron una pan­car­ta gigan­te con el lema “EAJ-PNV: Sí a la gue­rra. Gerra inpe­ria­lis­ta­rik ez” (No a la gue­rra impe­ria­lis­ta) y per­ma­ne­cie­ron col­ga­dos has­ta que los bom­be­ros, a peti­ción de la Ertzain­tza, los bajaron.

El día 26 de Febre­ro de 2012, los acti­vis­tas Ismael Orte­ga e Inaxio Men­jon fue­ron cita­dos al juz­ga­do de ins­truc­ción nº 7 de Bil­bao encau­sa­dos por un deli­to de fal­ta con­tra el orden públi­co. Por supues­to, antes y aho­ra con el silen­cio férreo del par­lan­chín alcal­de Azkuna

El 22 de mar­zo de 2011 el con­gre­so de dipu­tados apro­bó con los votos favo­ra­bles de PNV la par­ti­ci­pa­ción de Espa­ña en la gue­rra en Libia, que tras meses de enfren­ta­mien­tos en las calles de Libia y 20.000 ata­ques aéreos por par­te de la OTAN el esta­do espa­ñol, con el apo­yo del PNV, ha con­tri­bui­do a la des­truc­ción de un país que solo en los seis pri­me­ros meses tuvo al menos 50.000 muer­tos, ade­más de miles de refu­gia­dos. La apues­ta béli­ca como una par­te más de la pro­tec­ción de unos intere­ses eco­nó­mi­cos que no sólo se refie­ren al petró­leo y el gas, sino a la com­pra-ven­ta de armas en las que el esta­do espa­ñol se ha gas­ta­do en esta inter­ven­ción mili­tar en Libia 123 millo­nes de euros. Las empre­sas vas­cas ITP y SENER tam­bién hacen nego­cio con esta gue­rra, por supues­to con el silen­cio del Alcal­de de Bilbao

Azku­na alcal­de de un PNV, par­ti­da­rio casi siem­pre de gue­rras y matan­zas, calla cuan­do debie­ra hablar en defen­sa de dos jóve­nes de su ciu­dad que denun­cia­ron acti­va­men­te la par­ti­ci­pa­ción de su par­ti­do en una gue­rra inhu­ma­na en defen­sa de eco­no­mías depre­da­do­ras y que hoy son cita­dos ante un tri­bu­nal de injus­ti­cia no quie­nes par­ti­ci­pa­ron en la muti­la­ción y el exter­mi­nio de libios sino quie­nes denun­cia­ron su matan­za. Y, como a menu­do, el acu­sa­dor de otros calla ante la gra­ve res­pon­sa­bi­li­dad propia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.