31 de enero ante el Tri­bu­nal en Vene­zue­la: fase cla­ve en el deve­nir del poe­ta del pue­blo, Julián Con­ra­do, y en el deve­nir de la soli­da­ri­dad de los pue­blos- ABP

2012 – 01-26-abpno­ti­cias- Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­na­lis­ta: ima­gen y con­tex­to; con sus­ten­to legal de Coor­di­na­do­ra Que No Calle el Can­tor, FUNDALATIN, defen­sa de Julián Con­ra­do
Antes de que el can­tor del pue­blo colom­biano, Julián Con­ra­do, denun­cia­se públi­ca­men­te que hay pla­nes para ase­si­nar­lo por par­te del esta­do colom­biano, den­tro de la cár­cel de la Direc­ción de Inte­li­gen­cia Mili­tar (DIM), infor­ma­ción que el mis­mo cuer­po de inves­ti­ga­cio­nes pro­ce­sa, el día 12/​01/​12 la defen­sa de Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, exi­gió ante el Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) su LIBERTAD INMEDIATA, ente judi­cial que “con­cen­tra” tres jui­cios sin res­pues­ta (Habeas Cor­pus, Ape­la­ción por ile­gal medi­da cau­te­lar de deten­ción y jui­cio de extra­di­ción ile­gal). El tro­va­dor colom­biano Julián Con­ra­do está hoy pre­so sin pena judi­cial, en vio­la­ción de la pro­pia cons­ti­tu­ción boli­va­ria­na.

1. Soli­ci­tud de la defen­sa de Julián Con­ra­do, escri­to y sus­ten­to legal por el cual si se res­pe­ta la ley, el DIH y la cons­ti­tu­ción, debe­ría no sola­men­te negar­se rotun­da­men­te la extra­di­ción de mane­ra defi­ni­ti­va, sino ser pues­to en inme­dia­ta liber­tad Julián Con­ra­do, bajo pro­tec­ción de la figu­ra de Asi­lo:

. “De mane­ra res­pe­tuo­sa ocu­rri­mos a usted para soli­ci­tar la liber­tad de Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter iden­ti­fi­ca­do con la cedu­la de iden­ti­dad N° 9.281.858, actual­men­te interno en la sede del DIM; aten­dien­do a las siguien­tes con­si­de­ra­cio­nes:

(…) la Cons­ti­tu­ción de la Repu­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, en el artícu­lo cua­ren­ta y nue­ve (49) que esta­ble­ce el prin­ci­pio del Debi­do Pro­ce­so, se apli­ca­rá a todas las actua­cio­nes Judi­cia­les y Admi­nis­tra­ti­vas; este pre­cep­to cons­ti­tu­cio­nal es de carác­ter nor­ma­ti­vo, es decir, de inme­dia­to cum­pli­mien­to (…)”

El Esta­do colom­biano obvió la soli­ci­tud legal de extra­di­ción, fue dete­ni­do sin lega­li­dad algu­na, con una orden de la írri­ta Inter­pol, con car­gos si prue­bas ni evi­den­cias.

“Sin embar­go, el día vier­nes 05 de agos­to del año 2011, en horas de la tar­de, el Minis­te­rio Publi­co reali­zo en el Juz­ga­do vein­ti­séis (26) de Pri­me­ra Ins­tan­cia en Fun­ción de Con­trol del Cir­cui­to Judi­cial Penal del Área Metro­po­li­ta­na de Cara­cas, Audien­cia de Pre­sen­ta­ción del ciu­da­dano Extran­je­ro Gui­ller­mo Torres Cue­ter, en la cau­sa nume­ro 14.905−11.

En esa audien­cia el Minis­te­rio Públi­co soli­ci­to al men­cio­na­do tri­bu­nal, se impu­sie­ra la Medi­da Cau­te­lar esta­ble­ci­da en el artícu­lo 396 del Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal (COPP). Pre­sen­tan­do como ele­men­tos de con­vic­ción de su soli­ci­tud, un acta fir­ma­da por fun­cio­na­rios del DIM, en el cual seña­la las cir­cuns­tan­cias de tiem­po, modo y lugar del acto de cap­tu­ra con fecha pos­te­rior a la del 31 de mayo del año 2011; así mis­mo, pre­sen­to copia de la cir­cu­lar de Inter­pol iden­ti­fi­ca­da de la siguien­te mane­ra: ‘N° DE CONTROL: A- 706/​7- 2002. N° DE EXPEDIENTE: 200216156. Fecha de publi­ca­ción 23 de julio de 2002. En don­de se le soli­ci­ta por la comi­sión de los siguien­tes deli­tos: 1.-) octu­bre de 1999 extor­sión de 200 millo­nes de COP a un ciu­da­dano colom­biano a tra­vés de lla­ma­da tele­fó­ni­ca (des­de la sel­va). 2.-) Parran­da Seca 09 de junio 2001 ata­que arma­do con­tra miem­bros del ejér­ci­to resul­tan­do heri­dos dos sol­da­dos’ (a más de 1.000 km don­de se encon­tra­ba Julián Con­ra­do en los diá­lo­gos de paz del Cagüan). Como resul­ta­do de esta audien­cia la hono­ra­ble Juez deci­dió aco­ger la soli­ci­tud del Minis­te­rio Públi­co orde­nan­do la deten­ción del pre­nom­bra­do ciu­da­dano. Ade­más esta­ble­ció como sitio de reclu­sión los cala­bo­zos del DIM. Tam­bién ordeno remi­tir lo actua­do al Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia, indi­can­do con ello el ‘ini­cio de un pro­ce­so de extra­di­ción pasi­va’.”

Se que­bran­ta­ron lap­sos peren­to­rios y obli­gan­tes

“No obs­tan­te, el hecho públi­co y noto­rio de la cap­tu­ra efec­tua­da el día 31 de mayo de 2011, en el esta­do de Bari­nas, del ciu­da­dano extran­je­ro de nacio­na­li­dad colom­bia­na, Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, anun­cia­da por las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas en los prin­ci­pa­les medio de comunicación.Cabe des­ta­car que esta audien­cia se rea­li­za des­pués de haber trans­cu­rri­do un tiem­po mayor de las cua­ren­ta y ocho (48) horas al pla­zo pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y en el artícu­lo 396 COPP,…Según la nor­ma Cons­ti­tu­cio­nal cita­da y lo esta­ble­ci­do en el Artícu­lo 191 del Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal, el pla­zo de pre­sen­ta­ción no pue­de ser que­bran­tan­do bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cias, y por ello se san­cio­na con la nuli­dad abso­lu­ta.

Hay un lími­te que sí es vital en mate­ria de extra­di­ción, la más efec­ti­va garan­tía de los Dere­chos y de la dig­ni­dad de la per­so­na huma­na; Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, fue aprehen­di­do sin orden judi­cial, sin con­trol judi­cial de la soli­ci­tud de la Inter­pol y pre­sen­ta­do ante el Juez de Con­trol sesen­ta y cin­co (65) con­ti­nuos des­pués de su ile­gal cap­tu­ra y vio­lan­do ele­men­ta­les garan­tías.

2.- El Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal, en los artícu­los tres­cien­tos noven­ta y seis (396) orde­na lo siguien­te: “…que seña­la­rá el tér­mino peren­to­rio para la pre­sen­ta­ción de la docu­men­ta­ción, que no será mayor de sesen­ta días con­ti­nuos” y el tres­cien­tos noven­ta sie­te (397) que esta­ble­ce “Ven­ci­dos el lap­so al que se refie­re el artícu­lo ante­rior, el Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia orde­na­rá la Liber­tad del aprehen­di­do si no se pro­du­jo la docu­men­ta­ción ofre­ci­da…”

3.- Esta defen­sa soli­ci­to la Liber­tad por ven­ci­mien­to de tér­mino por pri­me­ra vez el día 06-10-2011; la segun­da el día 20-10-2011, sin obte­ner nin­gu­na res­pues­ta a dichas peti­cio­nes vio­lan­do con ello el artícu­lo 26 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la (CRBV) y lo dis­pues­to en el artícu­lo cien­to seten­ta y sie­te (177) del Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal (COPP).

4.- El día 17 de octu­bre del año 2011, el Minis­te­rio Públi­co a tra­vés de la Abg. Teo­lin­da Ramos intro­du­jo ante la Sala Penal del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia copia de la nota ver­bal E‑00739, de fecha de fecha 28 de sep­tiem­bre de 2011, median­te la cual la emba­ja­da de la Repú­bli­ca de Colom­bia en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, remi­te los ofi­cios DVJ-300, del 22 de sep­tiem­bre de 2011, pro­ce­den­te del Minis­te­rio de Jus­ti­cia y del Dere­cho de Colom­bia, ade­más, el ofi­cio 209 D‑99 del 08 de sep­tiem­bre de 2011, pro­ce­den­te de la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación Uni­dad Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos con los cua­les se pre­sen­ta la soli­ci­tud for­mal de extra­di­ción del ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter por los deli­tos Reclu­ta­mien­to Ilí­ci­to y Des­apa­ri­ción For­za­da.”

Colom­bia inten­ta, nue­va­men­te, soli­ci­tud de extra­di­ción “legal”, con otras acu­sa­cio­nes a las ori­gi­na­rias hechas atre­ves de Inter­pol, estan­do esto expre­sa­men­te prohi­bi­do

“(…) La Fis­ca­lía Gene­ral de la Repú­bli­ca de Vene­zue­la por inter­me­dio de la Fis­cal Gene­ral la Doc­to­ra Lui­sa Orte­ga Díaz, reali­zo un pro­nun­cia­mien­to públi­co y noto­rio en el cual infor­mo que no pro­ce­de la extra­di­ción del ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Cue­ter Torres por “haber incon­gruen­cia de los moti­vos de la deten­ción ini­cial, moti­va­da por la soli­ci­tud de Inter­pol, con los ale­ga­tos pre­sen­ta­dos pos­te­rior­men­te por el gobierno colom­biano para fun­da­men­tar la mis­ma”

6.- Con­si­de­ra esta defen­sa han varia­do las cir­cuns­tan­cias, lo que hace pro­ce­den­te la soli­ci­tud cam­bio de la Medi­da Cau­te­lar esta­ble­ci­da en el artícu­lo 396 COPP, debi­do a las siguien­tes con­si­de­ra­cio­nes:

a.- La docu­men­ta­ción Judi­cial Pre­sen­ta­da por el gobierno colom­biano vio­la prin­ci­pios que rigen los pro­ce­sos de extra­di­ción, en par­ti­cu­lar el Prin­ci­pio de Espe­cia­li­dad en vir­tud del cual el Esta­do requi­ren­te no podrá exten­der el enjui­cia­mien­to, ni la con­de­na a hechos dis­tin­tos de los que de mane­ra espe­cí­fi­ca han dado lugar a la extra­di­ción, ni some­ter a la per­so­na entre­ga­da a la eje­cu­ción de con­de­na dis­tin­ta.

Cabe acla­rar que el ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter fue dete­ni­do de mane­ra arbi­tra­ria el día 31 de mayo del 2011 en vir­tud de la soli­ci­tud de Inter­pol N° A- 706 – 7 ‑2002 por el deli­to de Extor­sión y Lesio­nes y fue pre­sen­ta­do sesen­ta y seis (66) días des­pués de su cap­tu­ra, el día cinco(05) de agos­to del 2011, por el Minis­te­rio Públi­co ante el Tri­bu­nal Vein­ti­séis (26) de Pri­me­ra Ins­tan­cia en Fun­cio­nes de Con­trol del Área Metro­po­li­ta­na de Cara­cas, ini­cian­do de esta mane­ra la “lega­li­za­ción de la cap­tu­ra” con fines de extra­di­ción. De igual mane­ra, se vio­la el Prin­ci­pio de Doble Incri­mi­na­ción cuya fina­li­dad estri­ba en que debe haber iden­ti­dad de nor­ma de tal mane­ra que el hecho delic­ti­vo por el cual se recla­ma al indi­vi­duo este incri­mi­na­do tan­to en el Esta­do reque­ri­do como en el Esta­do Requi­ren­te y ser puni­ble en el caso con­cre­to. Obser­va­mos que en la docu­men­ta­ción Judi­cial pre­sen­ta­da por el Esta­do Colom­biano se le impu­ta aho­ra por el deli­to de Reclu­ta­mien­to Ilí­ci­to; este tipo penal no exis­te en la legis­la­ción penal Vene­zo­la­na. Así mis­mo, se le impu­ta el deli­to de Des­apa­ri­ción For­za­da, este deli­to en la legis­la­ción vene­zo­la­na es de Suje­to Acti­vo Cua­li­fi­ca­do, es decir, se requie­re la cali­dad de fun­cio­na­rio públi­co. Asi­mis­mo, se pue­de apre­ciar que en “el pro­ce­so 4219 y 4262 el señor Torres Cue­ter fue vin­cu­la­do y pro­ce­sa­do en cali­dad de per­so­na ausen­te…” En la Cons­ti­tu­ción de la Repu­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y en el Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal en el artícu­lo 125 nume­ral 12 se esta­ble­ce como dere­chos del impu­tado “No ser juz­ga­do o juz­ga­da en ausen­cia…”

Dere­chos espe­cia­les de pro­tec­ción de los “com­ba­tien­tes” con­for­me al DIH

“(..) Por otra par­te, la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la está obli­ga­da por el Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio, Pro­to­co­lo Adi­cio­nal a los Con­ve­nios de Gine­bra de 1949 Rela­ti­vos a la Pro­tec­ción de las Víc­ti­mas de los Con­flic­tos Arma­dos Sin Carác­ter Inter­na­cio­nal, de fecha 12 de diciem­bre de 1977, a dar un tra­to Humano al ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, tal como lo esta­ble­ce de mane­ra taxa­ti­va el artícu­lo 4.- Garan­tías fun­da­men­ta­les, “Todas las per­so­nas que no par­ti­ci­pen direc­ta­men­te­men­te en las hos­ti­li­da­des, o que haya deja­do de par­ti­ci­par en ellas, estén o no pri­va­das de liber­tad, tie­nen dere­cho a que se res­pe­ten su per­so­na, su honor, sus con­vic­cio­nes…” y en el artícu­lo 6.- Dili­gen­cias Pena­les, en el lite­ral (e) esta­ble­ce “toda per­so­na acu­sa­da de una infrac­ción ten­drá dere­cho a hallar­se pre­sen­te al ser juz­ga­da” de igual mane­ra el Títu­lo 3.- Heri­dos, Enfer­mos y Náu­fra­gos, en el articu­lo 7.- Pro­tec­ción y asis­ten­cia esta­ble­ce “Todos los heri­dos, enfer­mos y náu­fra­gos, hayan o no toma­do par­te en el con­flic­to arma­do, serán res­pe­ta­dos y pro­te­gi­dos” Es un hecho cier­to que Colom­bia vive un con­flic­to Social y Arma­do; que el ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, par­ti­ci­po en esa con­fron­ta­ción fra­tri­ci­da, pero por volun­tad pro­pia y por razo­nes de salud, dejo volun­ta­ria­men­te las armas (…) de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia Ejer­ci­to del Pue­blo, FARC-EP. Orga­ni­za­ción ha fir­ma­do innu­me­ra­bles acuer­dos de Cese Al Fue­go y de Paz con el Gobierno de Colom­bia, que tam­bién es un hecho públi­co y noto­rio. En con­se­cuen­cia esta defen­sa exi­ge el estric­to cum­pli­mien­to de las nor­mas del DIH y la apli­ca­ción inme­dia­ta de 22 y 23 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la.

PETITORIO AL TSJ:

A.- Con fun­da­men­to legal en los artícu­los arri­ba des­cri­tos, que son nor­mas de orden públi­co; soli­ci­ta­mos la Liber­tad por ven­ci­mien­tos del tér­mino peren­to­rio del artícu­lo 396 COPP, nor­mas pre­ci­ta­das de DIH o en su defec­to orde­ne la sus­ti­tu­ción de la Medi­da Cau­te­lar Pri­va­ción Judi­cial Pre­ven­ti­va de Liber­tad por otra medi­da menos gra­vo­sa. Res­pon­dien­do a al sur­gi­mien­to de las nue­vas cir­cuns­tan­cias des­cri­ta ante­rior­men­te.

B.- Soli­ci­ta­mos el cum­pli­mien­to de la Tute­la Judi­cial Efec­ti­va esta­ble­ci­da en el artícu­lo vein­ti­séis (26) de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. El estric­to cum­pli­mien­to de las nor­mas del Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio, DIH y la apli­ca­ción inme­dia­ta de 22 y 23 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la.

Espe­ra­mos res­pues­ta opor­tu­na a esta nue­va peti­ción.” (…)

Asi, con­ti­nua­mos a la espe­ra de jus­ti­cia, con dig­ni­dad boli­va­ria­na.

¡Aman­do ven­ce­re­mos!

_​_​_​_​_​_​_​

2. Nota de con­tex­to esen­cial: Vene­zue­la se pue­de ampa­rar en el DIH y no entre­gar a Julián Con­ra­do

El can­tor Julián Con­ra­do está muy enfer­mo, ha sobre­vi­vi­do a varios bom­bar­deos, a leish­ma­nia­sis, a palu­dis­mos varios, está gra­ve­men­te afec­ta­do de salud: por evi­den­tes razo­nes éti­cas y huma­ni­ta­rias corres­pon­de el Asi­lo polí­ti­co y tam­bién el Asi­lo huma­ni­ta­rio. El dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio ampa­ra este asi­lo.

La Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra impi­de entre­gar a un per­se­gui­do polí­ti­co a Colom­bia, un país en el que falle­cen con inusi­ta­da fre­cuen­cia los pre­sos polí­ti­cos: por tor­tu­ra y dene­ga­ción de asis­ten­cia médica(varios pre­sos polí­ti­cos empu­ja­dos a la muer­te en el 2011, y 2012). El esta­do colom­biano es denun­cia­do por la Orga­ni­za­ción Mun­dial Con­tra la Tor­tu­ra (OMCT) y por la Coa­li­ción Con­tra la Tor­tu­ra (CCCT) como un esta­do tor­tu­ra­dor: el infor­me de agos­to 2011 de la CCCT es ate­rra­dor.

La Con­ven­ción de Gine­bra impi­de entre­gar a un com­ba­tien­te, o per­se­gui­do polí­ti­co, ade­más enfer­mo, y más cuan­do este ha soli­ci­ta­do asi­lo; corres­pon­de que Vene­zue­la le otor­gue el asi­lo, y si no quie­re hacer­lo, que lo remi­ta a un ter­cer país que sea efec­ti­va­men­te neu­tral. La pro­pia cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na impi­de esta entre­ga: cla­ra­men­te si Julián Con­ra­do es entre­ga­do, será otra ile­ga­li­dad más, aun­que hayan teji­do, mediá­ti­ca­men­te, una apa­rien­cia de lega­li­dad para cubrir­se en este caso un poco más que lo que hicie­ron con el perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra, que fue entre­ga­do en total ile­ga­li­dad, sin acce­so alguno a abo­ga­dos ni a defen­sa. Se espe­ra que en el caso del can­tor Julián Con­ra­do el dere­cho a defen­sa sea más que una apa­rien­cia, y que pron­to las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas se ape­guen a la lega­li­dad, res­pe­tan­do el DIH que impi­de entre­gar al can­tor al gobierno colom­biano.

El Fis­cal no le impu­tó nin­gún deli­to a Julián en Vene­zue­la: por lo cual si se res­pe­ta­ra la lega­li­dad hoy debe­ría estar libre. Su situa­ción es preo­cu­pan­te. Sus abo­ga­dos han denun­cia­do la ile­ga­li­dad ope­ra­da des­de Colom­bia, y tam­bién las ile­ga­li­da­des en Vene­zue­la. El mane­jo ile­gal de la huma­ni­dad de los per­se­gui­dos polí­ti­cos por par­te de la cola­bo­ra­ción de fuer­zas repre­si­vas colom­bia­nas y vene­zo­la­nas, es gra­ve pues desem­bo­ca la mayo­ría de las veces en entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos, en las que éstos son pri­va­dos de todos sus dere­chos, y entre­ga­dos a un esta­do tor­tu­ra­dor como el colom­biano. Se cuen­tan ya por dece­nas los per­se­gui­dos polí­ti­cos entre­ga­dos de mane­ra ile­gal al régi­men colom­biano por par­te de Vene­zue­la: han sido entre­ga­dos inclu­so varios heri­dos y enfer­mos en vio­la­ción al DIH. La cace­ría huma­na que imple­men­ta el régi­men colom­biano, bajo las direc­tri­ces esta­dou­ni­den­ses, es una medi­da de gue­rra sucia con­tra la pobla­ción.

Que no sea entre­ga­do el can­tor Julián Con­ra­do a una tor­tu­ra segu­ra. Que no sea aca­lla­do el can­tor en Colom­bia, o en EEUU. Pedi­mos a todos los medios alter­na­ti­vos, a todo ser humano cons­cien­te, que ayu­de a infor­mar del tema.

_​_​_​_​_​

VIDEO- Julián Con­ra­do: «Sé que hay pla­nes para ase­si­nar­me». Des­de su maz­mo­rra en

Cara­cas, enero 2012, a 8 meses de ile­gal deten­ción: http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​i​V​f​C​_​i​R​n​xX4

Cri­mi­na­li­za­ción de los cul­to­res: impi­da­mos el “poe­ti­ci­dio” y el “can­ti­ci­dio” en Colom­bia (Últi­mo Video de Julián Con­ra­do – INÉDITO)

Julián Con­ra­do EXIGIMOS LIBERTAD y ASILO

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *