31 de enero ante el Tri­bu­nal en Vene­zue­la: fase cla­ve en el deve­nir del poe­ta del pue­blo, Julián Con­ra­do, y en el deve­nir de la soli­da­ri­dad de los pue­blos- ABP

2012 – 01-26-abpno­ti­cias- Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­na­lis­ta: ima­gen y con­tex­to; con sus­ten­to legal de Coor­di­na­do­ra Que No Calle el Can­tor, FUNDALATIN, defen­sa de Julián Conrado
Antes de que el can­tor del pue­blo colom­biano, Julián Con­ra­do, denun­cia­se públi­ca­men­te que hay pla­nes para ase­si­nar­lo por par­te del esta­do colom­biano, den­tro de la cár­cel de la Direc­ción de Inte­li­gen­cia Mili­tar (DIM), infor­ma­ción que el mis­mo cuer­po de inves­ti­ga­cio­nes pro­ce­sa, el día 12/​01/​12 la defen­sa de Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, exi­gió ante el Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) su LIBERTAD INMEDIATA, ente judi­cial que “con­cen­tra” tres jui­cios sin res­pues­ta (Habeas Cor­pus, Ape­la­ción por ile­gal medi­da cau­te­lar de deten­ción y jui­cio de extra­di­ción ile­gal). El tro­va­dor colom­biano Julián Con­ra­do está hoy pre­so sin pena judi­cial, en vio­la­ción de la pro­pia cons­ti­tu­ción boli­va­ria­na.

1. Soli­ci­tud de la defen­sa de Julián Con­ra­do, escri­to y sus­ten­to legal por el cual si se res­pe­ta la ley, el DIH y la cons­ti­tu­ción, debe­ría no sola­men­te negar­se rotun­da­men­te la extra­di­ción de mane­ra defi­ni­ti­va, sino ser pues­to en inme­dia­ta liber­tad Julián Con­ra­do, bajo pro­tec­ción de la figu­ra de Asilo:

. “De mane­ra res­pe­tuo­sa ocu­rri­mos a usted para soli­ci­tar la liber­tad de Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter iden­ti­fi­ca­do con la cedu­la de iden­ti­dad N° 9.281.858, actual­men­te interno en la sede del DIM; aten­dien­do a las siguien­tes consideraciones:

(…) la Cons­ti­tu­ción de la Repu­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, en el artícu­lo cua­ren­ta y nue­ve (49) que esta­ble­ce el prin­ci­pio del Debi­do Pro­ce­so, se apli­ca­rá a todas las actua­cio­nes Judi­cia­les y Admi­nis­tra­ti­vas; este pre­cep­to cons­ti­tu­cio­nal es de carác­ter nor­ma­ti­vo, es decir, de inme­dia­to cumplimiento (…)”

El Esta­do colom­biano obvió la soli­ci­tud legal de extra­di­ción, fue dete­ni­do sin lega­li­dad algu­na, con una orden de la írri­ta Inter­pol, con car­gos si prue­bas ni evidencias.

“Sin embar­go, el día vier­nes 05 de agos­to del año 2011, en horas de la tar­de, el Minis­te­rio Publi­co reali­zo en el Juz­ga­do vein­ti­séis (26) de Pri­me­ra Ins­tan­cia en Fun­ción de Con­trol del Cir­cui­to Judi­cial Penal del Área Metro­po­li­ta­na de Cara­cas, Audien­cia de Pre­sen­ta­ción del ciu­da­dano Extran­je­ro Gui­ller­mo Torres Cue­ter, en la cau­sa nume­ro 14.905−11.

En esa audien­cia el Minis­te­rio Públi­co soli­ci­to al men­cio­na­do tri­bu­nal, se impu­sie­ra la Medi­da Cau­te­lar esta­ble­ci­da en el artícu­lo 396 del Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal (COPP). Pre­sen­tan­do como ele­men­tos de con­vic­ción de su soli­ci­tud, un acta fir­ma­da por fun­cio­na­rios del DIM, en el cual seña­la las cir­cuns­tan­cias de tiem­po, modo y lugar del acto de cap­tu­ra con fecha pos­te­rior a la del 31 de mayo del año 2011; así mis­mo, pre­sen­to copia de la cir­cu­lar de Inter­pol iden­ti­fi­ca­da de la siguien­te mane­ra: ‘N° DE CONTROL: A- 706/​7- 2002. N° DE EXPEDIENTE: 200216156. Fecha de publi­ca­ción 23 de julio de 2002. En don­de se le soli­ci­ta por la comi­sión de los siguien­tes deli­tos: 1.-) octu­bre de 1999 extor­sión de 200 millo­nes de COP a un ciu­da­dano colom­biano a tra­vés de lla­ma­da tele­fó­ni­ca (des­de la sel­va). 2.-) Parran­da Seca 09 de junio 2001 ata­que arma­do con­tra miem­bros del ejér­ci­to resul­tan­do heri­dos dos sol­da­dos’ (a más de 1.000 km don­de se encon­tra­ba Julián Con­ra­do en los diá­lo­gos de paz del Cagüan). Como resul­ta­do de esta audien­cia la hono­ra­ble Juez deci­dió aco­ger la soli­ci­tud del Minis­te­rio Públi­co orde­nan­do la deten­ción del pre­nom­bra­do ciu­da­dano. Ade­más esta­ble­ció como sitio de reclu­sión los cala­bo­zos del DIM. Tam­bién ordeno remi­tir lo actua­do al Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia, indi­can­do con ello el ‘ini­cio de un pro­ce­so de extra­di­ción pasiva’.”

Se que­bran­ta­ron lap­sos peren­to­rios y obligantes

“No obs­tan­te, el hecho públi­co y noto­rio de la cap­tu­ra efec­tua­da el día 31 de mayo de 2011, en el esta­do de Bari­nas, del ciu­da­dano extran­je­ro de nacio­na­li­dad colom­bia­na, Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, anun­cia­da por las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas en los prin­ci­pa­les medio de comunicación.Cabe des­ta­car que esta audien­cia se rea­li­za des­pués de haber trans­cu­rri­do un tiem­po mayor de las cua­ren­ta y ocho (48) horas al pla­zo pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y en el artícu­lo 396 COPP,…Según la nor­ma Cons­ti­tu­cio­nal cita­da y lo esta­ble­ci­do en el Artícu­lo 191 del Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal, el pla­zo de pre­sen­ta­ción no pue­de ser que­bran­tan­do bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cias, y por ello se san­cio­na con la nuli­dad absoluta.

Hay un lími­te que sí es vital en mate­ria de extra­di­ción, la más efec­ti­va garan­tía de los Dere­chos y de la dig­ni­dad de la per­so­na huma­na; Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, fue aprehen­di­do sin orden judi­cial, sin con­trol judi­cial de la soli­ci­tud de la Inter­pol y pre­sen­ta­do ante el Juez de Con­trol sesen­ta y cin­co (65) con­ti­nuos des­pués de su ile­gal cap­tu­ra y vio­lan­do ele­men­ta­les garantías.

2.- El Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal, en los artícu­los tres­cien­tos noven­ta y seis (396) orde­na lo siguien­te: “…que seña­la­rá el tér­mino peren­to­rio para la pre­sen­ta­ción de la docu­men­ta­ción, que no será mayor de sesen­ta días con­ti­nuos” y el tres­cien­tos noven­ta sie­te (397) que esta­ble­ce “Ven­ci­dos el lap­so al que se refie­re el artícu­lo ante­rior, el Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia orde­na­rá la Liber­tad del aprehen­di­do si no se pro­du­jo la docu­men­ta­ción ofrecida…”

3.- Esta defen­sa soli­ci­to la Liber­tad por ven­ci­mien­to de tér­mino por pri­me­ra vez el día 06-10-2011; la segun­da el día 20-10-2011, sin obte­ner nin­gu­na res­pues­ta a dichas peti­cio­nes vio­lan­do con ello el artícu­lo 26 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la (CRBV) y lo dis­pues­to en el artícu­lo cien­to seten­ta y sie­te (177) del Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal (COPP).

4.- El día 17 de octu­bre del año 2011, el Minis­te­rio Públi­co a tra­vés de la Abg. Teo­lin­da Ramos intro­du­jo ante la Sala Penal del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia copia de la nota ver­bal E‑00739, de fecha de fecha 28 de sep­tiem­bre de 2011, median­te la cual la emba­ja­da de la Repú­bli­ca de Colom­bia en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, remi­te los ofi­cios DVJ-300, del 22 de sep­tiem­bre de 2011, pro­ce­den­te del Minis­te­rio de Jus­ti­cia y del Dere­cho de Colom­bia, ade­más, el ofi­cio 209 D‑99 del 08 de sep­tiem­bre de 2011, pro­ce­den­te de la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación Uni­dad Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos con los cua­les se pre­sen­ta la soli­ci­tud for­mal de extra­di­ción del ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter por los deli­tos Reclu­ta­mien­to Ilí­ci­to y Des­apa­ri­ción Forzada.”

Colom­bia inten­ta, nue­va­men­te, soli­ci­tud de extra­di­ción “legal”, con otras acu­sa­cio­nes a las ori­gi­na­rias hechas atre­ves de Inter­pol, estan­do esto expre­sa­men­te prohibido

“(…) La Fis­ca­lía Gene­ral de la Repú­bli­ca de Vene­zue­la por inter­me­dio de la Fis­cal Gene­ral la Doc­to­ra Lui­sa Orte­ga Díaz, reali­zo un pro­nun­cia­mien­to públi­co y noto­rio en el cual infor­mo que no pro­ce­de la extra­di­ción del ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Cue­ter Torres por “haber incon­gruen­cia de los moti­vos de la deten­ción ini­cial, moti­va­da por la soli­ci­tud de Inter­pol, con los ale­ga­tos pre­sen­ta­dos pos­te­rior­men­te por el gobierno colom­biano para fun­da­men­tar la misma”

6.- Con­si­de­ra esta defen­sa han varia­do las cir­cuns­tan­cias, lo que hace pro­ce­den­te la soli­ci­tud cam­bio de la Medi­da Cau­te­lar esta­ble­ci­da en el artícu­lo 396 COPP, debi­do a las siguien­tes consideraciones:

a.- La docu­men­ta­ción Judi­cial Pre­sen­ta­da por el gobierno colom­biano vio­la prin­ci­pios que rigen los pro­ce­sos de extra­di­ción, en par­ti­cu­lar el Prin­ci­pio de Espe­cia­li­dad en vir­tud del cual el Esta­do requi­ren­te no podrá exten­der el enjui­cia­mien­to, ni la con­de­na a hechos dis­tin­tos de los que de mane­ra espe­cí­fi­ca han dado lugar a la extra­di­ción, ni some­ter a la per­so­na entre­ga­da a la eje­cu­ción de con­de­na distinta.

Cabe acla­rar que el ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter fue dete­ni­do de mane­ra arbi­tra­ria el día 31 de mayo del 2011 en vir­tud de la soli­ci­tud de Inter­pol N° A- 706 – 7 ‑2002 por el deli­to de Extor­sión y Lesio­nes y fue pre­sen­ta­do sesen­ta y seis (66) días des­pués de su cap­tu­ra, el día cinco(05) de agos­to del 2011, por el Minis­te­rio Públi­co ante el Tri­bu­nal Vein­ti­séis (26) de Pri­me­ra Ins­tan­cia en Fun­cio­nes de Con­trol del Área Metro­po­li­ta­na de Cara­cas, ini­cian­do de esta mane­ra la “lega­li­za­ción de la cap­tu­ra” con fines de extra­di­ción. De igual mane­ra, se vio­la el Prin­ci­pio de Doble Incri­mi­na­ción cuya fina­li­dad estri­ba en que debe haber iden­ti­dad de nor­ma de tal mane­ra que el hecho delic­ti­vo por el cual se recla­ma al indi­vi­duo este incri­mi­na­do tan­to en el Esta­do reque­ri­do como en el Esta­do Requi­ren­te y ser puni­ble en el caso con­cre­to. Obser­va­mos que en la docu­men­ta­ción Judi­cial pre­sen­ta­da por el Esta­do Colom­biano se le impu­ta aho­ra por el deli­to de Reclu­ta­mien­to Ilí­ci­to; este tipo penal no exis­te en la legis­la­ción penal Vene­zo­la­na. Así mis­mo, se le impu­ta el deli­to de Des­apa­ri­ción For­za­da, este deli­to en la legis­la­ción vene­zo­la­na es de Suje­to Acti­vo Cua­li­fi­ca­do, es decir, se requie­re la cali­dad de fun­cio­na­rio públi­co. Asi­mis­mo, se pue­de apre­ciar que en “el pro­ce­so 4219 y 4262 el señor Torres Cue­ter fue vin­cu­la­do y pro­ce­sa­do en cali­dad de per­so­na ausen­te…” En la Cons­ti­tu­ción de la Repu­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y en el Códi­go Orgá­ni­co Pro­ce­sal Penal en el artícu­lo 125 nume­ral 12 se esta­ble­ce como dere­chos del impu­tado “No ser juz­ga­do o juz­ga­da en ausencia…”

Dere­chos espe­cia­les de pro­tec­ción de los “com­ba­tien­tes” con­for­me al DIH

“(..) Por otra par­te, la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la está obli­ga­da por el Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio, Pro­to­co­lo Adi­cio­nal a los Con­ve­nios de Gine­bra de 1949 Rela­ti­vos a la Pro­tec­ción de las Víc­ti­mas de los Con­flic­tos Arma­dos Sin Carác­ter Inter­na­cio­nal, de fecha 12 de diciem­bre de 1977, a dar un tra­to Humano al ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, tal como lo esta­ble­ce de mane­ra taxa­ti­va el artícu­lo 4.- Garan­tías fun­da­men­ta­les, “Todas las per­so­nas que no par­ti­ci­pen direc­ta­men­te­men­te en las hos­ti­li­da­des, o que haya deja­do de par­ti­ci­par en ellas, estén o no pri­va­das de liber­tad, tie­nen dere­cho a que se res­pe­ten su per­so­na, su honor, sus con­vic­cio­nes…” y en el artícu­lo 6.- Dili­gen­cias Pena­les, en el lite­ral (e) esta­ble­ce “toda per­so­na acu­sa­da de una infrac­ción ten­drá dere­cho a hallar­se pre­sen­te al ser juz­ga­da” de igual mane­ra el Títu­lo 3.- Heri­dos, Enfer­mos y Náu­fra­gos, en el articu­lo 7.- Pro­tec­ción y asis­ten­cia esta­ble­ce “Todos los heri­dos, enfer­mos y náu­fra­gos, hayan o no toma­do par­te en el con­flic­to arma­do, serán res­pe­ta­dos y pro­te­gi­dos” Es un hecho cier­to que Colom­bia vive un con­flic­to Social y Arma­do; que el ciu­da­dano Gui­ller­mo Enri­que Torres Cue­ter, par­ti­ci­po en esa con­fron­ta­ción fra­tri­ci­da, pero por volun­tad pro­pia y por razo­nes de salud, dejo volun­ta­ria­men­te las armas (…) de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia Ejer­ci­to del Pue­blo, FARC-EP. Orga­ni­za­ción ha fir­ma­do innu­me­ra­bles acuer­dos de Cese Al Fue­go y de Paz con el Gobierno de Colom­bia, que tam­bién es un hecho públi­co y noto­rio. En con­se­cuen­cia esta defen­sa exi­ge el estric­to cum­pli­mien­to de las nor­mas del DIH y la apli­ca­ción inme­dia­ta de 22 y 23 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

PETITORIO AL TSJ:

A.- Con fun­da­men­to legal en los artícu­los arri­ba des­cri­tos, que son nor­mas de orden públi­co; soli­ci­ta­mos la Liber­tad por ven­ci­mien­tos del tér­mino peren­to­rio del artícu­lo 396 COPP, nor­mas pre­ci­ta­das de DIH o en su defec­to orde­ne la sus­ti­tu­ción de la Medi­da Cau­te­lar Pri­va­ción Judi­cial Pre­ven­ti­va de Liber­tad por otra medi­da menos gra­vo­sa. Res­pon­dien­do a al sur­gi­mien­to de las nue­vas cir­cuns­tan­cias des­cri­ta anteriormente.

B.- Soli­ci­ta­mos el cum­pli­mien­to de la Tute­la Judi­cial Efec­ti­va esta­ble­ci­da en el artícu­lo vein­ti­séis (26) de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. El estric­to cum­pli­mien­to de las nor­mas del Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio, DIH y la apli­ca­ción inme­dia­ta de 22 y 23 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

Espe­ra­mos res­pues­ta opor­tu­na a esta nue­va petición.” (…)

Asi, con­ti­nua­mos a la espe­ra de jus­ti­cia, con dig­ni­dad bolivariana.

¡Aman­do venceremos!

_​_​_​_​_​_​_​

2. Nota de con­tex­to esen­cial: Vene­zue­la se pue­de ampa­rar en el DIH y no entre­gar a Julián Conrado

El can­tor Julián Con­ra­do está muy enfer­mo, ha sobre­vi­vi­do a varios bom­bar­deos, a leish­ma­nia­sis, a palu­dis­mos varios, está gra­ve­men­te afec­ta­do de salud: por evi­den­tes razo­nes éti­cas y huma­ni­ta­rias corres­pon­de el Asi­lo polí­ti­co y tam­bién el Asi­lo huma­ni­ta­rio. El dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio ampa­ra este asilo.

La Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra impi­de entre­gar a un per­se­gui­do polí­ti­co a Colom­bia, un país en el que falle­cen con inusi­ta­da fre­cuen­cia los pre­sos polí­ti­cos: por tor­tu­ra y dene­ga­ción de asis­ten­cia médica(varios pre­sos polí­ti­cos empu­ja­dos a la muer­te en el 2011, y 2012). El esta­do colom­biano es denun­cia­do por la Orga­ni­za­ción Mun­dial Con­tra la Tor­tu­ra (OMCT) y por la Coa­li­ción Con­tra la Tor­tu­ra (CCCT) como un esta­do tor­tu­ra­dor: el infor­me de agos­to 2011 de la CCCT es aterrador.

La Con­ven­ción de Gine­bra impi­de entre­gar a un com­ba­tien­te, o per­se­gui­do polí­ti­co, ade­más enfer­mo, y más cuan­do este ha soli­ci­ta­do asi­lo; corres­pon­de que Vene­zue­la le otor­gue el asi­lo, y si no quie­re hacer­lo, que lo remi­ta a un ter­cer país que sea efec­ti­va­men­te neu­tral. La pro­pia cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na impi­de esta entre­ga: cla­ra­men­te si Julián Con­ra­do es entre­ga­do, será otra ile­ga­li­dad más, aun­que hayan teji­do, mediá­ti­ca­men­te, una apa­rien­cia de lega­li­dad para cubrir­se en este caso un poco más que lo que hicie­ron con el perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra, que fue entre­ga­do en total ile­ga­li­dad, sin acce­so alguno a abo­ga­dos ni a defen­sa. Se espe­ra que en el caso del can­tor Julián Con­ra­do el dere­cho a defen­sa sea más que una apa­rien­cia, y que pron­to las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas se ape­guen a la lega­li­dad, res­pe­tan­do el DIH que impi­de entre­gar al can­tor al gobierno colombiano.

El Fis­cal no le impu­tó nin­gún deli­to a Julián en Vene­zue­la: por lo cual si se res­pe­ta­ra la lega­li­dad hoy debe­ría estar libre. Su situa­ción es preo­cu­pan­te. Sus abo­ga­dos han denun­cia­do la ile­ga­li­dad ope­ra­da des­de Colom­bia, y tam­bién las ile­ga­li­da­des en Vene­zue­la. El mane­jo ile­gal de la huma­ni­dad de los per­se­gui­dos polí­ti­cos por par­te de la cola­bo­ra­ción de fuer­zas repre­si­vas colom­bia­nas y vene­zo­la­nas, es gra­ve pues desem­bo­ca la mayo­ría de las veces en entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos, en las que éstos son pri­va­dos de todos sus dere­chos, y entre­ga­dos a un esta­do tor­tu­ra­dor como el colom­biano. Se cuen­tan ya por dece­nas los per­se­gui­dos polí­ti­cos entre­ga­dos de mane­ra ile­gal al régi­men colom­biano por par­te de Vene­zue­la: han sido entre­ga­dos inclu­so varios heri­dos y enfer­mos en vio­la­ción al DIH. La cace­ría huma­na que imple­men­ta el régi­men colom­biano, bajo las direc­tri­ces esta­dou­ni­den­ses, es una medi­da de gue­rra sucia con­tra la población.

Que no sea entre­ga­do el can­tor Julián Con­ra­do a una tor­tu­ra segu­ra. Que no sea aca­lla­do el can­tor en Colom­bia, o en EEUU. Pedi­mos a todos los medios alter­na­ti­vos, a todo ser humano cons­cien­te, que ayu­de a infor­mar del tema.

_​_​_​_​_​

VIDEO- Julián Con­ra­do: «Sé que hay pla­nes para ase­si­nar­me». Des­de su maz­mo­rra en

Cara­cas, enero 2012, a 8 meses de ile­gal deten­ción: http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​i​V​f​C​_​i​R​n​xX4

Cri­mi­na­li­za­ción de los cul­to­res: impi­da­mos el “poe­ti­ci­dio” y el “can­ti­ci­dio” en Colom­bia (Últi­mo Video de Julián Con­ra­do – INÉDITO)

Julián Con­ra­do EXIGIMOS LIBERTAD y ASILO

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.