Las gran­des mar­cas tex­ti­les inter­na­cio­na­les explo­tan a muje­res marro­quíes

http://kaosenlared.net/media/k2/items/cache/34fd4e0b469b2ccdf7f11c99e7d372b6_XL.jpg

La cor­po­ra­ción inter­na­cio­nal Indi­tex, que inclu­ye las mar­cas Zara, Bersh­ka, Pull&Bear, Stra­di­va­rius, Oysho y Mas­si­mo Dut­ti, fue denun­cia­da por abu­sos a las tra­ba­ja­do­ras en los talle­res tex­ti­les de Tán­ger. El mal­tra­to se reve­ló en un estu­dio de la Cam­pa­ña Ropa Lim­pia (“una red inter­na­cio­nal de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, sin­di­ca­tos y orga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res que tra­ba­ja para mejo­rar las con­di­cio­nes de las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res de la indus­tria glo­bal de la con­fec­ción”, como dice su sitio web ofi­cial).

La des­lo­ca­li­za­ción de la con­fec­ción en paí­ses como Marrue­cos tra­jo bene­fi­cios muy gran­des para las mar­cas tex­ti­les euro­peas, redu­cien­do con­si­de­ra­ble­men­te sus gas­tos y per­mi­tien­do que sus ingre­sos se dis­pa­ra­ran. Esta inves­ti­ga­ción reve­la cómo se alcan­zó este resul­ta­do.

El infor­me se reali­zó a par­tir de la expe­rien­cia de 118 obre­ras marro­quíes y pone de mani­fies­to abu­sos colo­sa­les. Las muje­res tra­ba­jan 12 horas dia­rias sin nin­gún pago adi­cio­nal, son humi­lla­das físi­ca y ver­bal­men­te, son cas­ti­ga­das por fal­tas dis­ci­pli­na­rias de mane­ra des­pro­por­cio­na­da. Por lo gene­ral, los sala­rios no supe­ran los 200 euros men­sua­les y en oca­sio­nes están por deba­jo de los 100 euros al mes. Las tra­ba­ja­do­ras más jóve­nes, a menu­do meno­res de 16 años, son con­si­de­ra­das apren­di­zas y son obli­ga­das a tra­ba­jar las mis­mas horas que el res­to pres­tan­do sus ser­vi­cios casi gra­tis.

Códi­gos éti­cos fir­ma­dos y fal­sea­dos

Indi­tex no es el úni­co explo­ta­dor en el mer­ca­do tex­til. Tam­bién se han reco­gi­do tes­ti­mo­nios de tra­ba­ja­do­ras de talle­res pro­vee­do­res de Man­go, Mayo­ral, El Cor­te Inglés y Dolce&Gabanna con con­di­cio­nes labo­ra­les pare­ci­das. A pesar de que muchas empre­sas tex­ti­les asu­mie­ron códi­gos de con­duc­ta labo­ra­les, hacen todo lo posi­ble para evi­tar seguir­los estric­ta­men­te.

Estos códi­gos las obli­gan a pasar audi­to­rías en los talle­res, pero cuan­do se lle­van a cabo estos con­tro­les las fábri­cas rea­li­zan cam­bios tem­po­ra­les. Por ejem­plo, orde­nan los luga­res de tra­ba­jo, cum­plen los hora­rios labo­ra­les, des­pi­den a las tra­ba­ja­do­ras sin con­tra­to y ocul­tan a las meno­res. Una tra­ba­ja­do­ra de una fábri­ca ase­gu­ra­ba que “cuan­do apa­re­cen audi­to­res por sor­pre­sa, los super­vi­so­res escon­den a las tra­ba­ja­do­ras meno­res en la azo­tea o en cajas de ropa vacías”.

Según el autor del infor­me, Albert Sales, “estas empre­sas tie­nen en su mano la capa­ci­dad tan­to de gene­rar situa­cio­nes de explo­ta­ción labo­ral, como de evi­tar­las”. Has­ta aho­ra han pre­fe­ri­do la pri­me­ra opción. La Cam­pa­ña Ropa Lim­pia recuer­da que esta inves­ti­ga­ción se cen­tra en Marrue­cos pero que las situa­cio­nes des­cri­tas allí son fre­cuen­tes en muchos otros paí­ses.
http://​actua​li​dad​.rt​.com/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​i​s​s​u​e​_​3​4​7​8​2​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *