Gue­rras mone­ta­rias y ener­gé­ti­cas del impe­rio- Alber­to Rabilotta

La ya endé­mi­ca­men­te peli­gro­sa coyun­tu­ra en el Orien­te Medio se agra­vó esta sema­na con la adop­ción por la Unión Euro­pea (UE) del embar­go sobre las com­pras del petró­leo y petro­quí­mi­cos ira­níes, acom­pa­ña­das por otra tan­da de san­cio­nes con­tra el ban­co cen­tral iraní.
La ya endé­mi­ca­men­te peli­gro­sa coyun­tu­ra en el Orien­te Medio se agra­vó esta sema­na con la adop­ción por la Unión Euro­pea (UE) del embar­go sobre las com­pras del petró­leo y petro­quí­mi­cos ira­níes, acom­pa­ña­das por otra tan­da de san­cio­nes con­tra el ban­co cen­tral ira­ní. Cuan­do aun no se cum­ple el pri­mer ani­ver­sa­rio de los bom­bar­deos de la OTAN para cam­biar el régi­men en Libia y se ven sig­nos de una gue­rra civil con los com­ba­tes entre las fac­cio­nes “revo­lu­cio­na­rias” y los ata­ques de los sim­pa­ti­zan­tes del derro­ca­do Muam­mar el Gada­fi, los mis­mos gober­nan­tes de Esta­dos Uni­dos (EE.UU.), Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y otros paí­ses de la UE que recla­ma­ron una acción rápi­da con­tra el gobierno de Trí­po­li están exhor­tan­do aho­ra a accio­nes mili­ta­res con­tra Siria e Irán.
Todo esto en el con­tex­to de la gra­ve cri­sis finan­cie­ra y eco­nó­mi­ca que azo­ta a la UE, con sus secue­las de des­em­pleo y empo­bre­ci­mien­to masi­vo, y que va camino de con­ver­tir­se en una “gue­rra mone­ta­ria” por los nive­les estra­tos­fé­ri­cos de endeu­da­mien­to de Esta­dos occi­den­ta­les, en par­ti­cu­lar de EE.UU., que finan­cia su endeu­da­mien­to gra­cias a la pri­ma­cía del bille­te ver­de como mone­da de reser­va y de pago para las tran­sac­cio­nes comer­cia­les mundiales.
Muchos paí­ses ya están bus­can­do una alter­na­ti­va al dólar esta­dou­ni­den­se por­que es evi­den­te que con el altí­si­mo nivel de endeu­da­mien­to de EE.UU. esa divi­sa care­ce de un res­pal­do sóli­do a mediano y lar­go pla­zo, y por lo tan­to no es una divi­sa de reser­va con­fia­ble. Has­ta el FMI plan­teó, hace menos de un año, que era nece­sa­rio bus­car una alter­na­ti­va al dólar. Otros paí­ses quie­ren una alter­na­ti­va al dólar para libe­rar­se de las pre­sio­nes y san­cio­nes de Washing­ton y sus alia­dos euro­peos, y para poder corre­gir las dis­tor­sio­nes en los tér­mi­nos de inter­cam­bio que actual­men­te pro­vo­ca el uso casi exclu­si­vo del dólar para el comer­cio mun­dial de mate­rias primas.
Bille­te ver­de y oro negro
El ana­lis­ta bra­si­le­ño Pepe Esco­bar, que des­de hace años vie­ne cubrien­do la lucha de intere­ses impe­ria­lis­tas en los paí­ses cla­ves por sus rique­zas en hidro­car­bu­ros o por­que son el tran­si­to ideal u obli­ga­do de los duc­tos para trans­por­tar el petró­leo o el gas natu­ral a los mer­ca­dos occi­den­ta­les, escri­bía a media­dos de enero (The Myth of “Iso­la­ted” Irán, ati​mes​.com y tom​dis​pacht​.com) que la “línea roja” en la cri­sis ira­ní no es la cues­tión nuclear, sino el petró­leo y los petrodólares.
Washing­ton y sus alia­dos euro­peos quie­ren pro­vo­car un cam­bio de régi­men en Irán – país que cuen­ta con más del 12 por cien­to de las reser­vas glo­ba­les de hidro­car­bu­ros -, para lo cual han lan­za­do una gue­rra mone­ta­ria des­ti­na­da a pro­vo­car una “mega­de­va­lua­ción” del rial ira­ní median­te las san­cio­nes deci­di­das por el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se en diciem­bre pasa­do a los ban­cos y empre­sas que hagan tran­sac­cio­nes con el Ban­co Cen­tral Iraní.
Esta polí­ti­ca, según Esco­bar y otros ana­lis­tas, no ten­drá nece­sa­ria­men­te los resul­ta­dos espe­ra­dos, por­que esas agre­sio­nes apun­ta­la­rán la polí­ti­ca de “sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes” (que tan­to sir­vió en el pasa­do y sigue sir­vien­do en el pre­sen­te en muchos paí­ses sud­ame­ri­ca­nos), lo que gene­ra­rá empleos, faci­li­ta­rá la expor­ta­ción de pro­duc­tos ira­níes que no son del ramo petro­le­ro y con­so­li­da­rá en el mer­ca­do ira­ní la pre­do­mi­nan­cia de Chi­na como pro­vee­dor de bie­nes indus­tria­les y de alta tecnología.
Irán no está tan ais­la­do como Washing­ton qui­sie­ra. El gaso­duc­to Irán-Pakis­tán – recuer­da Esco­bar – está en mar­cha y el pri­mer minis­tro paquis­ta­ní Yusuf Gila­ni visi­ta con fre­cuen­cia Tehe­rán. El pre­si­den­te afgano Hamid Kar­zay afir­mó que quie­re estre­char los lazos con Irán, y has­ta las auto­ri­da­des de Tur­quía, país que actúa como pun­ta de lan­za con­tra el gobierno sirio en estos momen­tos, han “seña­la­do su recha­zo a más san­cio­nes de EE.UU. con­tra el petró­leo ira­ní”, por­que Tur­quía quie­re que ser el país por el cual pase el gaso­duc­to que “algún día” lle­va­rá el gas ira­ní a Europa.
Los ana­lis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos, que no están suje­tos al fil­tro mediá­ti­co euro­peo o esta­dou­ni­den­se, saben que la recien­te gira del pre­si­den­te ira­ní Mah­moud Ahma­di­ne­jad por varios paí­ses de Amé­ri­ca lati­na, una región don­de si alguien está ais­la­do es Washing­ton, fue exi­to­sa. Y en Asia, don­de están los prin­ci­pa­les clien­tes del petro­leo ira­ní, Tehe­rán cuen­ta con al menos dos com­pra­do­res fie­les – India y Chi­na – que ya recha­za­ron par­ti­ci­par en esa “gue­rra eco­nó­mi­ca” lan­za­da por Washing­ton y la UE.
Oro negro sin bille­te verde
Bei­jing ya está com­pran­do petró­leo con yua­nes en otros paí­ses, y nego­cian­do com­pras futu­ras de cru­do con su mone­da en nada menos que Catar, ese peque­ñí­si­mo país del Gol­fo Pér­si­co gober­na­do por una monar­quía abso­lu­ta que defien­de abso­lu­ta­men­te la intro­duc­ción por la fuer­za de “la demo­cra­cia de la OTAN” en paí­ses que están lejos de sus fron­te­ras, como Siria y Libia.
El emba­ja­dor M. K. Bha­dra­ku­mar, ex diplo­má­ti­co de India que tuvo pues­tos en la ex Unión Sovié­ti­ca, Corea del Sur, Tur­quía y varios paí­ses asiá­ti­cos, y escri­be regu­lar­men­te en Asia Times, ana­li­za esta sema­na (1) la recien­te visi­ta que el pri­mer Minis­tro chino Wen Jia­bao efec­tuó a Catar, y sus decla­ra­cio­nes a la pren­sa. Wen Jia­bao dijo que su país quie­re inver­tir en Catar para pro­du­cir petro­quí­mi­cos, para lo cual Bei­jing y Doha inver­ti­rán con­jun­ta­men­te en la cons­truc­ción de una refi­ne­ría en Chi­na. Y tam­bién infor­mó de que empre­sas chi­nas quie­ren par­ti­ci­par en los “pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra en Catar”, y que en lo tocan­te al gas natu­ral ambos paí­ses están en dis­cu­sión sobre “una coope­ra­ción a lar­go pla­zo, esta­ble y exhaustiva”.
Y como sub­ra­ya Bha­dra­ku­mar, el pri­mer minis­tro chino dejó la sor­pre­sa para el final, cuan­do se refi­rió a “otro pun­to impor­tan­te”: “A fin de enca­rar temas de inver­sión, noso­tros [Chi­na y Catar] nece­si­ta­mos apo­yo finan­cie­ro. Por lo tan­to lle­ga­mos a otro acuer­do, un acuer­do de coope­ra­ción que vin­cu­la las finan­zas con la inver­sión. Catar tam­bién pro­pu­so el uso de mone­da local en los pagos comer­cia­les e inclu­so una tasa espe­cí­fi­ca. Pien­so que esta pro­pues­ta se pue­de estudiar”.
Unos días antes, recuer­da el ex Emba­ja­dor y ana­lis­ta, el pri­mer minis­tro chino fir­mó un acuer­do de inter­cam­bio mone­ta­rio entre su país y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) por un mon­to equi­va­len­te a cin­co mil 500 millo­nes de dóla­res. Este “swap”, según la decla­ra­ción del ban­co cen­tral de Chi­na, apun­ta a “for­ta­le­cer la coope­ra­ción finan­cie­ra bila­te­ral, pro­mo­ver el comer­cio y las inver­sio­nes y con­jun­ta­men­te sal­va­guar­dar la esta­bi­li­dad finan­cie­ra regional”.
Al hablar fren­te a una “cum­bre ener­gé­ti­ca en los EAU, Wen lan­zó la pro­pues­ta de crear un orga­nis­mo inter­na­cio­nal que ten­ga el man­da­to de deter­mi­nar el pre­cio del petró­leo y que regu­la­ría las polí­ti­cas de toda la cade­na de sumi­nis­tro invo­lu­cran­do a los paí­ses pro­vee­do­res, los con­su­mi­do­res e inclu­so los paí­ses de trán­si­to”, agre­ga el ex Emba­ja­dor Bhadrakumar.
La intro­duc­ción del yuan, el euro, la libra, el rublo y otras divi­sas, e inclu­so la pro­pues­ta de crear una “canas­ta” de divi­sas en el comer­cio petro­le­ro para ter­mi­nar con la “tira­nía del dólar esta­dou­ni­den­se”, es una vie­ja aspi­ra­ción de gober­nan­tes que en algu­nos casos, como escri­be Pepe Esco­bar, ter­mi­na­ron sien­do derro­ca­dos por inter­ven­cio­nes mili­ta­res: En el 2000 “Sad­dam Hus­sein aban­do­nó el dólar como la divi­sa para las tran­sac­cio­nes del petró­leo que Irak expor­ta­ba” y tres años más tar­de EE.UU. lan­zó una gue­rra con­tra Irak para efec­tuar un “cam­bio de régi­men”; Muam­mar el Gada­fi había pro­pues­to la crea­ción de una mone­da para los inter­cam­bios comer­cia­les del con­ti­nen­te afri­cano – el dinar oro -, y en mar­zo del 2011 “Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, EE.UU., Cana­dá, Qatar y otros paí­ses de la OTAN inva­die­ron a Libia”, para efec­tuar un “cam­bio de régimen”.
Por eso mis­mo, según Esco­bar, dejan­do de lado las nue­vas san­cio­nes con­tra el Ban­co Cen­tral Ira­ní que tar­da­rán meses en ser apli­ca­das en su tota­li­dad e igno­ran­do las ame­na­zas de cerrar el trá­fi­co petro­le­ro en el Estre­cho de Ormuz – algo impro­ba­ble por­que es por ahí que sale la mayor par­te del petró­leo que Irán expor­ta -, qui­zás la “cla­ve prin­ci­pal de la cri­sis mon­tan­te en el Gol­fo Pér­si­co pro­vie­ne de este movi­mien­to para tor­pe­dear el petro­dó­lar como la divi­sa para todo tipo de intercambios”.
Irán y Rusia ya uti­li­zan sus divi­sas nacio­na­les para rea­li­zar el comer­cio bila­te­ral. India acor­dó con Irán que los pagos por las impor­ta­cio­nes de petró­leo ira­ní – que suman entre 12 y 14 mil millo­nes de dóla­res anua­les – serán efec­tua­dos en rupias indias y que pos­te­rior­men­te se con­ver­ti­rían en una mone­da deno­mi­na­da de mane­ra sepa­ra­da. Una fuen­te israe­lí cer­ca­na a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia (DEB­KA­fi­le) afir­mó esta sema­na que Irán e India están nego­cian­do el pago en oro como alternativa.
Lo que ex Emba­ja­dor Bha­dra­ku­mar sub­ra­ya es que mien­tras Rusia e India tie­nen posi­cio­nes no subor­di­na­das a EE.UU., este no es el caso de los EAU y Catar, monar­quías que cons­ti­tu­yen pie­zas cla­ves de la estra­te­gia occi­den­tal en el Orien­te Medio y un vital apun­ta­la­mien­to para el reci­cla­do de los petrodólares.
El gobierno chino “está posi­cio­nán­do­se en medio de la línea divi­so­ria” y for­ta­le­cien­do sus intere­ses en ambas ribe­ras del Gol­fo Pér­si­co, lo cual “abre un fan­tás­ti­co pano­ra­ma de coope­ra­ción entre Chi­na y el Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo” (CCG), comen­ta el ex Emba­ja­dor Bha­dra­ku­mar, quien agre­ga que la uti­li­za­ción del yuan y de las divi­sas de los paí­ses del Gol­fo Pér­si­co en los inter­cam­bios bila­te­ra­les crea “una nue­va matriz” que per­mi­te avi­zo­rar el reem­pla­zo del dólar esta­dou­ni­den­se como la mone­da de inter­cam­bio en el comer­cio petro­le­ro con los paí­ses asiáticos.
En un articu­lo titu­la­do “Euro­pe at war with Iran” el ana­lis­ta bra­si­le­ño Pepe Esco­bar recuer­da que nada menos que la gigan­tes­ca petro­le­ra bri­tá­ni­ca Bri­tish Petro­leum (BP) ha pedi­do al gobierno de Barack Oba­ma ser excep­tua­da del sis­te­ma de san­cio­nes con­tra Irán para no com­pro­me­ter el desa­rro­llo del yaci­mien­to gasí­fe­ro Shah Deniz II en Azer­bai­yán, que tie­ne un cos­to de 22 mil millo­nes de dóla­res y ali­men­ta­rá el pro­yec­ta­do gaso­duc­to Nabuc­co, dise­ña­do para ali­men­tar a la UE con el gas del Mar de Cas­pio evi­tan­do el tran­si­to por Rusia, país que actual­men­te es el prin­ci­pal abas­te­ce­dor de gas natu­ral de muchos paí­ses de la UE.
Y aña­dien­do que Irán tie­ne una par­ti­ci­pa­ción en este pro­yec­to que le per­mi­te blo­quear­lo, Esco­bar iro­ni­za sobre la “situa­ción pos-surrea­lis­ta” de la gigan­tes­ca petro­le­ra bri­tá­ni­ca BP “implo­ran­do a EE.UU. que la excep­túe de san­cio­nes por­que de otra mane­ra se pon­drá en ries­go la segu­ri­dad ener­gé­ti­ca de Europa”
Chi­na, Rusia, India, Japón y otros paí­ses, entre ellos muchos de Amé­ri­ca lati­na, están tejien­do una serie de acuer­dos bila­te­ra­les para nego­ciar con sus pro­pias mone­das que –según Esco­bar –, se con­ver­ti­rá inexo­ra­ble­men­te en un asun­to mul­ti­la­te­ral, lo que sig­ni­fi­ca que el bille­te ver­de irá len­ta­men­te sien­do des­pla­za­do como la divi­sa de reser­va a nivel mun­dial, “con todas las con­se­cuen­cias sís­mi­cas que esto implica”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.