La sobe­ra­nía y los dere­chos huma­nos- Luis Brit­to Gar­cía

1

En Argen­ti­na la Comi­sión Nacio­nal sobre Des­apa­ri­ción de Per­so­nas, pre­si­di­da por Ernes­to Sába­to, veri­fi­có 8.960 víc­ti­mas fata­les de las dic­ta­du­ras. En Chi­le la Comi­sión Nacio­nal de Ver­dad y Recon­ci­lia­ción, con­ta­bi­li­zó en su Infor­me Ret­tig que 2.279 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das por cau­sas polí­ti­cas entre 1973 y 1990. En Vene­zue­la ha sido impo­si­ble hacer un con­teo simi­lar de nues­tras bajas, que podrían lle­gar a diez mil. El artícu­lo 143 de la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na garan­ti­za a los ciu­da­da­nos el “acce­so a los archi­vos y regis­tros admi­nis­tra­ti­vos, sin per­jui­cio de los lími­tes acep­ta­bles den­tro de una socie­dad demo­crá­ti­ca en mate­rias rela­ti­vas a segu­ri­dad inte­rior y exte­rior, a inves­ti­ga­ción cri­mi­nal y a la inti­mi­dad de la vida pri­va­da”. Pero los expe­dien­tes de cuer­pos repre­si­vos y tri­bu­na­les per­ma­ne­cen sella­dos, has­ta para víc­ti­mas o deu­dos. Sobre esas déca­das de resis­ten­cia popu­lar per­du­ran innu­me­ra­bles tes­ti­mo­nios ais­la­dos. No exis­te una obra gene­ral y por­me­no­ri­za­da sobre el tema, sal­vo la monu­men­tal La lucha Social y la lucha arma­da en Vene­zue­la 1958 – 1998, de Elia Oli­ve­ros, cuya edi­ción se retra­sa inex­pli­ca­ble­men­te. La recien­te pro­mul­ga­ción de la Ley con­tra el Olvi­do es un paso gigan­tes­co para el triun­fo de la memo­ria his­tó­ri­ca y de la jus­ti­cia. Pues urge que Vene­zue­la recu­pe­re la sobe­ra­na potes­tad de inves­ti­gar y juz­gar vio­la­cio­nes con­tra los Dere­chos Huma­nos y crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, antes de que las poten­cias impe­ria­les la con­fis­quen para usar­la con­tra noso­tros.

2

Así como los árbi­tros forá­neos del CIADI inten­tan deci­dir sobre nues­tros con­tra­tos de inte­rés públi­co, cor­tes de magis­tra­dos extran­je­ros pre­ten­den sen­ten­ciar sobre nues­tros Dere­chos Huma­nos, con resul­ta­dos desas­tro­sos ¿Qué hizo la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na por los Dere­chos Huma­nos (CIDH) de Washing­ton sobre Vene­zue­la duran­te las déca­das san­grien­tas entre 1969 y 1998, cuan­do hubo cam­pos de con­cen­tra­ción y masa­cres como las de Can­tau­ra, Yuma­re y el Cara­ca­zo? Tra­mi­tó ape­nas 4 casos, uno de ellos incoa­do por el terro­ris­ta Posa­da Carri­les ¿Y cuan­tos tra­mi­tó entre 1999 y 2011? 69 casos. En sólo una déca­da, duran­te la cual Vene­zue­la ha hecho los más gran­des esfuer­zos de su his­to­ria por sal­va­guar­dar los Dere­chos Huma­nos, la CIDH ha tra­mi­ta­do vein­ti­sie­te veces más casos con­tra ella que en las tres déca­das ante­rio­res. Los núme­ros hablan. En este caso, gri­tan su pre­jui­cio con­tra nues­tro país.

3

La CIDH tra­mi­ta casos para some­ter­los a la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos. El pron­tua­rio de ésta no es mejor. Entre 1981 y 1998 resol­vió sólo 1 caso con­tra Vene­zue­la, el de la masa­cre de El Ampa­ro. Pero entre 1999 y 2011 sen­ten­ció 13 y tra­mi­ta 11 más: en total 23 casos con­tra nues­tro país en una sola
déca­da. Ni la CIDH ni la Cor­te adop­ta­ron la menor medi­da ante el gol­pe del 11 de abril de 2002.

4

¿Con qué cri­te­rios juz­gan y con­de­nan a Vene­zue­la estos orga­nis­mos extran­je­ros? En su Infor­me para el Examen Perió­di­co Uni­ver­sal, la CIDH nos acu­sa en 233 párra­fos. En 205 tra­ta sobre casos en los cua­les no se han ago­ta­do los recur­sos inter­nos, por lo que no se los pue­de lle­var ante la juris­dic­ción exter­na. En 225 no pre­ci­sa hechos tales como nom­bres, fechas, luga­res ni otros datos indis­pen­sa­bles para que una acu­sa­ción sea admi­ti­da. En 182 casos, juz­ga sobre supo­si­cio­nes de hechos futu­ros e incier­tos, que “podrían” acon­te­cer. En la casi tota­li­dad, se fun­da en rumo­res o recor­tes de pren­sa, que nin­gún tri­bu­nal digno de tal nom­bre pue­de aco­ger como prue­ba. Has­ta se dig­na vetar pro­yec­tos de leyes, cuya san­ción depen­de úni­ca y exclu­si­va­men­te de la sobe­ra­na volun­tad popu­lar, y no de una ofi­ci­na de Washing­ton. Con estos cri­te­rios nos cata­lo­gan, jun­to a Colom­bia, Hon­du­ras y Hai­tí, entre los paí­ses que pre­sen­ta­rían “situa­cio­nes que afec­ten seria y gra­ve­men­te el goce y dis­fru­te de los dere­chos fun­da­men­ta­les”. En dicha cate­go­ría no colo­can a Méxi­co, Bra­sil ni a Esta­dos Uni­dos.

5

¿Pue­den dañar sen­ten­cias de orga­nis­mos extran­je­ros a nues­tro país? Como coar­ta­da para el gol­pe del 11 de abril, el dic­ta­dor Car­mo­na Estan­ga ale­gó que “que nun­ca como en estos últi­mos tres años los orga­nis­mos inter­ame­ri­ca­nos de pro­tec­ción de Dere­chos Huma­nos han reci­bi­do tan­tas denun­cias fun­da­das de vio­la­ción de los mis­mos”. Una tal Liga Libia por los Dere­chos Huma­nos con­sig­nó ante el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das fal­sas acu­sa­cio­nes de bom­bar­deos de Gad­da­fi con­tra la pobla­ción civil. Siguió la ins­tan­tá­nea orden de deten­ción con­tra éste y el dilu­vio de bom­bas de la OTAN que ase­si­nó 60.000 civi­les. A ins­tan­cias del terro­ris­ta Thor Hal­vor­sen –uno de los que a prin­ci­pios de los noven­ta colo­ca­ron bom­bas para hacer bajar la Bol­sa de Cara­cas- la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na aca­ba de con­tra­de­cir la deci­sión vene­zo­la­na que inha­bi­li­ta a un corrup­to para par­ti­ci­par en elec­cio­nes. Igual podría pre­ten­der inha­bi­li­tar a quien gane los comi­cios del 2012, o deci­dir quién los ganó. Cada vez que encar­ce­le­mos un delin­cuen­te, esas Cor­tes lo libe­ra­rán. Adi­vi­nen uste­des cómo deci­di­ría ese Juz­ga­do una acu­sa­ción de frau­de elec­to­ral, o cómo sen­ten­cia­ría el Tri­bu­nal Penal de La Haya la acu­sa­ción con­tra el Pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de Vene­zue­la con la que ame­na­za la opo­si­ción. Quien sen­ten­cia pue­de anu­lar los actos de los demás pode­res o depo­ner a sus titu­la­res. Un país cuyo Poder Judi­cial es ejer­ci­do por órga­nos forá­neos no es sobe­rano, vale decir, no es inde­pen­dien­te.

6

¿Cómo se atri­bu­yen comi­sio­nes y cor­tes extran­je­ras el incons­ti­tu­cio­nal poder de juz­gar a los vene­zo­la­nos? A veces de mane­ra impru­den­te nos pone­mos en sus manos sus­cri­bien­do tra­ta­dos y acuer­dos que pare­ce­rían ceder nues­tra sobe­ra­na e irre­nun­cia­ble potes­tad de ejer­cer el Poder Judi­cial. Una inter­pre­ta­ción mal inten­cio­na­da del artícu­lo 23 de la Cons­ti­tu­ción apa­ren­ta­ría atri­buir a dichos tra­ta­dos, pac­tos y con­ven­cio­nes rela­ti­vos a dere­chos huma­nos jerar­quía cons­ti­tu­cio­nal y pre­va­len­cia en el orden interno. Pero mal pue­de reves­tir ran­go cons­ti­tu­cio­nal algo que, a dife­ren­cia de la pro­pia Cons­ti­tu­ción, no ha sido san­cio­na­do por refe­ren­do popu­lar. Por otra par­te, la Sala Cons­ti­tu­cio­nal del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia en sen­ten­cia de 15 de julio de 2003 se ha pro­nun­cia­do con cla­ri­dad meri­dia­na en el sen­ti­do de que deci­sio­nes de órga­nos juris­dic­cio­na­les extran­je­ros no son apli­ca­bles en Vene­zue­la si vio­lan la Cons­ti­tu­ción: “Plan­tea­do así, ni los fallos, lau­dos, dic­tá­me­nes u otros actos de igual enti­dad, podrán eje­cu­tar­se penal o civil­men­te en el país, si son vio­la­to­rios de la Cons­ti­tu­ción, por lo que por esta vía (la sen­ten­cia) no podrían pro­yec­tar­se en el país, nor­mas con­te­ni­das en Tra­ta­dos, Con­ve­nios o Pac­tos sobre Dere­chos Huma­nos que coli­die­sen con la Cons­ti­tu­ción o sus Prin­ci­pios rec­to­res”. Si los fallos de cor­tes extran­je­ras que vio­len nues­tro orde­na­mien­to no son apli­ca­bles, no tene­mos que empe­zar por some­ter­nos a sus vere­dic­tos. Debe­mos denun­ciar los tra­ta­dos que apa­ren­te­men­te nos suje­tan a ellos, y cor­tar por lo sano reti­rán­do­nos del sis­te­ma Inter­ame­ri­cano de la OEA, que has­ta el pre­sen­te ha ser­vi­do fun­da­men­tal­men­te para con­va­li­dar dic­ta­du­ras de dere­cha y legi­ti­mar inter­ven­cio­nes impe­ria­les. Vene­zue­la es sobe­ra­na, y pun­to.

http://​luis​brit​to​.word​press​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *