Amé­ri­ca Lati­na en Mal­vi­nas- José Steins­le­ger

En la pri­me­ra mitad del siglo XIX, el Ban­co de Ingla­te­rra (fun­da­do por el pira­ta William Pater­son) res­pal­dó al impe­rio escla­vis­ta de Bra­sil, urdió la bal­ca­ni­za­ción de las Pro­vin­cias Uni­das del Río de la Pla­ta, y jun­to con Washing­ton cons­pi­ró con­tra la Fede­ra­ción Mora­zá­ni­ca y la Gran Colom­bia boli­va­ria­na. Y en la segun­da mitad, finan­ció la gue­rra de la Tri­ple Alian­za con­tra Para­guay, y el mili­ta­ris­mo chi­leno que en la del Pací­fi­co des­po­jó a Perú de terri­to­rios sure­ños y dejó a Boli­via sin mar.

Mini­mi­zan­do el colo­nia­lis­mo en el Cari­be, Asia, Áfri­ca y Medio Orien­te, los cipa­yos leen la his­to­ria de Ingla­te­rra como decha­do de civi­li­za­ción ver­sus bar­ba­rie, cuan­do no ha sido más que fábri­ca de his­to­ria­do­res sico­fan­tes y pen­sa­do­res que abo­mi­nan “… todo lo que no es inglés y pen­san­do que los demás pue­blos sólo pue­den ser feli­ces si adquie­ren sus ins­ti­tu­cio­nes, las cos­tum­bres, las mane­ras que a ellos los hacen feli­ces…” (Eça de Quei­rós, 1882).

V.gr.: lue­go de la derro­ta mili­tar en las islas Mal­vi­nas (1982), el his­to­ria­dor Jor­ge Abe­lar­do Ramos recor­dó las pala­bras bur­lo­nas de Mar­ga­ret That­cher al decir que “… habría sido la lucha de la ‘demo­cra­cia ingle­sa’ con­tra la ‘dic­ta­du­ra argen­ti­na’”. Lo iró­ni­co, con­clu­ye Ramos, no radi­ca­ba tan­to en la pro­ver­bial hipo­cre­sía bri­tá­ni­ca, sino en la de cier­tos inte­lec­tua­les y polí­ti­cos que, a raíz del infaus­to des­en­la­ce béli­co, des­cu­brie­ron el terro­ris­mo de Esta­do que venían sola­pan­do des­de 1976, y mucho más letal que el paté­ti­co gobierno cons­ti­tu­cio­nal de Isa­bel Perón.

Hace unos días, ajus­ta­do a esa polí­ti­ca de difa­ma­ción y arro­gan­cia impe­rial, el pre­mier David Came­ron se pasó de tra­gos. Fren­te a la soli­da­ria deci­sión de los paí­ses del Mer­co­sur de no per­mi­tir que buques con ban­de­ra de las lla­ma­das Fal­klands atra­quen en puer­tos de la subre­gión, sos­tu­vo que el recla­mo argen­tino sobre el archi­pié­la­go del Atlán­ti­co sur era “mucho más que ‘colo­nia­lis­mo’ (sic), por­que esa gen­te –los kel­pers, habi­tan­tes de las Mal­vi­nas– quie­re seguir sien­do bri­tá­ni­ca…”

Came­ron se sir­vió otro tra­go y, a con­ti­nua­ción, leer para creer: ¡invo­có el dere­cho de los pue­blos a la auto­de­ter­mi­na­ción! Defe­ren­cia que Su Majes­tad le negó al pue­blo de Hong Kong, cuan­do la ex colo­nia bri­tá­ni­ca pasó, final­men­te, a manos de Chi­na popu­lar (1997).

El vice­pre­si­den­te argen­tino, Ama­do Bou­dou, cali­fi­có las decla­ra­cio­nes del inglés como “un exabrup­to tor­pe e igno­ran­te de la reali­dad his­tó­ri­ca… la Argen­ti­na nació en su pelea con­tra el colo­nia­lis­mo”. Por su lado, el can­ci­ller Héc­tor Timer­man, de gira por los paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral, obser­vó en entre­vis­ta con el dia­rio Pági­na 12 de Bue­nos Aires: “Lla­ma la aten­ción que Gran Bre­ta­ña hable de ‘colo­nia­lis­mo’ cuan­do es un país sinó­ni­mo de colo­nia­lis­mo”.

Dick Saw­le, uno de los miem­bros de la Asam­blea Legis­la­ti­va de las Mal­vi­nas (3 mil habi­tan­tes), ase­gu­ró que “el Rei­no Uni­do aho­ra mis­mo no es un país colo­nia­lis­ta… Es un error hablar de even­tos de hace más de 170 años”. Opi­nión que a más de unir al Con­gre­so argen­tino en un solo puño, mere­ció del diri­gen­te polí­ti­co Pino Sola­nas la siguien­te acla­ra­ción: De los 16 encla­ves colo­nia­les que aún sub­sis­ten en el mun­do, 11 son del Rei­no Uni­do.

Los ingle­ses san­gran por la heri­da: en 1833 ocu­pa­ron las islas y en 1982 gana­ron una bata­lla. Sin embar­go, des­de 2003 la polí­ti­ca exte­rior inde­pen­dien­te y sobe­ra­na del gobierno de los Kirch­ner vie­ne ganan­do la gue­rra en el cam­po de la diplo­ma­cia, las nego­cia­cio­nes que Lon­dres se nie­ga a enta­blar en el mar­co del dere­cho inter­na­cio­nal y las reso­lu­cio­nes del Comi­té de Des­co­lo­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das.

De hecho, Pági­na 12 recuer­da que la úni­ca estra­te­gia del Foreign Offi­ce ha sido la deci­sión de ape­lar al pode­río mili­tar y al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, una vez que no pros­pe­ra­ra la manio­bra para que la Comu­ni­dad Euro­pea reco­no­cie­ra a las islas como terri­to­rio bri­tá­ni­co de ultra­mar. Frus­tra­ción que lle­vó al gene­ral David Richards a ela­bo­rar pla­nes de con­tin­gen­cia, fren­te a los infor­mes de inte­li­gen­cia reci­bi­dos por Came­ron, dan­do cuen­ta de una even­tual inva­sión de pes­ca­do­res para plan­tar en Mal­vi­nas ban­de­ras argen­ti­nas.

Los tiem­pos han cam­bia­do. La cau­sa anti­co­lo­nial de Mal­vi­nas ya no es un asun­to mera­men­te argen­tino. Amé­ri­ca Lati­na cie­rra filas. En con­cre­to, Chi­le y Uru­guay recha­za­ron el ingre­so de buques con rum­bo a las islas, los paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral se han soli­da­ri­za­do con Argen­ti­na, y el can­ci­ller Anto­nio Patrio­ta, hacien­do honor a su nom­bre, con­va­li­dó estas posi­cio­nes en el trans­cur­so de una con­fe­ren­cia de pren­sa sos­te­ni­da jun­to con su homó­lo­go bri­tá­ni­co, William Hage.

El Depar­ta­men­to de Esta­do, inclu­si­ve, aca­ba de reco­no­cer que el dife­ren­do com­pe­te al enten­di­mien­to bila­te­ral entre Argen­ti­na y Gran Bre­ta­ña. Las úni­cas posi­cio­nes dis­cor­dan­tes fue­ron las de un par de sena­do­res chi­le­nos (pino­che­tis­tas), y la de Méxi­co.

A pesar de haber sus­cri­to en todos los foros inter­na­cio­na­les los dere­chos inalie­na­bles de Argen­ti­na sobre las Mal­vi­nas, la can­ci­lle­ría mexi­ca­na no ha dicho una pala­bra sobre de las bra­va­tas polí­ti­cas y manio­bras mili­ta­res de la pira­te­ría ingle­sa en las aguas del Atlán­ti­co Sur.

Fuen­te: http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​2​/​0​1​/​2​5​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​s​e​c​t​i​o​n​=​o​p​i​n​i​o​n​&​a​r​t​i​c​l​e​=​0​2​3​a​1​pol

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *