¿Qué teo­ría? ¿Qué cri­sis? y ¿Qué poder?- Iña­ki Gil de San Vicente

Hoy vamos a deba­tir en esta Vene­zue­la tan vibran­te algu­nas ponen­cias sobre el con­tex­to mun­dial. Debi­do al poco tiem­po dis­po­ni­ble voy a hablar casi tele­grá­fi­ca­men­te para poder expli­car que no pode­mos rea­li­zar un buen aná­li­sis del con­tex­to si no uti­li­za­mos el méto­do mar­xis­ta, si no uti­li­za­mos la teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis y si no fija­mos el obje­ti­vo de la toma del poder, según lo expli­ca la teo­ría mar­xis­ta de la revolución.

1. Un comen­ta­rio gene­ra­li­za­do den­tro de las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les del capi­tal, de la gran ban­ca, de los Esta­dos impe­ria­lis­tas, de la pren­sa bur­gue­sa espe­cia­li­za­da, es que ape­nas se sabe nada segu­ro sobre qué está ocu­rrien­do en la actua­li­dad, sobre sus cau­sas, su dura­ción y su des­en­la­ce. Recor­de­mos que cuan­do esta­lló la cri­sis finan­cie­ro-inmo­bi­lia­ria en el Japón de 1990 se nos dijo des­de la pom­po­sa “cien­cia eco­nó­mi­ca” que aque­llo pasa­ría pron­to, que era un sim­ple “cata­rro” de la enton­ces segun­da eco­no­mía del mun­do. Recor­de­mos que la cri­sis de los “tigres asiá­ti­cos” de 1997 fue nega­da como tal por el FMI. Recor­de­mos que el argen­ti­na­zo de 2001 sor­pren­dió has­ta a dios, y que la cri­sis actual cri­sis ini­cia­da en 2007 ha sido nega­da como tal has­ta prác­ti­ca­men­te 2009 o 2010. Hemos recu­rri­do sólo a unos muy pocos y recien­tes ejem­plos del estre­pi­to­so fra­ca­so de la “cien­cia eco­nó­mi­ca”. Aho­ra mis­mo, apar­te de cons­ta­tar la gra­ve­dad de la situa­ción, la inte­lec­tua­li­dad bur­gue­sa no sabe real­men­te qué es lo que suce­de. Pero no crea­mos que lo sabe el refor­mis­mo, de hecho el fra­ca­so teó­ri­co y polí­ti­co del refor­mis­mo es aun mayor, si cabe, que el del impe­ria­lis­mo. Recor­de­mos que fue el refor­mis­mo el que ela­bo­ró o ayu­dó a ela­bo­rar las famo­sas “nue­va eco­no­mía”, “eco­no­mía inma­te­rial”, “eco­no­mía de la inte­li­gen­cia” y otras que venían a decir que el capi­ta­lis­mo había supe­ra­do las cri­sis para siem­pre, que eran cosa del pasa­do, que nun­ca vol­ve­rían a producirse.

Por tan­to, no esta­mos sólo ante una cri­sis sis­té­mi­ca, tam­bién esta­mos ante una cri­sis de la “cien­cia eco­nó­mi­ca” bur­gue­sa, que es una ideo­lo­gía des­ti­na­da a ocul­tar la reali­dad obje­ti­va de la explo­ta­ción asa­la­ria­da. Este pun­to es cen­tral para defi­nir el con­tex­to mun­dial ya que no debe­mos abor­dar­lo exclu­si­va­men­te des­de un eco­no­mi­cis­mo meca­ni­cis­ta, sino a la vez des­de el fra­ca­so his­tó­ri­co del pen­sa­mien­to bur­gués. Tomar con­cien­cia de este hecho nos vacu­na con­tra la super­fi­cia­li­dad y la uni­la­te­ra­li­dad ya que nos pone ante una lec­ción his­tó­ri­ca: las cla­ses pro­pie­ta­rias de las fuer­zas pro­duc­ti­vas son tan­to más inhu­ma­nas y sal­va­jes cuan­to más igno­ran­tes y cie­gas son, por­que enton­ces ni siquie­ra pres­tan oídos a las pro­pues­tas refor­mis­tas que siem­pre quie­ren ayu­dar­les, sino que más tem­prano que tar­de ter­mi­nan recu­rrien­do a la vio­len­cia reac­cio­na­ria más atroz.

Si ha fra­ca­sa­do la “cien­cia eco­nó­mi­ca” ¿a qué teo­ría expli­ca­ti­va debe­mos recu­rrir? El mar­xis­mo se enfren­ta a la ideo­lo­gía bur­gue­sa en todo, pero espe­cial­men­te en cua­tro pun­tos irre­con­ci­lia­bles: uno, la teo­ría de la explo­ta­ción asa­la­ria­da y de la eco­no­mía en gene­ral; dos, la teo­ría del Esta­do, de la demo­cra­cia y de la vio­len­cia en gene­ral; tres, la teo­ría del cono­ci­mien­to, la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta; y, cua­tro, la teo­ría éti­ca y moral. Se tra­ta de un cho­que fron­tal, inevi­ta­ble y obli­ga­do, sobre todo en los perío­dos de cri­sis sis­té­mi­ca como el actual. Has­ta no hace mucho, la cas­ta inte­lec­tual había jura­do que el mar­xis­mo era un cadá­ver putre­fac­to. Aho­ra inclu­so sec­to­res de esta cas­ta empie­zan a citar a Marx des­con­tex­tua­li­zán­do­lo, pero no al mar­xis­mo como corrien­te rica y com­ple­ja, crí­ti­ca y crea­ti­va, para no per­der audiencia.

En reali­dad el mar­xis­mo no ha “vuel­to” por­que nun­ca se fue. Siem­pre que exis­ta explo­ta­ción eco­nó­mi­ca, opre­sión esta­tal, domi­na­ción cul­tu­ral y mise­ria éti­co-moral, ade­más de otras injus­ti­cias, el mar­xis­mo esta­rá acti­vo por­que es la teo­ría-matriz que expli­ca por qué todas las opre­sio­nes por peque­ñas que sean, por ais­la­das que parez­can estar, todas, sin embar­go están rela­cio­na­das entre sí median­te una diná­mi­ca inter­na, un hilo rojo que las reco­rre y conec­ta por deba­jo de la apa­rien­cia inme­dia­ta­men­te visi­ble, y eso que las une no es otra cosa que la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Por eso el mar­xis­mo afir­ma con­tun­den­te­men­te que las cri­sis resur­gi­rán una y otra vez siem­pre que siga exis­tien­do el capi­ta­lis­mo, como suce­de aho­ra mis­mo. El con­tex­to actual vuel­ve a cer­ti­fi­car la vali­dez cien­tí­fi­co-crí­ti­ca del mar­xis­mo. Pero el mar­xis­mo es la úni­ca con­cep­ción del mun­do, la úni­ca pra­xis, que reafir­ma y asu­me que su des­tino es des­apa­re­cer, extin­guir­se a la vez que se extin­gue y des­apa­re­ce el capi­ta­lis­mo, que es su cau­sa. Des­pués, con el avan­ce del socia­lis­mo al comu­nis­mo sur­gi­rá una nue­va for­ma de ser humano, con un pen­sa­mien­to que aho­ra no pode­mos ni imaginar.

2. Las pri­me­ras inter­pre­ta­cio­nes de la cri­sis, entre 2007 y 2009, echa­ban la cul­pa a los prés­ta­mos de “mala cali­dad”, a la insol­ven­cia de la gen­te pobre, explo­ta­da, que se había deja­do lle­var por su afán con­su­mis­ta sin dis­po­ner de recur­sos para devol­ver la deu­da. Más tar­de, bajo la pre­sión de los hechos, se aña­dió la res­pon­sa­bi­li­dad de los ban­que­ros “irres­pon­sa­bles” y has­ta corrup­tos, y, por últi­mo y en gene­ral, a la “mala ges­tión” finan­cie­ra. Ver­da­des a medias des­ti­na­das a ocul­tar la res­pon­sa­bi­li­dad últi­ma, la del capi­ta­lis­mo en cuan­to tal. No se podía ni debía cri­ti­car la raíz del mal: la pro­pie­dad pri­va­da, y por ello había que recar­gar la cul­pa en diver­sas expre­sio­nes de la per­so­na­li­dad huma­na tal cual la entien­de la bur­gue­sía, o sea, una inter­pre­ta­ción psi­co­lo­gi­cis­ta, bio­lo­gi­cis­ta, eso­té­ri­ca e idea­lis­ta. De la mis­ma for­ma en que se habla de la “mano invi­si­ble del mer­ca­do” ‑negan­do el puño de ace­ro del Esta­do- se recu­rre tam­bién a los “ins­tin­tos con­su­mis­tas” y a la “natu­ra­le­za huma­na” cega­da por el afán de lucro.

Lenin decía que la reali­dad es tozu­da. Los hechos ter­mi­na­ron impo­nién­do­se y se supo que poco antes de oto­ño de 2007 la CEOE había reco­no­ci­do que los bene­fi­cios mun­dia­les esta­ban a la baja, pero esta ver­dad cru­da no con­ve­nía airear­la por­que sur­gi­rían las pre­gun­tas: ¿no con­fir­ma eso una de las crí­ti­cas mar­xis­tas al capi­ta­lis­mo, que la tasa media de bene­fi­cio tien­de a la baja? Era una ver­dad tan incó­mo­da que la mis­ma bur­gue­sía la negó inclu­so aun­que ya la habían des­cu­bier­to sus dos fun­da­men­ta­les eco­no­mis­tas, Smith y Ricar­do. La ver­dad es revo­lu­cio­na­ria, decía con razón Grams­ci, y por eso el capi­tal nece­si­ta­ba negar­la. Pero la ava­lan­cha de ver­da­des rom­pió todos los diques de cen­su­ra: la bur­gue­sía esta­ba invir­tien­do en masa capi­ta­les sobran­tes, exce­den­ta­rios e impro­duc­ti­vos en la corrup­ta inge­nie­ría finan­cie­ra de alta ren­ta­bi­li­dad inme­dia­ta y decre­cien­te sopor­te mate­rial; inver­tía tam­bién en masa en el ladri­llo, en el cemen­to, en las armas y menos en indus­tria. La razón es que esta rama pro­duc­ti­va daba poco bene­fi­cio en com­pa­ra­ción con las otras. Y el bene­fi­cio máxi­mo en el menor tiem­po posi­ble es el dios de la civi­li­za­ción del capital.

A la vez fue­ron cono­cién­do­se más en deta­lles otras con­tra­dic­cio­nes que tam­bién for­za­ban a la finan­cia­ri­za­ción y a la baja del bene­fi­cio por los sobre­cos­tos y gas­tos impro­duc­ti­vos que gene­ra­ban a la lar­ga. La cri­sis ener­gé­ti­ca, eco­lo­gis­ta y ali­men­ta­ria sobre­car­ga los cos­tos tota­les y ani­ma a la bur­gue­sía a refu­giar­se en la “eco­no­mía del cemen­to” y en el capi­tal fic­ti­cio. La cri­sis de hege­mo­nía polí­ti­ca del impe­ria­lis­mo le obli­ga a mul­ti­pli­car sus gas­tos mili­ta­res para ase­gu­rar­se los recur­sos ener­gé­ti­cos cada día más esca­sos, y la cri­sis de legi­ti­mi­dad del impe­ria­lis­mo occi­den­tal en el mun­do mer­ma su poder. Estas tres gran­des sub­cri­sis, o cri­sis par­cia­les, venían de antes pero se agu­di­zan con el tiem­po e inter­ac­túan con la cri­sis estric­ta­men­te eco­nó­mi­ca pro­du­cien­do una siner­gia demo­le­do­ra. Más aún, estas cua­tro sub­cri­sis tie­nen todas ellas la mis­ma raíz pro­fun­da: la lógi­ca del máxi­mo bene­fi­cio, aun­que se han ges­ta­do cada una de ellas con rit­mos y en áreas dife­ren­tes, pero siem­pre den­tro de la uni­ci­dad del capitalismo.

El con­tex­to actual no es sino la sín­te­sis polí­ti­ca de la dia­léc­ti­ca de estas cua­tro cri­sis par­cia­les que crean una cri­sis glo­bal supe­rior, más gra­ve que nin­gu­na otra en la his­to­ria huma­na. Has­ta aho­ra, las ante­rio­res cri­sis estruc­tu­ra­les o civi­li­za­cio­na­les han pro­vo­ca­do revo­lu­cio­nes, con­tra­rre­vo­lu­cio­nes y devas­ta­do­ras gue­rras mun­dia­les. Las teo­rías mar­xis­tas de la cri­sis y del impe­ria­lis­mo apor­tan las herra­mien­tas teó­ri­cas nece­sa­rias para cono­cer e inter­ve­nir en las ten­den­cias que fuer­zan el cho­que mor­tal entre las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles del capi­ta­lis­mo, apren­dien­do que la ten­den­cia a la sobre­pro­duc­ción, al sub­con­su­mo, a la des­pro­por­ción entre el sec­tor I y el sec­tor II, más la pre­sión de la caí­da ten­den­cial del bene­fi­cio medio, hacen que se vaya cuar­tean­do el sis­te­ma des­de sus bases pro­fun­das. Allí don­de ade­más este res­que­bra­ja­mien­to se ace­le­ra por la debi­li­dad socio­po­lí­ti­ca del Esta­do bur­gués, allí tien­de a repro­du­cir­se lo que se defi­ne como esla­bón débil de la cade­na impe­ria­lis­ta, aumen­tan­do las posi­bi­li­da­des de sal­to revolucionario.

3. Habla­mos siem­pre de ten­den­cias y de posi­bi­li­da­des, y es que la dia­léc­ti­ca, el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, insis­ten en el papel cru­cial de la acción huma­na, de la lucha de cla­ses y de eman­ci­pa­ción nacio­nal en las sali­das que pue­dan tener las cri­sis sis­té­mi­cas. La impor­tan­cia cla­ve de la acción huma­na, siem­pre den­tro de los encua­dres obje­ti­vos dados, es la que expli­ca la fun­ción del poder de cla­se, del Esta­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de las vio­len­cias del capi­tal con­tra el tra­ba­jo y de las deci­sio­nes socio­eco­nó­mi­cas. El mar­xis­mo no ocul­ta sus obje­ti­vos: aca­bar con la pro­pie­dad bur­gue­sa median­te la revo­lu­ción social que ins­tau­re un poder popu­lar y un Esta­do obre­ro, defen­di­do por el pue­blo en armas. Esta­do que debe bus­car cons­cien­te­men­te su auto­ex­tin­ción en la medi­da en que se avan­za al socialismo.

Pues bien, la ter­ce­ra carac­te­rís­ti­ca del con­tex­to mun­dial es que ha pues­to a la orden del día el pro­ble­ma radi­cal del poder. Nin­gu­na de las cua­tro sub­cri­sis ais­la­das, ni menos aún la cri­sis civi­li­za­cio­nal en sí mis­ma, tie­nen solu­ción demo­crá­ti­co-socia­lis­ta si la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra no ins­tau­ra su poder, del mis­mo modo, pero a la inver­sa, de que no tie­nen sali­da para la bur­gue­sía si no refuer­za bru­tal­men­te su cri­mi­nal poder, terro­ris­ta en últi­ma ins­tan­cia. La lucha de pode­res irre­con­ci­lia­bles va a adqui­rir cada vez más ran­go deci­so­rio por­que cada día se va a pudrir más la civi­li­za­ción del capi­tal. La demo­cra­cia-bur­gue­sa, ya muy debi­li­ta­da des­de la ante­rior gran cri­sis, la que des­em­bo­có en la gue­rra mun­dial de 1939 – 1945, es desahu­cia­da por la cla­se domi­nan­te que gira osten­si­ble­men­te a la dere­cha, a la tec­no­cra­cia buro­crá­ti­ca, al bona­par­tis­mo, al cau­di­llis­mo, al poder ocul­to de la alian­za finan­cie­ro-indus­trial mili­ta­ri­za­da, con el apo­yo des­ca­ra­do y deses­pe­ra­do del fun­da­men­ta­lis­mo cristiano.

La demo­cra­cia en abs­trac­to exis­te sólo en los deli­rios de algún inte­lec­tual idio­ta y en las men­ti­ras pro­pa­gan­dís­ti­cas. Sí exis­te la dic­ta­du­ra encu­bier­ta del capi­tal, su sor­da coer­ción que esta­lla estre­pi­to­sa­men­te cuan­do recu­rre a la vio­len­cia injus­ta. Fren­te a esto se yer­gue el pro­ce­so que va del con­tra­po­der popu­lar y obre­ro a la demo­cra­cia-socia­lis­ta y a su Esta­do, pasan­do por el doble poder y el poder popu­lar. El con­tex­to actual actua­li­za la cues­tión del poder, de saber qué cla­se social es pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, la bur­gue­sía o el pro­le­ta­ria­do, por­que la irra­cio­na­li­dad capi­ta­lis­ta está lle­van­do a la huma­ni­dad al bor­de del desas­tre. La demo­cra­cia-socia­lis­ta, el poder popu­lar y obre­ro son la úni­ca fuer­za cons­cien­te que pue­de dete­ner esta mar­cha des­qui­cia­da que median­te una esca­be­chi­na san­grien­ta reac­ti­ve una nue­va fase capi­ta­lis­ta, has­ta su siguien­te e inevi­ta­ble gran cri­sis. En este con­tex­to nos encon­tra­mos luchan­do a muer­te por el comu­nis­mo como úni­ca alter­na­ti­va al caos.

Iña­ki Gil de San Vicente
Eeus­kal Herria 20 de enero de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.