Etxe­rat ha exi­gi­do la libe­ra­ción de Iña­ki Erro y de todos los pre­sos y todas pre­sas polí­ti­cas con enfer­me­da­des gra­ves- Etxe­rat

El Pre­so Polí­ti­co Iña­ki Erro ingre­só la sema­na pasa­da en el hos­pi­tal de Alme­ría por una car­dio­pa­tía isqué­mi­ca seve­ra. Iña­ki Erro lle­va 25 años en la cár­cel, tie­ne la con­de­na cum­pli­da des­de el 2011, pero en mayo del 2010 la Audien­cia Nacio­nal le apli­có la doc­tri­na 1972006; por con­se­cuen­cia es otro de los pre­sos que, debien­do estar en liber­tad, sigue en la cár­cel.
Los pre­sos y las pre­sas polí­ti­cas vas­cas sufren sin cesar las con­se­cuen­cias de la polí­ti­ca penin­ten­cia­ria que apli­can el esta­do Espa­ñol y el Esta­do Fran­cés. Los 25 años que lle­va Iña­ki Erro en pri­sión, agra­va­dos por los lar­gos años de ais­la­mien­to en las cár­ce­les de Tene­ri­fe, Alge­ci­ras y Alme­ría, la insa­lu­bri­dad de estas pri­sio­nes, las con­di­cio­nes de vida extre­mas impues­tas, las agre­sio­nes y la ten­sión per­ma­nen­te a la que los pre­sos polí­ti­cos están suje­tos, son la cau­sa direc­ta de su enfer­me­dad, y este dete­rio­ro, sin duda, uno de los obje­ti­vos que per­si­gue la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria . Con­se­cuen­cia direc­ta de la opre­so­ra polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, el aumen­to de las enfer­me­da­des seve­ras, tan­to físi­cas como psí­qui­cas – y aún más estas últi­mas- ha sido noto­rio en los últi­mos años. Hay a día de hoy 29 pre­sos con enfer­me­da­des gra­ves, de ellos 16 con enfer­me­da­des muy gra­ves.
Al colec­ti­vo de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas se le apli­ca una polí­ti­ca penin­ten­cia­ria úni­ca, una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de excep­ción cuyas con­se­cuen­cias ha denun­cia­do y segui­rá denun­cian­do Etxe­rat. En el caso que hoy expo­ne­mos, en el caso de Iña­ki Erro, su gra­ve epi­so­dio médi­co ha podi­do recon­du­cir­se a tiem­po, las con­se­cuen­cias, afor­tu­na­da­men­te no han sido las peo­res y eso nos pro­du­ce un lógi­co ali­vio. Pero tam­bién, una vez más, nos enfren­ta no solo al ori­gen de estas enfer­me­da­des sino tam­bién al ries­go implí­ci­to de la situa­ción de nues­tros fami­lia­res, a las difi­cul­ta­des y obs­tácu­los con las que se encuen­tran ante cual­quier emer­gen­cia, a las difi­cul­ta­des y obs­tácu­los con los que nos encon­tra­mos noso­tros mis­mos para acu­dir a su lado, para obte­ner infor­ma­ción sobre su esta­do. Nos enfren­ta una vez más al hecho de que para los res­pon­sa­bles de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, el dere­cho a la salud es uno más de los muchos dere­chos a igno­rar.
Por ello mis­mo, para Etxe­rat, es urgen­te la des­ac­ti­va­ción inme­dia­ta de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria apli­ca­da al colec­ti­vo de pre­sos vas­cos. Urgen­te que las pre­sas y pre­sos con enfer­me­da­des gra­ves, estén, en apli­ca­ción de la lega­li­dad, pri­me­ro cer­ca de sus domi­ci­lios y lue­go en casa. Recor­da­mos el infor­me ela­bo­ra­do por Jai­ki Hadi que daba cuen­ta de que son 24 los pre­sos y las pre­sas polí­ti­cas vas­cas que han muer­to en la cár­cel o al poco tiem­po de haber sali­do en liber­tad. Hay, a día de hoy 10 pre­sos y pre­sas que sufren enfer­me­da­des gra­ves cuya edad supera los 60 años, y 28 pre­sos y pre­sas enfer­mas que supe­ran los 50 años. Esta situa­ción es, como ya hemos dicho, con­se­cuen­cia y obje­ti­vo de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria.
Una vez que el infor­me médi­co de Iña­ki Erro sea valo­ra­do por médi­cos de su con­fian­za se ana­li­za­rá la medi­da o medi­das lega­les que su situa­ción médi­ca requie­ra de lo cual os dare­mos opor­tu­na cuen­ta. Pero mien­tras tan­to y de modo urgen­te des­de Etxe­rat, exi­gi­mos el inme­dia­to tras­la­do a Eus­kal Herria de Iña­ki Erro y de los demás pre­sos enfer­mos por­que es el paso pri­me­ro e indis­pen­sa­ble para garan­ti­zar su dere­cho a la salud.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *