Gran­ma denun­cia mani­pu­la­ción polí­ti­ca tras muer­te de recluso

granma-diario

En los últi­mos días, medios de pren­sa y repre­sen­tan­tes de algu­nos gobier­nos tra­di­cio­nal­men­te com­pro­me­ti­dos con la sub­ver­sión con­tra Cuba han des­ata­do una nue­va cam­pa­ña de acu­sa­cio­nes, apro­ve­chan­do ines­cru­pu­lo­sa­men­te un hecho lamen­ta­ble: el falle­ci­mien­to de un pre­so común, que qui­zás solo en el caso de Cuba, se con­vier­te en noti­cia de reper­cu­sión internacional.

El méto­do uti­li­za­do es el mis­mo de siem­pre, que pre­ten­de impo­ner­se infruc­tuo­sa­men­te, a gol­pe de repe­ti­ción, para sata­ni­zar a Cuba, en este caso, a par­tir de la deli­be­ra­da mani­pu­la­ción de un acon­te­ci­mien­to total­men­te inusual en nues­tro país, a dife­ren­cia de otros.

El deno­mi­na­do “pre­so polí­ti­co” cum­plía una san­ción de pri­va­ción de liber­tad de 4 años, tras un pro­ce­so jus­to duran­te el cual estu­vo en liber­tad y de un jui­cio con­for­me a dere­cho, por haber gol­pea­do bru­tal­men­te y en públi­co a su espo­sa, agre­dir a los poli­cías y resis­tir­se vio­len­ta­men­te a la detención.

Esta per­so­na murió a cau­sa de un fallo mul­ti­or­gá­ni­co aso­cia­do a un pro­ce­so res­pi­ra­to­rio sép­ti­co seve­ro, a pesar de haber reci­bi­do toda la aten­ción médi­ca nece­sa­ria, inclui­dos los medi­ca­men­tos y el tra­ta­mien­to espe­cia­li­za­do, en la sala de cui­da­dos inten­si­vos del prin­ci­pal cen­tro hos­pi­ta­la­rio de San­tia­go de Cuba.

¿Por qué algu­nas auto­ri­da­des espa­ño­las y de la Unión Euro­pea se apre­su­ra­ron a con­de­nar a Cuba sin inten­tar siquie­ra infor­mar­se sobre el tema? ¿Por qué usan, siem­pre y de ante­mano, la men­ti­ra cuan­do de Cuba se tra­ta? ¿Por qué, ade­más de men­tir, cen­su­ran la ver­dad? ¿Por qué a la voz y la ver­dad de Cuba se le nie­ga, sin nin­gún disi­mu­lo, el más míni­mo espa­cio en los medios de comu­ni­ca­ción internacional?

Se actúa con gran cinis­mo y doble rase­ro. ¿Qué cali­fi­ca­ti­vo le darían ellos a la bru­ta­li­dad poli­cial pues­ta de mani­fies­to en Espa­ña y en la mayor par­te de la “cul­ta y civi­li­za­da Euro­pa”, muy recien­te­men­te, con­tra el movi­mien­to de los “indig­na­dos”?

¿Quién se ha preo­cu­pa­do por la dra­má­ti­ca situa­ción de haci­na­mien­to en las cár­ce­les espa­ño­las que alber­gan a una pobla­ción penal inmi­gran­te muy alta, que sobre­pa­sa el 35 % del total de reclu­sos en el país, según el últi­mo infor­me dis­po­ni­ble del sin­di­ca­to de pri­sio­nes ACAIP, fecha­do el 3 de abril del 2010? ¿Quién se ha preo­cu­pa­do por inves­ti­gar el falle­ci­mien­to en julio del 2011, en el cen­tro peni­ten­cia­rio de Teruel, en Espa­ña, de Tohua­mi Ham­daoui, un pre­so común de ori­gen marro­quí, que per­dió la vida tras una huel­ga de ham­bre volun­ta­ria que duró varios meses? ¿Quién ha refe­ri­do que el reclu­so se había decla­ra­do inocente?

¿Aca­so ha per­di­do la memo­ria y la noción de la reali­dad el voce­ro chi­leno que nos calum­nia cuan­do afir­ma que el difun­to era un disi­den­te polí­ti­co que se man­tu­vo 50 días en huel­ga de ham­bre? Debe con­ser­var recuer­dos de sus días de líder estu­dian­til vin­cu­la­do a los mili­ta­res gol­pis­tas de Pino­chet que masa­cra­ron a su pue­blo y exten­die­ron la des­apa­ri­ción y la tor­tu­ra a todo el Cono Sur median­te el “Plan Cón­dor”, pero no se le cono­cen decla­ra­cio­nes sobre la bru­tal repre­sión con­tra los estu­dian­tes que se mani­fies­tan pací­fi­ca­men­te en defen­sa del dere­cho humano a la edu­ca­ción uni­ver­sal y gra­tui­ta. ¿Será de los que qui­sie­ron rebau­ti­zar en los libros esco­la­res a la dic­ta­du­ra como régi­men mili­tar? ¿Habrá dicho algo sobre la repre­si­va y arbi­tra­ria Ley Anti­te­rro­ris­ta que se apli­ca a los mapu­ches de la huel­ga de hambre?

No podía fal­tar en esta cam­pa­ña el gobierno de Esta­dos Uni­dos, prin­ci­pal ins­ti­ga­dor de cual­quier esfuer­zo por des­acre­di­tar a Cuba, con el úni­co pro­pó­si­to de jus­ti­fi­car su polí­ti­ca de hos­ti­li­dad, sub­ver­sión y blo­queo eco­nó­mi­co, polí­ti­co y mediá­ti­co con­tra el pue­blo cubano.

Impre­sio­na la hipo­cre­sía de los voce­ros de Esta­dos Uni­dos, país que osten­ta un pobre récord en mate­ria de dere­chos huma­nos, tan­to den­tro de su terri­to­rio como en el mun­do. El Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de las Nacio­nes Uni­das ha reco­no­ci­do que en ese país ocu­rren a dia­rio gra­ves vio­la­cio­nes en mate­ria de los dere­chos de la mujer, la tra­ta de per­so­nas, la dis­cri­mi­na­ción racial y con­tra mino­rías étni­cas, las con­di­cio­nes inhu­ma­nas en las pri­sio­nes, el des­am­pa­ro de los reclu­sos, un patrón racial dife­ren­cia­do y los fre­cuen­tes erro­res judi­cia­les en la impo­si­ción de la pena de muer­te, la eje­cu­ción de meno­res y enfer­mos men­ta­les, los abu­sos del sis­te­ma de deten­ción migra­to­rio, las muer­tes en la mili­ta­ri­za­da fron­te­ra sur, los actos atro­ces con­tra la dig­ni­dad huma­na y los ase­si­na­tos de víc­ti­mas ino­cen­tes de la pobla­ción civil por par­te de efec­ti­vos del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Iraq, Afga­nis­tán, Paquis­tán y otros paí­ses, y las deten­cio­nes arbi­tra­rias y tor­tu­ras per­pe­tua­das en el ile­gal cen­tro de deten­ción de la Base Naval de Guan­tá­na­mo que usur­pa nues­tro territorio.

Ape­nas se cono­ce en el mun­do que en noviem­bre del 2011, en los Esta­dos Uni­dos, tres per­so­nas murie­ron en medio de una huel­ga de ham­bre masi­va de pri­sio­ne­ros en Cali­for­nia. Según los tes­ti­mo­nios de los pre­sos alo­ja­dos en las cel­das con­ti­guas, los guar­dias no les ofre­cie­ron nin­gu­na asis­ten­cia, e inclu­so deli­be­ra­da­men­te igno­ra­ron sus gri­tos de auxi­lio, a dife­ren­cia de su abu­si­va prác­ti­ca de some­ter a los huel­guis­tas a ali­men­ta­ción forzada.

Sema­nas antes, había sido eje­cu­ta­do el afro­ame­ri­cano Troy Davis a pesar de la copio­sa evi­den­cia que demos­tra­ba el error judi­cial sin que la Casa Blan­ca ni el Depar­ta­men­to de Esta­do hicie­ran nada.

En los Esta­dos Uni­dos, 90 pri­sio­ne­ros han sido eje­cu­ta­dos des­de enero del 2010 has­ta la actua­li­dad, mien­tras que otros 3 222 reos espe­ran su eje­cu­ción en el corre­dor de la muer­te. Su gobierno repri­me asi­dua­men­te con bru­ta­li­dad a quie­nes se atre­ven a denun­ciar la injus­ti­cia del sistema.

Este nue­vo ata­que con­tra nues­tro país tie­ne una fran­ca inten­ción polí­ti­ca que nada tie­ne que ver con una legí­ti­ma preo­cu­pa­ción por la vida de las cuba­nas y cuba­nos. Se fus­ti­ga con la com­pli­ci­dad de empo­rios finan­cie­ro-mediá­ti­cos como el Gru­po Pri­sa y el que admi­nis­tra la CNN en Espa­ñol, en el mejor esti­lo de las mafias de Mia­mi. Se acu­sa de mane­ra irra­cio­nal al gobierno de Cuba, al que se cul­pa, sin siquie­ra haber inves­ti­ga­do míni­ma­men­te la reali­dad de los hechos. Se con­de­na pri­me­ro y se juz­ga, si aca­so, después.

Es visi­ble en este caso que ni las auto­ri­da­des que se han refe­ri­do con inme­dia­tez y tor­pe­za a este hecho, ni el apa­ra­to al ser­vi­cio de la agre­sión mediá­ti­ca con­tra Cuba, se toma­ron siquie­ra el tra­ba­jo de con­fir­mar la infor­ma­ción. Poco impor­ta la ver­dad si lo que se pre­ten­de es fabri­car arti­fi­cial­men­te y ven­der una ima­gen fal­sa de supues­tas vio­la­cio­nes fla­gran­tes y sis­te­má­ti­cas de las liber­ta­des en Cuba que algún día jus­ti­fi­que una inter­ven­ción con el fin de “pro­te­ger a cuba­nos civi­les indefensos”.

Resul­ta evi­den­te la inten­ción de impo­ner una matriz de opi­nión dia­bó­li­ca, enca­mi­na­da a mos­trar un dete­rio­ro sen­si­ble de la situa­ción de dere­chos huma­nos en Cuba, cons­truir una supues­ta “opo­si­ción vic­ti­mi­za­da que mue­re en las cár­ce­les”, don­de inclu­so se le nie­ga el acce­so a los ser­vi­cios de salud.

El mun­do ente­ro cono­ce la voca­ción huma­nis­ta de nues­tros médi­cos y per­so­nal de la salud, que no esca­ti­ma esfuer­zos ni los esca­sos recur­sos con que cuen­ta el país ‑en gran medi­da debi­do al cri­mi­nal blo­queo que sufre nues­tro pue­blo des­de hace más de 50 años- para sal­var vidas y mejo­rar el esta­do de salud de su pue­blo y de muchos otros en todos los con­fi­nes de la Tierra.

Cuba cuen­ta con el res­pe­to y la admi­ra­ción de los pue­blos y de muchos gobier­nos que reco­no­cen su obra social en la isla y en el mundo.

Los hechos hablan más que las pala­bras. Las cam­pa­ñas anti­cu­ba­nas no harán mella en la Revo­lu­ción cuba­na ni en su pue­blo, que con­ti­nua­rá per­fec­cio­nan­do su socialismo.

La ver­dad de Cuba es la del país don­de el ser humano es lo más valio­so: una espe­ran­za de vida al nacer de 77.9 años como pro­me­dio; una cober­tu­ra de salud gra­tui­ta para todo su pue­blo; un índi­ce de mor­ta­li­dad infan­til de 4.9 por cada mil naci­dos vivos, cifra que supera los están­da­res nor­te­ame­ri­ca­nos y es la más baja en el con­ti­nen­te, lige­ra­men­te infe­rior que la de Cana­dá; toda una pobla­ción alfa­be­ti­za­da y con pleno acce­so a todos los nive­les de edu­ca­ción de mane­ra gra­tui­ta; un 96% de par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes gene­ra­les del 2008, un pro­ce­so demo­crá­ti­co de dis­cu­sión de los linea­mien­tos eco­nó­mi­cos y socia­les, pre­vio al VI Con­gre­so del Partido.

La ver­dad de Cuba es la del país que ha lle­va­do sus uni­ver­si­da­des y escue­las a los cen­tros peni­ten­cia­rios, en los que los reclu­sos fue­ron opor­tu­na e impar­cial­men­te juz­ga­dos, reci­ben sala­rio igual por su tra­ba­jo y dis­po­nen de ele­va­dos nive­les de aten­ción médi­ca sin dis­tin­ción de raza, sexo, cre­do ni ori­gen social.

Que­da­rá otra vez demos­tra­do que la men­ti­ra, por muchas veces que se la repi­ta, no nece­sa­ria­men­te se con­vier­te en ver­dad, por­que “un prin­ci­pio jus­to, des­de el fon­do de una cue­va, pue­de más que un ejército”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.