Gra­cias a [email protected] [email protected] que estu­vis­teis defen­dien­do Kukutza has­ta el últi­mo ama­ne­cer- [email protected] de Kukutza Gaz­tetxea

Kukutza gaztetxeko kide ohiak

Urta­rri­la 23rd, 2012 by admin

Nun­ca con­se­gui­mos ser una ame­na­za seria para los espe­cu­la­do­res. No pudi­mos hacer mucho con­tra mul­ti­na­cio­na­les, ban­cos ni inmo­bi­lia­rias (solo con­cen­tra­cio­nes, cam­pa­ñas, oku­pa­cio­nes, accio­nes direc­tas, movilizaciones..).Nuestra inci­den­cia en este sen­ti­do ha sido sim­bó­li­ca. Ni siquie­ra con­tra CABISA S.A.
Tam­po­co fui­mos nun­ca una moles­tia gra­ve para el Ayun­ta­mien­to. Nues­tra con­ti­nua sub­ver­sión de todas las nor­ma­ti­vas muni­ci­pa­les (coti­dia­na tras­gre­sión de hora­rios, prohi­bi­cio­nes, usos del espa­cio públi­co, per­mi­sos, licen­cias…) y nues­tra con­ti­nua invi­ta­ción a sal­tar­se ridí­cu­las leyes tam­po­co resul­tó una gran ame­na­za para nues­tro Con­sis­to­rio. Ni siquie­ra les supu­so mucho ampliar las bri­ga­das de la ULE (Uni­dad de Lim­pie­za Espe­cial). De vez en cuan­do algu­na pata­le­ta del Alcal­de y de nues­tros ami­güi­tos del PP, pero nada gra­ve. Eso sí, se lle­va­ron por delan­te Sor­gintxu­lo.
Hace unos cua­tro años las Ins­ti­tu­cio­nes empe­za­ron a inte­re­sar­se por noso­tras, con esa “his­tó­ri­ca manía” que tie­nen de que­rer con­tro­lar­lo todo, con esos pro­gra­mas que dise­ñan bajo fal­sas inten­cio­nes de acer­car­se a los intere­ses de la pobla­ción. Es evi­den­te que su obje­ti­vo no es mejo­rar su ges­tión polí­ti­ca, sino inten­tar con­tro­lar todo movi­mien­to alter­na­ti­vo, copiar­lo, divi­dir­lo o…absorverlo (aun­que haya gen­te que aún lo dude). Se mon­ta­ron una hipó­cri­ta cam­pa­ña sobre Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na (que casua­li­dad, jus­to cuan­do empie­za­ban a resur­gir las aso­cia­cio­nes veci­na­les). Pusie­ron un equi­po de soció­lo­gas en cada barrio, dina­mi­zan­do la vai­na. Había un inte­rés espe­cial por Rekal­de. Y des­de Kukutza les deja­mos fli­paos. Su capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va, su refe­ren­cia­li­dad en el barrio, sus incon­ta­bles recur­sos, su nivel de par­ti­ci­pa­ción, coor­di­na­ción y movilización…flipaos. Supon­go que a par­tir de ahí se habló de noso­tras con más preo­cu­pa­ción en el Ay-unta­mien­to y en otros espa­cios.
Pero en oscu­ros des­pa­chos del Minis­te­rio de Inte­rior, Kukutza esta­ba ficha­da des­de el prin­ci­pio. La Sal­ve, Indautxu, Arkau­te. Todos ellos esta­ban al tan­to. Y todo por­que una cua­dri­lla de cono­ci­das “pio­jo­sos, porre­ras, vagos y radi­ca­les” la esta­ba lian­do par­da. Ellos sabían que en aquel tiem­po, allí te for­ma­bas per­so­nal y polí­ti­ca­men­te. Sabían que allí se apren­día a luchar. Y que se con­ta­gia­ba. Allí apren­di­mos a com­par­tir ries­gos y res­pon­sa­bi­lia­des, a asu­mir las con­se­cuen­cias de nues­tras accio­nes. Apren­di­mos de la dig­ni­dad, a ir por la vida con la cabe­za alta. Apren­di­mos a que­rer y a crear, a ser más fuer­tes, a enfren­tar­nos al mie­do y las con­tra­dic­cio­nes.

Sabían que en aquel tiem­po, en Kuku con­ti­nua­men­te se gene­ra­ban y con­fluían luchas, que se jun­ta­ban las gen­tes rebel­des de Biz­kaia y mucho más. Sabían que se refor­za­ban y se abrían nue­vos fren­tes de con­fron­ta­ción polí­ti­ca y de denun­cia social. Sabían que muchos colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res se nutrían y nutrían a Kukutza. Y no per­dían deta­lle. Supon­go que para ellos Kuku fué tam­bién una bue­na herra­mien­ta de con­trol social: con poner una cáma­ra en la puer­ta y algu­na infil­tra­ción que otra, allí ficha­ban a todo dios que entra­ba o salía, actua­li­zan­do así sus archi­vos (tu des­crip­ción, colec­ti­vo al que per­te­ne­ces, circu­lo de rela­cio­nes, afi­ni­dad, etc…).Ya se encar­ga­rán ellos de desa­rro­llar­lo y situar a cada per­so­na en el orga­ni­gra­ma más con­ve­nien­te a sus futu­ras inves­ti­ga­cio­nes. Amatxus, jove­nes, artis­tas, cua­dri­llas …tam­bién voso­tras estáis ficha­das!
Todos los movi­mien­tos autó­no­mos, ile­ga­les, anti­rre­pre­si­vos, inde­pen­den­tis­tas, anar­quis­tas, liber­ta­rios, femi­nis­tas, eco­lo­gis­tas, anti­de­sa­rro­llis­tas, estu­dian­tes, con­tra­in­for­ma­ti­vos, autogestionarios….todos los movi­mien­tos popu­la­res, toda la gen­te que lucha, por fín, jun­ta, uni­da y revuel­ta!!! Y eso sí que les jodía. Inten­ta­ron tum­bar­nos en 2001, cuan­do la Audien­cia Nacio­nal pre­cin­tó Kukutza. Pero echa­mos un buen órda­go y gana­mos la partida.Y en 2004, y en 2005…Pero ellos tam­po­co olvi­dan ni per­do­nan. Sabían que al prin­ci­pio seña­lá­ba­mos a la Luna y…la gen­te de nues­tro entorno sólo nos mira­ba el dedo. Al prin­ci­pio estu­vi­mos solas, pocas apos­ta­ron por noso­tras. No se fia­ban. Los cam­bios y pro­pues­tas nue­vas gene­ran des­con­fian­za, por­que rom­pen con cos­tum­bres y…con diri­gis­mos.

Nues­tro hacer a lo loco, des­de aba­jo y sin pedir per­mi­so des­co­lo­ca­ba. ¿Dema­sia­do radicales?.Al prin­ci­pio fui­mos cri­ti­ca­das, se nos exi­gia todo, aun­que casi nadie nos daba nada. Pero lo con­se­gui­mos. Con­se­gui­mos mucho más de lo que habría­mos soña­do ese día de agos­to de 1998 en el que entra­mos en Kukutza lll. Se ha habla­do mucho de noso­tras en estos años. Se ha habla­do bien y tam­bién mal. Eso es bueno. Hay gen­te que nun­ca come­te erro­res… por­que nun­ca asu­mi­rá ries­gos. Hay gen­te que mira, gen­te que hace, gen­te que a veces se equi­vo­ca y…gente que juz­ga sin hacer nada.
Con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria, rebel­dia, insu­mi­sión, des­obe­dien­cia, orga­ni­za­ción y poder popu­lar. Eso es lo que les jodía de ver­dad. Con el tiem­po, a toda esa red de “pros­cri­tas, anti­so­cia­les, revo­lu­cio­na­rios y mar­gi­na­les” se fué unien­do todo lo demás: miles de per­so­nas y acti­vi­da­des. Cul­tu­ra popu­lar. Alter­na­ti­vas reales. Con una natu­ra­li­dad y acep­ta­ción increí­ble, algo impen­sa­ble años antes. Y eso les reven­ta­ba. Les reven­ta­ba por­que nun­ca fui­mos ange­li­tas bue­nas (aun­que en los últi­mos meses muchos se empe­ña­ron en pin­tar­nos enor­mes ali­tas blan­cas).
Sabían que en este tiem­po de nue­vas vías polí­ti­cas y de cri­sis bru­tal, Kukutza sería de nue­vo un refe­ren­te. Sabían que iba a resur­gir como herra­mien­ta orga­ni­za­ti­va esen­cial en estos tiem­pos de agi­ta­dos cam­bios en EH, a la vez que tiem­po de des­hau­cios, des­pi­dos masi­vos, recor­tes de dere­chos y…auje de las denun­cias socia­les. CABISA S.A.reconoce en un docu­men­to que en 2005 no se daban las con­di­cio­nes polí­ti­cas ade­cua­das para efec­tuar un des­alo­jo. Temían repre­sa­lias con­tra sus bie­nes y pro­pie­da­des. No
fué una casua­li­dad que el pro­ce­so del derri­bo se ini­cia­ra tan solo unas horas des­pués de los resul­ta­dos de las elec­cio­nes de Mar­zo, don­de se reafir­man gran­des cam­bios en la for­ma de abor­dar el con­flic­to polí­ti­co en este país (cada una que saque sus pro­pias con­clu­sio­nes). Era el momen­to de aca­bar con Kukutza. Para ellos era aho­ra o…tal vez nun­ca.
Los del PP han sali­do bien lim­pi­tos de todo esto, aun­que ahí que­da su rela­ción con Cabi­sa (como ejem­plo ‚el escán­da­lo urba­nis­ti­co en Can­ta­bria). Y siguien­do los pasos que ini­ció Pepe Rey en Ardi Bel­tza, la ecua­ción Cabi­sa-Cere­zo evi­den­cia la estre­cha rela­ción entre redes de nar­co­trá­fi­co y tra­mas de corrup­ción urba­nís­ti­ca. Los del PSOE han juga­do con noso­tras para hacer­le pupi­ta al PNV. Con el pseu­do-apo­yo a Kuku de sena­do­res y demás per­so­na­li­da­des socia­tas, qui­zás pen­sa­ban tam­bién ganar algún voto
joven…como en el 15M. Su par­ti­do diri­gió el ope­ra­ti­vo poli­cial.
Los del PNV no podían per­mi­tir más movi­li­za­cio­nes , denun­cias y adhe­sio­nes. Muchos de los suyos esta­ban impli­ca­dos. Con su actua­ción han per­di­do unos votos y úni­ca­men­te, algo de salud. Nun­ca con­ta­rán lo que se gas­ta­ron en poli­cía , en speed y cocaí­na y en arma­men­to duran­te esos días. Algu­nas de las nues­tras nece­si­ta­ron poner en el pro­ce­so de nego­cia­ción su últi­ma espe­ran­za, cuan­do el res­to de las vías ya se ago­ta­ba. Otras sabía­mos que eso nun­ca nos sal­va­ría, y que las pro­pues­tas “pro­gre­sis­tas” lan­za­das des­de dis­tin­tos ámbi­tos (la co-ges­tión con la admi­nis­tra­ción, la cesión de otro local, el pago de la deu­da por par­te del Ayun­ta y demás pati­na­zos y algu­nas men­ti­ras) no enca­ja­ban con nues­tra ideo­lo­gía, por­que no que­ría­mos un cen­tro cívi­co ni una
Kukutza domes­ti­ca­da.

Nues­tro pro­yec­to, su inci­den­cia y su ges­tión supe­ra­ba en un 200% la acción de las Ins­ti­tu­cio­nes (en sus depar­ta­men­tos de cul­tu­ra, de bien­es­tar social, de infan­cia y juven­tud, etc, etc, etc), y una par­te impor­tan­te de la pobla­ción lo apo­ya­ba (unas 20.000 adhe­sio­nes). La nego­cia­ción con el Ayun­ta-Mien­to era solo una estra­te­gia más para ganar tiem­po, para sumar gen­te, para ganar días en la lucha con­tra el derri­bo, no nues­tra seña de iden­ti­dad. Espe­ro que ese pro­ce­so no sir­va de refe­ren­te a nin­gún gaztetxe…ellos siem­pre mien­ten. No les abráis la puer­ta, no les metáis en casa. Ellos nun­ca cede­rán, nun­ca con­fia­rán, pues nues­tra exis­ten­cia cues­tio­na la suya…porque somos su antí­te­sis, no una corrien­te para­le­la.

La cruel­dad y bru­ta­li­dad del derri­bo de Kukutza no fue solo un capri­cho de Azku­na. No fué solo un pro­ble­ma eco­nó­mi­co, urba­nís­ti­co, ni de orden públi­co. Era algo que lle­va­ban pre­pa­ran­do des­de hace dema­sia­do tiem­po en oscu­ros des­pa­chos del Minis­te­rio de Inte­rior. Y algo que muchos perros lle­va­ban años soñan­do: que les dejen suel­tos y car­ta blan­ca con todos sus jugue­tes (tan­que­tas, fur­go­nas, esco­pe­tas, explo­si­vos, pelo­te­ros, porras, metra­lle­tas). Un gran cam­po de entre­na­mien­to y des­fo­gue duran­te días.
Muchos habla­ron en nues­tro nom­bre sin saber de qué habla­ban. Afir­ma­ron cosas que noso­tras nun­ca diji­mos. Y tras la masa­cre, algu­nos nos patea­ron el cora­zón con la sin razón del “yo con­deno, tu condenas”…pero noso­tras no con­de­na­mos. Ni olvi­da­mos.
En estos 13 años, hemos per­di­do algu­nas bata­llas, gana­do peque­ñas vic­to­rias y miles de recuer­dos. Que nos qui­ten lo bai­lao!. Qui­zás nos han par­ti­do la vida. Nos han roba­do todo. Han deja­do a Bil­bo sin bar­co, a Rekal­de sin nada y a sus hijas un futu­ro incier­to. Y casi les sale gra­tis! Pero con­si­guie­ron que en sus últi­mos días la soli­da­ri­dad y la dig­ni­dad resur­jie­ra en miles de per­so­nas. Kuku no se mere­cía menos. Gra­cias a todas las que estu­vis­teis resis­tien­do y defen­dien­do Kukutza has­ta su últi­mo ano­che­cer.

Ex-com­po­nen­tes de Kukutza Gaz­tetxea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *