Gra­cias a [email protected] [email protected] que estu­vis­teis defen­dien­do Kukutza has­ta el últi­mo ama­ne­cer- [email protected] de Kukutza Gaztetxea

Kukutza gaztetxeko kide ohiak

Urta­rri­la 23rd, 2012 by admin

Nun­ca con­se­gui­mos ser una ame­na­za seria para los espe­cu­la­do­res. No pudi­mos hacer mucho con­tra mul­ti­na­cio­na­les, ban­cos ni inmo­bi­lia­rias (solo con­cen­tra­cio­nes, cam­pa­ñas, oku­pa­cio­nes, accio­nes direc­tas, movilizaciones..).Nuestra inci­den­cia en este sen­ti­do ha sido sim­bó­li­ca. Ni siquie­ra con­tra CABISA S.A.
Tam­po­co fui­mos nun­ca una moles­tia gra­ve para el Ayun­ta­mien­to. Nues­tra con­ti­nua sub­ver­sión de todas las nor­ma­ti­vas muni­ci­pa­les (coti­dia­na tras­gre­sión de hora­rios, prohi­bi­cio­nes, usos del espa­cio públi­co, per­mi­sos, licen­cias…) y nues­tra con­ti­nua invi­ta­ción a sal­tar­se ridí­cu­las leyes tam­po­co resul­tó una gran ame­na­za para nues­tro Con­sis­to­rio. Ni siquie­ra les supu­so mucho ampliar las bri­ga­das de la ULE (Uni­dad de Lim­pie­za Espe­cial). De vez en cuan­do algu­na pata­le­ta del Alcal­de y de nues­tros ami­güi­tos del PP, pero nada gra­ve. Eso sí, se lle­va­ron por delan­te Sorgintxulo.
Hace unos cua­tro años las Ins­ti­tu­cio­nes empe­za­ron a inte­re­sar­se por noso­tras, con esa “his­tó­ri­ca manía” que tie­nen de que­rer con­tro­lar­lo todo, con esos pro­gra­mas que dise­ñan bajo fal­sas inten­cio­nes de acer­car­se a los intere­ses de la pobla­ción. Es evi­den­te que su obje­ti­vo no es mejo­rar su ges­tión polí­ti­ca, sino inten­tar con­tro­lar todo movi­mien­to alter­na­ti­vo, copiar­lo, divi­dir­lo o…absorverlo (aun­que haya gen­te que aún lo dude). Se mon­ta­ron una hipó­cri­ta cam­pa­ña sobre Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na (que casua­li­dad, jus­to cuan­do empie­za­ban a resur­gir las aso­cia­cio­nes veci­na­les). Pusie­ron un equi­po de soció­lo­gas en cada barrio, dina­mi­zan­do la vai­na. Había un inte­rés espe­cial por Rekal­de. Y des­de Kukutza les deja­mos fli­paos. Su capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va, su refe­ren­cia­li­dad en el barrio, sus incon­ta­bles recur­sos, su nivel de par­ti­ci­pa­ción, coor­di­na­ción y movilización…flipaos. Supon­go que a par­tir de ahí se habló de noso­tras con más preo­cu­pa­ción en el Ay-unta­mien­to y en otros espacios.
Pero en oscu­ros des­pa­chos del Minis­te­rio de Inte­rior, Kukutza esta­ba ficha­da des­de el prin­ci­pio. La Sal­ve, Indautxu, Arkau­te. Todos ellos esta­ban al tan­to. Y todo por­que una cua­dri­lla de cono­ci­das “pio­jo­sos, porre­ras, vagos y radi­ca­les” la esta­ba lian­do par­da. Ellos sabían que en aquel tiem­po, allí te for­ma­bas per­so­nal y polí­ti­ca­men­te. Sabían que allí se apren­día a luchar. Y que se con­ta­gia­ba. Allí apren­di­mos a com­par­tir ries­gos y res­pon­sa­bi­lia­des, a asu­mir las con­se­cuen­cias de nues­tras accio­nes. Apren­di­mos de la dig­ni­dad, a ir por la vida con la cabe­za alta. Apren­di­mos a que­rer y a crear, a ser más fuer­tes, a enfren­tar­nos al mie­do y las contradicciones.

Sabían que en aquel tiem­po, en Kuku con­ti­nua­men­te se gene­ra­ban y con­fluían luchas, que se jun­ta­ban las gen­tes rebel­des de Biz­kaia y mucho más. Sabían que se refor­za­ban y se abrían nue­vos fren­tes de con­fron­ta­ción polí­ti­ca y de denun­cia social. Sabían que muchos colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res se nutrían y nutrían a Kukutza. Y no per­dían deta­lle. Supon­go que para ellos Kuku fué tam­bién una bue­na herra­mien­ta de con­trol social: con poner una cáma­ra en la puer­ta y algu­na infil­tra­ción que otra, allí ficha­ban a todo dios que entra­ba o salía, actua­li­zan­do así sus archi­vos (tu des­crip­ción, colec­ti­vo al que per­te­ne­ces, circu­lo de rela­cio­nes, afi­ni­dad, etc…).Ya se encar­ga­rán ellos de desa­rro­llar­lo y situar a cada per­so­na en el orga­ni­gra­ma más con­ve­nien­te a sus futu­ras inves­ti­ga­cio­nes. Amatxus, jove­nes, artis­tas, cua­dri­llas …tam­bién voso­tras estáis fichadas!
Todos los movi­mien­tos autó­no­mos, ile­ga­les, anti­rre­pre­si­vos, inde­pen­den­tis­tas, anar­quis­tas, liber­ta­rios, femi­nis­tas, eco­lo­gis­tas, anti­de­sa­rro­llis­tas, estu­dian­tes, con­tra­in­for­ma­ti­vos, autogestionarios….todos los movi­mien­tos popu­la­res, toda la gen­te que lucha, por fín, jun­ta, uni­da y revuel­ta!!! Y eso sí que les jodía. Inten­ta­ron tum­bar­nos en 2001, cuan­do la Audien­cia Nacio­nal pre­cin­tó Kukutza. Pero echa­mos un buen órda­go y gana­mos la partida.Y en 2004, y en 2005…Pero ellos tam­po­co olvi­dan ni per­do­nan. Sabían que al prin­ci­pio seña­lá­ba­mos a la Luna y…la gen­te de nues­tro entorno sólo nos mira­ba el dedo. Al prin­ci­pio estu­vi­mos solas, pocas apos­ta­ron por noso­tras. No se fia­ban. Los cam­bios y pro­pues­tas nue­vas gene­ran des­con­fian­za, por­que rom­pen con cos­tum­bres y…con dirigismos.

Nues­tro hacer a lo loco, des­de aba­jo y sin pedir per­mi­so des­co­lo­ca­ba. ¿Dema­sia­do radicales?.Al prin­ci­pio fui­mos cri­ti­ca­das, se nos exi­gia todo, aun­que casi nadie nos daba nada. Pero lo con­se­gui­mos. Con­se­gui­mos mucho más de lo que habría­mos soña­do ese día de agos­to de 1998 en el que entra­mos en Kukutza lll. Se ha habla­do mucho de noso­tras en estos años. Se ha habla­do bien y tam­bién mal. Eso es bueno. Hay gen­te que nun­ca come­te erro­res… por­que nun­ca asu­mi­rá ries­gos. Hay gen­te que mira, gen­te que hace, gen­te que a veces se equi­vo­ca y…gente que juz­ga sin hacer nada.
Con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria, rebel­dia, insu­mi­sión, des­obe­dien­cia, orga­ni­za­ción y poder popu­lar. Eso es lo que les jodía de ver­dad. Con el tiem­po, a toda esa red de “pros­cri­tas, anti­so­cia­les, revo­lu­cio­na­rios y mar­gi­na­les” se fué unien­do todo lo demás: miles de per­so­nas y acti­vi­da­des. Cul­tu­ra popu­lar. Alter­na­ti­vas reales. Con una natu­ra­li­dad y acep­ta­ción increí­ble, algo impen­sa­ble años antes. Y eso les reven­ta­ba. Les reven­ta­ba por­que nun­ca fui­mos ange­li­tas bue­nas (aun­que en los últi­mos meses muchos se empe­ña­ron en pin­tar­nos enor­mes ali­tas blancas).
Sabían que en este tiem­po de nue­vas vías polí­ti­cas y de cri­sis bru­tal, Kukutza sería de nue­vo un refe­ren­te. Sabían que iba a resur­gir como herra­mien­ta orga­ni­za­ti­va esen­cial en estos tiem­pos de agi­ta­dos cam­bios en EH, a la vez que tiem­po de des­hau­cios, des­pi­dos masi­vos, recor­tes de dere­chos y…auje de las denun­cias socia­les. CABISA S.A.reconoce en un docu­men­to que en 2005 no se daban las con­di­cio­nes polí­ti­cas ade­cua­das para efec­tuar un des­alo­jo. Temían repre­sa­lias con­tra sus bie­nes y pro­pie­da­des. No
fué una casua­li­dad que el pro­ce­so del derri­bo se ini­cia­ra tan solo unas horas des­pués de los resul­ta­dos de las elec­cio­nes de Mar­zo, don­de se reafir­man gran­des cam­bios en la for­ma de abor­dar el con­flic­to polí­ti­co en este país (cada una que saque sus pro­pias con­clu­sio­nes). Era el momen­to de aca­bar con Kukutza. Para ellos era aho­ra o…tal vez nunca.
Los del PP han sali­do bien lim­pi­tos de todo esto, aun­que ahí que­da su rela­ción con Cabi­sa (como ejem­plo ‚el escán­da­lo urba­nis­ti­co en Can­ta­bria). Y siguien­do los pasos que ini­ció Pepe Rey en Ardi Bel­tza, la ecua­ción Cabi­sa-Cere­zo evi­den­cia la estre­cha rela­ción entre redes de nar­co­trá­fi­co y tra­mas de corrup­ción urba­nís­ti­ca. Los del PSOE han juga­do con noso­tras para hacer­le pupi­ta al PNV. Con el pseu­do-apo­yo a Kuku de sena­do­res y demás per­so­na­li­da­des socia­tas, qui­zás pen­sa­ban tam­bién ganar algún voto
joven…como en el 15M. Su par­ti­do diri­gió el ope­ra­ti­vo policial.
Los del PNV no podían per­mi­tir más movi­li­za­cio­nes , denun­cias y adhe­sio­nes. Muchos de los suyos esta­ban impli­ca­dos. Con su actua­ción han per­di­do unos votos y úni­ca­men­te, algo de salud. Nun­ca con­ta­rán lo que se gas­ta­ron en poli­cía , en speed y cocaí­na y en arma­men­to duran­te esos días. Algu­nas de las nues­tras nece­si­ta­ron poner en el pro­ce­so de nego­cia­ción su últi­ma espe­ran­za, cuan­do el res­to de las vías ya se ago­ta­ba. Otras sabía­mos que eso nun­ca nos sal­va­ría, y que las pro­pues­tas “pro­gre­sis­tas” lan­za­das des­de dis­tin­tos ámbi­tos (la co-ges­tión con la admi­nis­tra­ción, la cesión de otro local, el pago de la deu­da por par­te del Ayun­ta y demás pati­na­zos y algu­nas men­ti­ras) no enca­ja­ban con nues­tra ideo­lo­gía, por­que no que­ría­mos un cen­tro cívi­co ni una
Kukutza domesticada.

Nues­tro pro­yec­to, su inci­den­cia y su ges­tión supe­ra­ba en un 200% la acción de las Ins­ti­tu­cio­nes (en sus depar­ta­men­tos de cul­tu­ra, de bien­es­tar social, de infan­cia y juven­tud, etc, etc, etc), y una par­te impor­tan­te de la pobla­ción lo apo­ya­ba (unas 20.000 adhe­sio­nes). La nego­cia­ción con el Ayun­ta-Mien­to era solo una estra­te­gia más para ganar tiem­po, para sumar gen­te, para ganar días en la lucha con­tra el derri­bo, no nues­tra seña de iden­ti­dad. Espe­ro que ese pro­ce­so no sir­va de refe­ren­te a nin­gún gaztetxe…ellos siem­pre mien­ten. No les abráis la puer­ta, no les metáis en casa. Ellos nun­ca cede­rán, nun­ca con­fia­rán, pues nues­tra exis­ten­cia cues­tio­na la suya…porque somos su antí­te­sis, no una corrien­te paralela.

La cruel­dad y bru­ta­li­dad del derri­bo de Kukutza no fue solo un capri­cho de Azku­na. No fué solo un pro­ble­ma eco­nó­mi­co, urba­nís­ti­co, ni de orden públi­co. Era algo que lle­va­ban pre­pa­ran­do des­de hace dema­sia­do tiem­po en oscu­ros des­pa­chos del Minis­te­rio de Inte­rior. Y algo que muchos perros lle­va­ban años soñan­do: que les dejen suel­tos y car­ta blan­ca con todos sus jugue­tes (tan­que­tas, fur­go­nas, esco­pe­tas, explo­si­vos, pelo­te­ros, porras, metra­lle­tas). Un gran cam­po de entre­na­mien­to y des­fo­gue duran­te días.
Muchos habla­ron en nues­tro nom­bre sin saber de qué habla­ban. Afir­ma­ron cosas que noso­tras nun­ca diji­mos. Y tras la masa­cre, algu­nos nos patea­ron el cora­zón con la sin razón del “yo con­deno, tu condenas”…pero noso­tras no con­de­na­mos. Ni olvidamos.
En estos 13 años, hemos per­di­do algu­nas bata­llas, gana­do peque­ñas vic­to­rias y miles de recuer­dos. Que nos qui­ten lo bai­lao!. Qui­zás nos han par­ti­do la vida. Nos han roba­do todo. Han deja­do a Bil­bo sin bar­co, a Rekal­de sin nada y a sus hijas un futu­ro incier­to. Y casi les sale gra­tis! Pero con­si­guie­ron que en sus últi­mos días la soli­da­ri­dad y la dig­ni­dad resur­jie­ra en miles de per­so­nas. Kuku no se mere­cía menos. Gra­cias a todas las que estu­vis­teis resis­tien­do y defen­dien­do Kukutza has­ta su últi­mo anochecer.

Ex-com­po­nen­tes de Kukutza Gaztetxea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.