Des­com­po­si­ción de un impe­rio: Epí­lo­go- Josu Sorau­ren

“Corrup­tio opti­mi, pes­si­ma”. Cuan­do lo que se des­com­po­ne es un impe­rio, con la pes­te que ema­na tal des­com­po­si­ción, ger­mi­na el dra­ma y la des­es­pe­ran­za.

La mayor tra­ge­dia para el impe­rio espa­ñol, fue su recal­ci­tran­te manía y los falli­dos inten­tos para pro­lon­gar­lo a tra­vés de los siglos.

Tras una gue­rra civil (lo de civil…) que dejó al país exhaus­to, los nos­tál­gi­cos del impe­rio voci­fe­ra­ban sus idea­les, puro esper­pen­to, ante las nacio­nes civi­li­za­das.

Difí­cil que lo olvi­de­mos aque­llos a quie­nes nos tocó vivir la bur­da far­sa, tan trau­má­ti­ca como insu­fri­ble.

Así quie­ro ser (El niño del nue­vo esta­do)”. Era la “enci­clo­pe­dia” en la que, en nues­tra más cán­di­da infan­cia, había­mos de libar las esen­cias de aque­lla sagra­da espa­ño­li­dad.

Es decir, lo de la Espa­ña una gran­de y libre.

Una: por­que no admi­te des­ga­rra­du­ras geo­grá­fi­cas, que des­tru­ya su úni­co cuer­po (¿) y su úni­ca alma. El alma espa­ño­la es natu­ral­men­te la cató­li­ca. Gran­de: por­que se ha impues­to al mun­do(¿) por el sacri­fi­cio heroi­co (¿) de sus hijos, que han demos­tra­do que su dig­ni­dad es supe­rior a la vida. Gran­de: por­que se ha sacu­di­do la ser­vi­dum­bre de los pue­blos extra­ños que qui­sie­ron arre­ba­tar­le las esen­cias de su per­so­na­li­dad his­tó­ri­ca (¿).

Es una uni­dad –con­ti­nua­ba el tex­to que había­mos de memo­ri­zar- de des­tino en lo uni­ver­sal, que con­sis­te en la sal­va­ción de todos los pue­blos por la fe. Nues­tro sím­bo­lo el yugo y las fle­chas, sím­bo­lo his­tó­ri­co de la Espa­ña impe­rial. Nues­tro jefe, el cau­di­llo que sólo res­pon­de ante Dios y ante la his­to­ria.”

¿Esta­re­mos vivien­do el últi­mo epi­so­dio de un lar­guí­si­mo pro­ce­so his­tó­ri­co, en que un país inca­paz de evo­lu­cio­nar como Espa­ña, alcan­za su fatí­di­co oca­so?

Por­que en pleno s. XXI, el esta­do del nacio­nal­ca­to­li­cis­mo, no pare­ce haber alte­ra­do tan ana­cró­ni­cos prin­ci­pios, men­sa­jes y obje­ti­vos fun­da­cio­na­les.

Vea­mos. Se man­tie­ne la vie­ja idea de uni­dad, man­te­ni­da a la anti­gua usan­za, con sables, san­gre y la estre­cha cola­bo­ra­ción de una jerar­quía ecle­sial, que con­ser­va intac­to su carác­ter faná­ti­co e inqui­si­to­rial, lo que muchos deno­mi­na­ría­mos “obs­ce­na ins­ti­tu­ción”.

Esa sagra­da uni­dad, for­ja­da con­tra la volun­tad libre­men­te expre­sa­da de los pue­blos. Con­cre­ta­men­te, los que –capri­chos de la his­to­ria- vimos asen­ta­do par­te de nues­tro terri­to­rio, en esa mal lla­ma­da piel de toro de la vie­ja Ibe­ria. Eus­kalhe­rria, Cata­lu­ña… La anti­gua Lusi­ta­nia des­per­tó a tiem­po…

Una Espa­ña libre, que nun­ca fue menos libre.

Hoy la vemos ver­gon­zo­sa­men­te pren­di­da de las manos desa­pren­si­vas de los mer­ca­dos, agen­cias de cali­fi­ca­ción y de toda la delin­cuen­cia finan­cie­ra. Truha­nes impu­nes, que sin tapu­jos ni pudor pue­den defe­nes­trar a su anto­jo a cual­quier encla­ve del pla­ne­ta y entre ellos, si les vie­ne en gana y sin que rechis­ten sus éli­tes patrió­ti­cas, Espa­ña

Lo de la Espa­ña gran­de, ya es otro can­tar. ¿De ver­dad se ha sacu­di­do la ser­vi­dum­bre de los pue­blos extra­ños? ¿No le due­le a la “cre­me impe­rial” esa pos­tu­ra tan ser­vil con el demo­nio yan­qui?

Tie­ne que resul­tar humi­llan­te el inqui­lino grin­go, con dere­cho a per­na­da en todas las coci­nas del esta­do, llá­men­se Zar­zue­la, Mon­cloa, ejér­ci­to, DGS, etc…

¿Dón­de ha ido aquel endio­sa­mien­to o his­trió­ni­ca “gran­de­za”?

Tan­ta gran­di­lo­cuen­cia, tan­tas ínfu­las… ¿Para que? Tan solo les que­da una come­dia bufa, repre­sen­ta­da por una cor­te gro­tes­ca, alte­zas de chi­ri­go­ta y vie­jos abo­len­gos, que tan pron­to aso­man, bor­dan el ridícu­lo más estra­fa­la­rio (o cutre, y a las prue­bas me remi­to)…

Se tra­ta pues de un esta­do en des­com­po­si­ción, sin alter­na­ti­vas.

Por­que podría haber alter­na­ti­vas…

Espa­ña debe olvi­dar­se de gran­de­zas, des­ti­nos mesiá­ni­cos estra­fa­la­rios, uni­da­des sagra­das a cuchi­llo y vol­vie­ra a refun­dar­se con nue­vos prin­ci­pios más huma­nos, y demo­crá­ti­cos o pre­pa­rar sus exe­quias…

Para ello debe dese­char monar­quías, como dice el coro­nel Mar­ti­nez Inglés, obso­le­tas y sin sen­ti­do, con reyes dota­dos del pedi­grí desas­tro­so de los bor­bo­nes. Tan pará­si­tas como inso­por­ta­ble­men­te gra­vo­sas.

Libe­rar­se –en su caso man­dar a hacer gár­ga­ras- de la tue­la per­ni­cio­sa y one­ro­sa ‑38 millo­nes de eura­zos men­sua­les entre otras pre­ben­das- de una igle­sia, autén­ti­ca rémo­ra para una socie­dad libre y demo­crá­ti­ca.

Orga­ni­zar un ejér­ci­to –mejor fue­ra pres­cin­dir, pero…- abso­lu­ta­men­te demo­crá­ti­co, que renie­gue del cuar­te­la­zo y de cual­quier inten­to de inter­ve­nir en un orde­na­mien­to jurí­di­co pro­yec­ta­do des­de y para la ciu­da­da­nía…

Debe plan­tear­se un pro­yec­to eco­nó­mi­co cen­tra­do en una racio­na­li­za­ción cohe­ren­te de sus recur­sos, de un desa­rro­llo indus­trial via­ble, cons­cien­tes de las caren­cias estruc­tu­ra­les his­tó­ri­cas, debi­das a una refor­ma agra­ria y a una revo­lu­ción indus­trial inexis­ten­tes.

No fiar­se del turis­mo. Podrá ser un gran recur­so, pero debi­do a esa fluc­tua­ción que con­lle­van las modas y los enjua­gues pro­pa­gan­dís­ti­cos, nun­ca da garan­tías de esta­bi­li­dad.

Lo del ladri­llo, ya hemos vis­to, un par­cheo coyun­tu­ral que en manos del bui­tre­río finan­cie­ro –¡que amar­ga­men­te esta­mos pagan­do su ban­ca­rro­ta!- nos esta lle­van­do a un cata­clis­mo.

Y por supues­to, en esta nue­va rege­ne­ra­ción, se habría de con­tro­lar rigu­ro­sa­men­te ese mun­do pica­res­co de una oli­gar­quía inso­li­da­ria, lati­fun­dis­ta, maes­tra del pelo­ta­zo y a todo ese cho­ri­ce­río polí­ti­co tan mal habi­tua­do a entrar a saco en las arcas públi­cas…

Evi­den­te­men­te, en el ámbi­to de esta posi­ble futu­ra y demo­crá­ti­ca cons­ti­tu­ción, bien lejos del pari­pé “¿cons­ti­tu­cio­nal…?” de la tran­si­ción, entra­rían los pue­blos del esta­do que libre­men­te la acep­ta­ran.

Es decir, se res­pe­ta­ría la libre deci­sión de pue­blos como Eus­kalhe­rría, Cata­lu­ña u otros –chi lo sa?-…

Es decir, que pue­blos que tuvie­ron su cons­ti­tu­ción –sus fue­ros- y que nun­ca renun­cia­ron a su sobe­ra­nía, no encon­tra­rían nin­gún obs­tácu­lo para res­tau­rar­la.

Así pues, Espa­ña debe­ría parar el tiem­po y dete­ner­se para estu­diar en pro­fun­di­dad su fra­ca­so como pro­yec­to polí­ti­co y par­tir de cero.

Estoy segu­ro de que bas­tan­te gen­te, inclu­so algu­nos espa­ño­les, que los hay, apo­ya­rían el pro­ce­so.

Pero ni somos tan inge­nuos, ni nos enga­ña­mos. Espa­ña nun­ca ha sido un país que nego­cie, o se deten­ga para virar la brú­ju­la. Siem­pre ha opta­do, eso sí, muy dig­na­men­te, por insis­tir en el error, aún a ries­go de arro­jar­se al pre­ci­pi­cio.

Y no es de extra­ñar, no se tra­ta úni­ca­men­te de que el pue­blo esté abo­rre­ga­do y tra­gue sapos y cule­bras sin rechis­tar. Al menos mien­tras se le eche fut­bol y todas esa bazo­fia de realy­tis –con per­dón, puro defe­car-…

Más alar­man­te es el seque­ro inte­lec­tual y crí­ti­co, que medra en la cor­te y sus epí­go­nos.

Por­que ese es el gran cán­cer que corroe a este país. Duran­te siglos y has­ta nues­tros días, median­te expur­ga­cio­nes y una lar­ga varie­dad de prác­ti­cas inqui­si­to­ria­les, se exi­lió, con­de­nó, encar­ce­ló, lapi­dó etc… la inte­li­gen­cia y el sen­ti­do común.

Espa­ña igno­ró a sabios, inte­lec­tua­les y pen­sa­do­res que obje­ta­ron o en su caso con­de­na­ron las cau­sas que han con­du­ci­do a este des­gra­cia­do país al esta­do rui­no­so que pade­ce con tan malos pre­sa­gios.

Per­so­nal­men­te, no me sien­to inso­li­da­rio, cuan­do de día en día y con más urgen­cia, tra­to de urgir la recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía nava­rra.

Pue­de pare­cer, el gri­to deses­pe­ra­do de sál­ve­se quien pue­da y qui­zás lo sea, por­que la con­cien­cia te gri­ta con pavo­ro­sa niti­dez, que el desas­tre espa­ñol aca­ba­rá arras­trán­do­nos inevi­ta­ble­men­te.

Al pro­pio tiem­po, ten­go la con­vic­ción de que el esta­do espa­ñol o lo que en este pre­vi­si­ble futu­ro que­de de él, sólo podrá resur­gir de sus ceni­zas, el día en que sea capaz de reco­no­cer sus caren­cias y sus gran­des peca­dos his­tó­ri­cos. El día en que se olvi­de de sus gran­di­lo­cuen­cias y con autén­ti­co espí­ri­tu demo­crá­ti­co, sin ser más ni menos que nadie, tra­te de cami­nar con sus posi­bi­li­da­des, solo con las suyas, con el res­to de los pue­blos…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *