Un buen cris­tiano ase­sino de razo­nes y vidas- Fede de los Rios

Boni­to pane­gí­ri­co el que Anto­nio Mª Rou­co Vare­la dedi­có a su buen ami­go y pai­sano Manuel Fra­ga Iri­bar­ne en misa ofi­cia­da en pro­pia casa del muer­to. Ante el minis­tro de Jus­ti­cia, Ruiz-Gallar­dón, el pre­si­den­te de la Xun­ta, Núñez Fei­jóo, así como la alcal­de­sa de Madrid, Ana Bote­lla, la exmi­nis­tra Isa­bel Tocino y el vice­pre­si­den­te de la CEOE, Artu­ro Fer­nán­dez, el car­de­nal resal­tó la con­di­ción de cris­tiano y Padre de la Cons­ti­tu­ción del fina­do, como si de dos cosas inse­pa­ra­bles se tratara.

Sober­bia la homi­lía de Julián Barrio, arzo­bis­po de San­tia­go de Com­pos­te­la, ayer en la cate­dral. En ella defi­nió a Don Manuel como «una per­so­na de bien» que «defen­dió los valo­res de la civi­li­za­ción occi­den­tal», una civi­li­za­ción que «nació pere­gri­nan­do en torno a la memo­ria del Após­tol San­tia­go» y «bus­có el sen­ti­do de un por­qué que ayu­da a sopor­tar cual­quier cómo», algo así como un fin que jus­ti­fi­que los medios, cua­les­quie­ra que sean. Ejem­plos no fal­tan de la defen­sa de la civi­li­za­ción occi­den­tal que tan­to ama­ba D. Manuel. Des­de la Iª Cru­za­da de Urbano II, pasan­do por Cova­don­ga y la Recon­quis­ta, has­ta las inva­sio­nes de Iraq y Afganistán.

El arzo­bis­po ha dicho que, «sien­do sabe­dor de que cum­plir la misión es alcan­zar el des­tino», Fra­ga mani­fes­tó que «para un cris­tiano la muer­te care­ce de pro­ble­mas y de dra­ma­tis­mos, por­que está supe­ra­da por la resu­rrec­ción, que es dog­ma esen­cial». Por eso, los ase­si­na­dos por cris­tia­nos garan­tes de la civi­li­za­ción, son meras anéc­do­tas. Don Manuel puso empe­ño des­de sus car­gos ofi­cia­les. No des­fa­lle­cien­do, siquie­ra, en los difí­ci­les momen­tos cuan­do los enemi­gos de Espa­ña, den­tro y fue­ra de sus fron­te­ras, ase­dia­ban al régi­men con peti­cio­nes de clemencia.

Así, las tor­tu­ras, defe­nes­tra­ción y pos­te­rior fusi­la­mien­to de Julián Gri­mau (tra­to exqui­si­to lo defi­nió D. Manuel); la muer­te de Enri­que Ruano, arro­ja­do por la ven­ta­na de un sép­ti­mo piso mien­tras se encon­tra­ba dete­ni­do; Sal­va­dor Puig i Antich al que el garro­te vil arre­ba­tó su vida; a Teó­fi­lo del Valle en Elda (Ali­can­te) fue­ron balas poli­cia­les reci­bi­das por pedir aumen­to sala­rial; los cin­co de Gas­teiz aquél 3 de Mar­zo: Fran­cis­co Aznar Cle­men­te, Pedro María Mar­tí­nez Ocio, Romual­do Barro­so Cha­pa­rro, José Cas­ti­llo Gar­cía y Bien­ve­ni­do Perea; dos días des­pués, pro­tes­tan­do por los suce­sos, en Tarra­go­na mue­re Juan Gabriel Rodri­go Kna­jo; el 8 en Basau­ri, duran­te una pro­tes­ta simi­lar la guar­dia civil mata a Vicen­te Anto­nio Ferre­ro, obre­ro de 18 años. El bro­che lo pone en Mon­te­ju­rra con Ricar­do Gar­cía Pelle­je­ro y Aniano Jimé­nez Santos.

Han tar­da­do, pero esta vez las cam­pa­na­das a morts sona­ron para Don Manuel. Como su admi­ra­do Cau­di­llo, gra­cias a la «Tran­si­ción», tam­bién murió en la cama. Todo había que­da­do «ata­do y bien atado».

Pide el arzo­bis­po, al final de su homi­lía, que con el patro­ci­nio del Após­tol San­tia­go y con la inter­ce­sión de la Vir­gen María, el Señor lo aco­ja en el ban­que­te del rei­no de los cielos.

Yo, roga­ría a nues­tra memo­ria que los recuer­dos per­si­gan, a él y a los suyos, has­ta el fin de la Historia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *