Siga­mos des­atan­do la ira anti­ca­pi­ta­lis­ta- José jus­ti­niano Lije­rón

No temo equi­vo­car­me que esta es la auto con­sig­na que todo habi­tan­te del mun­do, aman­te de la sobre­vi­ven­cia de la espe­cie huma­na y la natu­ra­le­za, debe­mos seguir aco­me­tien­do con toda la furia acu­mu­la­da en siglos de la exis­ten­cia per­ni­cio­sa de este sis­te­ma que nos está lle­van­do cada día que pasa hacia el cata­clis­mo uni­ver­sal, por su afán de seguir sien­do el gen­dar­me del mun­do al que­rer seguir reci­clan­do un sis­te­ma, depre­da­dor y geno­ci­da que ya no lo tole­ra ni la huma­ni­dad ni la natu­ra­le­za.

La his­to­ria y la expe­rien­cia nos indi­ca que los pue­blos des­de el comien­zo de su exis­ten­cia siem­pre estu­vie­ron en lucha per­ma­nen­te por su sobre­vi­ven­cia y pro­crea­ción de la espe­cie, en con­tra de las con­di­cio­nes natu­ra­les adver­sas y lue­go en con­tra de quie­nes comen­za­ron a apro­piar­se del esfuer­zo y el tra­ba­jo de los demás. Se nece­si­ta­ron siglos para tran­si­tar el escla­vis­mo, lue­go el feu­da­lis­mo para lle­gar al sis­te­ma que hoy se está con­vir­tien­do en el sepul­tu­re­ro de la huma­ni­dad, el capi­ta­lis­mo con todos sus mode­los, basa­dos fun­da­men­tal­men­te en la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, o con dic­ta­du­ras fas­cis­tas o con la implan­ta­ción abu­si­va y enga­ño­sa de sis­te­mas de gobier­nos “demo­crá­ti­cos”, que no son otra cosa que dic­ta­du­ras de las cla­ses domi­nan­tes, con el mem­bre­te pos­ti­zo de la “demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va”. Este guión usa­do por el impe­rio nor­te­ame­ri­cano y sus saté­li­tes, lo apo­yan y lo vene­ran has­ta cuan­do les son úti­les a sus intere­ses, pero cuan­do algu­nos pue­blos pre­ten­den zafar­se del círcu­lo de la sumi­sión al impe­rio, es el ini­cio del cal­va­rio de las nacio­nes que se atre­ven a tran­si­tar por el camino de la inde­pen­den­cia, la sobe­ra­nía y más allá la libe­ra­ción nacio­nal.

Estos pue­blos son cata­lo­ga­dos como “un peli­gro para los EUA”, y lo más gra­ve de todo esto es que los segre­ga­dos y pobres de estos paí­ses lla­ma­dos del “pri­mer mun­do”, has­ta el día de ayer creían en casi todo lo que le des­in­for­ma­ban sus res­pec­ti­vos gobier­nos, tan era así la cosa, que siem­pre cuan­do inva­die­ron y come­tie­ron geno­ci­dio en otras nacio­nes fue­ra de sus fron­te­ras, se ufa­na­ban de tener el con­sen­so y apo­yo de la mayo­ría de sus pue­blos, sal­vo hon­ro­sas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, ten­den­cias y gru­pos socia­les que en for­ma ais­la­da, siem­pre se opu­sie­ron a los des­ma­nes del sis­te­ma, pero las mayo­rías por error o por omi­sión se jac­ta­ban de las fecho­rías de sus gobier­nos.

Des­pués de las dic­ta­du­ras fas­cis­tas e inter­ven­cio­nes san­grien­tas en Sura­mé­ri­ca, aus­pi­cia­das y fomen­ta­das por el impe­rio nor­te­ame­ri­cano y su sis­te­ma. El apo­yo per­ma­nen­te al sio­nis­mo Israe­li­ta para masa­crar el pue­blo Pales­tino, Viet­nam, Irak, Afga­nis­tán y Libia con la per­ma­nen­te ame­na­za sobre otras nacio­nes como Irán, Vene­zue­la, Siria Son reali­da­des ver­gon­zo­sas que for­ma par­te de la hoja de vida cri­mi­nal del impe­rio nor­te­ame­ri­cano y la com­pli­ci­dad acti­va o pasi­va de otras poten­cias mun­dia­les que abra­zan o se acer­can al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, pero hoy la situa­ción del sis­te­ma y sus res­pec­ti­vos pue­blos, ya no es la mis­ma de ayer.

Los pue­blos del nor­te y de otras lati­tu­des hace rato comen­za­ron a “indig­nar­se”, y como van pasan­do los días van afi­nan­do la pun­te­ría de su rebe­lión, pri­me­ro sólo pedían “demo­cra­cia real”, hoy inclu­si­ve en las entra­ñas de la bes­tia los EUA, se oyen voces que quie­ren “revo­lu­ción”, ya avan­za la cons­cien­cia de que la úni­ca for­ma de solu­cio­nar todos los pro­ble­mas de la huma­ni­dad y el pla­ne­ta, es derro­tar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, ya no se nece­si­tan más prue­bas que las que el mun­do esta vivien­do para ase­ve­rar que el sis­te­ma es inmo­ral, por­que no res­pe­ta nin­gu­na ley inter­na­cio­nal, es inca­paz por­que basa su des­pil­fa­rro en el saqueo a los demás, es egoís­ta por que acu­mu­la por medio del enga­ño y la fuer­za, la rique­za en manos de unos cuan­tos en des­me­dro de la gran mayo­ría ‚es geno­ci­da por que aso­la y des­tru­ye ase­si­nan­do a pue­blos ente­ros, y hoy por sobre­vi­vir ame­na­za con una catás­tro­fe nuclear.

Aquí, y en todas par­tes, noso­tros los pue­blos tene­mos que parar toda esta situa­ción, siga­mos des­en­ca­de­nan­do la ira acu­mu­la­da por cien­tos de años con­tra este sis­te­ma que demos­tró que ahon­dó los pro­ble­mas de la huma­ni­dad y del pla­ne­ta, que ya no tie­nen razón de exis­tir, las rela­cio­nes de pro­duc­ción ya no se corres­pon­den. Nece­si­ta­mos gobier­nos de todos y para todos, ya no sir­ven los remien­dos. Vamos por la paz con dig­ni­dad, la sobe­ra­nía y la liber­tad en un mun­do de igua­les. Este sis­te­ma para pesar de Fuku­ya­ma, se “enfan­gó en la his­to­ria” y no mere­ce sobre­vi­vir.

* El autor es ex Diri­gen­te de la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na (COB)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *