La revo­lu­ción y las fechas- Borro­ka Garaia

La revolución y las fechas

En la izquier­da y espe­cial­men­te en algu­nos sec­to­res ideo­ló­gi­ca­men­te avan­za­dos en mi opi­nión se da una ten­den­cia des­me­di­da al “pajeo ideo­ló­gi­co” o al exce­si­vo deba­te teó­ri­co que en muchos casos ape­nas tie­ne tra­duc­ción prác­ti­ca. Entre otras cosas debi­do a que no se sue­le tener en cuen­ta la reali­dad obje­ti­va. Se tra­ba­ja sobre pará­me­tros idea­les en vez de reales. Sin embar­go los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción social son eso, pro­ce­sos de trans­for­ma­ción. En Eus­kal Herria ha exis­ti­do una ten­den­cia his­tó­ri­ca bas­tan­te fuer­te a ana­li­zar la coyun­tu­ra como pre-revo­lu­cio­na­ria. Y no la hemos teni­do ni en los 60, ni en los 70, ni en los 80, ni en los 90, ni por supues­to tam­po­co en la últi­ma década.

Por otra par­te exis­te otra fuer­te ten­den­cia que al con­tra­rio de la ante­rior des­ideo­lo­gi­za el aná­li­sis de la coyun­tu­ra polí­ti­ca y social. Y lo hace de tal mane­ra que par­tien­do de un aná­li­sis de la reali­dad más pesi­mis­ta que obje­ti­vo e inclu­so en algu­nos casos derro­tis­ta impo­si­bi­li­ta que se de ese pro­ce­so de trans­for­ma­ción social.

Par­tien­do de la base en que no esta­mos aún en una situa­ción pre-revo­lu­cio­na­ria la rece­ta no resi­de en una caza de bru­jas auto-com­pla­cien­te del peque­ño bur­gués ni tam­po­co en un aban­dono de las pers­pec­ti­vas revo­lu­cio­na­rias. La cla­ve no resi­de en un acti­vis­mo sin cau­ce estra­té­gi­co ni en inter­mi­na­bles horas de deba­te teó­ri­co inope­ran­te, eli­tis­ta y ajeno a la sociedad.

La revo­lu­ción requie­re con­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. Y no que­pa duda a nadie que lle­var el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal vas­co has­ta el final será un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio o no será. Qui­zás no será un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio esti­lo toma del pala­cio de invierno, ni tam­po­co será un pro­ce­so con algu­nos con­di­men­tos his­tó­ri­cos que hemos cono­ci­do en el pasa­do en otras lati­tu­des pero por fuer­za ten­drá los ejes bási­cos de toda revolución.

El ten­sio­na­mien­to polí­ti­co será la cla­ve y la rup­tu­ra la uni­ca vía. Esta coyun­tu­ra no ven­drá dada por deci­sión de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca sino obli­ga­da por impo­si­ción de sus enemi­gos his­tó­ri­cos y del estado.

Una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y nacio­nal enca­be­za­da por las cla­ses popu­la­res vas­cas que en esta fase están inten­tan­do agru­par­se. No enten­der esto así es no enten­der el pro­ce­so de trans­for­ma­ción social nece­sa­rio de cara a cons­truir el suje­to revo­lu­cio­na­rio. Enten­der esta acu­mu­la­ción en pará­me­tros extric­ta­men­te elec­to­ra­les y de cara a un des­ten­sio­na­mien­to polí­ti­co tam­bién quie­bra las pers­pec­ti­vas revo­lu­cio­na­rias y es un error. Por lo tan­to una de las bata­llas es la crea­ción de ese suje­to revo­lu­cio­na­rio y que no sea un suje­to pasi­vo con coor­de­na­das aje­nas a una pers­pec­ti­va de con­fron­ta­ción. Es obvio que esas dos ten­den­cias existen.

En resu­mi­das cuen­tas que todo ata­que dia­léc­ti­co hacia esa acu­mu­la­ción de fuer­zas supo­ne direc­ta­men­te un fra­ca­so polí­ti­co del que las lan­za. Una inope­ran­cia y des­ga­na hacia la cons­truc­ción y for­ta­le­ci­mien­to de ese suje­to en cla­ves revo­lu­cio­na­rias y en defi­ni­ti­va un aban­dono de los intere­ses de las cla­ses popu­la­res por muy para­dó­ji­co que les supon­ga a algunxs. Pue­den haber muchos “peros” y muy bien razo­na­dos pero hay que tra­ba­jar sobre reali­da­des aun­que no hayan lle­ga­do en con­di­cio­nes ópti­mas en todos los sentidos.

El pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal vas­co está uni­do al pro­ce­so de libe­ra­ción social no solo por­que no podrá haber una ver­da­de­ra nación libre sin que todos sus ciu­da­danxs lo sean sino por­que los intere­ses de cla­se están ínti­ma­men­te rela­cio­na­dos al desa­rro­llo his­tó­ri­co del esta­do espa­ñol. Que­brar ese desa­rro­llo para abrir paso a la reali­dad nacio­nal vas­ca libre supon­drá que las con­tra­dic­cio­nes de cla­se estén agu­di­za­das lo máxi­mo posi­ble. En otras pala­bras, solo des­de aba­jo y des­de la izquier­da podrá abrir­se paso el esta­do vas­co debi­do a la cons­truc­ción his­tó­ri­ca del esta­do espa­ñol y del fran­cés y a la depen­den­cia de la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la hacia ese esquema.

El avan­ce y for­ta­le­ci­mien­to de la lucha socia­lis­ta hoy y aho­ra en Eus­kal Herria supo­ne una lucha anó­ni­ma, cos­to­sa y muy tra­ba­jo­sa. No supo­ne gran­des ale­ga­tos ni mani­fies­tos ni cons­truc­cio­nes de nai­pes que se caen de un sopli­do. Supo­ne recu­pe­rar y for­ta­le­cer ese tra­ba­jo de hor­mi­ga y poner­lo en vías estra­té­gi­cas. Supo­ne dotar­se de las herra­mien­tas nece­sa­rias y hacer buen uso de las exis­ten­tes. No supo­ne una con­fron­ta­ción entre las cla­ses popu­la­res sino abrir­se paso por el camino de zar­zas para que pasen todas has­ta el esta­do socialista.

El dia 4 de febre­ro se empe­za­rán a reti­rar algu­nas zar­zas. El ata­que a los dere­chos socia­les es tan gene­ra­li­za­do y estruc­tu­ral que dife­ren­tes colec­ti­vos, pla­ta­for­mas y sin­di­ca­tos se ven en la nece­si­dad de agru­par fuer­zas para dar una res­pues­ta con­jun­ta y con­tun­den­te. Por este moti­vo, se ha hecho un lla­ma­mien­to a la pobla­ción a que se movi­li­ce por el cese de este tipo de polí­ti­cas y en defen­sa de sus dere­chos socia­les y labo­ra­les; y a que acu­dan a la mani­fes­ta­ción nacio­nal del sába­do 4 de febre­ro que sal­drá a las 6 de la tar­de del Sagra­do Cora­zón en Bilbao.

Ese mis­mo 4 de febre­ro en Donos­tia hay con­vo­ca­da otra movi­li­za­ción de máxi­ma impor­tan­cia como colo­fón a una diná­mi­ca de movi­li­za­cio­nes en Gipuz­koa para fre­nar las gran­des infraestructuras.

No se si me fal­tan datos o se me esca­pa algo pero mala­men­te pode­mos avan­zar con esta des­coor­di­na­ción de fechas hacien­do coin­ci­dir dos movi­li­za­cio­nes de vital impor­tan­cia para ir con­fi­gu­ran­do una res­pues­ta popu­lar de la que esta­mos tan nece­si­tadxs. ¿Está el movi­mien­to popu­lar vas­co lo sufi­cien­te­men­te madu­ro como para sub­sa­nar ese bai­le de fechas?. Esta­mos a tiempo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *