La otra cara del pro­ce­so elec­to­ral y de la polí­ti­ca en Esta­dos Uni­dos- Txen­te Rekon­do

El sis­te­ma elec­to­ral esta­dou­ni­den­se y la vida polí­ti­ca “ofi­cial” de aquel país siem­pre giran en torno a demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos, sobre los la mayor par­te de los medios dedi­ca su aten­ción. En oca­sio­nes, sobre todo en pro­ce­sos elec­to­ra­les como el de este año, sur­gen ter­ce­ros pro­ta­go­nis­tas, pero por lo gene­ral éstos tam­bién sufren el “apa­gón ana­ló­gi­co” de los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­nos. Sin embar­go, la reali­dad nos mues­tra la exis­ten­cia de todo un aba­ni­co de orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les que des­de hace déca­das inten­tan lle­var ade­lan­te sus agen­das pro­gre­sis­tas y trans­for­ma­do­ras.

Curio­sa­men­te, mien­tras la reali­dad que nos pre­sen­tan en EEUU inten­ta ocul­tar las deman­das y pro­tes­tas que se repro­du­cen por todos los esta­dos de aquel país, en las escue­las se apren­de la his­to­ria del Tea Party de Bos­ton (pre­ce­den­te de la gue­rra de la inde­pen­den­cia), el ata­que de John Brown (des­ta­ca­do abo­li­cio­nis­ta) al arse­nal mili­tar de Harper´s Ferry, y acon­te­ci­mien­tos más recien­tes como las cam­pa­ñas de des­obe­dien­cia y a favor de los dere­chos civi­les de Rosa Parks o Mar­tin Luther King.

Se inten­ta de esa mane­ra pre­sen­tar algu­nos movi­mien­tos de pro­tes­ta y rebel­día como algo del pasa­do, al tiem­po que se evi­ta cual­quier refe­ren­cia a acon­te­ci­mien­tos más recien­tes, como “las pro­tes­tas y movi­li­za­cio­nes con­tra la gue­rra de Iraq, los ata­ques que algu­nos movi­mien­tos eco­lo­gis­tas han rea­li­za­do con­tra con­ce­sio­na­rios de coches que hacen pro­pa­gan­da de los gran­des vehícu­los “Hum­mer”, o el recha­zo de los estu­dian­tes de Mas­sa­chu­setts a rea­li­zar los test per­ti­nen­tes”.

La rique­za de los movi­mien­tos socia­les en Esta­dos Uni­dos repre­sen­ta por tan­to, la otra cara de esa polí­ti­ca que algu­nos nos quie­ren ven­der. A día de hoy pode­mos encon­trar un amplio espec­tro de orga­ni­za­cio­nes, movi­mien­tos, y acti­vis­tas que mili­tan “con­tra vien­to y marea”. Ahí están los movi­mien­tos de los pue­blos nati­vos, de la mino­ría asiá­ti­ca en EEUU, las rei­vin­di­ca­cio­nes de las habi­tan­tes de las islas del Pací­fi­co, o movi­mien­tos de mayor cala­do mediá­ti­co como el de los afro-ame­ri­ca­nos y los chi­ca­nos.

Otros menos cono­ci­dos, como la lucha con­tra el SIDA, o a favor de los dere­chos de las per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, las redes por una jus­ti­cia glo­bal, los movi­mien­tos de muje­res y femi­nis­tas, los colec­ti­vos de gays, les­bia­nas, trans o queer, com­par­ten esa esce­na con los movi­mien­tos en favor de dere­chos civi­les, del medio ambien­te, con­tra las cen­tra­les nuclea­res, así como orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de índo­le anar­quis­ta o socia­lis­ta, y tam­bién los movi­mien­tos obre­ros.

El movi­mien­to más recien­te de todos ellos es el lla­ma­do “Occupy Wall Street” (Ocu­pa Wall Street) que duran­te el año 2011 ha logra­do movi­li­zar a dife­ren­tes sec­to­res de la socie­dad esta­dou­ni­den­se, y en opi­nión de algu­nos ana­lis­tas a logra­do calar hon­do con su men­sa­je de que “la des­igual­dad es incom­pa­ti­ble con la demo­cra­cia”.

Des­de que sur­ge en sep­tiem­bre pasa­do, el movi­mien­to ha mos­tra­do con cla­ri­dad que no es una inven­ción ni del Par­ti­do Demó­cra­ta ni de los sin­di­ca­tos tra­di­cio­na­les, y a pesar de no con­tar con una orga­ni­za­ción muy defi­ni­da, reco­ge par­te de las movi­li­za­cio­nes anti­glo­ba­li­za­ción de los años noven­ta y con­tra la gue­rra de Iraq en este siglo, y al mis­mo tiem­po “denun­cia el fra­ca­so del sis­te­ma finan­cie­ro capi­ta­lis­ta y cana­li­za el sen­ti­mien­to anti esta­blish­ment„ sobre todo ante el sis­te­ma crea­do en fun­ción de los intere­ses de repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas”.

De momen­to, ha logra­do eclip­sar el fenó­meno mediá­ti­co que se pro­du­jo en torno al ultra­con­ser­va­dor Tea Party, así como “movi­li­zar a par­te de las cla­ses medias que has­ta aho­ra se sen­tían segu­ras den­tro del actual sis­te­ma nor­te­ame­ri­cano”, y en cier­ta medi­da algu­nos obser­va­do­res seña­lan que ha “influi­do en el deba­te polí­ti­co”, en este sen­ti­do polí­ti­cos como Oba­ma y otros repre­sen­tan­tes demó­cra­tas han asu­mi­do par­te del dis­cur­so y el men­sa­je del movi­mien­to, aun­que más por inte­rés elec­to­ral que por con­ven­ci­mien­to.

Esta reali­dad nor­te­ame­ri­ca­na de los movi­mien­tos socia­les no está exen­ta de ries­gos y difi­cul­ta­des. La mar­gi­na­ción mediá­ti­ca, la per­se­cu­ción y repre­sión de los apa­ra­tos del esta­do, y el nin­gu­neo de los par­ti­dos mayo­ri­ta­rios es par­te de la mis­ma. Sin embar­go, algu­nos par­ti­ci­pan­tes en esa red social apun­tan a otro ries­go, el de la “ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción” de par­te de los mis­mos.

No es una nove­dad que los polí­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos, al igual que en otros luga­res, inten­tan atraer o cap­tar a algu­nos de los diri­gen­tes de esos movi­mien­tos a tra­vés de ofer­tas como la rea­li­za­ción de “con­sul­tas” (trans­for­man­do a los mis­mos pos­te­rior­men­te en “con­sul­to­res”), u ofre­cien­do espa­cios para sus deman­das (una invi­ta­ción al Con­gre­so para expo­ner las mis­mas).

Pero sobre todo lo que más pue­de lle­gar a debi­li­tar son los movi­mien­tos que pue­de lle­var a cabo el pro­pio gobierno a tra­vés de supues­tas refor­mas que apa­ren­tan la con­ce­sión de algu­nas deman­das, pero que en reali­dad sólo bus­can “sofo­car el movi­mien­to”. E inclu­so, como heos vis­to recien­te­men­te, las manio­bras de algu­nos polí­ti­cos del esta­blish­ment que se apro­pian de la retó­ri­ca de las pro­tes­tas, bien a tra­vés de ini­cia­ti­vas legis­la­ti­vas que aca­ban por lo gene­ral en papel moja­do, pero que en un momen­to dado pue­den des­ac­ti­var las movi­li­za­cio­nes.

El pano­ra­ma polí­ti­co y social de Esta­dos Uni­dos no invi­ta al opti­mis­mo, y sin embar­go son miles las per­so­nas que siguen pelean­do día a día en los dife­ren­tes fren­tes que el sis­te­ma va abrien­do. La opo­si­ción a esa polí­ti­ca exte­rior basa­da en la gue­rra y el inter­ven­cio­nis­mo; la aper­tu­ra de cana­les de soli­da­ri­dad con los emi­gran­tes, tan­to lega­les como ile­ga­les; el acti­vis­mo mediá­ti­co que bus­ca rom­per ese man­to de silen­cio que los gran­des medios tien­den sobre esas reali­da­des alter­na­ti­vas; la apues­ta por defen­der y recons­truir un esta­do de bien­es­tar en serio peli­gro (las pri­va­ti­za­cio­nes y recor­tes en la segu­ri­dad social o las pen­sio­nes, lograr man­te­ner la asis­ten­cia sani­ta­ria uni­ver­sal e inclu­so bus­car fór­mu­las para recons­truir el sin­di­ca­lis­mo); el impul­so de un espa­cio pro­pio para los pue­blos ori­gi­na­rios y las mino­rías, son algu­nos ejem­plos de esa per­ti­naz lucha.

Como seña­la un acti­vis­ta local, a pesar de todo “la gen­te sigue movi­li­zán­do­se, sigue yen­do a mani­fes­ta­cio­nes, escri­bien­do car­tas de pro­tes­tas, rea­li­zan­do cam­pa­ñas puer­ta a puer­ta o de des­obe­dien­cia civil”. El con­tex­to no es sen­ci­llo, y el pode­río de los defen­so­res del sta­tus quo es ele­va­do, sin embar­go aún hay lugar para la espe­ran­za, y si en pasa­do fue­ron nece­sa­rias “déca­das de lucha del movi­mien­to pro Dere­chos Civi­les para poner fin al apartheid legal, o más de diez años para aca­bar con la gue­rra de Viet­nam”, aho­ra tam­bién el tiem­po pue­de aca­bar dán­do­nos la razón o mos­tran­do el fru­to de esas movi­li­za­cio­nes y esa tena­ci­dad de la otra cara de la polí­ti­ca en Esta­dos Uni­dos.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *