La fór­mu­la libia no va con Cuba- Omar Pérez

Des­de hace varios meses per­so­ne­ros del gobierno de Barack Oba­ma, repre­sen­tan­tes de la pan­di­lla anti­cu­ba­na en el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano y aspi­ran­tes a la pre­si­den­cia por el Par­ti­do Repu­bli­cano, rea­li­zan decla­ra­cio­nes don­de abo­gan por apli­car a Cuba la fór­mu­la libia, es decir, emplear méto­dos béli­cos para des­truir la Revo­lu­ción Cubana.

Recuer­do que a prin­ci­pios de sep­tiem­bre del año pasa­do, los con­gre­sis­tas Ilea­na Ros y Mario Díaz Balart, en un pro­gra­ma de la tele­vi­sión de Mia­mi, recla­ma­ron al pre­si­den­te Oba­ma pasar a las pala­bras de con­de­na y los actos béli­cos con­tra Cuba al esti­lo libio. La loba feroz se pre­gun­ta­ba, “¿Por qué Cuba ten­drá que ser la excep­ción?”, y a con­ti­nua­ción la empren­dió has­ta con la ONU por no lograr el poder de con­vo­ca­to­ria nece­sa­rio para ata­car a la mayor de las Antillas.

El odio furi­bun­do con­tra la Revo­lu­ción no les per­mi­te reco­no­cer que ni por aso­mo en Cuba se dan las con­di­cio­nes que exis­tían en Libia, Túnez, Egip­to y otros paí­ses del Medio Orien­te al ini­ciar­se los con­flic­tos en los mismos.

¿Qué con­di­cio­nes habían en Libia que faci­li­ta­ron la agresión?

  • Exis­tían serios pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y socia­les, pro­vo­ca­dos por la implan­ta­ción de rece­tas neo­li­be­ra­les y des­aten­di­dos por el gobierno de Gadafi.
  • Corrup­ción en las más altas esfe­ras guber­na­men­ta­les y des­unión en el gobierno y las Fuer­zas Armadas.
  • Gada­fi ven­dió su alma a Occi­den­te y pac­tó con el impe­rio del Nor­te y sus alia­dos euro­peos, el desar­me de su país a cam­bio de que Libia fue­ra reti­ra­da de todas las lis­tas del Depar­ta­men­to de Esta­do norteamericano.
  • Varios gene­ra­les de las Fuer­zas Arma­das de Libia reti­ra­ron su apo­yo a Gada­fi duran­te de la agresión.

Por otra par­te, en Cuba exis­te una uni­dad indi­so­lu­ble del pue­blo y los órga­nos de la defen­sa en torno a Fidel, Raúl y el Par­ti­do, y las deci­sio­nes de tras­cen­den­cia se con­sul­tan a nivel de toda la socie­dad. Más aún, quien conoz­ca la his­to­ria de Cuba sabe que la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía de nues­tra isla no se nego­cian con nada.

Y aun­que los faná­ti­cos del dólar y la san­gre se empe­ñen en igno­rar­lo, como dije­ra el escri­tor y perio­dis­ta fran­cés Salim Lam­ra­ni, la Pri­ma­ve­ra cuba­na ocu­rrió en 1959.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *