“Tiem­po de Tele­vi­sión”, Tira­nía ideo­ló­gi­ca a toda hora

“Tiem­po de Tele­vi­sión”, Tira­nía ideo­ló­gi­ca a toda hora por: Fer­nan­do buen Abad (Cola­re­bo)

Ocu­pa un lugar pri­vi­le­gia­do, entre las miles de fra­ses tele­vi­si­vas, acar­to­na­das, este­reo­ti­pa­das y odio­sas, la siem­pre chan­ta­jis­ta: “Esto es Tiem­po de Tele­vi­sión”. Se la usa para silen­ciar a cual­quie­ra o para impo­ner la hege­mo­nía de cro­no­lo­gías mer­ce­na­rias en manos de sir­vien­tes mediá­ti­cos. Es expre­sión y des­plan­te del evan­ge­lio auto­ri­ta­rio cuyo men­sa­je supre­mo es: “noso­tros somos due­ños del tiem­po”. Se la usa, fre­cuen­te­men­te, al des­gai­re y no sin un pla­cer mus­tio, pro­pio de medio­cres, en el ejer­ci­cio de su poder, minúscu­lo, para laad­mi­nis­tra­ción de cáma­ras y micró­fo­nos. Sien­ten que el “Tiem­po de Tele­vi­sión” es enti­dad divi­na irre­fu­ta­ble a la que se debe resig­na­ción cere­mo­nial y agra­de­ci­mien­to con silen­cios ester­tó­reos antes de poner las “publi­ci­da­des”, esas sí, due­ñas de todo tiem­po y de todo pri­vi­le­gio.

En los aque­la­rres ideo­ló­gi­cos que la bur­gue­sía exhi­be a tra­vés de sus “mass media”, bri­lla con ful­gor sacro la mer­can­cía lla­ma­da “Tiem­po”. Ellos encon­tra­ron la mena­ra de ven­der “Tiem­po”, de admi­nis­trar­lo al anto­jo de sus nego­cia­dos y con­ver­tir­lo en pren­da todo­po­de­ro­sa codi­cia­da y cos­to­sí­si­ma. Feti­chis­mo de sus relo­jes. Eso hace que en el momen­to de silen­ciar a cual­quie­ra, el argu­men­to pon­ti­fi­cio de “esto es Tiem­po de Tele­vi­sión” adquie­ra un tono y carác­ter con­sus­tan­cia­dos con los dio­ses mis­mos del capi­ta­lis­mo. La pala­bra se arro­di­lla ante el púl­pi­to de la publi­ci­dad. Ore­mos.

Y el “Tiem­po de Tele­vi­sión” bur­gue­sa es mucho más que sólo relo­jes. Cuan­do los sir­vien­tes de la pan­ta­lla se lle­nan la boca con su ostia cro­no­ló­gi­ca, para lla­mar a silen­cio a pro­pios y extra­ños, se refir­ma la lógi­ca de un mer­ca­do faran­du­le­ro que se ha vuel­to poder auto­ri­ta­rio de tipo extra-demo­crá­ti­co. Ellos dicen que el “publi­co” los eli­ge per­ma­nen­te­men­te, ellos dicen saber qué quie­re, qué pien­sa y que anhe­la la “audien­cia”. Ellos dicen saber qué quie­ren los “con­su­mi­do­res” y ellos cuen­tan con la com­pli­ci­dad ser­vil de no pocos gober­nan­tes cuyo méri­to mayor, para gozar de “Tiem­pos Tele­vi­si­vos”, gene­ro­sos, es saber bajar­se los pan­ta­lo­nes ante los due­ños.

Su “Tiem­po Tele­vi­si­vo” es una minu­cio­sa coar­ta­da de comer­cian­tes que se sir­ven, con toda des­leal­tad, de los “espec­tros radio­eléc­tri­cos” que, correc­ta­men­te vis­to, per­te­ne­cen los pue­blos. Los oli­gar­cas y sus medios de “comu­ni­ca­ción” han frag­men­ta­do los hora­rios de trans­mi­sión, les asig­nan cos­tos diver­sos y los ven­den indis­cri­mi­na­da­men­te y al mejor pos­tor. No impor­ta el Tiem­po que requie­ren los pue­blos para expre­sar sus miles de males­ta­res, no impor­ta el Tiem­po que requie­ren lo tele­vi­den­tes para expre­sar sus has­tíos y sus har­taz­gos con­tra el modo de pro­duc­ción tele­vi­si­va vul­gar, mise­ra­ble y ena­je­nan­te. No impor­ta el Tiem­po que se nece­si­te para deba­tir cada una de las cana­lla­das, las men­ti­ras y los atro­pe­llos de las tele­vi­so­ras mer­can­ti­les. Lo que impor­ta es el “Tiem­po” que se ven­de y el ritual con­sa­gra­to­rio que ellos impo­nen para que, en silen­cio y agra­de­ci­dos, mire­mos sus publi­ci­da­des y les com­pre­mos todas sus baga­te­las.

Ese “Tiem­po Tele­vi­si­vo” de los bur­gue­ses, en todas sus esca­las, sir­ve siem­pre como mora­le­ja acar­to­na­da, tri­bu­ta­ria del pro­duc­ti­vis­mo con­su­mis­ta en el que sucum­ben inexo­ra­ble­men­te todos sus ado­ra­do­res. Han paga­do el pre­cio del “Tiem­po Tele­vi­si­vo”, inclu­so, sus mer­can­cías ideo­ló­gi­cas más aca­ri­cia­das, entre las pre­di­lec­tas sin duda: “la liber­tad de expre­sión” oli­gar­ca, la “demo­cra­cia” bur­gue­sa, la “filan­tro­pía” ren­ta­ble, la “jus­ti­cia” show… y miles de mone­rías dema­gó­gi­cas cal­cu­la­das para que enca­jen con pre­ci­sión en los Tiem­pos don­de no rei­nan la publi­ci­dad y los que pagan. Sabe­mos bien que cuan­do los patro­nes tele­vi­si­vos tie­nen ganas de dila­pi­dar sus “Tiem­pos Tele­vi­si­vos”, cele­bran­do triun­fos de mafias, impar­tien­do cáte­dras de ocio bur­gués o sim­ple­men­te exhi­bien­do con impu­di­cia sus diver­sio­nes de cla­se… no hay poder ni dere­cho crí­ti­co que ellos acep­ten. No hay “Tiem­po” que per­der.

Ese “Tiem­po Tele­vi­si­vo” bur­gués es otro de los feti­ches que debe ser demo­li­do en una Revo­lu­ción Socia­lis­ta com­pro­me­ti­da con la eman­ci­pa­ción sim­bó­li­ca de los pue­blos. El Tiem­po, todo, como recur­so natu­ral esen­cial, par­te de la natu­ra­le­za, debe ser pro­pie­dad inalie­na­ble de la huma­ni­dad, nadie debe pri­va­ti­zar­lo y nadie debe abro­gar­se dere­cho alguno para admi­nis­trar­lo como arma de cla­se domi­nan­te silen­cia­do­ra y repre­so­ra del pen­sa­mien­to. La Revo­lu­ción Socia­lis­ta en mate­ria de rique­zas sim­bó­li­cas debe eman­ci­par a los “medios de comu­ni­ca­ción” rehe­nes del modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción comu­ni­ca­cio­nal y esa eman­ci­pa­ción impli­ca Tiem­pos nue­vos, Tiem­pos libres, Tiem­pos crea­do­res y Tiem­pos de Revo­lu­ción Per­ma­nen­te. Minu­to a minu­to.

http://​uni​ver​si​dad​de​la​fi​lo​so​fia​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *