“Tiem­po de Tele­vi­sión”, Tira­nía ideo­ló­gi­ca a toda hora

“Tiem­po de Tele­vi­sión”, Tira­nía ideo­ló­gi­ca a toda hora por: Fer­nan­do buen Abad (Cola­re­bo)

Ocu­pa un lugar pri­vi­le­gia­do, entre las miles de fra­ses tele­vi­si­vas, acar­to­na­das, este­reo­ti­pa­das y odio­sas, la siem­pre chan­ta­jis­ta: “Esto es Tiem­po de Tele­vi­sión”. Se la usa para silen­ciar a cual­quie­ra o para impo­ner la hege­mo­nía de cro­no­lo­gías mer­ce­na­rias en manos de sir­vien­tes mediá­ti­cos. Es expre­sión y des­plan­te del evan­ge­lio auto­ri­ta­rio cuyo men­sa­je supre­mo es: “noso­tros somos due­ños del tiem­po”. Se la usa, fre­cuen­te­men­te, al des­gai­re y no sin un pla­cer mus­tio, pro­pio de medio­cres, en el ejer­ci­cio de su poder, minúscu­lo, para laad­mi­nis­tra­ción de cáma­ras y micró­fo­nos. Sien­ten que el “Tiem­po de Tele­vi­sión” es enti­dad divi­na irre­fu­ta­ble a la que se debe resig­na­ción cere­mo­nial y agra­de­ci­mien­to con silen­cios ester­tó­reos antes de poner las “publi­ci­da­des”, esas sí, due­ñas de todo tiem­po y de todo privilegio.

En los aque­la­rres ideo­ló­gi­cos que la bur­gue­sía exhi­be a tra­vés de sus “mass media”, bri­lla con ful­gor sacro la mer­can­cía lla­ma­da “Tiem­po”. Ellos encon­tra­ron la mena­ra de ven­der “Tiem­po”, de admi­nis­trar­lo al anto­jo de sus nego­cia­dos y con­ver­tir­lo en pren­da todo­po­de­ro­sa codi­cia­da y cos­to­sí­si­ma. Feti­chis­mo de sus relo­jes. Eso hace que en el momen­to de silen­ciar a cual­quie­ra, el argu­men­to pon­ti­fi­cio de “esto es Tiem­po de Tele­vi­sión” adquie­ra un tono y carác­ter con­sus­tan­cia­dos con los dio­ses mis­mos del capi­ta­lis­mo. La pala­bra se arro­di­lla ante el púl­pi­to de la publi­ci­dad. Oremos.

Y el “Tiem­po de Tele­vi­sión” bur­gue­sa es mucho más que sólo relo­jes. Cuan­do los sir­vien­tes de la pan­ta­lla se lle­nan la boca con su ostia cro­no­ló­gi­ca, para lla­mar a silen­cio a pro­pios y extra­ños, se refir­ma la lógi­ca de un mer­ca­do faran­du­le­ro que se ha vuel­to poder auto­ri­ta­rio de tipo extra-demo­crá­ti­co. Ellos dicen que el “publi­co” los eli­ge per­ma­nen­te­men­te, ellos dicen saber qué quie­re, qué pien­sa y que anhe­la la “audien­cia”. Ellos dicen saber qué quie­ren los “con­su­mi­do­res” y ellos cuen­tan con la com­pli­ci­dad ser­vil de no pocos gober­nan­tes cuyo méri­to mayor, para gozar de “Tiem­pos Tele­vi­si­vos”, gene­ro­sos, es saber bajar­se los pan­ta­lo­nes ante los dueños.

Su “Tiem­po Tele­vi­si­vo” es una minu­cio­sa coar­ta­da de comer­cian­tes que se sir­ven, con toda des­leal­tad, de los “espec­tros radio­eléc­tri­cos” que, correc­ta­men­te vis­to, per­te­ne­cen los pue­blos. Los oli­gar­cas y sus medios de “comu­ni­ca­ción” han frag­men­ta­do los hora­rios de trans­mi­sión, les asig­nan cos­tos diver­sos y los ven­den indis­cri­mi­na­da­men­te y al mejor pos­tor. No impor­ta el Tiem­po que requie­ren los pue­blos para expre­sar sus miles de males­ta­res, no impor­ta el Tiem­po que requie­ren lo tele­vi­den­tes para expre­sar sus has­tíos y sus har­taz­gos con­tra el modo de pro­duc­ción tele­vi­si­va vul­gar, mise­ra­ble y ena­je­nan­te. No impor­ta el Tiem­po que se nece­si­te para deba­tir cada una de las cana­lla­das, las men­ti­ras y los atro­pe­llos de las tele­vi­so­ras mer­can­ti­les. Lo que impor­ta es el “Tiem­po” que se ven­de y el ritual con­sa­gra­to­rio que ellos impo­nen para que, en silen­cio y agra­de­ci­dos, mire­mos sus publi­ci­da­des y les com­pre­mos todas sus bagatelas.

Ese “Tiem­po Tele­vi­si­vo” de los bur­gue­ses, en todas sus esca­las, sir­ve siem­pre como mora­le­ja acar­to­na­da, tri­bu­ta­ria del pro­duc­ti­vis­mo con­su­mis­ta en el que sucum­ben inexo­ra­ble­men­te todos sus ado­ra­do­res. Han paga­do el pre­cio del “Tiem­po Tele­vi­si­vo”, inclu­so, sus mer­can­cías ideo­ló­gi­cas más aca­ri­cia­das, entre las pre­di­lec­tas sin duda: “la liber­tad de expre­sión” oli­gar­ca, la “demo­cra­cia” bur­gue­sa, la “filan­tro­pía” ren­ta­ble, la “jus­ti­cia” show… y miles de mone­rías dema­gó­gi­cas cal­cu­la­das para que enca­jen con pre­ci­sión en los Tiem­pos don­de no rei­nan la publi­ci­dad y los que pagan. Sabe­mos bien que cuan­do los patro­nes tele­vi­si­vos tie­nen ganas de dila­pi­dar sus “Tiem­pos Tele­vi­si­vos”, cele­bran­do triun­fos de mafias, impar­tien­do cáte­dras de ocio bur­gués o sim­ple­men­te exhi­bien­do con impu­di­cia sus diver­sio­nes de cla­se… no hay poder ni dere­cho crí­ti­co que ellos acep­ten. No hay “Tiem­po” que perder.

Ese “Tiem­po Tele­vi­si­vo” bur­gués es otro de los feti­ches que debe ser demo­li­do en una Revo­lu­ción Socia­lis­ta com­pro­me­ti­da con la eman­ci­pa­ción sim­bó­li­ca de los pue­blos. El Tiem­po, todo, como recur­so natu­ral esen­cial, par­te de la natu­ra­le­za, debe ser pro­pie­dad inalie­na­ble de la huma­ni­dad, nadie debe pri­va­ti­zar­lo y nadie debe abro­gar­se dere­cho alguno para admi­nis­trar­lo como arma de cla­se domi­nan­te silen­cia­do­ra y repre­so­ra del pen­sa­mien­to. La Revo­lu­ción Socia­lis­ta en mate­ria de rique­zas sim­bó­li­cas debe eman­ci­par a los “medios de comu­ni­ca­ción” rehe­nes del modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción comu­ni­ca­cio­nal y esa eman­ci­pa­ción impli­ca Tiem­pos nue­vos, Tiem­pos libres, Tiem­pos crea­do­res y Tiem­pos de Revo­lu­ción Per­ma­nen­te. Minu­to a minuto.

http://​uni​ver​si​dad​de​la​fi​lo​so​fia​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.