Manue­li­ta Sáenz, la heroí­na olvi­da­da del Perú- Lin­da Lema Tuc­ker

http://kaosenlared.net/media/k2/items/cache/c085772a56cb0ee61878d6b4d0081774_XL.jpg

El artícu­lo que a con­ti­nua­ción pre­sen­to lo escri­bí estan­do en mi lecho de enfer­ma, lo hice a soli­ci­tud de un ami­go direc­tor de una revis­ta perua­na, final­men­te no se publi­có. Los días han trans­cu­rri­do, he amplia­do el tex­to artícu­lo, deci­dien­do entre­gar­lo a todos uste­des. En el dia­rio La Auro­ra de Bogo­ta apa­re­ció, el 20 de junio 1830, una car­ta nota­ble de Manue­la Sáenz Aiz­pu­ru (1797 – 1856) don­de asu­me la idea de que la patria es Amé­ri­ca: «Lo que sé es que mi País es el con­ti­nen­te de la Amé­ri­ca y he naci­do bajo la línea del Ecua­dor”. EL memo­ra­ble docu­men­to, poco cono­ci­do en el Perú, reve­la la sín­te­sis del pen­sa­mien­to lati­no­ame­ri­cano de la heroí­na olvi­da­da del Perú, equi­va­len­te al del Liber­ta­dor Simón Bolí­var, cons­ti­tu­yen­do todo un hori­zon­te de pro­yec­tos polí­ti­cos uni­ta­rios de los paí­ses libe­ra­dos de la opre­sión euro­pea. Han trans­cu­rri­do 181 años de aque­llas pro­fé­ti­cas pala­bras: en diciem­bre de pasa­do año, 33 Jefes de Esta­do y de Gobierno se reu­nie­ron en la ciu­dad de Cara­cas, Vene­zue­la y lide­ra­dos por el pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías die­ron naci­mien­to a la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC) magno orga­nis­mo de inte­gra­ción y uni­dad regio­nal. De este modo, el vie­jo sue­ño boli­va­riano se hizo reali­dad. Que duda cabe enton­ces que este hecho his­tó­ri­co sig­ni­fi­ca el relan­za­mien­to del pen­sa­mien­to de Manue­la Sáenz, cuya vida sigue aún ins­pi­rán­do­nos en el inten­to de pene­trar en su ser pro­fun­do, para dar­le voz y así con­ti­nuar res­pon­dien­do a los inte­rro­gan­tes del pre­sen­te.

El 23 de noviem­bre del año pasa­do, en Pai­ta, auto­ri­da­des civi­les y milia­res y los gobier­nos de la Repú­bli­cas de Vene­zue­la y Ecua­dor rin­die­ron home­na­je a Manue­li­ta Sáenz, la nota­ble heroí­na qui­te­ña que vivió gran par­te de su vida en el Perú, al cum­plir­se 155 años su falle­ci­mien­to. El Alcal­de de Pai­ta y los ilus­tres invi­ta­dos pre­si­die­ron los actos que se ini­cia­ron en la Igle­sia Nues­tra Seño­ra de las Mer­ce­des don­de el padre Chully ofi­ció la misa a la memo­ria de la heroí­na de las gue­rras de la Eman­ci­pa­ción del Perú y Amé­ri­ca del Sur.

Arri­bé a Pai­ta a nom­bre de la Red de Muje­res “Manue­li­ta Sáenz” lle­van­do un dis­cur­so en el male­tín. La ver­dad es que des­de muchos años tenía pen­dien­te, la rei­vin­di­ca­ción de Manue­li­ta Sáenz, tarea difí­cil en un país don­de la oli­gar­quía ha mal­tra­ta­do tan­to el pen­sa­mien­to boli­va­riano. Más aún cuan­do los gru­pos de izquier­da se hicie­ron de la vis­ta gor­da cuan­do se asal­ta­ba vil­men­te la dig­ni­dad de gran­des per­so­na­jes. Fue enton­ces que empe­cé a escri­bir un libro sobre la vida de esta extra­or­di­na­ria mujer, que aún no con­clu­yo.

Esa maña­na en Pai­ta, el día esta­ba radian­te, sin vien­to y con una visi­bi­li­dad extra­or­di­na­ria que deja­ba ver el pro­fun­do azul del agua del her­mo­so puer­to subas­ta­do por los todos regí­me­nes entre­guis­tas. Lo que el infaus­to mode­lo neo­li­be­ral no ha podi­do es pri­va­ti­zar la belle­za de esta par­te del país. No en vano, des­de tiem­pos inme­mo­ria­les se acu­ño la fra­se “la luna de Pai­ta y el sol de Colán”, refi­rién­do­se a la her­mo­su­ra del puer­to y el sol inten­so de los are­na­les de sus dis­tri­tos.

Recor­dé enton­ces los años ochen­ta en que reen­con­tré a Manue­li­ta Sáenz a tra­vés de los rela­tos con­ta­dos por escri­to­res ami­gos, ya falle­ci­dos, la his­to­ria­do­ra ecua­to­ria­na, Nella Mar­tí­nez con quien tra­ba­ja­mos asun­tos de desar­me en la región y con Juan José Vega con quien crea­mos el pri­mer Circu­lo Boli­va­riano en el Perú. Ellos narra­ron la his­to­ria de aque­lla extra­or­di­na­ria mujer que con fer­vor se entre­gó a la lucha liber­ta­do­ra sir­vien­do como agen­te secre­to, coor­di­nan­do accio­nes mili­ta­res, infun­dien­do alien­to a los bata­llo­nes y has­ta secre­ta­ria de Esta­do del ejér­ci­to patrió­ti­co. El his­to­ria­dor boli­va­riano, Juan José Vega se sen­tía pro­fun­da­men­te atraí­do por Manue­li­ta, decía con pasión: “No sabes lo bra­va, inte­li­gen­cia, patrio­ta y bella que era esa mujer. Ves­tía uni­for­me mili­tar, usa­ba pis­to­la, mon­ta­ba a caba­llo y com­ba­tió en las bata­llas de Junín y Aya­cu­cho. Tenía dotes de man­do, un espí­ri­tu bra­vío y cua­li­da­des solo de una heroí­na, antes y des­pués de con­ver­tir­se en la mujer que más amó Bolí­var”. Le dije que me cons­ta­ba que en los dia­rios y revis­tas de Lima de la épo­ca que había revi­sa­do en la heme­ro­te­ca de la Biblio­te­ca Nacio­nal, al estu­diar la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en la inde­pen­den­cia, ensa­yos que lue­go publi­qué en la revis­ta Mujer y Socie­dad, la insig­ne Manue­li­ta no apa­re­cía. Juan José Vega, con­clu­yó: “Mira Lin­da, Bolí­var en el Perú ha sido pros­cri­to. El silen­cio en rela­ción a Manue­li­ta Sáenz fue pre­me­di­ta­do por la oli­gar­quía perua­na en su inten­tó de borrar­la de la his­to­ria. Lo hicie­ron para que no que­da­ra hue­lla algu­na de las maqui­na­cio­nes y las intri­gas pla­ni­fi­ca­das con­tra el Liber­ta­dor que ella des­cu­brió”.

Sólo a media­dos del siglo XX, Manue­la Sáenz empe­zó a ser rei­vin­di­ca­da como heroí­na y pró­cer en la ges­ta de la inde­pen­den­cia y como pre­cur­so­ra del femi­nis­mo en Lati­noa­mé­ri­ca. En todo caso, casi dos siglos des­pués de su muer­te, la Liber­ta­do­ra del Liber­ta­dor con­ti­núa des­per­tan­do amo­res, ani­mad­ver­sio­nes y pro­du­cien­do deba­tes o polé­mi­cas. En el Perú, las muje­res con­for­man Círcu­los y/​o Redes que lle­van ya su nom­bre en el deseo de rei­vin­di­car­la.

Los actos pro­to­co­la­res con­ti­nua­ron en Pai­ta y al medio­día en la sesión solem­ne del salón muni­ci­pal, el des­ta­ca­do Emba­ja­dor de Vene­zue­la en Perú, Ale­xan­der Yánez, dijo: “Mien­tras en el mun­do hay paí­ses, agru­pa­ción de poten­cias que están bom­bar­dean­do pue­blos, ase­si­nan­do per­so­nas, cam­bian­do gobier­nos, que tie­nen como modo de vida la muer­te de otros; mien­tras esto ocu­rre en el mun­do, en Pai­ta esta­mos crean­do uni­dad, inte­gra­ción. Esta­mos crean­do un espa­cio para la paz en la ciu­dad en la que Manue­li­ta Sáenz pasó sus últi­mos años de vida”.

A mi turno y a nom­bre de la Red de Muje­res “Manue­li­ta Sáenz” dije: “Uste­des, pue­blo de Pai­ta tie­nen una men­te y un cora­zón boli­va­riano. Cuan­do Manue­li­ta Sáenz fue obje­to de per­se­cu­ción, de expul­sio­nes, de calum­nias y de peno­sos exi­lios, fue­ron uste­des, gene­ro­sos hom­bres y muje­res del pue­blo los que la ama­ron, cobi­ja­ron y cui­da­ron de las som­bras oscu­ras y eter­nas de los enemi­gos del Liber­ta­dor Bolí­var que la per­si­guie­ron has­ta los últi­mos días de su vida en Pai­ta”.

Cuan­do Manue­li­ta reci­bió la car­ta anun­cian­do la muer­te de Bolí­var, ya no qui­so vivir por el dolor pero vivió. Arri­bó a Pai­ta en 1935 con dos de sus cria­das, has­ta que final­men­te se fue un 23 de noviem­bre de 1854, sin dejar más hue­llas que su nos­tal­gia y su pure­za vivien­do eter­na­men­te en con el recuer­do de su eterno amor por Bolí­var.

A las dos de la tar­de lle­ga­mos a la “Casa His­tó­ri­ca de Manue­li­ta Sáenz” de la calle Nue­va del Pozo Nº 309, la mis­ma que foto­gra­fió Pedro Mon­te­ro (1922). Se tra­ta de una casa rús­ti­ca de cañas y barro, con un techo paji­zo bas­tan­te dete­rio­ra­do. Aho­ra la habi­ta Mary Godos Curay, ama­ble pai­te­ña cuya vene­ra­ción por la memo­ria de la Liber­ta­do­ra es inne­ga­ble. Con los ilus­tres invi­ta­dos reco­rri­mos el salón, en una esqui­na des­ta­ca una mesa con libros sobre la vida y obra de Manue­li­ta. Su retra­to en el cen­tro de la sala, luce bella pero fuer­te: con ojos negros, tez son­ro­sa­da sobre fon­do blan­co, cabe­llos negros artís­ti­ca­men­te pei­na­dos con un lige­ro ves­ti­do de organ­dí, la ban­da rojo y blan­co de su con­de­co­ra­ción en Lima y bajo el pecho la Orden del Sol que le entre­gó el gene­ral San Mar­tín (1821) por su entre­ga y com­pro­mi­so deci­di­do con fuer­zas patrio­tas de Lima.Los gobier­nos de Vene­zue­la y Perú reac­ti­van con­ve­nios para con­ver­tir la las­ti­ma­da mora­da en la Casa Museo Manue­li­ta Sáenz.
Rum­bo a Lima pien­so en todos los acu­sa­do­res que la con­du­je­ron al exi­lio y a la muer­te de nues­tra heroí­na. Hoy más que nun­ca sabe­mos que los gran­des líde­res son el blan­co de aten­ta­dos y de cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio como ocu­rre con el pre­si­den­te boli­va­riano, Hugo Rafael Chá­vez Frías. Pero los detrac­to­res no sos­pe­cha­ron jamás que Manue­li­ta Sáenz habría de sobre­vi­vir al silen­cia­mien­to y, como una “ama­ble loca”, como la lla­mó el Liber­ta­dor, habría de recu­pe­rar su voz y su esta­tu­ra para con­ver­tir­se en uno de los mitos más her­mo­sos de nues­tra Amé­ri­ca.

En gene­ral, solo el tiem­po ha ido deve­lán­do­nos a una mujer más com­ple­ta y tras­cen­den­tal y todos aque­llos que la difa­ma­ron, cali­fi­cán­do­la con los peo­res cali­fi­ca­ti­vos que­da­ron des­ar­ma­dos ante su leal­tad a los idea­les uni­ta­rios de la inte­gra­ción de Amé­ri­ca Lati­na, supe­rio­res a la muer­te, al agra­vio y al aban­dono. Por ello es que cuan­do flo­re­ce el día, los poe­tas de la liber­tad como Pablo Neru­da no se can­san en can­tar­le:

Tú fuis­te la liber­tad, liber­ta­do­ra ena­mo­ra­da.

Entre­gas­te dones y dudas ido­la­tra­da irres­pe­tuo­sa.

Se asus­ta­ba el búho en la som­bra cuan­do pasó tu cabe­lle­ra

y que­da­ron las tejas cla­ras, se ilu­mi­na­ron los para­guas.

Las casas cam­bia­ron de ropa. El invierno fue trans­pa­ren­te.

la noche de Bogo­tá, la oscu­ri­dad de Gua­ya­quil,

el tra­je negro de Cara­cas.

Y des­de enton­ces es de día.

Final­men­te, Manue­li­ta Sáenz: Si tus detrac­to­res te tacha­ron de nues­tra his­to­ria, nume­ro­sas son muje­res se iden­ti­fi­can hoy con tus ideas y lucha boli­va­ria­na. Nin­gún ardid podrá embos­car más la deci­sión libre y sobe­ra­na de cons­truir y amar nues­tra pro­pia his­to­ria y a nues­tros pro­pios héroes rei­vin­di­car­los. Si ayer fuis­te Caba­lle­re­sa del Sol, húsar del Esta­do mayor inde­pen­den­tis­ta, Liber­ta­do­ra del Liber­ta­dor, Coro­ne­la del Ejér­ci­to Gran­co­lom­biano, Inse­pul­ta de Pai­ta, Gene­ra­la de las Repú­bli­cas de Vene­zue­la y Ecua­dor. Estos títu­los no son sufi­cien­tes para tu esta­tu­ra indo­ma­ble, gene­ro­sa y liber­ta­ria de Manue­li­ta Sáenz, una mujer extra­or­di­na­ria que se entre­gó con pasión a lucha de la liber­tad del Perú y de Amé­ri­ca.

¡Gene­ra­la, Manue­la Saénz, heroí­na del Perú¡ ¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre¡

Lin­da Lema Tuc­ker, soció­lo­ga y escri­to­ra, miem­bro de la Red Nacio­nal de Muje­res “Manue­li­ta Sáenz” (Perú). Actual­men­te escri­be el libro Manue­li­ta Sáenz, eter­na heroí­na del Perú y de Amé­ri­ca”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *