El agu­je­ro negro de la memo­ria- Gio­van­ni Gia­co­puz­zi

La memo­ria his­tó­ri­ca es un nudo gor­diano que afec­ta a la polí­ti­ca espa­ño­la y a la vas­ca. A decir ver­dad, es la socie­dad vas­ca al com­ple­to la que se está plan­tean­do cómo abor­dar un tema que tie­ne y ten­drá con­se­cuen­cias sobre el desa­rro­llo de la vida polí­ti­ca y social y tam­bién en las rela­cio­nes inter­per­so­na­les de cien­tos de indi­vi­duos. Es impor­tan­te dar esos pasos. Por­que las heri­das indi­vi­dua­les pro­vo­ca­das por dece­nios de con­flic­to no se cie­rran con un acuer­do ni con una ley. Hay aspec­tos que tras­cien­den la asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des colec­ti­vas para entrar en el mar­co per­so­nal, en aquel mun­do en don­de las exi­gen­cias socia­les de cerrar un capí­tu­lo de la his­to­ria para abrir uno nue­vo, cho­can con la pér­di­da de la refe­ren­cia, del sen­tir la pre­sen­cia, del vacío en el espa­cio de la pro­pia vida.

La denun­cia sobre el peli­gro de “rees­cri­bir la his­to­ria” que se ha hecho pro­pia, sea por el PSOE o por el PP, evi­den­cia cómo la lec­ción de la téc­ni­ca de la omer­tá expe­ri­men­ta­da con la tran­si­ción polí­ti­ca se quie­re apli­car aho­ra a la supera­ción de la natu­ra­le­za vio­len­ta del con­flic­to vas­co espa­ñol. ¿Con qué legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca y polí­ti­ca se pue­de pedir algo de memo­ria his­tó­ri­ca a quien no ha reco­no­ci­do ni con­me­mo­ra­do ni repa­ra­do la matan­za fran­quis­ta que en un solo día pro­vo­có un núme­ro de muer­tos tres veces supe­rior que ETA en cin­cuen­ta años de su his­to­ria? Yagüe, el car­ni­ce­ro de Bada­joz, tuvo pla­zas y calles a su nom­bre has­ta hace poco. ¿Se pue­de pedir a otro lo que no se ha hecho for­mal­men­te, es decir, tener en Espa­ña la volun­tad “uná­ni­me”, pasa­dos ade­más ya cua­ren­ta años de la muer­te del dic­ta­dor, de con­ve­nir por ley que el régi­men fran­quis­ta fue un régi­men geno­ci­da y que come­tió crí­me­nes sis­te­má­ti­cos con­tra la huma­ni­dad? Qué legi­ti­mi­dad tie­ne quien ala­ba al gene­ra­lí­si­mo, al rey Juan Car­los, no hay que hablar mal en su pre­sen­cia, o lo rela­ti­vi­za como Gon­zá­lez: “com­pa­rar Fran­co con Hitler y Mus­so­li­ni no es jus­to”.

Sobre las con­se­cuen­cias vio­len­tas del con­flic­to vas­co espa­ñol hay y habrá un deba­te, ya que en el tris­te elen­co de víc­ti­mas hay for­za­mien­tos, men­ti­ras, olvi­dos que un minu­cio­so tra­ba­jo his­to­rio­grá­fi­co y polí­ti­co y una comi­sión de la ver­dad pue­den ayu­dar a resol­ver. De cual­quier for­ma hay una evi­den­cia. Todas las muer­tes cau­sa­das por las accio­nes de ETA y otros gru­pos arma­dos están prác­ti­ca­men­te reco­no­ci­das y asu­mi­das por las pro­pias orga­ni­za­cio­nes arma­das. Eso no qui­ta, sino que más bien favo­re­ce, una lec­tu­ra his­tó­ri­ca de esos hechos trá­gi­cos. Es un pro­ce­so fun­da­men­tal que ya se ha hecho en estos años des­de diver­sos pun­tos de vis­ta y lec­tu­ras. Una reco­pi­la­ción his­tó­ri­ca como pocas veces se ha vis­to en otros con­flic­tos de esta natu­ra­le­za. Esa trans­pa­ren­cia en la que hay que pro­fun­di­zar, será un ins­tru­men­to de edu­ca­ción para los que ven­drán, pero tam­bién para los que han sido en estos años más espec­ta­do­res que pro­ta­go­nis­tas de este con­flic­to. Por­que si una socie­dad quie­re seguir ade­lan­te o más bien pro­fun­di­zar en sus rela­cio­nes, debe tener la capa­ci­dad de “ajus­tar las cuen­tas con su pro­pio pasa­do”, pero, ¿cuán­do lo hará el Esta­do? ¿Un Esta­do que ha deci­di­do no rom­per con su pasa­do ni con las leyes ni con los hom­bres?

Si hay obli­ga­ción de hablar de las con­se­cuen­cias de la estra­te­gia polí­ti­ca y mili­tar y asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, pare­ce obvio que tam­bién debe hacer­lo el Esta­do, que ejer­ce el “mono­po­lio de la vio­len­cia”.

Ese sería un paso en la pro­fun­di­za­ción demo­crá­ti­ca no solo con res­pec­to al con­flic­to vas­co espa­ñol, sino tam­bién a la pro­pia socie­dad espa­ño­la. Por­que aquí tam­bién vuel­ve a plan­tear­se la cues­tión de la asi­me­tría entre la memo­ria de los Esta­dos y de quie­nes con­tes­tan su mode­lo social ins­ti­tu­cio­nal y eco­nó­mi­co y tam­bién su fun­da­men­to en el dere­cho. Una asi­me­tría impues­ta y nece­sa­ria para pro­fun­di­zar el con­sen­so y la legi­ti­ma­ción no a tra­vés de una divi­sión con­jun­ta dia­léc­ti­ca de la his­to­ria, sino más bien de ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la his­to­ria glo­rio­sa. De eso deri­va una opi­nión públi­ca acrí­ti­ca sobre la que hace mella lo que Kurt Shaw defi­ne como “maso­quis­mo polí­ti­co”, es decir: “una de las gran­des barre­ras de las luchas pro­gre­si­vas es el dis­fru­te de la opre­sión”, es decir, “el tra­ba­ja­dor alie­na­do que pre­fie­re que­jar­se en vez de luchar, la mujer gol­pea­da que per­ma­ne­ce con su ver­du­go, el públi­co mani­pu­la­do por el dis­cur­so “¡somos víc­ti­mas ino­cen­tes!”, los habi­tan­tes de los subur­bios que pre­fie­ren cul­par al Esta­do en vez de cons­truir una alcan­ta­ri­lla u orga­ni­zar una mani­fes­ta­ción con­tra la muni­ci­pa­li­dad”.

En Ita­lia la estra­te­gia de la ten­sión, más de dos­cien­tos muer­tos, que ha vis­to en el ban­qui­llo a esta­men­tos del Esta­do, fuer­zas de segu­ri­dad, ser­vi­cios secre­tos, polí­ti­cos neo­fas­cis­tas, no ha teni­do prác­ti­ca­men­te cul­pa­bles. Pero si pre­gun­táis a los estu­dian­tes de Bolo­nia, la ciu­dad roja por anto­no­ma­sia se decía hace algu­nos años, que quién puso la bom­ba en la esta­ción de tre­nes de la ciu­dad en agos­to de 1980, que mató a 80 per­so­nas, te res­pon­de­rá: ¡Las Bri­ga­das Rojas! No impor­ta que haya una sen­ten­cia, unas con­de­nas de neo­fas­cis­tas, que la logia masó­ni­ca P2, los ser­vi­cios secre­tos ita­lia­nos y occi­den­ta­les fue­sen seña­la­dos como posi­bles patro­ci­na­do­res o encu­bri­do­res. El menos­pre­cio ins­ti­tu­cio­nal a una memo­ria viva y o retó­ri­ca ha crea­do el desier­to sobre el cual cons­truir la men­ti­ra tópi­ca.

Así que la téc­ni­ca del olvi­do y la omer­tá sir­ven para obviar res­pon­sa­bi­li­da­des y al mis­mo tiem­po per­pe­tuar las cau­sas de los con­flic­tos aun­que asu­man otras for­mas. En Fran­cia hay un olvi­do colec­ti­vo de la masa­cre de París del 17 de octu­bre de 1961 cuan­do bajo las órde­nes del Pre­fec­to de la Poli­cía de París, Mau­ri­ce Papon, cola­bo­ra­cio­nis­ta duran­te la ocu­pa­ción nazi, las fuer­zas fran­ce­sas de segu­ri­dad masa­cra­ron con balas y palos a más de dos­cien­tos arge­li­nos que cele­bra­ban una mani­fes­ta­ción pací­fi­ca. El Sena se tiñó de rojo aquel día y en sus muros se escri­bió “aquí se aho­ga a los arge­li­nos”. Años des­pués toda­vía hay quie­nes se sor­pren­den de que en los subur­bios de París o de otras ciu­da­des fran­ce­sas se des­aten de vez en cuan­do revuel­tas vio­len­tas moti­va­das casi siem­pre por “no creer en la ver­sión de la poli­cía sobre la muer­te de un magre­bí”.

Cen­troa­mé­ri­ca está azo­ta­da por la vio­len­cia de las pan­di­llas, pero se olvi­da a menu­do que en los años 70 y 80 los gobier­nos y los para­mi­li­ta­res a las órde­nes de Washing­ton eli­mi­na­ron a dece­nas de miles de cam­pe­si­nos, estu­dian­tes, sin­di­ca­lis­tas y curas por medio de una vio­len­cia sis­te­má­ti­ca y atroz que sem­bró una cul­tu­ra de la impu­ni­dad. Se olvi­da que los hijos de los pró­fu­gos cen­tro­ame­ri­ca­nos en Esta­dos Uni­dos que para sobre­vi­vir crea­ron su mun­do de maras sal­va­tru­chas eran depor­ta­dos a sus paí­ses de ori­gen en los años 90 ali­men­tan­do una vio­len­cia con­ti­nua.

De las FARC colom­bia­nas se habla y se escri­be si pau­sa aun­que sean res­pon­sa­bles del 10% de la vio­len­cia que azo­ta el país mien­tras que el ejér­ci­to y los para­mi­li­ta­res han sido pro­ta­go­nis­tas de matan­zas sis­te­má­ti­cas por medio de méto­dos que van más allá de los que expe­ri­men­ta­ron los nazis (hor­nos cre­ma­to­rios, des­pe­da­za­mien­tos con moto­sie­rras de hom­bres, muje­res y niños, vio­la­cio­nes de niños, des­cuar­ti­za­mien­tos…)

Y qué decir de la cues­tión pales­ti­na, que nace de un geno­ci­dio pro­vo­ca­do por los euro­peos, la Shoa, que se ha repa­ra­do con el Esta­do israe­lí impues­to a los ára­bes.

La memo­ria his­tó­ri­ca no solo es reco­no­ci­mien­to del pasa­do, sino la base sobre la que cons­truir el futu­ro. Tam­bién aquí una demo­cra­cia inclu­yen­te, la que se está plan­tean­do el Eus­kal Herría, mide su capa­ci­dad de ser un ver­da­de­ro ins­tru­men­to no del olvi­do, sino del mutuo reco­no­ci­mien­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *