Azku­na, ¿hoja de invierno?- Mikel Ari­za­le­ta

Días atrás en El Correo de Vocen­to leí dos artícu­los, uno de Tasio Erkia “Modé­re­se, señor Azku­na” y otro de res­pues­ta del alcal­de Azku­na “Demo­cra­tí­ce­se, señor Erki­zia”. Tasio Erki­zia cen­su­ra­ba las des­ca­li­fi­ca­cio­nes de grue­so cali­bre que vie­ne hacien­do el señor Azku­na a par­tes rei­vin­di­ca­ti­vas de la ciu­dad: jóve­nes de Kukutza, tra­ba­ja­do­res del Metro y sin­di­ca­tos y dependientes/​as con­tra­rios a la aper­tu­ra de comer­cios en domin­gos y fes­ti­vos. Le cali­fi­ca al alcal­de de intran­si­gen­te, cla­sis­ta y defen­sor del más fuer­te en el Botxo. Por otra par­te, nada que no sepa­mos.

Y en su res­pues­ta el señor Azku­na con un len­gua­je gue­rre­ro se rei­vin­di­ca mode­ra­do. Des­co­no­cía­mos en él: “El señor Erki­zia me sugie­re mode­ra­ción, a mi que he sabi­do mode­rar­me duran­te toda mi vida. Toda­vía hace poco una suge­ren­cia de este tipo con­lle­va­ba un esca­lo­frío ante lo que pudie­ra ocu­rrir, vinien­do la reco­men­da­ción de per­so­nas afi­nes al señor Erki­zia” o “… lo que más me ha inquie­ta­do es que al gran líder sin­di­cal le parez­ca nor­mal esta acti­tud, y haya lle­ga­do a decir que más rui­do se gene­ró en Bil­bao con las World Series en 2005. Afor­tu­na­da­men­te ese día los pilo­tos de los coches no insul­ta­ron al públi­co ni veja­ron a los tran­seún­tes”. Los pilo­tos no pero sí el alcal­de y mucho.

Hay fra­ses que defi­nen. “La calle es mía”, Fra­ga en mar­zo de 1976. Ese “Fin de la polé­mi­ca” con el que fina­li­za su artícu­lo o aquel “pun­to pelo­ta” con el que des­pa­cha­ba no hace mucho su dis­cur­so indi­can que el alcal­de Azku­na posee la mode­ra­ción del pre­po­ten­te con cier­to regus­to chu­les­co.

Sr. Azku­na, no vie­ne mal des­cu­brir­se en la hoja ama­rro­na­da, cadu­ca, arras­tra­da por el vien­to del invierno por vere­das y cami­nos. Y tam­po­co el no sen­tir­se ombli­go de la ciu­dad jun­to al arro­yo lím­pi­do del Paga­sa­rri al que le robas un tra­go en días de sol; sus años y su ITV ame­na­zan­te indi­can que no debe sen­tir­se en el des­tino vital tan lejos de ese lima­co maña­ne­ro y len­to que se cru­za en el camino.

¡Suer­te, y sí, modé­re­se, señor Azku­na!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *