Azku­na, ¿hoja de invierno?- Mikel Arizaleta

Días atrás en El Correo de Vocen­to leí dos artícu­los, uno de Tasio Erkia “Modé­re­se, señor Azku­na” y otro de res­pues­ta del alcal­de Azku­na “Demo­cra­tí­ce­se, señor Erki­zia”. Tasio Erki­zia cen­su­ra­ba las des­ca­li­fi­ca­cio­nes de grue­so cali­bre que vie­ne hacien­do el señor Azku­na a par­tes rei­vin­di­ca­ti­vas de la ciu­dad: jóve­nes de Kukutza, tra­ba­ja­do­res del Metro y sin­di­ca­tos y dependientes/​as con­tra­rios a la aper­tu­ra de comer­cios en domin­gos y fes­ti­vos. Le cali­fi­ca al alcal­de de intran­si­gen­te, cla­sis­ta y defen­sor del más fuer­te en el Botxo. Por otra par­te, nada que no sepamos.

Y en su res­pues­ta el señor Azku­na con un len­gua­je gue­rre­ro se rei­vin­di­ca mode­ra­do. Des­co­no­cía­mos en él: “El señor Erki­zia me sugie­re mode­ra­ción, a mi que he sabi­do mode­rar­me duran­te toda mi vida. Toda­vía hace poco una suge­ren­cia de este tipo con­lle­va­ba un esca­lo­frío ante lo que pudie­ra ocu­rrir, vinien­do la reco­men­da­ción de per­so­nas afi­nes al señor Erki­zia” o “… lo que más me ha inquie­ta­do es que al gran líder sin­di­cal le parez­ca nor­mal esta acti­tud, y haya lle­ga­do a decir que más rui­do se gene­ró en Bil­bao con las World Series en 2005. Afor­tu­na­da­men­te ese día los pilo­tos de los coches no insul­ta­ron al públi­co ni veja­ron a los tran­seún­tes”. Los pilo­tos no pero sí el alcal­de y mucho.

Hay fra­ses que defi­nen. “La calle es mía”, Fra­ga en mar­zo de 1976. Ese “Fin de la polé­mi­ca” con el que fina­li­za su artícu­lo o aquel “pun­to pelo­ta” con el que des­pa­cha­ba no hace mucho su dis­cur­so indi­can que el alcal­de Azku­na posee la mode­ra­ción del pre­po­ten­te con cier­to regus­to chulesco.

Sr. Azku­na, no vie­ne mal des­cu­brir­se en la hoja ama­rro­na­da, cadu­ca, arras­tra­da por el vien­to del invierno por vere­das y cami­nos. Y tam­po­co el no sen­tir­se ombli­go de la ciu­dad jun­to al arro­yo lím­pi­do del Paga­sa­rri al que le robas un tra­go en días de sol; sus años y su ITV ame­na­zan­te indi­can que no debe sen­tir­se en el des­tino vital tan lejos de ese lima­co maña­ne­ro y len­to que se cru­za en el camino.

¡Suer­te, y sí, modé­re­se, señor Azkuna!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.