El mons­truo ami­go mío- Eduar­do Galeano

Yo al prin­ci­pio no lo que­ría, por­que creía que él iba a comer­me un pie. Los mons­truos son aga­rra­do­res de muje­res, que se lle­van a una mujer en cada hom­bro, y si son mons­truos vie­ji­tos, se can­san y tiran a una de las muje­res en la cune­ta del camino. Pero este que yo digo, el ami­go mío, es un mons­truo espe­cial. Noso­tros nos enten­de­mos bien, aun­que el pobre no sabe hablar y por eso todos le tie­nen mie­do. Este mons­truo ami­go mío es tan, pero tan gran­do­te, que los gigan­tes le lle­gan nada más que has­ta el tobi­llo. Y él nun­ca aga­rra muje­res ni nada.

Él vive en el Áfri­ca. En el cie­lo no vive, por­que si estu­vie­ra en el cie­lo, como Dios, se cae­ría. Es dema­sia­do gran­de para poder vivir por ahí, por el cie­lo. Hay otros mons­truos más chi­cos que él y enton­ces viven en el infi­ni­to, cer­ca de don­de que­da Plu­tón; o toda­vía más lejos, allá en el onfi­ni­to o en el piran­fi­ni­to. Pero este mons­truo ami­go mío no tie­ne más reme­dio que vivir en el África.

Dos por tres me visi­ta. A él nadie lo ve pero él pue­de ver­los a todos. Ade­más, se pue­de con­ver­tir en cual­quier cosa que quie­ra. A veces es un can­gu­ri­to que me sal­ta en la barri­ga cuan­do me río o es el espe­jo que me devuel­ve la cara cuan­do me pare­ce que la per­dí o es una ser­pien­te dis­fra­za­da de lom­briz que me hace la guar­dia en la puer­ta para que nadie ven­ga y me lleve.

Aho­ra, hoy, o maña­na, el mons­truo ami­go mío va a apa­re­cer cami­nan­do por el mar, con­ver­ti­do en un gue­rre­ro que más inmen­so no pue­de ser, y echan­do fue­go por la boca, de un solo sopli­do va a reven­tar la cár­cel don­de lo tie­nen pre­so a mi papá y me lo va a traer en la uña del dedo chi­qui­to y me lo va a meter en mi cuar­to por la ven­ta­na. Yo le voy a decir: “Hola” y él se va a vol­ver al Áfri­ca des­pa­ci­to por el mar. Enton­ces mi papá va a salir a com­prar­me cara­me­los y cho­co­la­ti­nes y una nena; y se va a con­se­guir un caba­llo de ver­dad y vamos a salir al galo­pe por la tie­rra. Yo aga­rra­do de la cola del caba­llo al galo­pe, lejos. Y cuan­do mi papá sea chi­qui­to, des­pués, cuan­do mi papá sea chi­qui­to, yo le voy a con­tar las his­to­rias del mons­truo ami­go mío que vino del Áfri­ca para que mi papá se duer­ma cuan­do lle­gue la noche.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *