Ecua­dor: Mini­fal­das, pier­nas, farras y pro­yec­to país- María Angostura

Con gran pom­pa como sue­len ser las cade­nas saba­ti­nas emi­ti­das por la pre­si­den­cia ecua­to­ria­na (la núme­ro 252 for­mu­la­da el sába­do 31 de diciem­bre del año pasa­do, en la ciu­dad de Qui­to http://​www​.ecua​dortv​.ec/​e​c​u​t​o​p​n​w​.​p​h​p​?​c​=​7​452), expre­so una car­ga sexis­ta bas­tan­te mar­ca­da, que deno­ta a las cla­ras la ver­da­de­ra con­cep­ción sobre el rol de la mujer en la socie­dad ecua­to­ria­na actual, y en par­ti­cu­lar el gobierno de la deno­mi­na­da revo­lu­ción ciu­da­da­na, auto­ca­li­fi­ca­do de socia­lis­ta del siglo xxi, y que para nada difie­re de esa cul­tu­ra patriar­cal que el capi­ta­lis­mo sos­tie­ne como uno de sus pila­res de la explo­ta­ción y la des­igual­dad social.

Pero vea­mos qué es lo que el Pre­si­den­te Correa sos­tu­vo en su la cena de fin de año en Pala­cio y su can­són enla­ce saba­tino, como lo seña­lan dis­tin­tos medios y correos electrónicos:

En la cena, Correa habría dicho «yo no sé si la equi­dad de géne­ro mejo­ra la demo­cra­cia lo que sí es segu­ro es que ha mejo­ra­do la farra (1) impre­sio­nan­te­men­te (…)” Este con­te­ni­do ha sido publi­ca­do ori­gi­nal­men­te por Dia­rio EL COMERCIO en la siguien­te direc­ción: http://​www4​.elco​mer​cio​.com/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​R​o​m​o​-​r​e​s​p​o​n​d​e​-​P​r​e​s​i​d​e​n​t​e​-​R​e​p​u​b​l​i​c​a​_​0​_​6​2​5​1​3​7​5​4​2​.​h​tml.

“Que asam­bleís­tas que tene­mos gua­pí­si­mas ahh, eh Cor­cho (2) hay que aumen­tar­les el suel­do eh por­que no tuvie­ron pla­ta para com­prar sufi­cien­te tela y todas con unas mini­fal­das dios mío, (risas). Yo ni me fijo en esas cosas me con­ta­ron, me con­ta­ron unas pier­nas y unas mini­fal­das impre­sio­nan­tes gua­pí­si­mas las asam­bleís­tas (…)” Este con­te­ni­do ha sido publi­ca­do ori­gi­nal­men­te por Dia­rio EL COMERCIO en la siguien­te direc­ción: http://​www4​.elco​mer​cio​.com/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​R​o​m​o​-​r​e​s​p​o​n​d​e​-​P​r​e​s​i​d​e​n​t​e​-​R​e​p​u​b​l​i​c​a​_​0​_​6​2​5​1​3​7​5​4​2​.​h​tml

Ino­cen­tes pala­bras, des­liz dis­cur­si­vo del Pre­si­den­te o ver­da­de­ra con­cep­ción, que se ampa­ra en la con­cen­tra­ción de pode­res y auto­ri­ta­ris­mo del actual gobierno y que refle­jan un esta­do men­tal que pro­pi­cia la cul­tu­ra machis­ta del sis­te­ma capitalista.

En el Ecua­dor, la lucha de las muje­res, por alcan­zar su reco­no­ci­mien­to y su papel real en la socie­dad – invi­si­bi­li­za­do a pun­ta de mal­tra­to físi­co, sico­ló­gi­co y sexual, duran­te siglos- ha sido muy impor­tan­te y deci­so­rio para con­fron­tar la ideo­lo­gía patriar­cal. Y pre­ci­sa­men­te no ha sido a pun­ta de farras, mini­fal­das, o pier­nas boni­tas de acuer­do a la esté­ti­ca del mar­ke­ting capi­ta­lis­ta, que las muje­res paso a paso van con­fron­tan­do esa cul­tu­ra machis­ta; ha sido en base a su lucha, resis­ten­cia y organización.

Bas­ta recu­pe­rar la memo­ria his­tó­ri­ca y ver el ejem­plo de Matil­de Hidal­go de Pro­cel, Nela Mar­tí­nez, María Lui­sa Gómez de la Torre, Dolo­res Cacuan­go, Trán­si­to Ama­gua­ña; Manue­la Sáenz, Manue­la Espe­jo, Manue­la Cañi­za­res, para nada mini­fal­das señor pre­si­den­te; dig­ni­dad, con­cien­cia, cora­je y com­ba­te hicie­ron de estas muje­res ejem­plo a seguir.

En qué se dife­ren­cia las opi­nio­nes ver­ti­das por el Pre­si­den­te Correa, de los viru­len­tos ata­ques pro­pi­cia­dos por el colo­nia­lis­mo con­tra Manue­li­ta, por su com­pro­mi­so polí­ti­co boli­va­riano y sus sen­ti­mien­tos huma­nos de ter­nu­ra y amor; a Manue­li­ta la tacha­ron de “loca”, “puta”, cla­ro la ves­ti­men­ta de la épo­ca no daba para minifaldas.

En que se dife­ren­cian estos comen­ta­rios pre­si­den­cia­les de la coti­dia­na vio­len­cia sexual, sico­ló­gi­ca y físi­ca que sufren las muje­res y niñas ecua­to­ria­nas. En qué se dife­ren­cia de los este­reo­ti­pos que el sis­te­ma de opre­sión cons­tru­ye coti­dia­na­men­te para mol­dear men­tes y cora­zo­nes, acor­de a las nece­si­da­des de ven­der el cuer­po y la esté­ti­ca de las muje­res como una mer­can­cía cuyo valor de uso y de cam­bio esta basa­do en la plus­va­lía que pue­de gene­rar esa esté­ti­ca y que obvia­men­te se basa en los pará­me­tros y mol­des del mun­do moderno- occi­den­tal, cris­tiano, capi­ta­lis­ta- de belle­za y uti­li­dad sexual.

Las decla­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les, no son un des­liz, peor ino­cen­ta­da y menos aún están fue­ra de con­tex­to, como apre­su­ra­da­men­te han sali­do a decla­rar ser­vi­les fun­cio­na­rias guber­na­men­ta­les, son el refle­jo de un esta­do men­tal, de una con­cep­ción polí­ti­ca ideo­ló­gi­ca que ubi­ca el rol de la mujer en fun­ción de la estruc­tu­ra cor­pó­rea o la ves­ti­men­ta que usa y en ello de el adorno que pue­de sig­ni­fi­car a una farra guber­na­men­tal en la pre­si­den­cia, la asam­blea o cual­quier ins­ti­tu­ción esta­tal del gobierno de Alian­za País.

El chu­cha­qui de fin de año de los cons­pi­cuos ase­so­res y capi­tos­tes segu­ra­men­te es la excu­sa para no recor­dar a Correa que él tie­ne una madre, una her­ma­na, una espo­sa, unas hijas, a las cua­les segu­ra­men­te otro hom­bre con la mis­ma men­ta­li­dad machis­ta se esta­rá refi­rien­do en igua­les tér­mi­nos y prác­ti­cas seguramente.

Peor siquie­ra que­re­mos pen­sar que la deci­sión del Pre­si­den­te de esco­ger una mujer como com­pa­ñe­ra de fór­mu­la para la Vice­pre­si­den­cia en las pró­xi­mas elec­cio­nes ‑desig­na­ción que se dispu­tan dos Minis­tras del Gabi­ne­te actual- se vaya a defi­nir en fun­ción de los cen­tí­me­tros de ropa que usen las seño­ras Minis­tras o de la esbel­tez occi­den­tal que mues­tren sus pier­nas o de sus habi­li­da­des para ador­nar las farras gubernamentales.

Las decla­ra­cio­nes son el refle­jo del pro­yec­to de país que el actual gobierno vie­ne cons­tru­yen­do en el Ecua­dor, don­de el auto­ri­ta­ris­mo, la pre­po­ten­cia, la cri­mi­na­li­za­ción de la orga­ni­za­ción y las luchas socia­les, el extrac­ti­vis­mo, el entre­guis­mo a los capi­ta­les trans­na­cio­na­les se cons­ti­tu­ye en la égi­da del pro­yec­to país del gobierno de Alian­za País pre­si­di­do por el eco­no­mis­ta Correa y don­de la mujer es con­si­de­ra­da adorno esté­ti­co y segu­ra­men­te sexual que acom­pa­ña el tra­ji­nar guber­na­men­tal, que bus­ca escon­der las vio­len­cias de las que son par­te las muje­res que se encuen­tran en el apar­to públi­co del actual gobierno.

Las decla­ra­cio­nes, la cons­truc­ción de ese tipo de dis­cur­so res­pon­de a una nece­si­dad de per­pe­tuar la repro­duc­ción del sis­te­ma y la opre­sión hacia la mujer, el hom­bre, las opcio­nes sexua­les como una for­ma de garan­ti­zar el sta­tu quo; se ampa­ra en la tesis patriar­cal de la debi­li­dad feme­ni­na; en la caren­cia de ter­nu­ras, ale­grías, soli­da­ri­da­des, en el menos­pre­cio a las capa­ci­da­des, en la invi­si­bi­li­za­ción de roles y el des­co­no­ci­mien­to de la mujer como ser huma­na con poten­cia­li­da­des, pers­pec­ti­vas de cons­truir y diri­gir una socie­dad dis­tin­ta y de mol­dear sobre el barro un ser [email protected] dis­tin­to al que pro­pi­cia ese dis­cur­so y su sus­ten­to capitalista.

Ya ven­drá el ven­da­val mediá­ti­co del apa­ra­to gebe­liano del gobierno de Correa para satu­rar de cade­nas, imá­ge­nes y soni­dos que bus­quen opa­car estas vio­len­tas decla­ra­cio­nes presidenciales.

Pero segu­ros esta­mos que cabal­gan­do sobre el amor, la ter­nu­ra, la soli­da­ri­dad y el com­ba­te des­te­rra­re­mos y des­trui­re­mos este dis­cur­so, esta prác­ti­ca, este sis­te­ma basa­do en el mer­ca­do de cuer­pos y for­mas de explo­ta­ción. Por­que no esta­mos dis­pues­tos a per­mi­tir que se refie­ran a las fun­cio­na­rias guber­na­men­ta­les, asam­bleís­tas, obre­ras, cam­pe­si­nas, como lo ha hecho el Pre­si­den­te Correa y se lle­gue a los nive­les que en Hai­tí y en otros lares se ha lle­ga­do, en fun­ción de dis­cur­sos y prac­ti­cas patriar­ca­les del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta que es la real base y sus­ten­to del actual gobierno ecuatoriano.

En Hai­tí, se ope­ra un dis­cur­so y acción sobre la mujer, según lo denun­cia la perio­dis­ta Lau­ra Cas­te­lla­nos en un artícu­lo publi­ca­do en El Uni­ver­sal: “A unos metros del inmue­ble pre­si­den­cial des­plo­ma­do duran­te el terre­mo­to del 12 de enero de 2010, está la tien­da mugrien­ta don­de una huér­fa­na de 14 años se pros­ti­tu­ye por ali­men­to. Su cuer­po está en desa­rro­llo: es menu­da, regor­de­ta, y sus pechos se mar­can ape­nas bajo la blu­sa color naran­ja. La acom­pa­ña otra mucha­cha pros­ti­tu­ta de 16 años. Su cuer­po luce los estra­gos de un emba­ra­zo recien­te y no cui­da­do, pro­duc­to de una vio­la­ción: el cuer­po del­ga­do, la piel opa­ca, el ros­tro man­cha­do, los senos con estría”… “Las vio­la­cio­nes de niñas de has­ta 2 años y la pros­ti­tu­ción a cam­bio de techo y comi­da se han dis­pa­ra­do tras el desas­tre.” http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​2​7​245


Notas

1. Farra, se usa común­men­te para deno­mi­nar fies­tas o encuen­tros socia­les, gene­ral­men­te ame­ni­za­dos por el con­su­mo de licor.

2. Cor­cho, apo­do con el que se refie­ren a Fer­nan­do Cor­de­ro Pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal del Ecuador

3. Chu­cha­qui, pala­bra que defi­ne la resa­ca pos­te­rior al con­su­mo abun­dan­te de licor

* Cola­bo­ra­do­ra de ABP Ecuador

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.