Diver­sos sec­to­res con­vo­can una mani­fes­ta­ción con­tra las gran­des infra­es­truc­tu­ras de Gipuzkoa

Dife­ren­tes colec­ti­vos y han con­vo­ca­do una mani­fes­ta­ción en Donos­tia para recla­mar la para­li­za­ción de las gran­des obras de infra­es­truc­tu­ras en Gipuz­koa, como el TAV, el puer­to exte­rior de Pasaia, la inci­ne­ra­do­ra, la nue­va cár­cel y la pla­ta­for­ma logís­ti­ca de Gaintxu­riz­ke­ta, entre otras. La mar­cha, que se cele­bra­rá el 4 de febre­ro, ser­vi­rá de colo­fón a una serie de acti­vi­da­des que ten­drán lugar des­de hoy en dife­ren­tes loca­li­da­des del terri­to­rio y que inclui­rán mesas redon­das, deba­tes, con­cen­tra­cio­nes, pro­yec­cio­nes y con­fe­ren­cias, entre otras iniciativas.Así lo han anun­cia­do hoy Ama­goia Escu­de­ro y Kepa Olaiz, quie­nes han ofre­ci­do una rue­da de pren­sa en Donos­tia como por­ta­vo­ces de las pla­ta­for­mas que han orga­ni­za­do con­jun­ta­men­te estos actos: AHT Gel­di­tu! Elkar­la­na, la Coor­di­na­do­ra de Pla­ta­for­mas Con­tra la Inci­ne­ra­ción, el Gru­po Con­tra el Super­puer­to de Pasaia y el sin­di­ca­to EHNE. Entre los con­vo­can­tes se encuen­tran asi­mis­mo la Asam­blea Con­tra el TAV, Mutri­ku Natur Tal­dea, la pla­ta­for­ma Gipuz­koa Zero Zabor y PDPren Aur­ka­ko Oiar­tzun­go Tal­dea. La mani­fes­ta­ción con­tra las gran­des infra­es­truc­tu­ras gui­puz­coa­nas cuen­ta ade­más con la adhe­sión de dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos polí­ti­cos como la izquier­da aber­tza­le, Ara­lar, Alter­na­ti­ba y Ezker Anitza-IU, varios de cuyos repre­sen­tan­tes han asis­ti­do a la rue­da de prensa.

El comu­ni­ca­do en cas­te­llano dice así:

LLAMAMIENTO A LA MOVILIZACION SOCIAL POR LA PARALIZACION DE LAS GRANDES OBRAS DE INFRAESTRUCTURA EN GIPUZKOA

Movi­mien­tos y colec­ti­vos en lucha con­tra dife­ren­tes infra­es­truc­tu­ras impul­san una diná­mi­ca con­jun­ta que cul­mi­na­rá con una mani­fes­ta­ción el 4 de febre­ro en Donostia

Movi­mien­tos socia­les y colec­ti­vos que tra­ba­jan des­de hace años en opo­si­ción a dife­ren­tes pro­yec­tos y agre­si­vos pla­nes de infra­es­truc­tu­ra y por un mode­lo que res­pe­te la natu­ra­le­za y las con­di­cio­nes de vida de la pobla­ción se han uni­do para impul­sar una diná­mi­ca de movi­li­za­ción que cul­mi­na­rá con una mani­fes­ta­ción con­jun­ta por la para­li­za­ción de las gran­des obras de infra­es­truc­tu­ra en Gipuz­koa con­vo­ca­da el 4 de febre­ro en Donos­tia. Esta ini­cia­ti­va de los movi­mien­tos socia­les sur­ge para impul­sar la pre­sión y la movi­li­za­ción popu­lar en exi­gen­cia de la para­li­za­ción de las gran­des obras de infra­es­truc­tu­ra y para recla­mar la nece­si­dad de un cam­bio del mode­lo ante la feroz cam­pa­ña de pre­sio­nes polí­ti­cas y mediá­ti­cas a favor de todo tipo de infra­es­truc­tu­ras de ele­va­do impac­to eco­ló­gi­co, eco­nó­mi­co y social (TAV, inci­ne­ra­do­ra, super­puer­to de Jaiz­ki­bel, pla­ta­for­ma logís­ti­ca de Oiar­tzun-Lezo-Gaintxu­riz­ke­ta, Metro de Donos­tial­dea, amplia­ción del aero­puer­to de Hon­da­rri­bia, macro-cár­cel de Zubie­ta, varian­tes, etc.) lan­za­da en los últi­mos meses en Gipuz­koa. Por ello hace­mos un lla­ma­mien­to a la movi­li­za­ción social sub­ra­yan­do la impor­tan­cia de ejer­cer en este momen­to la pre­sión popu­lar indis­pen­sa­ble para para­li­zar los macro-pro­yec­tos que inci­den sobre nues­tro cas­ti­ga­do terri­to­rio y para abrir un perío­do de refle­xión por una cam­bio del mode­lo de desa­rro­llo, en la medi­da en que enten­de­mos que estas con­tes­ta­das infra­es­truc­tu­ras no sola­men­te nos afec­tan a unos y a otros ais­la­da­men­te, sino que en su con­jun­to con­for­man un mode­lo de desa­rro­llo que debe cues­tio­nar­se. En todo caso, en las actua­les cir­cuns­tan­cias en que tam­bién por la cri­sis eco­nó­mi­ca se ha reabier­to el deba­te sobre el futu­ro de las infra­es­truc­tu­ras, apa­re­ce cla­ra­men­te la urgen­cia de reac­ti­var la movi­li­za­ción popu­lar, reu­nien­do en esta ini­cia­ti­va que se lle­va­rá a cabo con el lema y la rei­vin­di­ca­ción común de “POR UN CAMBIO DEL MODELO SOCIAL PARA UNA GIPUZKOA DIFERENTE: ¡PARALIZACIÓN DE LAS GRANDES INFRAESTRUCTURAS!” la par­ti­ci­pa­ción de todos los gru­pos loca­les de afec­ta­dos, veci­nos, movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les, eco­lo­gis­tas, sin­di­ca­les, polí­ti­cas y ayun­ta­mien­tos que deseen mos­trar su apoyo.

Es cono­ci­do que el terri­to­rio de Gipuz­koa, de redu­ci­das dimen­sio­nes y con un alto gra­do de desa­rro­llo indus­trial, ha sopor­ta­do en para­le­lo a la últi­ma eta­pa de cre­ci­mien­to y glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca una enor­me expan­sión de infra­es­truc­tu­ras. Ello ha con­lle­va­do fuer­tes agre­sio­nes al medio natu­ral para un peque­ño terri­to­rio que ya sufre un ele­va­do dete­rio­ro ambien­tal, oca­sio­nan­do jun­to con las ten­den­cias a la urba­ni­za­ción a ultran­za y a la metro­po­li­za­ción del terri­to­rio, la degra­da­ción de zonas rura­les y la pér­di­da de tie­rras agra­rias, una arti­fi­cia­li­za­ción cada vez mayor del entorno, con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca y acús­ti­ca, una alta con­tri­bu­ción rela­ti­va al cam­bio cli­má­ti­co e impor­tan­tes impac­tos nega­ti­vos para los habi­tan­tes, que no logran ocul­tar ni las cam­pa­ñas de ima­gen ni el ajardinamiento.

Al mis­mo tiem­po, cabe resal­tar que estos pro­yec­tos han sus­ci­ta­do en los últi­mos años una fuer­te con­tes­ta­ción social, incre­men­ta­da por la fal­ta de trans­pa­ren­cia y de un deba­te social par­ti­ci­pa­ti­vo, al haber­se impul­sa­do las gran­des infra­es­truc­tu­ras de for­ma impo­si­ti­va y en total ausen­cia de par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción y de los muni­ci­pios que se con­si­de­ran nega­ti­va­men­te afec­ta­dos en la toma de decisiones.

Final­men­te, es pre­ci­so des­ta­car el inmen­so agu­je­ro eco­nó­mi­co en que se han con­ver­ti­do las infra­es­truc­tu­ras en los últi­mos años, des­cu­brién­do­se aho­ra el derro­che de recur­sos y los “pelo­ta­zos” que se han dado con la eje­cu­ción de obras públi­cas par­ti­cu­lar­men­te no ren­ta­bles y cuya jus­ti­fi­ca­ción ofi­cial se ha cons­trui­do recu­rrien­do sis­te­má­ti­ca­men­te a un retó­ri­co “inte­rés gene­ral” y a hipó­te­sis fal­sas de ren­ta­bi­li­dad socio­eco­nó­mi­ca y de crea­ción de empleo. Res­pec­to a lo cual, ese empleo ha con­sis­ti­do en con­tra­tos fue­ra de los con­ve­nios labo­ra­les de Eus­kal Herria, con jor­na­das labo­ra­les de 12 horas y bajo con­di­cio­nes de inse­gu­ri­dad labo­ral que se sal­dan con la muer­te de nume­ro­sos trabajadores.

Es decir que la prio­ri­dad otor­ga­da al gas­to públi­co en infra­es­truc­tu­ras se ha hecho, con un cos­te colo­sal, a expen­sas del enor­me endeu­da­mien­to públi­co pro­vo­ca­do por estas polí­ti­cas derro­cha­do­ras, hipo­te­can­do medioam­bien­tal y eco­nó­mi­ca­men­te los bie­nes comu­nes en bene­fi­cio de intere­ses empre­sa­ria­les muy con­cre­tos, absor­bien­do cre­cien­te­men­te los recur­sos que requie­ren impe­rio­sa­men­te otros sec­to­res de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, social o cul­tu­ral y la cober­tu­ra de nece­si­da­des socia­les. Estos pro­ce­sos están tenien­do ya con­se­cuen­cia socia­les muy gra­ves, que, si no cam­bia­mos de rum­bo, lo serán aún más si cabe en el con­tex­to de la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca en la que nos adentramos.

En este con­tex­to, se ha reabier­to el deba­te sobre las infra­es­truc­tu­ras, obli­ga­do por un lega­do de polí­ti­ca de infra­es­truc­tu­ras cues­tio­na­da social­men­te y por la esca­sez de recur­sos ante una infi­ni­dad de deman­das socia­les. Nos encon­tra­mos, por tan­to, ante la aper­tu­ra de una fisu­ra en el con­sen­so ins­ti­tu­cio­nal has­ta aho­ra fir­me­men­te esta­ble­ci­do sobre las gran­des infra­es­truc­tu­ras y ante la posi­bi­li­dad de ini­ciar el deba­te social que nun­ca se dió para aco­me­ter un pro­fun­do cam­bio del mode­lo de desa­rro­llo actual.

Sin embar­go, la reac­ción de la cla­se polí­ti­ca aco­mo­da­da duran­te años en la loca carre­ra por las infra­es­truc­tu­ras y en las polí­ti­cas desa­rro­llis­tas tra­di­cio­na­les no se ha hecho espe­rar. A este res­pec­to, denun­cia­mos que deter­mi­na­dos car­gos polí­ti­cos pre­ten­den neu­tra­li­zar y blo­quear las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res en las ins­ti­tu­cio­nes para impe­dir polí­ti­cas de cam­bio y seguir man­te­nien­do la pre­sión des­truc­ti­va sobre el terri­to­rio, acu­dien­do en tan­to que fir­mes sos­te­ne­do­res de los intere­ses eco­nó­mi­cos y pri­va­dos crea­dos en torno al fabu­lo­so nego­cio de las infra­es­truc­tu­ras, a la polí­ti­ca de hechos con­su­ma­dos para tra­tar de colar sus mega-proyectos.

Ante esta situa­ción, la res­pon­sa­bi­li­dad que nos corres­pon­de como orga­nis­mos popu­la­res es la de actuar con inde­pen­den­cia y deter­mi­na­ción por la para­li­za­ción de estos pro­yec­tos, impul­san­do la movi­li­za­ción y la con­tes­ta­ción popu­lar. En cual­quier caso, sería equi­vo­ca­do creer que las res­pues­tas están todas en las ins­ti­tu­cio­nes, sino que los logros, si final­men­te se con­cre­tan, serán a nues­tro enten­der fru­to fun­da­men­tal­men­te de la toma de con­cien­cia y del esfuer­zo de la pobla­ción. Por tan­to, hemos de per­sis­tir en la lucha por la para­li­za­ción de las gran­des infra­es­truc­tu­ras y de los pro­yec­tos des­truc­ti­vos, inci­dien­do en la nece­si­dad de trans­for­mar el mode­lo y en la impor­tan­cia de la defen­sa de la tie­rra para que cua­je un cam­bio social verdadero.

Con­flic­tos socio-ambien­ta­les que siguen inci­dien­do en nues­tro territorio:

En este sen­ti­do, hemos de lla­mar la aten­ción sobre los múl­ti­ples con­flic­tos socio-ambien­ta­les que siguen inci­dien­do en nues­tro territorio:

- Si exis­te un pro­yec­to que en los últi­mos años ha sus­ci­ta­do un con­si­de­ra­ble deba­te entre la pobla­ción, éste es el del TAV. Esta es la mayor y más cara infra­es­truc­tu­ra jamás plan­tea­da en este país. Miles de per­so­nas se han posi­cio­na­do cla­ra­men­te en con­tra de este pro­yec­to, argu­men­tan­do su inadap­ta­ción a la oro­gra­fía, impac­to eco­ló­gi­co, inade­cua­ción a las nece­si­da­des de trans­por­te, ele­va­dos cos­tes e impac­tos ambien­ta­les del tra­za­do. Por otro lado, si bien ésta ha sido la apues­ta prin­ci­pal del Gobierno Vas­co en mate­ria de infra­es­truc­tu­ras, el gas­to rea­li­za­do has­ta aho­ra en la eje­cu­ción de las obras ron­da el 15 – 20% del total a lle­var a cabo. La exis­ten­cia de una amplia con­tes­ta­ción social, las incer­ti­dum­bres y la fal­ta de deba­te social que ha carac­te­ri­za­do el desa­rro­llo del pro­yec­to son razo­nes sufi­cien­tes para para­li­zar las obras y dar la pala­bra a la pobla­ción. En lugar de con­ti­nuar las obras de la “Y vas­ca”, éste es un buen momen­to para para­li­zar­las. El Gobierno Vas­co, en cam­bio, a pesar de la gra­ve situa­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca que afron­ta­mos, pre­vé des­ti­nar en el año 2012 cer­ca 380 millo­nes a las obras de los tra­mos gipuz­koa­nos del TAV, mien­tras que anun­cia ajus­tes en gas­to social “muy duros” para el pró­xi­mo año. Esto es incom­pren­si­ble e inaceptable.

- La inci­ne­ra­ción de resi­duos es alta­men­te con­ta­mi­nan­te, cara y un des­pil­fa­rro de recur­sos. No redu­ce la gene­ra­ción de resi­duos, sino que supo­ne seguir esquil­man­do la tie­rra para fabri­car nue­vos pro­duc­tos de usar y tirar. La mora­to­ria exi­gi­da por el pac­to de Usur­bil y los movi­mien­tos socia­les sobre la inci­ne­ra­do­ra de Zubie­ta debe con­du­cir a la para­li­za­ción defi­ni­ti­va de las obras. Tam­bién se hace inapla­za­ble la nece­si­dad de exten­der a toda Gipuz­koa la reco­gi­da selec­ti­va de las basu­ras median­te el sis­te­ma de puer­ta a puer­ta en cada vez más muni­ci­pios y el desa­rro­llo del mode­lo Zero zabor (Cero resi­duos) que per­mi­ta clau­su­rar los actua­les ver­te­de­ros contaminantes;apostando por la pre­ven­ción, el reci­cla­je real y una ges­tión de los resi­duos urba­nos más racional.

- El super­puer­to de Jaiz­ki­bel es el mayor aten­ta­do eco­ló­gi­co que ame­na­za la cos­ta gipuz­koa­na. Sus pro­mo­to­res siguen empe­ci­na­dos con este pro­yec­to que bene­fi­cia­ría úni­ca­men­te a empre­sas cons­truc­to­ras y del sec­tor ener­gé­ti­co. Ade­más de oca­sio­nar la des­truc­ción de un entorno incom­pa­ra­ble por su máxi­mo valor natu­ral, con­lle­va un enor­me cos­te eco­nó­mi­co y supo­ne con­ver­tir una de las zonas más pobla­das de Gipuz­koa en un agu­je­ro negro, pri­va­ti­zar los bie­nes, sue­los y recur­sos públi­cos y socia­li­zar los cos­tes (eco­ló­gi­cos-eco­nó­mi­cos-socia­les). A su vez, la pla­ta­for­ma logís­ti­ca de Oiar­tzun-Lezo-Gaintxu­riz­ke­ta uni­da al super­puer­to des­trui­ría una exten­sión de 180Has de tie­rras agra­rias de gran valor, soca­van­do la nece­sa­ria acti­vi­dad agra­ria local y la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria bajo el impe­rio sin futu­ro del hormigón.

- Tam­po­co debe­ría olvi­dar­se el esca­lo­frian­te plan de infra­es­truc­tu­ras pro­mo­vi­do en el PTP de Donos­tial­dea, que reca­bó en su con­tra todo un record de ale­ga­cio­nes con­tra­rias al pro­po­ner la pro­lon­ga­ción del Segun­do Cin­tu­rón de la Auto­pis­ta A‑8 por el Valle de Oiar­tzun has­ta Ipa­rral­de y la cons­truc­ción de una enor­me pla­ta­for­ma logís­ti­ca y una cen­tral tér­mi­ca en Ola­be­rria (Irun).

- La macro-cár­cel y el polí­gono logís­ti­co e indus­trial de enor­me enver­ga­du­ra actual­men­te en cons­truc­ción jun­to al empla­za­mien­to pre­vis­to para la inci­ne­ra­do­ra en Zubieta.

- Final­men­te, nos uni­mos a la voces que están dan­do aler­ta ante los nue­vos con­flic­tos socio-ambien­ta­les que se ave­ci­nan, como es el caso de los ten­di­dos de alta ten­sión pro­mo­vi­dos des­de Nafa­rroa y Biz­kaia has­ta Ezkio-Itsa­so, el pro­yec­to de extrac­ción de gas median­te la téc­ni­ca deno­mi­na­da frac­king en Ara­ba, y la reac­ti­va­ción de las Direc­tri­ces de Orde­na­ción del Terri­to­rio DOT-Eus­kal Hiria que dan cober­tu­ra a un mode­lo desa­rro­llis­ta y neo­li­be­ral eco­ló­gi­ca­men­te insos­te­ni­ble y social­men­te cuestionado.

En con­se­cuen­cia, pode­mos decir que tan­to por las afec­cio­nes par­ti­cu­la­res de algu­nos pro­yec­tos con­cre­tos como por el mode­lo que repre­sen­tan en su con­jun­to, todas las per­so­nas en algu­na medi­da somos afectadas.

Ini­cia­ti­vas y acti­vi­da­des pre­vias a la manifestación:

Por todo ello, hoy hace­mos un lla­ma­mien­to a toda la socie­dad para que apo­ye esta ini­cia­ti­va por la para­li­za­ción de las gran­des obras de infra­es­truc­tu­ra y por un cam­bio del mode­lo, impul­san­do una diná­mi­ca de movi­li­za­ción en la que duran­te el mes de enero tene­mos pre­vis­to pre­sen­tar mocio­nes en muchos ayun­ta­mien­tos de Gipuz­koa, rea­li­zar mar­chas a las zonas afec­ta­das y orga­ni­zar mesas redon­das y acti­vi­da­des de deba­te (ver pro­gra­ma de acti­vi­da­des, en la últi­ma pági­na). Al tiem­po, lla­ma­mos a tras­la­dar esta rei­vin­di­ca­ción a los cen­tros de tra­ba­jo, de estu­dio y a la calle. Como colo­fón, el sába­do 4 de febre­ro rea­li­za­re­mos una mani­fes­ta­ción cen­tral par­tien­do a las 17’30h des­de el Bou­le­vard donos­tia­rra, don­de será pre­ci­so reu­nir la máxi­ma par­ti­ci­pa­ción popu­lar ya que ésta es, jun­to con el tra­ba­jo cons­tan­te de los dife­ren­tes colec­ti­vos, la úni­ca for­ma de poder alcan­zar nues­tro objetivo.

Con­vo­can­tes:

AHT Gel­di­tu! Elkar­la­na: [email protected]​ahtgelditu.​org

Coor­di­na­do­ra de Pla­ta­for­mas con­tra la Inci­ne­ra­ción : [email protected]​yahoo.​es

Jaiz­ki­bel­go Super­por­tua­ren aur­ka­ko tal­dea: Itaka-​[email protected]​hotmail.​com

EHNE: eneritz.​[email protected]​gmail.​com.

Asam­blea Con­tra el TAV: [email protected]​gmail.​com

PTPren aur­ka­ko Oiar­tzun­go tal­dea: [email protected]​telefonica.​net.

Mutri­ku Natur Tal­dea: [email protected]​gmail.​com.

Gipuz­koa Zero Zabor: [email protected]​gmail.​com

Apo­yos:

El lla­ma­mien­to está abier­to a la adhe­sión de todos los movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes que deseen mos­trar su apo­yo. Estos son los apo­yos reca­ba­dos por el momento:

-15‑M

-Eko­lo­gis­tak Martxan

-Eguz­ki

-ESK

-LAB

-CNT

-CGT-LKN

-Alter­na­ti­ba

-Ezker Aber­tza­lea

-Anti­ka­pi­ta­lis­tak

-Gorri­pi­dea

-Ezker Anitzak-IU

-EPK-PCE

-Ara­lar

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.