Repen­sar el mar­xis­mo en tiem­pos de cri­sis gene­ra­li­za­da- Nes­tor Kohan

Pro­lo­gar este libro cons­ti­tu­ye para noso­tros un honor, una ale­gría y un pla­cer.

Cono­ci­mos a su autor, el com­pa­ñe­ro Car­los Morais, hace menos de un lus­tro, cuan­do nos invi­tó a unas «Jor­na­das Inde­pen­den­tis­tas Gale­gas» impul­sa­das por la orga­ni­za­ción comu­nis­ta Pri­mei­ra Linha. Hoy pue­do con­fe­sar que dudé mucho en acep­tar la invi­ta­ción.

A dife­ren­cia de lo que suce­de con gran par­te de la inte­lec­tua­li­dad de nues­tro país, el euro­cen­tris­mo nos tie­ne har­tos y satu­ra­dos. Muchos com­pa­ñe­ros con los que estu­dié y qui­zás la mayor par­te del mun­di­llo uni­ver­si­ta­rio argen­tino sue­ña con ir a Euro­pa, con la man­dí­bu­la caí­da, las manos en la espal­da y las pupi­las dila­ta­das, como bue­nos alum­nos sumi­sos dis­pues­tos a humi­llar­se ante las metró­po­lis enso­ña­das que les qui­tan el alien­to y el pen­sa­mien­to pro­pio. En esas fan­ta­sías que idea­li­zan lo que no se cono­ce, la izquier­da euro­pea —por más mode­ra­da, derro­ta­da o ins­ti­tu­cio­na­li­za­da que se encuen­tre— siem­pre ha juga­do el papel de “guía” y de “faro”. París sigue sien­do la meca cul­tu­ral para gran par­te de nues­tros inte­lec­tua­les, inclu­yen­do los “roji­llos”.

En cual­quier gru­púscu­lo juve­nil argen­tino míni­ma­men­te “pro­gre­sis­ta” o con poses izquier­dis­tas se cono­ce mucho más del mayo fran­cés de 1968 que de la Refor­ma Uni­ver­si­ta­ria que lo ante­ce­dió medio siglo, toman­do por asal­to las uni­ver­si­da­des argen­ti­nas y lati­no­ame­ri­ca­nas des­de 1918 en ade­lan­te. Una tími­da y mesu­ra­da huel­ga del correo fran­cés, rea­li­za­da con los mejo­res moda­les, el refor­mis­mo más tibio y sin moles­tar a nadie, gene­ra en seg­men­tos impor­tan­tes de la izquier­da de mi país orgas­mos inte­lec­tua­les mien­tras que al mis­mo tiem­po se le da con toda petu­lan­cia la espal­da a una gue­rri­lla comu­nis­ta lati­no­ame­ri­ca­na que cuen­ta con 10.000 com­ba­tien­tes. Una men­ta­li­dad típi­ca­men­te colo­nial y cipa­ya, atra­ve­sa­da de cabo a rabo por com­ple­jos de infe­rio­ri­dad polí­ti­ca y cul­tu­ral.

Es por eso que dudé mucho cuan­do Car­los Morais me con­tac­tó para ir a Gali­za. Para ser jus­to, debo reco­no­cer que me equi­vo­qué total­men­te. Al cono­cer­lo cara a cara y al tomar con­tac­to con su orga­ni­za­ción comu­nis­ta —de noto­ria mayo­ría juve­nil— me encon­tré algo bien dis­tin­to y com­ple­ta­men­te dife­ren­te a esa izquier­da euro­pea, alta­ne­ra y sober­bia, ya can­sa­da de pelear, ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, hege­mo­ni­za­da y coop­ta­da por el poder, siem­pre rápi­da para con­de­nar a los que luchan mien­tras se some­te man­sa­men­te a la dis­ci­pli­na del gran capi­tal cuyas gue­rras de con­quis­ta con­si­de­ra, curio­sa­men­te, “civi­li­za­das” y “huma­ni­ta­rias”.

¿Con qué me encon­tré en Gali­za, a con­tra­mano de mis pre­ven­cio­nes? Con un com­pa­ñe­ro, rodea­do de muchos otros y otras jóve­nes, dis­pues­to a la lucha y la con­fron­ta­ción y abier­to —en serio, sin simu­la­ción algu­na— hacia las expe­rien­cias insur­gen­tes del ter­cer mun­do. Inclu­so Car­los me sor­pren­dió al cono­cer per­fec­ta­men­te quien era Mario Rober­to San­tu­cho, mien­tras tam­bién me habla­ba con admi­ra­ción y entu­sias­mo del gale­go Anto­nio Soto (líder comu­nis­ta liber­ta­rio de la rebe­lión obre­ra del sur argen­tino a comien­zos de la déca­da del ’20) y del gale­go Fer­nán­dez Pal­mei­ro, com­ba­tien­te del Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo (ERP-22 de agos­to). Sin que­rer­lo ni espe­rar­lo, con­ver­san­do con Car­los y sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Gali­za, me sen­tía en mi pro­pia casa. Por eso la ale­gría y el orgu­llo de pro­lo­gar este libro, volu­men que ve la luz en el momen­to jus­to, en medio de una cri­sis for­mi­da­ble del capi­ta­lis­mo mun­dial que atra­vie­sa como nun­ca al Esta­do espa­ñol y a todas las zonas, regio­nes y nacio­nes some­ti­das por éste.

Leer este libro per­mi­te pen­sar la cri­sis capi­ta­lis­ta —toda­vía más agu­da y feroz que la de 1929, como han reco­no­ci­do Paul Volc­ker, Geor­ge Soros y has­ta Ange­la Mer­kel— des­de aba­jo, des­de el ángu­lo de las cla­ses explo­ta­das y los pue­blos que luchan y resis­ten. No des­de la pers­pec­ti­va de “los mer­ca­dos”, los ban­que­ros y el empre­sa­ria­do sino des­de la fábri­ca, la escue­la, la uni­ver­si­dad, el barrio y los diver­sos terri­to­rios de resis­ten­cia popu­lar. No des­de la “gober­na­bi­li­dad” sino des­de la rebel­día calle­je­ra y la indis­ci­pli­na juve­nil.

En medio de esa cri­sis capi­ta­lis­ta y fren­te a los res­tos deca­den­tes de la vie­ja izquier­da que se des­mo­ro­na sin pena ni glo­ria, el pen­sa­mien­to polí­ti­co de Car­los Morais y la orga­ni­za­ción Pri­mei­ra Linha que este libro con­den­sa expre­san la emer­gen­cia de una nue­va izquier­da revo­lu­cio­na­ria e inde­pen­den­tis­ta. Nue­va izquier­da que aspi­ra a ser no sólo cul­tu­ral sino tam­bién polí­ti­ca, cons­ti­tu­yén­do­se en abier­ta dispu­ta de hege­mo­nía con el nacio­na­lis­mo bur­gués gale­go y otras expre­sio­nes aná­lo­gas de la bur­gue­sía. No debe­mos olvi­dar que la extre­ma dere­cha espa­ño­la, here­de­ra del fran­quis­mo (corrien­te en la que mili­tan des­de Manuel Fra­ga a Mariano Rajoy, recien­te­men­te ele­gi­do pre­si­den­te de Espa­ña), no pocas veces ha encon­tra­do en las corrien­tes bur­gue­sas de Gali­za uno de sus más fuer­tes bas­tio­nes. De allí que la lucha que enca­be­zan Car­los Morais y su corrien­te sea doble­men­te difi­cul­to­sa y com­ple­ja.

Hace ya lar­gos años que hemos apren­di­do con Anto­nio Grams­ci que el pen­sa­mien­to y la filo­so­fía mar­xis­ta, si pre­ten­den ser revo­lu­cio­na­rios en serio, deben deve­nir polí­ti­ca con­cre­ta y pro­yec­to orgá­ni­co a lar­go pla­zo, no sólo teo­ría crí­ti­ca cul­tu­ral o lite­ra­tu­ra de cir­cu­la­ción exclu­si­va­men­te uni­ver­si­ta­ria. Ese espí­ri­tu cen­tral­men­te polí­ti­co ani­da en este libro y hacia allí apun­ta cla­ra­men­te su autor, si no hemos enten­di­do mal su pro­sa y su pen­sa­mien­to. El pen­sa­mien­to polí­ti­co de Car­los no per­te­ne­ce sólo a un indi­vi­duo —don­de la bio­gra­fía y la pro­pia expe­rien­cia de mili­tan­cia dejan su hue­lla inde­le­ble — . En tan­to inte­lec­tual orgá­ni­co, su pun­to de vis­ta tam­bién expre­sa y con­den­sa el hori­zon­te de toda una corrien­te. Sus ento­na­cio­nes prin­ci­pa­les son antim­pe­ria­lis­tas, anti­ca­pi­ta­lis­tas, des­co­lo­ni­za­do­ras, femi­nis­tas y radi­ca­les.

Car­los Morais per­te­ne­ce a una gene­ra­ción joven de mili­tan­tes polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios que se for­mó des­pués de la tran­si­ción espa­ño­la, reman­do a con­tra­co­rrien­te del prag­ma­tis­mo, el posi­bi­lis­mo y la real­po­li­tik que las vie­jas for­ma­cio­nes del PSOE y el PC, así como tam­bién los sec­to­res refor­mis­tas del nacio­na­lis­mo gale­go, impri­mie­ron a la mayor par­te de la izquier­da ibé­ri­ca.

La prin­ci­pal meta que se ha tra­za­do, jun­to con sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de mili­tan­cia, ha sido y sigue sien­do la de recu­pe­rar y recrear la heren­cia de la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria de los años ’60 y ‘70 en las nue­vas con­di­cio­nes de glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta. Sin nos­tal­gia algu­na sino con un pro­yec­to de futu­ro. Su corrien­te incor­po­ra y reclu­ta vie­jos cua­dros sin­di­ca­les —los hemos cono­ci­do— que han lucha­do duran­te déca­das con­tra las empre­sas espa­ño­las y gale­gas (a pesar de lo cual han sido aban­do­na­dos por la izquier­da tra­di­cio­nal y la buro­cra­cia sin­di­cal) pero la mayor par­te de su corrien­te está for­ma­da por mili­tan­cia joven, for­ja­da en las luchas actua­les y en el horno de los últi­mos años.

La tarea más difí­cil y al mis­mo tiem­po la más urgen­te que se han pro­pues­to Car­los Morais y estos nue­vos revo­lu­cio­na­rios de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta gale­ga con­sis­te en sin­te­ti­zar la lucha de cla­ses y la lucha de eman­ci­pa­ción nacio­nal en una nue­va fusión don­de la cul­tu­ra jue­gue un lugar cen­tral (por ejem­plo la defen­sa del idio­ma gale­go-por­tu­gués fren­te al espa­ñol-cas­te­llano) sin sub­es­ti­mar tam­po­co las luchas femi­nis­tas de géne­ro y el eco­lo­gis­mo radi­cal. Ese inten­to de fusión se esfuer­za por supe­rar y dejar atrás el pesa­do e inú­til las­tre de los vie­jos esque­mas eco­no­mi­cis­tas, don­de úni­ca­men­te impor­ta­ba “el fac­tor eco­nó­mi­co” en la his­to­ria (eco­no­mi­cis­mo áci­da­men­te cri­ti­ca­do des­de Anto­nio Labrio­la, Lenin y Anto­nio Grams­ci has­ta Ray­mond Williams, EP Thom­pson y muchos otros mar­xis­tas actua­les).

El mar­xis­mo de Car­los, de su corrien­te polí­ti­ca y de todo este libro (pues lo atra­vie­sa como un hilo rojo a lo lar­go de todas sus pági­nas) cons­ti­tu­ye un mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio e inde­pen­den­tis­ta, crí­ti­co del refor­mis­mo y otras varian­tes aggior­na­das de la domi­na­ción al inte­rior de las filas popu­la­res. Un mar­xis­mo crí­ti­co pero al mis­mo tiem­po orga­ni­za­do que pro­mue­ve la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social del pue­blo gale­go en un mis­mo movi­mien­to, sin sepa­rar­las arti­fi­cial­men­te en “eta­pas” mecá­ni­cas, mutua­men­te exclu­yen­tes.

Ese mar­xis­mo reno­va­do se nutre explí­ci­ta­men­te del inter­na­cio­na­lis­mo del Che Gue­va­ra (mar­xis­ta revo­lu­cio­na­rio ana­li­za­do en deta­lle en varios de los capí­tu­los de Dis­pa­ros ver­melhos), enten­di­do como la pie­dra de toque de toda pers­pec­ti­va autén­ti­ca­men­te radi­cal.

Car­los pro­mue­ve con orgu­llo y sin rubor, sin hacer caso de los lla­ma­dos a “madu­rar” y a “entrar en razón”, la soli­da­ri­dad acti­va con las luchas antim­pe­ria­lis­tas del ter­cer mun­do (des­de la insur­gen­cia colom­bia­na de las FARC-EP a la resis­ten­cia en Irak, Afga­nis­tan, Libia o cual­quier otro país agre­di­do por el impe­ria­lis­mo en nom­bre de “la demo­cra­cia”, los “dere­chos huma­nos” y otros mitos legi­ti­ma­do­res del geno­ci­dio impe­rial de nues­tro tiem­po que pre­ten­de con­ver­tir al pla­ne­ta tie­rra en una inmen­sa des­pen­sa para ali­men­tar la vora­ci­dad ili­mi­ta­da del gran capi­tal finan­cie­ro). No casual­men­te en muchos paí­ses en lucha nos hemos encon­tra­do las cami­se­tas comu­nis­tas de Pri­mei­ra Linha (que lle­van como con­sig­na “Por una Gali­za Rebel­de y com­ba­ti­va”), por­ta­das por mili­tan­tes de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias más diver­sas.

Des­de ese inter­na­cio­na­lis­mo mili­tan­te y con­cre­to, elu­dien­do cual­quier visión “pro­vin­cia­na” o cerra­da­men­te loca­lis­ta, Car­los Morais pone en dis­cu­sión la exis­ten­cia mis­ma de la Unión Euro­pea y su pro­yec­to impe­rial (inclu­yen­do den­tro suyo toda la arqui­tec­tu­ra jurí­di­co-ins­ti­tu­cio­nal que pre­ten­de legi­ti­mar­la) y, como par­te cen­tral de ella, el lugar que jue­ga en esa estra­te­gia de la domi­na­ción la defen­sa de la “uni­dad espa­ño­la”, ban­de­ra reac­cio­na­ria des­de los anti­guos tiem­pos de Fran­co has­ta los más «moder­nos» del PSOE y el PP.

Ese inter­na­cio­na­lis­mo con­se­cuen­te y radi­cal, fiel here­de­ro de Lenin y lo mejor que pro­du­jo la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta impul­sa­da por los bol­che­vi­ques, así como tam­bién por la revo­lu­ción cuba­na y Viet­nam, no sólo está expre­sa­do en el terreno teó­ri­co de Dis­pa­ros ver­melhos. Car­los Morais, su orga­ni­za­ción polí­ti­ca y la corrien­te ideo­ló­gi­ca que ellos expre­san y defien­den, for­man par­te orgá­ni­ca del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB), uno de los des­ta­ca­men­tos polí­ti­cos fun­da­men­ta­les del reagru­pa­mien­to inter­na­cio­nal con­tem­po­rá­neo de los revo­lu­cio­na­rios y las revo­lu­cio­na­rias a esca­la mun­dial.

Como par­te fun­da­men­tal de ese inter­na­cio­na­lis­mo que com­bi­na la dimen­sión de cla­se y el pro­yec­to de eman­ci­pa­ción nacio­nal, el anti­ca­pi­ta­lis­mo y lucha cul­tu­ral, el antim­pe­ria­lis­mo y las diver­sas rebel­días con­tem­po­rá­neas, Car­los Morais no es ajeno ni des­co­no­ce los com­ba­tes de otros pue­blos por la liber­tad. Apro­ve­cha eses refe­ren­tes para la lucha insu­mi­sa de la Gali­za rebel­de. Inda­ga­ción y pen­sa­mien­to polí­ti­co don­de Car­los afe­rra el toro por las astas y no teme refle­xio­nar con todas las letras sobre el lugar de la vio­len­cia (la de arri­ba y la de aba­jo, la esta­tal y la revo­lu­cio­na­ria) en la socie­dad con­tem­po­rá­nea. Esa vio­len­cia que las cla­ses domi­nan­tes viven con­de­nan­do des­de sus mono­po­lios de (in)comunicación y sus aira­das decla­ra­cio­nes perio­dís­ti­cas mien­tras la ejer­cen sin pie­dad y día a día como herra­mien­ta de some­ti­mien­to de los sec­to­res popu­la­res.

Pero el autor de Dis­pa­ros ver­melhos no copia mecá­ni­ca­men­te eses ejem­plos sino que los recu­pe­ra a par­tir de una mira­da pro­pia, ubi­can­do en el cen­tro de gra­ve­dad lo espe­cí­fi­co de la his­to­ria y la tra­di­ción rebel­de gale­ga, en la cual se ins­cri­ben nom­bres-sím­bo­los emble­má­ti­cos como Benigno Álva­res, José Gomes Gaio­so y Mon­cho Reboi­ras.

Cada pági­na del libro, cada tra­ba­jo aquí reu­ni­do, vibra, late y pal­pi­ta al calor de la lucha, tan­to la que se desa­rro­lla en el terri­to­rio de Gali­za, como la que trans­cu­rre en el Esta­do espa­ñol, en Euro­pa occi­den­tal, en Amé­ri­ca lati­na y en otras par­tes del mun­do. Nin­guno de los tex­tos y tra­ba­jos está redac­ta­do de mane­ra for­mal, según el esti­lo insul­so y fal­sa­men­te neu­tral de los papers y tesis aca­dé­mi­cas, inodo­ras, inco­lo­ras, insí­pi­das. Por el con­tra­rio, Dis­pa­ros ver­melhos está guia­do por la evi­den­te y no ocul­ta­da inten­ción de inter­ve­nir en la coyun­tu­ra y tomar par­ti­do a par­tir del «aná­li­sis con­cre­to de la situa­ción con­cre­ta», como le gus­ta­ba repe­tir a ese joven­ci­to que algo sabía de revo­lu­cio­nes y que no casual­men­te cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal fuen­te de ins­pi­ra­ción ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca de los aná­li­sis de Car­los.

Orde­na­do de mane­ra cro­no­ló­gi­ca, Dis­pa­ros ver­melhos reúne tra­ba­jos redac­ta­dos entre 2002 y 2011, a lo lar­go de la pri­me­ra déca­da del siglo XXI. Aun­que ins­pi­ra­do en el mar­xis­mo clá­si­co, su mar­xis­mo per­te­ne­ce al nue­vo siglo. No des­ti­la una gota de nos­tal­gia ni posee un gra­mo de revi­val melan­có­li­co. Reco­rrien­do sus pági­nas se pue­de ir enton­ces recom­po­nien­do las diver­sas tomas de posi­ción que el autor y su corrien­te polí­ti­ca han ido adop­tan­do duran­te la últi­ma déca­da.

De la mano de Morais, vamos des­cu­brien­do diver­sas aris­tas de la for­ma­ción eco­nó­mi­co social gale­ga, no asen­ta­da en refle­xio­nes espe­cu­la­ti­vas o intui­cio­nes capri­cho­sas sino reple­ta de datos empí­ri­cos. El libro sin­te­ti­za un aná­li­sis en serio de la socie­dad que se pre­ten­de trans­for­mar.

Tam­bién incor­po­ra un balan­ce crí­ti­co y el inten­to de rea­li­zar un bene­fi­cio de inven­ta­rio con la pro­pia izquier­da, euro­pea y espa­ño­la en gene­ral y gale­ga en par­ti­cu­lar. Des­de la gue­rra civil espa­ño­la (y lo que el el autor deno­mi­na en uno de sus tra­ba­jos “el holo­caus­to gale­go” refi­rién­do­se a los ase­si­na­tos en masa del fran­quis­mo que en Gali­za alcan­zan entre 7.000 y 10.000 per­so­nas) has­ta el día de hoy, pasan­do por un impia­do­so y exhaus­ti­vo aná­li­sis crí­ti­co de la lla­ma­da “tran­si­ción”. Pun­to de vis­ta crí­ti­co que alcan­za a algu­nas figu­ras emble­má­ti­cas como el mediá­ti­co y famo­so juez Bal­ta­zar Gar­zón.

El espí­ri­tu gene­ral que reco­rre como un hilo rojo todos los ensa­yos y artícu­los de Dis­pa­ros ver­melhos, más allá de su diver­si­dad temá­ti­ca, apun­ta a recu­pe­rar y recrear el lega­do comu­nis­ta en las nue­vas gene­ra­cio­nes gale­gas, dejan­do atrás el com­ple­jo de infe­rio­ri­dad que dejó en varias gene­ra­cio­nes de vie­jos mili­tan­tes la caí­da del muro de Ber­lín y las reite­ra­das des­ven­tu­ras polí­ti­cas del sta­li­nis­mo (en gene­ral y en par­ti­cu­lar espa­ñol).

Ese esfuer­zo de recu­pe­ra­ción y recrea­ción crí­ti­ca apa­re­ce for­mu­la­do de mane­ra abier­ta, dig­na y con orgu­llo, sin pre­ten­der escon­der en nin­gún momen­to la fuen­te de ins­pi­ra­ción, las ense­ñan­zas y la admi­ra­ción por Lenin que tan­to odio y recha­zo gene­ra en muchos ex revo­lu­cio­na­rios con­ver­sos, hoy trans­for­ma­dos en pos­mo­der­nos, timo­ra­tos, pusi­lá­ni­mes y polí­ti­ca­men­te correc­tos, siem­pre aten­tos a la pes­ca de becas de la social­de­mo­cra­cia o de un empleo “pro­gre­sis­ta” en algu­na que otra ONG o minis­te­rio esta­tal.

No debe­mos olvi­dar que el his­to­ria­dor inglés Perry Ander­son nos ense­ñó que el prin­ci­pal défi­cit del mar­xis­mo occi­den­tal ha con­sis­ti­do duran­te ya dema­sia­das déca­das en pro­po­ner­nos dife­ren­tes y atrac­ti­vas ela­bo­ra­cio­nes teó­ri­cas y dis­cur­sos crí­ti­cos sobre el capi­ta­lis­mo pero sin acom­pa­ñar­las de un pro­yec­to polí­ti­co estra­té­gi­co revo­lu­cio­na­rio, con­cre­to, via­ble y rea­li­za­ble para Occi­den­te. Hacién­do­se car­go de aquel défi­cit (no siem­pre con­fe­sa­do y ni siquie­ra admi­ti­do por la izquier­da euro­pea), el libro de Car­los Morais nos invi­ta a pen­sar las con­di­cio­nes de posi­bi­li­dad de la revo­lu­ción hoy en la peri­fe­ria del cora­zón de Euro­pa, aden­tra­dos en el siglo XXI. Una tarea pen­dien­te que apun­ta, no sólo a soli­da­ri­zar­se con las luchas de “allá lejos”, en los már­ge­nes del sis­te­ma mun­dial capi­ta­lis­ta, sino tam­bién a pre­pa­rar­se para con­fron­tar en el pro­pio terri­to­rio impe­ria­lis­ta. Un desa­fío apa­sio­nan­te diri­gi­do de mane­ra ine­quí­vo­ca a la mili­tan­cia juve­nil, don­de sin duda se encuen­tran los sepul­tu­re­ros y sepul­tu­re­ras del capi­ta­lis­mo en Gali­za y en toda Euro­pa.

Al reu­nir estos tex­tos y entre­gar­nos estas lúci­das Dis­pa­ros ver­melhos Car­los Morais, inte­lec­tual orgá­ni­co y entra­ña­ble com­pa­ñe­ro, cama­ra­da y ami­go, debe haber teni­do pre­sen­te aquel pen­sa­mien­to con que Lenin cie­rra su obra El Esta­do y la Revo­lu­ción: “es más agra­da­ble y más pro­ve­cho­so vivir la «expe­rien­cia de la revo­lu­ción» que escri­bir acer­ca de ella”.

Esta­mos segu­ros que las ela­bo­ra­cio­nes aquí pre­sen­tes —valio­sas por sí mis­mas— no que­da­rán limi­ta­das al papel y la tin­ta, sino que se pro­lon­ga­rán más allá del libro, de la impren­ta y la biblio­te­ca, en la lucha coti­dia­na, orga­ni­za­da y prác­ti­ca, por un mun­do mejor. Eso y no otra cosa es el mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio.

Boe­do, 29 de noviem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *