La coope­ra­ción inter­na­cio­nal espa­ño­la: ¿ins­tru­men­to para bene­fi­cios de los pobres o de los ricos?- Ani­bal Gar­zón

No es de sabios saber que la AECID, des­de su fun­da­ción en 1988, ha cen­tra­do con­cre­ta­men­te su inter­ven­ción en los paí­ses don­de Espa­ña his­tó­ri­ca­men­te ha teni­do mayor influen­cia, y dón­de actual­men­te las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las, como REPSOL-YPF, BANCO SANTANDER, TELEFONICA, ENDESA, IBERDROLA, entre otras, tie­nen fuer­te intro­mi­sión.

¿La Agen­cia Espa­ño­la de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal por el Desa­rro­llo (AECID) es un orga­nis­mo que sir­ve para com­ba­tir la pobre­za al mun­do? Posi­ble­men­te si al sub­ven­cio­nar pro­yec­tos de algu­nas Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les por el Desa­rro­llo (ONGD) con bue­nas inten­cio­nes, pero aún así las ver­da­des no son abso­lu­tas y se pue­de ver si nos hace­mos otras pre­gun­tas. ¿Por qué jus­ta­men­te la AECID que inter­vie­ne en un núme­ro gene­ral de 50 paí­ses finan­cia pro­yec­tos en unos esta­dos y no en otros con mayo­res nece­si­da­des? O más con­cre­ta­men­te, ¿por qué jus­ta­men­te las prio­ri­da­des geo­grá­fi­cas (ver mapa) del Plan Direc­tor 2009 – 2012 que dic­ta don­de sub­ven­cio­nar pro­yec­tos la AECID se cen­tra en toda la región de Amé­ri­ca Lati­na, el nor­te de Áfri­ca y el Saha­ra, exco­lo­nias por­tu­gue­sas como Ango­la y Mozam­bi­que don­de Por­tu­gal pier­de su inje­ren­cia, y paí­ses asiá­ti­cos de anti­guo domi­nio espa­ñol como Fili­pi­nas?

No es de sabios saber que la AECID, des­de su fun­da­ción en 1988, ha cen­tra­do con­cre­ta­men­te su inter­ven­ción en los paí­ses don­de Espa­ña his­tó­ri­ca­men­te ha teni­do mayor influen­cia, y dón­de actual­men­te las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las, como REPSOL-YPF, BANCO SANTANDER, TELEFONICA, ENDESA, IBERDROLA, entre otras, tie­nen fuer­te intro­mi­sión. Aún así, hacien­do un jue­go a dos ban­das, Espa­ña pac­ta con esta­dos para finan­ciar pro­yec­tos bila­te­ra­les, en temas como salud, edu­ca­ción e infra­es­truc­tu­ra, o indi­rec­ta­men­te median­te ONGDs, a cam­bio de obte­ner sus mul­ti­na­cio­na­les mer­ca­dos exter­nos, siguien­do ven­dien­do con ple­nas fala­cias el mode­lo de coope­ra­ción como ima­gen huma­ni­ta­ria y no como estra­te­gia cor­po­ra­ti­va.

Con la cri­sis eco­nó­mi­ca espa­ño­la actual y los recor­tes de los pre­su­pues­tos del esta­do acom­pa­ña­dos de nue­vas pri­va­ti­za­cio­nes en los trans­por­tes, edu­ca­ción o salud públi­ca, el nue­vo gobierno del Par­ti­do Popu­lar pre­vé recor­tar en los fon­dos del Minis­te­rio de Asun­tos exte­rio­res y Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal 1.016 millo­nes de euros, es decir, casi un 40% del total del 2011 . Pero pare­ce que los recor­tes en la coope­ra­ción a quien afec­ta­rá será a las ONGDs pero no a los intere­ses expan­sio­nis­tas de las empre­sas pri­va­das.

El asis­ten­cia­lis­mo cor­po­ra­ti­vo

La AECID, el pasa­do mes de diciem­bre, cuan­do toda­vía era ges­tio­na­da por per­so­na­li­da­des del Par­ti­do “Socia­lis­ta” “Obre­ro” Espa­ñol, con­fir­mó la apro­ba­ción de la finan­cia­ción de casi 150.000 euros para la Fun­da­ción REPSOL por un pro­yec­to titu­la­do “El for­ta­le­ci­mien­to de los empren­di­mien­tos eco­nó­mi­cos y socia­les de las comu­ni­da­des en zona de influen­cia de la ope­ra­ción de REPSOL YPF en la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na”. La estra­te­gia es sen­ci­lla. Un pro­yec­to finan­cia­do con dine­ro públi­co, que son par­te de los impues­tos de los tra­ba­ja­do­res del esta­do espa­ñol, en lugar de bus­car el máxi­mo impac­to social posi­ble con­tra la pobre­za, un acto posi­ble­men­te con­si­de­ra­do de inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio, se diri­ge al máxi­mo impac­to publi­ci­ta­rio a favor de la mul­ti­na­cio­nal REPSOL, empre­sa que tie­ne 4.500 millo­nes de euros de bene­fi­cios anua­les.

Actual­men­te con los Pro­ce­sos de Cam­bio exis­ten­tes en Amé­ri­ca Lati­na con gobier­nos de izquier­da como Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua, o el Ecua­dor – inte­gran­tes de La Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA) jun­to con Cuba – los movi­mien­tos socia­les de los gru­pos socia­les exclui­dos his­tó­ri­ca­men­te, como los indí­ge­nas, cam­pe­si­nos o acto­res de las zonas sub­ur­ba­nas – y no una cla­se obre­ra abur­gue­sa­da – son los que muchas veces con sus pre­sio­nes socia­les lle­gan a lle­var el timón de estos gobier­nos de izquier­das como suje­tos revo­lu­cio­na­rios. Como por ejem­plo en Boli­via, don­de las gran­des mani­fes­ta­cio­nes socia­les con­tra el pro­yec­to de la carre­te­ra del TIPNIS por su posi­ble impac­to eco­ló­gi­co hicie­ron al gobierno de Evo Mora­les sus­pen­der las obras que eje­cu­ta­ban las empre­sas bra­si­le­ñas. O en un extre­mo, habien­do sido los movi­mien­tos socia­les la resis­ten­cia con­tra los inten­tos de gol­pes de esta­do de la dere­cha en Vene­zue­la en abril de 2002 – barrios urba­nos his­tó­ri­ca­men­te mar­gi­na­dos como el del 23 de Enero de Cara­cas – o en Ecua­dor en sep­tiem­bre de 2010 – con movi­li­za­cio­nes de indí­ge­nas y cam­pe­si­nos de una par­te de la CONAIE-.

El papel cen­tral de los movi­mien­tos socia­les en los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos ha hecho cam­biar la estra­te­gia del subim­pe­rio espa­ñol y sus mul­ti­na­cio­na­les. Sen­ci­lla­men­te, uti­li­zar pro­yec­tos de coope­ra­ción inter­na­cio­nal con un toque asi­ten­cia­lis­ta para gene­rar peque­ñas mejo­ras socia­les, pero nun­ca pro­du­cir cam­bios estruc­tu­ra­les, y for­ta­le­cer la rela­ción de la pobla­ción local con la mis­ma mul­ti­na­cio­nal para rom­per, poco a poco, cier­tos víncu­los entre movi­mien­tos socia­les y sus gobier­nos. Así, si maña­na el gobierno del Pre­si­den­te de Ecua­dor Rafael Correa quie­re nacio­na­li­zar o sim­ple­men­te mul­tar a REPSOL por impac­tos eco­ló­gi­cos – como la san­ción de 8.500 millo­nes de euros que reci­bió la mul­ti­na­cio­nal nor­te­ame­ri­ca­na del petró­leo, Che­vron, por tri­bu­na­les ecua­to­ria­nos dado los daños ambien­ta­les y las pos­te­rio­res con­se­cuen­cias en la pobla­ción indí­ge­na- pue­de tener resis­ten­cias por par­te de los movi­mien­tos socia­les debi­do al apa­dri­na­mien­to que reci­ben de la mis­ma empre­sa espa­ño­la; como poder estu­diar algu­nos de sus hijos, algu­nos agri­cul­to­res implan­tar nue­vos pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, o varías comu­ni­da­des dis­po­ner de un peque­ño ser­vi­cio sani­ta­rio, mien­tras “ocul­ta­men­te” las rique­zas nacio­na­les sen van del país. La estra­te­gia de la Res­pon­sa­bi­li­dad Social Cor­po­ra­ti­va de REPSOL, con la impli­ca­ción de la AECID, no tie­ne como obje­ti­vo redu­cir la pobre­za, ni mucho menos cola­bo­rar en las redis­tri­bu­cio­nes de las ganan­cias a favor de la pobla­ción ecua­to­ria­na, sino repro­du­cir el fun­cio­na­mien­to impe­ria­lis­ta de la extra­di­ción de las rique­zas.

La cri­sis eco­nó­mi­ca espa­ño­la ha hecho cre­cer un deba­te social sobre que las ONGDs no ten­drían que reci­bir sub­ven­cio­nes públi­cas para hacer pro­yec­tos en otros paí­ses cuan­do la pobre­za no para de aumen­tar den­tro del esta­do, a pesar de ser la pobre­za un pro­ble­ma humano más allá de las fron­te­ras, pero lo que no pue­de dejar de ban­da este dis­cur­so erró­neo, que si lo hace, es denun­ciar que, en gran par­te, la con­ti­nua­ción de estas sub­ven­cio­nes es para que cada vez bene­fi­cien más las gran­des cor­po­ra­cio­nes espa­ño­las esta­ble­cien­do una bue­na ima­gen de sus meca­nis­mos expan­sio­nis­tas. En defi­ni­ti­va, cada vez nos diri­gi­mos a un mode­lo de coope­ra­ción inter­na­cio­nal no para eli­mi­nar la pobre­za sino para admi­tir a los ricos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *