Femi­nis­tas vas­cas con­flic­ti­vas y con­flic­tua­das- Ainhoa Gue­mes

El pasa­do 8 de enero, en las calles de Bil­bo, ciu­dad de puen­tes y dis­tan­cias, en este pun­to extra­or­di­na­rio de cir­cu­la­cio­nes y cir­cui­tos, se impu­so una fre­cuen­cia: flu­jos y afec­tos de mate­ria vivien­te y huma­na impo­si­ble de inhi­bir… se tra­ta pues de una meta­mor­fo­sis poten­cial, ya que aque­llo que se pre­ten­de cap­tu­rar huye bajo nue­vas for­mas. Por suer­te, siem­pre hay una dife­ren­cia fun­da­men­tal entre los flu­jos vivien­tes y los axio­mas que pre­ten­den subor­di­nar­los a cen­tros de con­trol. Pero los flu­jos plan­tean algu­nos pro­ble­mas de orga­ni­za­ción que no debe­mos pasar por alto. Los flu­jos hacen que nos mova­mos y actue­mos, pero ¿con quié­nes y hacia dón­de que­re­mos des­pla­zar­nos?

Sin duda, para cual­quier suje­to polí­ti­co, y por supues­to, para el suje­to del femi­nis­mo, es impor­tan­te saber cuál es la mejor mane­ra de dis­po­ner la vida polí­ti­ca para que se pue­da pro­du­cir el reco­no­ci­mien­to y la repre­sen­ta­ción. En este sen­ti­do, las femi­nis­tas que desea­mos tomar par­te en la cons­truc­ción de Eus­kal Herria, debe­mos plan­tear nue­vas ideas que pue­dan ser úti­les para una polí­ti­ca demo­crá­ti­ca radi­cal.

En pri­mer lugar, ten­dría­mos que hacer un esfuer­zo por ana­li­zar los tipos de expre­sión posi­bles en los lími­tes del dolor, la humi­lla­ción, la año­ran­za y la rabia, ya que estas expre­sio­nes están vin­cu­la­das a la capa­ci­dad de socia­li­dad y de super­vi­ven­cia. Butler nos ani­ma a recon­si­de­rar la mane­ra de con­cep­tua­li­zar el cuer­po en el ámbi­to de la polí­ti­ca. La crí­ti­ca de la vio­len­cia debe empe­zar por la pre­gun­ta de la repre­sen­ta­bi­li­dad de la vida como tal: «¿Qué per­mi­te a una vida vol­ver­se visi­ble en su pre­ca­rie­dad y en su nece­si­dad de cobi­jo, y qué es lo que nos impi­de ver o com­pren­der cier­tas vidas de esta mane­ra?».

Según esta filó­so­fa y acti­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na, no se tra­ta de negar la des­truc­ti­vi­dad per se, sino de acep­tar la agre­sión como par­te de la vida y, por lo tan­to, como par­te de la polí­ti­ca. Pero la agre­sión pue­de y debe sepa­rar­se de la vio­len­cia (la vio­len­cia es una for­ma que adop­ta la agre­sión), y «hay mane­ras de dar for­ma a la agre­sión que obran al ser­vi­cio de la vida demo­crá­ti­ca, entre ellas, el anta­go­nis­mo y el con­flic­to dis­cur­si­vo, las huel­gas, la des­obe­dien­cia civil, e inclu­so la revo­lu­ción». Butler nos recuer­da que todo paci­fis­mo basa­do en la repre­sión «no ha hecho sino encon­trar otra sede dis­tin­ta para la des­truc­ti­vi­dad y de nin­gún modo ha con­se­gui­do su erra­di­ca­ción».

Según la fór­mu­la de las mul­ti­pli­ci­da­des expues­ta en la déca­da de los 80 por Deleu­ze y Guat­ta­ri, los cam­bios revo­lu­cio­na­rios pro­vo­ca­dos por las mino­rías, es decir, por la gran mayo­ría de exclui­dos y anor­ma­les, no pasan por la vía de los esta­dos ni por los pro­ce­sos de la axio­má­ti­ca. Una mino­ría pue­de ser nume­ro­sa, igual que ocu­rre con una mayo­ría; sin embar­go, la poten­cia de las mino­rías no se mide por su capa­ci­dad de entrar y de impo­ner­se en el sis­te­ma mayo­ri­ta­rio. Las mino­rías, no axio­ma­ti­za­bles, son en defi­ni­ti­va mul­ti­pli­ci­da­des de fuga o de flu­jo.

Pen­se­mos que los flu­jos se com­por­tan de mane­ra pare­ci­da a los sis­mos. Los sis­mos son movi­mien­tos de terreno pro­du­ci­dos por dis­tur­bios tec­tó­ni­cos o vol­cá­ni­cos; la tie­rra tiem­bla debi­do al cho­que y a la reor­ga­ni­za­ción brus­ca de mate­ria­les, ya que los mate­ria­les se des­pla­zan, bus­can­do el equi­li­brio, en situa­cio­nes ines­ta­bles.

Los femi­nis­mos com­par­ten con los sis­mos y con otros «ismos» revo­lu­cio­na­rios su impli­ca­ción en una serie de movi­mien­tos pro­fun­dos que ponen en tela de jui­cio la axio­má­ti­ca mun­dial. Poco impor­ta que las femi­nis­tas sea­mos inca­pa­ces de cons­ti­tuir esta­dos via­bles des­de el pun­to de vis­ta de la axio­má­ti­ca y del mer­ca­do, pues­to que nues­tro deseo es pro­mo­ver com­po­si­cio­nes que no pasan por la eco­no­mía capi­ta­lis­ta ni por la for­ma papa-esta­do.

Muchas femi­nis­tas esca­pa­mos al plan civi­li­za­to­rio hete­ro­pa­triar­cal, que va de la mano del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal, no cesa­mos de esca­par, de resis­tir, de luchar con­tra él, inten­tan­do des­truir su equi­li­brio, su máqui­na de gue­rra. Es difí­cil ima­gi­nar cómo sería un esta­do-ama­zo­na, un esta­do de las muje­res, de los opri­mi­dos, de los anor­ma­les que son ya mul­ti­tu­des. Ten­dría­mos que pen­sar si esos esta­dos son via­bles cul­tu­ral, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, y si nos con­vie­nen o no. Los movi­mien­tos femi­nis­tas ima­gi­nan y pro­yec­tan posi­bles mun­dos y rela­cio­nes; que­re­mos entrar en cone­xio­nes que tra­cen una nue­va Tie­rra, y para ello esta­mos dise­ñan­do máqui­nas abs­trac­tas cuyo obje­ti­vo ya no es ni la gue­rra de exter­mi­nio, ni la paz del terror gene­ra­li­za­do, sino el movi­mien­to afir­ma­ti­vo, crea­ti­vo y trans­for­ma­dor. La lucha femi­nis­ta, como las luchas de otros movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, se rea­li­za a tra­vés de pro­po­si­cio­nes inde­ci­bles.

¿Nos atre­ve­mos las femi­nis­tas de Eus­kal Herria a decir lo que pen­sa­mos? Ahotsak, la Pla­ta­for­ma de Muje­res por la Paz, des­de el pasa­do 29 de diciem­bre, y tras lar­gos meses de silen­cio, ha hecho un lla­ma­mien­to a las agen­tes femi­nis­tas, sin­di­ca­lis­tas, par­la­men­ta­rias, femi­nis­tas autó­no­mas… con el obje­ti­vo de que nos pro­nun­cie­mos ante el con­flic­to polí­ti­co vas­co y su posi­ble reso­lu­ción.

Pero ¿dis­po­ne­mos las agen­tes femi­nis­tas de los meca­nis­mos nece­sa­rios para pro­nun­ciar­nos y difun­dir nues­tros dis­cur­sos públi­ca­men­te en los medios de comu­ni­ca­ción masi­vos?; for­mu­la­do de otra mane­ra: ¿somos real­men­te las femi­nis­tas reco­no­ci­das como suje­tos polí­ti­cos acti­vos, o se nos sigue con­si­de­ran­do via­je­ras de segun­da cla­se? Como afir­ma la artis­ta femi­nis­ta Bar­ba­ra Kru­ger: «Hay que desa­rro­llar una gran com­pe­ten­cia lin­güís­ti­ca para hacer fren­te a las ame­na­zas. Es lo que se supo­ne que las chi­cas hacen ¿no?, en lugar de empu­ñar un arma». Por lo tan­to, ana­li­zar con deta­lle los hechos y expo­ner públi­ca­men­te una visión crí­ti­ca de los mis­mos, nos sir­ve para dar un nue­vo sig­ni­fi­ca­do a los men­sa­jes que se lan­zan des­de los cen­tros de poder, don­de quie­ra que éstos se encuen­tren. No hay que olvi­dar que Babi­lo­nia está en todas par­tes.

Las alian­zas que cru­zan nive­les y nacio­nes, y cir­cu­lan des­de los movi­mien­tos de base, son muy nece­sa­rias, inclu­so deci­si­vas en la reso­lu­ción de los con­flic­tos. Las muje­res no son mejo­res ni más pací­fi­cas que los hom­bres, pero como afir­ma Car­men Maga­llón, ana­lis­ta sobre cues­tio­nes de géne­ro, cien­cia y cul­tu­ra de paz, «fren­te a la lógi­ca de la acu­mu­la­ción eco­nó­mi­ca que rige el mun­do glo­ba­li­za­do, la lógi­ca de la sos­te­ni­bi­li­dad de la vida, que sub­ya­ce en el tra­ba­jo rea­li­za­do por las muje­res y otros gru­pos huma­nos del mun­do, se levan­ta como una alter­na­ti­va nece­sa­ria para la super­vi­ven­cia de la espe­cie». Sin duda, no pue­de haber una vida sos­te­ni­da sin con­di­cio­nes sos­te­ne­do­ras.

Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca está liga­da a la mate­ria de nues­tras deci­sio­nes éti­cas más arduas. Por esta razón, qui­sie­ra poner fin a este artícu­lo hacien­do eco de la últi­ma pro­pues­ta de Judith Butler, que nos inci­ta a rom­per el mar­co, a poner en tela de jui­cio la reali­dad dada, dejan­do al des­cu­bier­to los pla­nes ins­tru­men­ta­li­za­do­res de la auto­ri­dad ile­gí­ti­ma. Esto sugie­re rom­per con los mar­cos que deci­den real­men­te qué vidas serán reco­no­ci­bles como vidas y qué otras no lo serán; qué suje­tos serán reco­no­ci­dos como suje­tos polí­ti­cos y qué suje­tos no lo serán nun­ca.

Butler desa­fía a la izquier­da a refle­xio­nar sobre los mar­cos esta­ble­ci­dos y a con­tex­tua­li­zar sus recien­tes divi­sio­nes a la luz de la vio­len­cia de esta­do, del ejer­ci­cio de la gue­rra y de la poten­cia­ción de la «vio­len­cia legal» en el lími­te: «Crean­do así la base para una alian­za cen­tra­da en la opo­si­ción a la vio­len­cia esta­tal y su capa­ci­dad para pro­du­cir, explo­tar y dis­tri­buir pre­ca­rie­dad para su pro­pio bene­fi­cio y para la defen­sa terri­to­rial. Seme­jan­te alian­za no exi­gi­ría estar de acuer­do en todas las cues­tio­nes de deseo, creen­cia o auto­iden­ti­fi­ca­ción. Sería un movi­mien­to que die­ra cabi­da a cier­tos tipos de anta­go­nis­mos en cur­so entre sus par­ti­ci­pan­tes, valo­ran­do las dife­ren­cias per­sis­ten­tes y ani­ma­do­ras como signo y sus­tan­cia de una polí­ti­ca demo­crá­ti­ca radi­cal».

http://www.iratzarri.org/iratzarriweb/images/stories/feminista.jpg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *